miércoles, 28 de marzo de 2018

Orar a los santos no es necromancia, no es invocar muertos


MUCHOS PROTESTANTES ACUSAN A LOS CATÓLICOS DE PRACTICAR LA MAGIA NEGRA, NECROMANCIA

AFIRMAN QUE LA NECROMANCIA Y ORAR A LOS SANTOS DEL CIELO ES LO MISMO

¿ALGUNA VEZ JESUCRISTO HABLÓ CON UN MUERTO? SÍ, LA RESPUESTA ES ¡SÍ LO HIZO!
Por Saulo de Tarso

Ya sea por mala fe o ignorancia, a fin de fundamentar que los católicos practicamos la magia negra en su rama de la necromancia nos citan:

Deuteronomio 18:10-12
No ha de haber en ti nadie que haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, que practique adivinación, astrología, hechicería o magia, ningún encantador ni consultor de espectros o adivinos, ni evocador de muertos. Porque todo el que hace estas cosas es una abominación para Yahveh tu Dios y por causa de estas abominaciones desaloja Yahveh tu Dios a esas naciones delante de ti.


COMENCEMOS DEFINIENDO QUÉ ES LA NECROMANCIA

La nigromancia, nigromancía, necromancia o necromancía (del lat. necromantīa, y este del gr. νεκρομαντεία; unión de necros «muerte» y mantīa «adivinación») es una rama de la magia negra, que consiste en la adivinación mediante la consulta de las vísceras de los muertos y la invocación de sus espíritus, requiriendo según sea el caso del contacto con sus cadáveres o posesiones.

La nigromancia es la disciplina o rama de la adivinación que se dedica al vaticinio del futuro mediante la invocación de espíritus. Es una práctica antigua común a la tradición mística o sobrenatural de varias culturas, entre ellas la egipcia, mesopotámica, persa, etc. Se ejercita aún en la actualidad, en donde se busca responder preguntas mediante la intervención de un espíritu.

LA BIBLIA CONCUERDA CON LA DEFINICIÓN DE NECROMANCIA, ES DECIR, "LA ADIVINACIÓN MEDIANTE LA INVOCACIÓN DE LOS ESPÍRITUS DE LOS MUERTOS"

Levítico 19:31
No os dirijáis a los nigromantes, ni consultéis a los adivinos haciéndoos impuros por su causa. Yo, Yahveh, vuestro Dios.


Levítico 20:6
Si alguien consulta a los nigromantes, y a los adivinos, prostituyéndose en pos de ellos, yo volveré mi rostro contra él y lo exterminaré de en medio de su pueblo.


Isaías 8:19
Y cuando os dijeren: «Consultad a los nigromantes y a los adivinos que bisbisean y murmujean; ¿es que no consulta un pueblo a sus dioses, por los vivos a los muertos?»


Isaías 19:3
Se trastornará el espíritu de Egipto en su interior, y sus planes anularé. Consultarán a los ídolos, a los brujos, a los nigromantes y los adivinos.


¿ORAR A LOS SANTOS DEL CIELO ES NECROMANCIA?

Pedir la intercesión de los santos mediante la oración no es igual a la necromancia, pues no consultamos nuestro futuro con ellos, ni practicamos la adivinación y mucho menos invocamos sus espíritus para que se hagan presentes para hablar con ellos y hacerles preguntas sobre el futuro. Simplemente les hablamos mediante la súplica y la oración para que ellos rueguen a Dios en favor nuestro.

¿HABLÓ JESUCRISTO CON ALGÚN MUERTO? ¡CLARO QUE SÍ!

El mero hecho de hablar con un santo que ya ha muerto no es ni necromancia, ni magia negra, porque si fuera así, entonces Jesucristo lo hizo cuando habló de su futura muerte con Moisés, quien tenía más de mil años de haber muerto.

Deuteronomio 34:5
Allí murió Moisés, servidor de Yahveh, en el país de Moab, como había dispuesto Yahveh.


Deuteronomio 34:7
Tenía Moisés 120 años cuando murió; y no se había apagado su ojo ni se había perdido su vigor.


Mateo 17:1-3
Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto. Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él.


Marcos 9:4
Se les aparecieron Elías y Moisés, y conversaban con Jesús.


Lucas 9:30-31
y he aquí que conversaban con él dos hombres, que eran Moisés y Elías; los cuales aparecían en gloria, y hablaban de su partida, que iba a cumplir en Jerusalén.


TAMBIÉN LE HABLÓ A LÁZARO

Juan 11:41-44
Quitaron, pues, la piedra. Entonces Jesús levantó los ojos a lo alto y dijo: «Padre, te doy gracias por haberme escuchado. Ya sabía yo que tú siempre me escuchas; pero lo he dicho por estos que me rodean, para que crean que tú me has enviado.» Dicho esto, gritó con fuerte voz: «¡Lázaro, sal fuera!»
Y salió el muerto, atado de pies y manos con vendas y envuelto el rostro en un sudario. Jesús les dice: «Desatadlo y dejadle andar.»


LOS SANTOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

Deuteronomio 33:3
Tú que amas a los antepasados, todos los santos están en tu mano. Y ellos, postrados a tus pies, cargados están de tus palabras.

Rut 2:20
Noemí dijo a su nuera: «Bendito sea Yahveh que no deja de mostrar su bondad hacia los vivos y los muertos.» Le dijo Noemí: «Ese hombre es nuestro pariente, es uno de los que tienen derecho de rescate sobre nosotros.»

Jeremías 15:1
Y me dijo Yahveh: Aunque se me pongan Moisés y Samuel por delante, no estará mi alma por este pueblo. Echales de mi presencia y que salgan.

Job 42:8
Así que tomad siete novillos y siete carneros, id donde mi siervo Job, y ofreced por vosotros un holocausto. Mi siervo Job intercederá por vosotros y, en atención a él, no os castigaré por no haber hablado con verdad de mí, como mi siervo Job.»

Eclesiástico 7:33
La gracia de tu dádiva llegue a todo viviente, ni siquiera a los muertos les rehúses tu gracia.


¿QUIÉNES SON LOS SANTOS? SANTOS SOMOS TODOS LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA

Filipenses 4,21-22
Saludad a todos los santos en Cristo Jesús. Os saludan los hermanos que están conmigo. Os saludan todos los Santos, especialmente los de la Casa del César.


Colosenses 1,1-2
Pablo, apóstol de Cristo Jesús por voluntad de Dios, y Timoteo el hermano, a los santos de Colosas, hermanos fieles en Cristo. Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre.

Colosenses 1,2.4
a los santos de Colosas, hermanos fieles en Cristo. Gracia a vosotros y paz de parte de Dios, nuestro Padre...al tener noticia de vuestra fe en Cristo Jesús y de la caridad que tenéis con todos los santos.

Colosenses 1,26-27
al Misterio escondido desde siglos y generaciones, y manifestado ahora a sus santos, a quienes Dios quiso dar a conocer cuál es la riqueza de la gloria de este misterio entre los gentiles, que es Cristo entre vosotros, la esperanza de la gloria.

Filemon 1,5.7
pues tengo noticia de tu caridad y de tu fe para con el Señor Jesús y para bien de todos los santos...Pues tuve gran alegría y consuelo a causa de tu caridad, por el alivio que los corazones de los santos han recibido de ti, hermano.


TODOS SOMOS LLAMADOS A SER SANTOS

I Tesalonicenses 4,3.7
Porque esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación; que os alejéis de la fornicación, pues no nos llamó Dios a la impureza, sino a la santidad.


JESUCRISTO NOS HIZO SANTOS

Colosenses 1,22
os ha reconciliado ahora, por medio de la muerte en su cuerpo de carne, para presentaros santos, inmaculados e irreprensibles delante de El.


SIN SANTIDAD NADIE VERÁ AL SEÑOR

I Tesalonicenses 3,13
para que se consoliden vuestros corazones con santidad irreprochable ante Dios, nuestro Padre, en la Venida de nuestro Señor Jesucristo, con todos sus santos.


Hebreos 12:14
Procurad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.


JESUCRISTO VENDRÁ DESDE EL CIELO Y TODOS SUS SANTOS CON ÉL

Zacarías 14,5
Y huiréis al valle de mis montes, porque el valle de los montes llegará hasta Yasol; huiréis como huisteis a causa del terremoto en los días de Ozías, rey de Judá. Y vendrá Yahveh mi Dios y todos los santos con él.

I Tesalonicenses 3,13
para que se consoliden vuestros corazones con santidad irreprochable ante Dios, nuestro Padre, en la Venida de nuestro Señor Jesucristo, con todos sus santos.


LOS SANTOS ALABAN A DIOS EN EL CIELO Y JUNTO CON ELLOS SOMOS UNA SOLA FAMILIA

Daniel 3,85-86
Siervos del Señor, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente. Espíritus y almas de los justos, bendecid al Señor, cantadle, exaltadle eternamente.

Efesios 3:14-15
Por eso doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra.


LA ORACIÓN DEL JUSTO, OSEA DE LOS SANTOS, TIENE MAYOR EFICACIA Y PODER QUE LA DE OTROS

I Reyes 13:6
Respondió el rey al hombre de Dios: «Aplaca, por favor el rostro de Yahveh tu Dios, para que mi mano pueda volver a mí.» Aplacó el hombre de Dios el rostro de Yahveh, volvió la mano al rey y quedo como antes.

II Crónicas 30:18-20
Pues una gran parte del pueblo, muchos de Efraím, de Manasés, de Isacar y de Zabulón, no se habían purificado, y con todo comieron la Pascua sin observar lo escrito. Pero Ezequías oró por ellos diciendo: «¡Que Yahveh, que es bueno, perdone a todos aquellos cuyo corazón está dispuesto a buscar al Dios Yahveh, el Dios de sus padres, aunque no tengan la pureza requerida para las cosas sagradas!» Y oyó Yahveh a Ezequías y dejó salvo al pueblo.

Job 42:8
Así que tomad siete novillos y siete carneros, id donde mi siervo Job, y ofreced por vosotros un holocausto. Mi siervo Job intercederá por vosotros y, en atención a él, no os castigaré por no haber hablado con verdad de mí, como mi siervo Job.»

Proverbios 15:29

Yahveh se aleja de los malos, y escucha la plegaria de los justos.

Salmos 34:16
Ain. Los ojos de Yahveh sobre los justos, y sus oídos hacia su clamor.

Santiago 5:14-18
¿Está enfermo alguno entre vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que oren sobre él y le unjan con óleo en el nombre del Señor. Y la oración de la fe salvará al enfermo, y el Señor hará que se levante, y si hubiera cometido pecados, le serán perdonados. Confesaos, pues, mutuamente vuestros pecados y orad los unos por los otros, para que seáis curados. La oración ferviente del justo tiene mucho poder. Elías era un hombre de igual condición que nosotros; oró insistentemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Después oró de nuevo y el cielo dio lluvia y la tierra produjo su fruto.


LOS SANTOS NO ESTÁN MUERTOS. HAN MUERTO PARA NUESTRO MUNDO, PERO ESTÁN VIVOS ANTE LA PRESENCIA DE DIOS EN EL CIELO

Mateo 22:32
Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? No es un Dios de muertos, sino de vivos.

Romanos 14:9
Porque Cristo murió y volvió a la vida para eso, para ser Señor de muertos y vivos.

Efesios 3:14-15
Por eso doblo mis rodillas ante el Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra.


¿LOS SANTOS ESTÁN CONSCIENTES O INCONSCIENTES? Y, UN VERDADERO CASO DE NECROMANCIA EN LA BIBLIA

Para demostrar que los espíritus de los muertos están dormidos, los protestantes gustan de citar textos de Eclesiastés y otros libros del Antiguo Testamento, cuando el pueblo de Israel se encontraba en su infantil ignorancia y no se sabía nada sobre la resurrección de los muertos. Sin embargo, en el Antiguo Testamento podemos encontrar un relato muy interesante sobre un caso de verdadera necromancia o invocación de muertos, prohibida por Dios y que como podemos ver claramente, es muy diferente a la intercesión pedida a ellos mediante la oración, pero que no obstante, nos demuestra también que los espíritus de los muertos siguen vivos y en plena conciencia.


I Samuel 28:9-20
La mujer le respondió: «Bien sabes lo que hizo Saúl, que suprimió de esta tierra a los nigromantes y adivinos. ¿Por qué tiendes un lazo a mi vida para hacerme morir?» Saúl juró por Yahveh diciendo: «¡Vive Yahveh! Ningún castigo te vendrá por este hecho.» La mujer dijo: «¿A quién debo invocar para ti?» Respondió: «Evócame a Samuel.» Vio entonces la mujer a Samuel y lanzó un gran grito. Dijo la mujer a Saúl: «¿Por qué me has engañado? ¡Tú eres Saúl¡» El rey le dijo: «No temas, pero ¿qué has visto?» La mujer respondió a Saúl: «Veo un espectro que sube de la tierra.» Saúl le preguntó: «¿Qué aspecto tiene?» Ella respondió: «Es un hombre anciano que sube envuelto en su manto.» Comprendió Saúl que era Samuel y cayendo rostro en tierra se postró. Samuel dijo a Saúl: «¿Por qué me perturbas evocándome?» Respondió Saúl: «Estoy en grande augustia; los filisteos mueven guerra contra mí, Dios se ha apartado de mí y ya no me responde ni por los profetas ni en sueños. Te he llamado para que me indiques lo que debo hacer.» Dijo Samuel: «¿Para qué me consultas si Yahveh se ha separado de ti y se ha pasado a otro? Yahveh te ha cumplido lo que dijo por mi boca: ha arrancado Yahveh el reino de tu mano y se lo ha dado a otro, a David, porque no oíste la indignación de su ira contra Amalec. Por eso te trata hoy Yahveh de esta manera. También a Israel entregará Yahveh en manos de los filisteos. Mañana tú y tus hijos estaréis conmigo. Yahveh ha entregado también el ejército de Israel en manos de los filisteos.» Al instante Saúl cayó en tierra cuan largo era. Estaba aterrado por las palabras de Samuel: se hallaba, además, sin fuerzas, porque no había comido nada en todo el día y toda la noche.


Eclesiástico 46:13,19-20
Amado fue de su Señor Samuel, profeta del Señor fundó la realeza, y ungió a los príncipes puestos sobre su pueblo. Antes de la hora de su sueño eterno, dio testimonio ante el Señor y su ungido: «Bienes, ni siquiera sandalias, a nadie le he tomado», y nadie reclamó nada de él. Y después de dormido todavía profetizó y anunció al rey su fin; del seno de la tierra alzó su voz en profecía para borrar la iniquidad del pueblo.


Por este pecado, el castigo del rey Saúl fue la muerte.


I Crónicas 10:13-14
Saúl murió a causa de la infidelidad que había cometido contra Yahveh, porque no guardó la palabra de Yahveh y también por haber interrogado y consultado a una nigromante, en vez de consultar a Yahveh, por lo que le hizo morir, y transfirió el reino a David, hijo de Jesé.


La resurrección es una doctrina relativamente reciente, ya que el Antiguo Testamento no la enseña. El pueblo de Israel llegó a la concepción de la resurrección de los muertos hasta el siglo segundo antes de Cristo. El primer libro del Antiguo Testamento en mencionarla es el libro de Daniel, escrito hacia el 165 antes de Cristo.

Daniel 12:2
Muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se despertarán, unos para la vida eterna, otros para el oprobio, para el horror eterno.


Acudir al Antiguo Testamento para conocer la condición actual de los muertos es absurdo. El Nuevo Testamento es muy claro al afirmar que los espíritus de los muertos están plenamente conscientes.

Juan 5:25-29
En verdad, en verdad os digo: llega la hora (ya estamos en ella), en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Porque, como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado poder para juzgar, porque es Hijo del hombre. No os extrañéis de esto: llega la hora en que todos los que estén en los sepulcros oirán su voz y saldrán los que hayan hecho el bien para una resurrección de vida, y los que hayan hecho el mal, para una resurrección de juicio.

I Pedro 3:18-19
Pues también Cristo, para llevarnos a Dios, murió una sola vez por los pecados, el justo por los injustos, muerto en la carne, vivificado en el espíritu. En el espíritu fue también a predicar a los espíritus encarcelados

I Pedro 4:6
Por eso hasta a los muertos se ha anunciado la Buena Nueva, para que, condenados en carne según los hombres, vivan en espíritu según Dios.

Apocalipsis 6:9-11
Cuando abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los degollados a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que mantuvieron. Se pusieron a gritar con fuerte voz: «¿Hasta cuándo, Dueño santo y veraz, vas a estar sin hacer justicia y sin tomar venganza por nuestra sangre de los habitantes de la tierra?» Entonces se le dio a cada uno un vestido blanco y se les dijo que esperasen todavía un poco, hasta que se completara el número de sus consiervos y hermanos que iban a ser muertos como ellos.

Apocalipsis 14:13
Luego oí una voz que decía desde el cielo: «Escribe: Dichosos los muertos que mueren en el Señor. Desde ahora, sí - dice el Espíritu -, que descansen de sus fatigas, porque sus obras los acompañan.»


LAS ORACIONES DE LOS SANTOS SUBEN AL CIELO, HASTA DIOS

II Crónicas 30:27
Después se levantaron los sacerdotes y los levitas, y bendijeron al pueblo; y fue oída su voz, y su oración penetró en el cielo, su santa morada.


HASTA LOS ÁNGELES INTERCEDEN POR NOSOTROS

Job 33:23-24
Si hay entonces junto a él un Angel, un Mediador escogido entre mil, que declare al hombre su deber, que de él se apiade y diga: «Líbrale de bajar a la fosa, yo he encontrado el rescate de su alma»,


¿EXISTE PRUEBA BÍBLICA DE LA INTERCESIÓN ANTE DIOS DE LOS SANTOS YA MUERTOS?

Jeremías 15:1
Y me dijo Yahveh: Aunque se me pongan Moisés y Samuel por delante, no estará mi alma por este pueblo. Echales de mi presencia y que salgan.

II Macabeos 15:13-14
Luego se apareció también un hombre que se distinguía por sus blancos cabellos y su dignidad, rodeado de admirable y majestuosa soberanía. Onías había dicho: «Este es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su pueblo y por la ciudad santa, Jeremías, el profeta de Dios.»


LA BIBLIA MUESTRA QUE SE PUEDE ORAR POR LOS MUERTOS

I Reyes 17:19-22
Elías respondió: «Dame tu hijo.» El lo tomó de su regazo y subió a la habitación de arriba donde él vivía, y lo acostó en su lecho; después clamó a Yahveh diciendo: «Yahveh, Dios mío, ¿es que también vas a hacer mal a la viuda en cuya casa me hospedo, haciendo morir a su hijo?» Se tendió tres veces sobre el niño, invocó a Yahveh y dijo: «Yahveh, Dios mío, que vuelva, por favor, el alma de este niño dentro de él.» Yahveh escucho la voz de Elías, y el alma del niño volvió a el y revivió.

II Reyes 4:32-36
Llegó Eliseo a la casa; el niño muerto estaba acostado en su lecho. Entró y cerró la puerta tras de ambos, y oró a Yahveh. Subió luego y se acostó sobre el niño, y puso su boca sobre la boca de él, sus ojos sobre los ojos, sus manos sobre las manos, se recostó sobre él y la carne del niño entró en calor. Se puso a caminar por la casa de un lado para otro, volvió a subir y a recostarse sobre él hasta siete veces y el niño estornudó y abrió sus ojos. Llamó a Guejazí y le dijo: «Llama a la sunamita.» La llamó y ella llegó donde él. Dijo él: «Toma tu hijo.»

Rut 2:20
Noemí dijo a su nuera: «Bendito sea Yahveh que no deja de mostrar su bondad hacia los vivos y los muertos.» Le dijo Noemí: «Ese hombre es nuestro pariente, es uno de los que tienen derecho de rescate sobre nosotros.»

Eclesiástico 7:33
La gracia de tu dádiva llegue a todo viviente, ni siquiera a los muertos les rehúses tu gracia.

Hechos 9:36-41
Había en Joppe una discípula llamada Tabitá, que quiere decir Dorcás. Era rica en buenas obras y en limosnas que hacía. Por aquellos días enfermó y murió. La lavaron y la pusieron en la estancia superior. Lida está cerca de Joppe, y los discípulos, al enterarse que Pedro estaba allí, enviaron dos hombres con este ruego: «No tardes en venir a nosotros.» Pedro partió inmediatamente con ellos. Así que llegó le hicieron subir a la estancia superior y se le presentaron todas las viudas llorando y mostrando las túnicas y los mantos que Dorcás hacía mientras estuvo con ellas. Pedro hizo salir a todos, se puso de rodillas y oró; después se volvió al cadáver y dijo: «Tabitá, levántate.» Ella abrió sus ojos y al ver a Pedro se incorporó. Pedro le dio la mano y la levantó. Llamó a los santos y a las viudas y se la presentó viva.
 


¿Qué es la canonización de los Santos? Haz click aquí

¿Por qué la Iglesia Católica tiene tantos Santos? Haz click aquí

PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES