jueves, 25 de octubre de 2018

Y José no la conoció hasta que dió a luz un hijo. ¿Significa que María dejó de ser Virgen?


JOSÉ REALMENTE CONOCIÓ A LA VIRGEN MARÍA, DESPUÉS DE NACER JESÚS.
EL USO DE LAS PALABRAS «HASTA» Y «CONOCER» EN LAS ESCRITURAS
Por Álvaro Molina

Las palabras HASTA y CONOCER han sido mal entendidas por muchos, en especial por grupos del protestantismo que nacieron a mediados o finales del siglo XIX. Ellos son los que hoy quieren imprimirle un significado moderno a esas palabras que son usadas en un contexto y significados profundamente diferentes de los que hoy les damos.

San Mateo 1,25: «Y no la conocía hasta que ella dio a luz un hijo, y le puso por nombre Jesús.»

El uso de la palabra «hasta» en ese versículo no es para indicar que José sí tuvo relaciones carnales con la virgen María después del nacimiento de Jesús. En este versículo la palabra «hasta» se usa para hacer énfasis en que José no tuvo intervención alguna en el embarazo de María. Nuestros hermanos protestantes porfían y dicen que el contexto claramente indica que sí hubo relaciones carnales, que es lo que naturalmente se puede colegir.

En las escrituras la palabra «hasta» sirve solamente para indicar la condición en que se desarrollan los eventos dentro de un período de tiempo, o bien para enmarcarlos dentro de un límite de tiempo, límite que no necesariamente nos sirve para deducir que ocurrieron otras cosas después del evento descrito. Unos ejemplos:

1 Samuel 15,35: «Samuel no vio más a Saúl hasta el día de su muerte.» ¿Será que Samuel, después de muerto, se levantó de su tumba para ir a ver a Saul?

2 Samuel 6,23: «Y Mikal, hija de Saúl, no tuvo ya hijos hasta el día de su muerte.» ¿Será que, despues de muerta, Mikal sí tuvo hijos?

San Mateo 28,20: «Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.» ¿Será que, después del fin del mundo, Jesús tiene planeado abandonarnos?


Sobre la palabra «conocer» también hay cierta confusión, dado el significado que esta palabra adquiere, al ser usada en un contexto que apunta a relaciones de pareja, en ciertos pasajes de las escrituras. Debido a eso muchos porfían en que conocer se refiere únicamente a tener relaciones sexuales, cuando en realidad bien puede referirse a otro tipo de evento. Unos ejemplos:

Deuteronomio 9,24: «Habéis sido rebeldes a Yahveh vuestro Dios desde el día en que os conoció.»

San Juan 13,35: «En esto conocerán todos que sois discípulos míos: si os tenéis amor los unos a los otros.»


Como puede verse, sería harto escandaloso que la palabra «conocer» tuviera únicamente el significado que implica relaciones sexuales. Más bien contamos con otra palabra, que es usada en la biblia para dar a entender que hubo relaciones carnales. Se trata de la palabra «llegar». Ejemplos:

Génesis 16,4: «Llegóse, pues, él a Agar, la cual concibió. Pero luego, al verse ella encinta, miraba a su señora con desprecio.»

Génesis 38,2-3: «Allí concoció Judá a la hija de un cananeo llamado Súa y tomándola por esposa se llegó a ella; ella concibió y dio a luz un hijo, al que llamó Er.»


En este último pasaje, podemos ver las dos palabras dentro de un mismo contexto. Judá conoció a la hija de Súa. Ya casados, Judá se llegó a ella, y ella concibió.

A diferencia de lo que muchos alegan, que el parto le quitó la virginidad a María, en realidad ella permaneció siempre virgen, incluso después del parto, ya que la virginidad se pierde solamente al tener relaciones sexuales. Eso lo puede reconfirmar cualquier diccionario con solo consultar el significado de la palabra virgen.

Por otro lado, si la virgen María tenía planeado mantenerse siempre virgen, ¿por qué el evangelista usó la palabra «conocer»? En griego koiné la palabra conocer se dice ginoskó, que significa conocer, darse cuenta, ponerse al tanto. Cuando en San Mateo 25,1 el evangelista dice que José no la conoció hasta que ella dio a luz a Jesús, significa que José no estaba plenamente al tanto del alcance de su papel como padre adoptivo del hijo de María, Jesús, hasta después que este nació.

Es de notar que se dieron eventos contundentes después del nacimiento de Jesús, eventos que seguramente impactaron profundamente a José. Llegaron pastores para adorar al niño. También llegaron unos magos de oriente, con regalos, para adorarlo. La Sagrada Familia tuvo que huir a Egipto, dejándolo todo en su tierra, para convertirse en extranjeros en una nación lejana. Luego les fue avisado que podían regresar a casa cuando el peligro ya había pasado, con lo cual tuvieron que vivir otro éxodo, para abandonar aquel hogar de varios años y regresar a su tierra natal. Si leemos todo esto, es fácil darse cuenta de que José en verdad conoció quién era realmente su esposa hasta después de que Jesús nació. Fue hasta entonces que José conoció que ella era la madre del Mesías, la madre del Hijo de Dios. Hasta antes del parto, es probable que José haya sido asaltado por las dudas.

Tal vez algunos dirán que no es concebible que José haya tenido dudas, pero entonces recordemos al primer Papa, Pedro, que negó a Jesús, a Tomás que no creyó en su resurrección, a Judas que se ahorcó porque nunca creyó en Jesús. Todos ellos fueron testigos del poder y autoridad de Jesús sobre este mundo, y aun así dudaron. Las escrituras no lo dicen claramente, pero nos dan a entender que José nunca llegó a conocer a Jesús adulto, en su ministerio. Si aquellos doce, que vieron a Jesús hacer tantos prodigios, dudaron, imaginemos ahora las dudas que aquejaron a José cuando Jesús apenas se estaba gestando.

José no conoció a la verdadera virgen María hasta que Jesús nació. Fue entonces que José supo que ella era la Llena de Gracia, la madre de Dios Hijo, la Reina del Cielo, la que se mantendría siempre virgen. Pero todo esto lo pudo saber José por medio de Jesús, al verle adorado por coterráneos y extranjeros. José probablemente no vio a Jesús obrar milagros, pero vio cómo el mundo se arrodillaba ante él, y así fue cómo José conoció verdaderamente quién era su esposa, la virgen María.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES