jueves, 8 de marzo de 2018

¿Antiguo Testamento o Nuevo Testamento? ¡Cuál debemos obedecer los cristianos?


NO BASTA CON DECIR: "ESTÁ EN LA BIBLIA"

EL ANTIGUO TESTAMENTO ERA EXCLUSIVAMENTE PARA LOS JUDÍOS Y EL NUEVO TESTAMENTO PARA LOS CRISTIANOS

LA LEY DE MOISÉS TERMINÓ CON LA MUERTE DE CRISTO
Por Saulo de Tarso

Comprender la diferencia entre Antiguo y Nuevo Testamento, es vital para el estudio honesto de la Biblia. Muchas de las diferencias doctrinales entre Cristianos Católicos y evangélicos, quedan automáticamente resueltas si se comprende bien este tema.

No basta con decir: "está en la Biblia", lo verdaderamente importante es: ¿EN QUÉ PARTE DE LA BIBLIA? Antiguo Testamento o Nuevo Testamento, expliquemos:

Con la caída de Adán y Eva, el género humano, herido mortalmente por el pecado se hunde en la decadencia, la maldad y el error, a grado tal, que Dios se ve obligado a exterminar a la humanidad por los excesos a los que llegaron:

"Viendo Yahveh que la maldad del hombre cundía en la tierra, y que todos los pensamientos que ideaba su corazón eran puro mal de continuo, le pesó a Yahveh de haber hecho al hombre en la tierra, y se indignó en su corazón. Y dijo Yahveh: «Voy a exterminar de sobre la haz del suelo al hombre que he creado, - desde el hombre hasta los ganados, las sierpes, y hasta las aves del cielo - porque me pesa haberlos hecho.»". Génesis 6,5-7.

A fin de brindarle a la humanidad un nuevo y mejor comienzo, Dios eleva al hombre de su estado de total miseria, sin leyes escritas, donde la idolatría (adoración de dioses falsos), degeneración sexual, asesinatos y un sin fin de depravaciones, eran el pan cotidiano, SIN LEY del mundo pagano, antes y después del diluvio universal.

EL ANTIGUO TESTAMENTO REPRESENTA LA ETAPA INFANTIL DE LA HUMANIDAD

"Al aspirar Yahveh el calmante aroma, dijo en su corazón: «Nunca más volveré a maldecir el suelo por causa del hombre, porque las trazas del corazón humano son malas desde su niñez, ni volveré a herir a todo ser viviente como lo he hecho". Génesis 8,21.

Dios se forma un pueblo, el pueblo de Israel, una nación entre todas las naciones, con quien hace una "alianza" y a la que dará sus mandamientos de forma escrita por medio de Moisés. Pero no debemos confundirnos, ésta ley o alianza era ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE CON EL PUEBLO DE ISRAEL, todos los demás pueblos y naciones quedaban fuera de esta alianza, a la que hoy se conoce como "Antiguo Testamento" o "Ley de Moisés".

"Ahora pues, si de veras escucháis mi voz y guardáis mi alianza, vosotros seréis mi propiedad personal entre todos los pueblos, porque mía es toda la tierra; seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa." Estas son las palabras que has de decir a los hijos de Israel". Éxodo 19,5-6.

"El revela a Jacob su palabra, sus preceptos y sus juicios a Israel: no hizo tal con ninguna nación, ni una sola sus juicios conoció". Salmo 147,19-20.

“Así que, recordad cómo en otro tiempo vosotros, los gentiles según la carne, llamados incircuncisos por la que se llama circuncisión - por una operación practicada en la carne -, estabais a la sazón lejos de Cristo, excluidos de la ciudadanía de Israel y extraños a las alianzas de la Promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” Efesios 2,11-12.


SIN EMBARGO, DIOS QUIERE QUE TODOS LOS HOMBRES SE SALVEN

"Esto es bueno y agradable a Dios, nuestro Salvador, que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento pleno de la verdad". 1 de Timoteo 2,3-4.

Como Dios quiere la salvación de todos los hombres, la antigua alianza o testamento, representa una superación del hombre pagano, sin ley, a una etapa de ley escrita que busca la elevación de la humanidad para llegar a Dios. Pero el hombre es niño aún y debe madurar, llegar a la plenitud de los tiempos y comportarse como adulto.

"De igual manera, también nosotros, cuando éramos menores de edad, vivíamos como esclavos bajo los elementos del mundo. Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva". Gálatas 4,3-5.

EL ANTIGUO TESTAMENTO ERA UN ENTRENAMIENTO PARA EL NUEVO TESTAMENTO. EL ANTIGUO TESTAMENTO PRESENTA FIGURAS, EL NUEVO TESTAMENTO LA REALIDAD

"porque, hasta la ley, había pecado en el mundo, pero el pecado no se imputa no habiendo ley; con todo, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés aun sobre aquellos que no pecaron con una transgresión semejante a la de Adán, el cual es figura del que había de venir...". Romanos 5,13-14.

"Estas cosas (del Antiguo Testamento) sucedieron en figura para nosotros para que no codiciemos lo malo como ellos lo codiciaron". 1 de Corintios 10,6.

"Estos dan culto en lo que es sombra y figura de realidades celestiales, según le fue revelado a Moisés al emprender la construcción de la Tienda. Pues dice: Mira, harás todo conforme al modelo que te ha sido mostrado en el monte". Hebreos 8,5.

"Todo ello es una figura del tiempo presente, en cuanto que allí se ofrecen dones y sacrificios incapaces de perfeccionar en su conciencia al adorador". Hebreos 9,9.

“Por tanto, que nadie os critique por cuestiones de comida o bebida, o a propósito de fiestas, de novilunios o sábados. Todo esto es sombra de lo venidero; pero la realidad es el cuerpo de Cristo” Colosenses 2,16-17.


EL NUEVO TESTAMENTO ES MEJOR Y SUPERA AL ANTIGUO TESTAMENTO

"Pues bien, si la perfección estuviera en poder del sacerdocio levítico - pues sobre él descansa la Ley dada al pueblo -, ¿qué necesidad había ya de que surgiera otro sacerdote a semejanza de Melquisedec, y no «a semejanza de Aarón»? Porque, cambiado el sacerdocio, necesariamente se cambia la Ley...De este modo queda abrogada la ordenación precedente, por razón de su ineficacia e inutilidad, ya que la Ley no llevó nada a la perfección, pues no era más que introducción a una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios". Hebreos 7,11-19.

"No conteniendo, en efecto, la Ley más que una sombra de los bienes futuros, no la realidad de las cosas, no puede nunca, mediante unos mismos sacrificios que se ofrecen sin cesar año tras año, dar la perfección a los que se acercan". Hebreos 10,1.

"Dios tenía ya dispuesto algo mejor para nosotros, de modo que no llegaran ellos sin nosotros a la perfección". Hebreos 11,40.


EL ANTIGUO TESTAMENTO TERMINÓ CON LA MUERTE DE CRISTO Y EMPIEZA EL NUEVO TESTAMENTO

“La Ley y los profetas llegan hasta Juan; desde ahí comienza a anunciarse la Buena Nueva del Reino de Dios, y todos se esfuerzan con violencia por entrar en él.” Lucas 16,16

“anulando en su carne la Ley de los mandamientos con sus preceptos, para crear en sí mismo, de los dos, un solo Hombre Nuevo, haciendo la paz.” Efesios 2,15.

“Así pues, hermanos míos, también vosotros quedasteis muertos respecto de la ley por el cuerpo de Cristo, para pertenecer a otro: a aquel que fue resucitado de entre los muertos, a fin de que fructificáramos para Dios.” Romanos 7,4.

“Porque el fin de la ley es Cristo, para justificación de todo creyente” Romanos 10,4.


Aún con todo lo visto hasta aquí, las sectas afirman que Jesucristo no anuló la ley del Antiguo Testamento y toman como referencia el siguiente texto:

“No penséis que he venido a abolir la Ley y los Profetas. No he venido a abolir, sino a dar cumplimiento. Sí, os lo aseguro: el cielo y la tierra pasarán antes que pase una i o una tilde de la Ley sin que todo suceda. Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el Reino de los Cielos; en cambio, el que los observe y los enseñe, ése será grande en el Reino de los Cielos” Mateo 5,17-19.


LA LEY RITUAL Y LA LEY NATURAL O MORAL

Es importante saber que entre las leyes que Dios le dio a Moisés, existen dos tipos de leyes, la ley ceremonial o ritual y la ley natural o moral.

La ley ceremonial se refiere a leyes que sí pueden cambiar, como por ejemplo el sacrificio de animales y rituales como la prohibición de hacer imágenes o el día sábado que al no ser necesarias para la salvación pueden ser cambiadas.

Y la ley natural que siempre ha existido, aún antes de Moisés, aunque no se haya escrito, como el asesinato, el adulterio, el incesto, etc. Siempre, en todo tiempo y lugar constituyen un pecado, es decir, la ley natural o moral, se refiere a la conducta humana, indispensable para la salvación, que no cambia nunca.

Jesucristo habla de no cambiar la ley y los profetas, pero inmediatamente comienza a cambiar los mandamientos de la ley de Moisés:

“Habéis oído que se dijo a los antepasados: No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal.
Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego” Mateo 5,21-22. Y así continúa hasta el final del capítulo 5 de Mateo modificando la ley de Moisés.


¿Se contradice Jesucristo? Obvio que no, lo que sucede es que en el Antiguo Testamento, la ley moral aún es deficiente y debe ser perfeccionada, a fin de actualizarla al nuevo ambiente cultural cristiano, tan es así que en el versículo 20 dice:

“Porque os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los Cielos” Mateo 5,20.

Los Escribas y Fariseos eran escrupulosos cumplidores de la ley de Moisés en cuanto a lo ceremonial, pero no de la ley natural o moral, Jesucristo mismo les echará en cara su escrupuloso apego a la ley ritual y su total incumplimiento de la ley moral:

“¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo de la menta, del aneto y del comino, y descuidáis lo más importante de la Ley: la justicia, la misericordia y la fe! Esto es lo que había que practicar, aunque sin descuidar aquello” Mateo 23,23.

Otro pasaje de la Escritura que pone de manifiesto lo deficiente que era la ley de Moisés en lo moral es el siguiente:

“Y se le acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: «¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?» El respondió: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre» Dícenle: «Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?» Díceles: «Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así” Mateo 19,3-8.

Como acabamos de ver, la ley natural o moral es la misma desde la creación del mundo, Cristo dice: “al principio no fue así”, y no puede cambiar, pero la ley de Moisés era imperfecta como hemos visto a lo largo de éste escrito.

Si los protestantes insisten en que la ley de Moisés no fue cancelada por Jesús, ¿por qué ellos no la cumplen? La ley de Moisés estipula numerosos sacrificios de animales y prescripciones que no son nada compatibles con la ley del amor y misericordia del Nuevo Testamento, por ejemplo, la ley de Moisés ordena:

-Apedrear a los idólatras, sectarios y herejes. Dt 13,11; 17,5.
-Apedrear a los hijos rebeldes. Dt 21,21.
-Apedrear a los adúlteros. Dt 22,21.
-Quemar a los fornicadores Gn 38,24; Lv 21,9.

La lista sería interminable. Además, quien cumple una sola de las leyes de Moisés, está obligado a cumplirla toda, pues quien falta a uno de los mandamientos de la ley, peca contra toda la ley:

“Porque todos los que viven de las obras de la ley incurren en maldición. Pues dice la Escritura: Maldito todo el que no se mantenga en la práctica de todos los preceptos escritos en el libro de la Ley.” Gálatas 3,10

“Porque quien observa toda la Ley, pero falta en un solo precepto, se hace reo de todos. Pues el que dijo: No adulteres, dijo también: No mates. Si no adulteras, pero matas, eres transgresor de la Ley” Santiago 2,10-11.


Si los protestantes desean cumplir la ley del Antiguo Testamento, muy su gusto, pero deben cumplirla toda y cualquier persona puede ver que ellos dicen, pero no la cumplen, la contradicción es la nota distintiva de los “cristianos evangélicos” y demás sectas. Lo que nos recuerda una frase del Apóstol San Pablo:

“pretenden ser maestros de la Ley sin entender lo que dicen ni lo que tan rotundamente afirman” 1 de Timoteo 1,7.

Todo esto significa que los Católicos ¿despreciamos el Antiguo Testamento? Nada de eso, aunque sus leyes rituales ya no están vigentes, es Palabra de Dios revelada al hombre y sin el Antiguo Testamento no podríamos comprender el Nuevo, pues como decía el gran San Agustín: “El Nuevo Testamento está oculto en el Antiguo y el Antiguo nos es abierto en el Nuevo”.

La Biblia sin el Antiguo Testamento no estaría completa. Cristo dio cumplimiento a la Antigua Alianza o Testamento y al ser cumplido hubo de comenzar una Nueva Alianza, ya no solamente con los judíos, sino con toda la humanidad.

LOS CRISTIANOS CATÓLICOS, NO SOMOS JUDÍOS, SOMOS CRISTIANOS Y NO ESTAMOS BAJO LA LEY DE MOISÉS.

NO BASTA CON DECIR: “ESTÁ EN LA BIBLIA”, HAY QUE VER EN QUÉ PARTE DE LA BIBLIA.

¿ANTIGUO O NUEVO TESTAMENTO?

¡¡¡NUEVO TESTAMENTO!!!


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES