domingo, 11 de marzo de 2018

Jesucristo, no tiene principio ni tendrá fin


OTRA FORMA DE DEMOSTRAR A LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ QUE JESUCRISTO ES DIOS

JESUCRISTO NO TUVO PRINCIPIO NI TENDRÁ FIN,
EL TEXTO ORIGINAL EN GRIEGO ASÍ LO DEMUESTRA
Por Saulo de Tarso

Muchos grupos sectarios que se hacen llamar a sí mismos “cristianos”, pero que de Cristianos no tienen más que el nombre, niegan que Jesucristo es Dios. Tal es el caso de los mal llamados “Testigos de Jehová” y algunos grupos de “unitarios”. Afirman éstos, que Jesucristo es un ser creado por Dios, que no ha existido por siempre, entre otros muchos disparates.

Citaremos a modo de ejemplo lo que dicen los testigos de Jehová en uno de sus libros:

“¿Es el hijo primogénito igual a Dios, como algunos creen? Eso no es lo que la Biblia enseña. Como vimos en el párrafo anterior, el Hijo fue creado. Por lo tanto, es obvio que tuvo un principio, mientras que Jehová no tiene ni principio ni fin (Salmo 90,2)” ¿Qué enseña realmente la Biblia? Página 41\12


No son los testigos de Jehová ni demás sectarios, quienes van a enseñarnos lo que realmente enseña la Biblia sobre Jesucristo, aunque son innumerables los textos bíblicos que demuestran que Cristo no tuvo principio y es Dios, ésta vez nos enfocaremos en el capítulo 1 y los versículos 1 al 14 del Evangelio de San Juan en “griego”, pues al ser traducidas a nuestro idioma, mucho del significado se pierde y sólo puede ser entendido si lo leemos a la luz del texto original.

Cada palabra, cada letra de la Biblia, han sido cuidadosamente elegidas e inspiradas por el Espíritu Santo, en el lenguaje original en que fueron vertidas por los escritores sagrados.

San Juan utiliza dos verbos griegos que en español son el equivalentes a nuestros verbos “ser”, “existir” o “estar”, éstos son los verbos “en”, en su forma imperfecta, singular de la tercera persona. Un equivalente en español sería la palabra “existía”, que encontrándose en pretérito (pasado) imperfecto, denota movimiento continuo sin indicar un principio u origen. Podemos definir entonces el verbo griego “en” como existir sin principio en el tiempo.

El segundo verbo en griego utilizado por el Apóstol San Juan, es “egenetos”, que también significa “ser”, “existir” o “estar”. Sólo que a diferencia del verbo “en” (existir sin principio), “egenetos” significa existir con un principio, es decir, algo o alguien que antes no existía y ahora existe.

En el capítulo 1 de San Juan, en los versículos 1 al 2, el Apóstol utiliza 4 veces el verbo “en” (existir sin principio) para referirse a Cristo. Al transcribir el texto, pondremos en mayúsculas la palabra que ocupa en español el verbo griego, en éste caso el verbo “en”.

“En el principio EXISTÍA la Palabra y la Palabra ESTABA con Dios, y la Palabra ERA Dios. Ella ESTABA en el principio con Dios”

En el versículo 3, San Juan al hablar de la creación, ya no utiliza el verbo “en” (existir sin principio), sino que emplea el verbo “egenetos” (existir con un comienzo o empezar a existir) pues es claro que el universo sí tuvo un principio.

“Todo se HIZO por ella y sin ella no se HIZO nada de cuanto existe”

Claramente, San Juan hace una diferencia entre el creador, Cristo, quien siendo Dios no tuvo principio ni tendrá fin, y la creación que sí tuvo un comienzo. Vayamos al versículo 4, donde al hablar nuevamente de Cristo (La Palabra), el Apóstol vuelve a utilizar el verbo “en” (existir sin principio).

“En ella ERA la vida, y la vida ERA la luz de los hombres”

En el versículo 6 al hablar de Juan el Bautista, otra vez San Juan Apóstol cambia el uso del verbo y ahora emplea la palabra “egenetos” (existir con un comienzo), pues Juan Bautista como todo hombre tuvo un comienzo en el tiempo.

“HUBO un hombre, enviado por Dios: se llamaba Juan”

Pasemos al versículo 8, donde se nos dice que el Bautista no era “la luz”, pues todos sabemos que la luz es Cristo, y nuevamente el Apóstol Juan, al referirse a la luz, osea Cristo, emplea el verbo “en” (existir sin principio).

“No ERA él la luz, sino quien debía dar testimonio de la luz”

Como en una obra musical, vamos camino al clímax, en “crescendo”. El versículo 10 habla de la creación (el mundo) y del creador, (Cristo, La Palabra), y el Apóstol San Juan, inspirado por el Espíritu Santo, ¡¡¡ELIGE CORRECTAMENTE CADA VERBO!!! “Egenetos” para la creación y “en” para Jesucristo.

“En el mundo ESTABA (en), y el mundo FUE (egenetos) hecho por ella, pero el mundo no la conoció”

Llegamos por fin al clímax, el versículo 14, donde se habla de la Encarnación de Cristo, de su llegada a este mundo como verdadero hombre, ¡Y NO HUBO ERROR ALGUNO! ¡EL ESPÍRITU SANTO ELIGE POR MEDIO DEL APÓSTOL SAN JUAN LA PALABRA CORRECTA!

Pues Juan ahora utiliza el término “egenetos” para referirse al cuerpo físico de Jesucristo y a su existencia como hombre, pues como Dios no tiene principio ni tendrá fin, pero su existencia física como hombre, ¡SI TUVO PRINCIPIO!

“Y la palabra se HIZO carne y puso su morada entre nosotros…”

Por tanto, es obvio, que lo que enseña realmente la Biblia, es que:

¡JESUCRISTO ES DIOS ETERNO, SIN PRINCIPIO NI FIN!


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES