Mostrando las entradas con la etiqueta aborto. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta aborto. Mostrar todas las entradas

La Iglesia en México se une a los obispos de Estados Unidos con ayuno y oración para eliminar el aborto como derecho




Luego de que la semana pasada se diera a conocer la filtración de un proyecto de la Corte Suprema de los Estados Unidos que anularía la sentencia de 1973 de Roe vs. Wade, que en aquel entonces determinó que la decisión de abortar estaba amparada por la Constitución norteamericana, la Arquidiócesis de México convocó a apoyar al episcopado de ese país, orando y ayunando para pedir a Dios que se logre revertir la ley que permite el aborto en esa nación.

La Arquidiócesis de México se dijo sorprendida tanto por el hecho de que la Corte Suprema de ese país se encuentre preparando dicha sentencia “que anularía esa interpretación incorrecta de los derechos humanos”, como por la filtración del borrador, que tendría el respaldo de por lo menos 5 ministros de la Corte, lo cual le garantizaría mayoría.

Para la Iglesia particular a cargo del cardenal Carlos Aguiar Retes, la filtración del proyecto de sentencia de la Corte de los Estados Unidos buscaría presionar a los jueces de desistir a tomar una decisión histórica.

Por ello –apuntó– como católicos “podemos reforzar el ayuno y tener presente esta intención en nuestras oraciones, para que los jueces tengan la fortaleza y el valor para revertir de manera oficial la sentencia que ha cobrado la vida de millones de inocentes”.

La trascendencia de la sentencia

Sin dejar de lado que se trata de una filtración y no de un documento oficial, la Arquidiócesis de México consideró que llama la atención la reacción de políticos, columnistas, asociaciones pro aborto y comunicadores, que de inmediato han condenado el sentido de la sentencia, alegando un “retroceso en derechos”.

En este sentido, explicó que en el borrador del proyecto de sentencia de la Corte de los Estados Unidos se reconoce que el aborto es un tema de profundidad moral, por lo que no es posible que la Constitución lo ampare como un derecho humano.

En la práctica –añadió– con ello se estaría permitiendo que cada estado de los Estados Unidos decida libremente si penaliza o no el aborto, y por supuesto no sería obligatorio para los estados pagar los abortos con recursos públicos.

Advirtió que esa resolución “se convertiría en un punto de quiebre en la historia de la humanidad, pues el tema ha sido promovido de manera más fuerte por una agenda eugenésica después de la segunda mitad del siglo XX, todo esto bajo el argumento de la ‘revolución sexual’ y llamándolo un derecho que debe ser reconocido por todos los países”.

“Pero ahora sería desenmascarado como lo que es: una agenda ideológica del descarte que se ha buscado imponer en las leyes y la cultura. El precedente a nivel internacional significará que el aborto no tiene por qué ser considerado un derecho.

Un punto de apoyo para México

La arquidiócesis capitalina también recordó que en México el tema de la protección a la vida humana está próximo a discutirse nuevamente por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, pues aún existen acciones de inconstitucionalidad, pendientes de resolverse, sobre la protección a la vida humana desde la concepción.

Confió en que este precedente jurídico que se vislumbra desde los Estados Unidos, “país que siempre ha exaltado su respeto por las libertades”, agregue elementos de análisis a los ministros de la Corte mexicana y concluyan en sentencias favorables para el ser humano.

“Reconocer el derecho a la vida del ser humano desde su inicio no puede atentar contra los derechos de la mujer; todo lo contrario, fortalece en la estructura legal y en el contexto cultural, las herramientas de protección a toda vida, sobre todo en estos momentos de nuestro país en el que las vidas de jovencitas han sido cortadas trágicamente por diversas causas, lo que ha causado tanta indignación y dolor social”, concluyó.

Mujer que rechazó el aborto se reúne con el hijo que dio en adopción hace 33 años.

 


Una mujer de Ohio que rechazó el aborto para dar a su hijo en adopción, tuvo por primera vez un encuentro con él luego de 33 años, gracias al popular servicio de pruebas genéticas de ADN 23andMe.

Durante años, la mujer se había hecho muchas preguntas acerca del hijo que dio en adopción hace más de tres décadas. ¿Qué aspecto tiene? ¿Que hace él para ganarse la vida? ¿Estaba feliz? Gracias a 23andMe ahora tiene esas respuestas y más, informa ABC Action News.

Melanie Pressley tenía solo 18 años cuando quedó embarazada de su primer hijo. Su novio en ese momento no la apoyó y quería que ella abortara. Ante lo cual ella se negó y continuó con el embarazo.

Pero eventualmente, supo que no podría quedarse con él. “Simplemente sabía que, financieramente, no podría hacerlo. Y otra cosa: quería que tuviera una madre y un padre, así que decidí en ese momento que era mejor darlo en adopción”, señaló Pressley.

Con el apoyo de su familia, pasó por el proceso de adopción con una agencia con sede en Akron

Pressley ha tenido tres hijos más desde entonces y está felizmente casada, pero dijo que todos los días, y especialmente cada vez que llegaba el 17 de junio, pensaba en el hijo que dio en adopción.

El niño fue adoptado por la familia Vossler y lo llamaron Greg. Vivieron en Stow durante unos siete años después de su adopción y luego se mudaron a Winchester.

«Tal vez nueve o diez años o en algún lugar de ese rango de edad, me contaron la historia de que fui adoptado y que la mujer que me dio en adopción pensó que podría tener una vida mejor en otro lugar», manifestó Greg Vossler, quien todavía vive en Winchester.

Encuentro con su hijo

Greg viajó junto con su esposa Chelsea y sus hijos a Wadsworth durante un fin de semana. Ambos estaban preocupados de que la conexión no ocurriera y de que de alguna manera todo fuera una farsa, pero estaban equivocados.

«Estoy muy agradecido con él por poder reunirnos y hacer eso porque fue la primera vez y fue increíble», dijo Pressley.

Greg declaró que él y Pressley hablaron durante cuatro horas seguidas ese primer día. También conoció a 17 miembros de su nueva familia extendida, incluidos dos de sus hermanos, sus tías y su abuelo.

“La vida tiene una forma divertida de darte lo que necesitas, no lo que quieres. Y supongo que la vida acaba de darse cuenta de que necesitábamos esta conexión y nuestras familias se necesitaban unas a otras”, concluyó Greg Vossler.

EE.UU.: Corte busca ilegalizar aborto; Biden, a pesar de ser católico, afirma que es un "derecho de las mujeres"



Joe Biden, el segundo presidente católico en la historia de Estados Unidos, aseguró este 3 de mayo que el fallo de la Corte Suprema en el caso Roe vs. Wade, que legalizó el aborto en todo el país en 1973, es compatible con “lo que todas las principales religiones han concluido históricamente”.

Biden aseguró que seguirá firme en la defensa del aborto legal, pues, considera, es un derecho fundamental de las mujeres para poder decidir sobre su propio cuerpo.

“El derecho de una mujer a elegir es fundamental, ‘Roe’ ha sido la ley del país durante casi 50 años, y la equidad exige que no sea anulada”, afirmó el mandatario de los Estados Unidos.

En declaraciones a la prensa desde la Base de la Fuerza Aérea Andrews, poco antes de despegar en el avión presidencial, Biden dijo que el fallo que legalizó el aborto en Estados Unidos hace medio siglo “dice lo que todas las principales religiones básicas han concluido históricamente, que el derecho, que la existencia de una vida y un ser humano es una interrogante”.

“¿Es al momento de la concepción? ¿Es a los seis meses? ¿Es a las seis semanas? ¿Es, es la vivificación, como argumentó (Santo Tomás) Aquino?”, cuestionó Biden.

En términos médicos, se suele hablar de vivificación como el periodo en el que la mujer embarazada comienza a sentir el movimiento del bebé en su vientre.

Las declaraciones de Biden se enmarcan en la reciente filtración de un borrador de una opinión de mayoría de la Corte Suprema, que apunta a anular el fallo de Roe vs. Wade, descartando el supuesto “derecho” al aborto y dejando que cada estado del país determine su legislación al respecto.

La autenticidad del documento filtrado fue confirmada por la Corte Suprema, que precisó que este no es un fallo definitivo ni oficial, el cual se espera para junio de este año.

En su conferencia de prensa de este 3 de mayo, el Presidente de Estados Unidos se mostró además favorable a la “codificación” de Roe vs. Wade, que implicaría la aprobación de una ley que declare al aborto como un derecho.

La mención de Santo Tomás de Aquino, Doctor de la Iglesia, es un recurso común de los católicos que intentan defender su posición a favor del aborto.

En un artículo respecto a la posición de Santo Tomás sobre el aborto, Fray Nelson Medina, sacerdote dominico doctor en Teología fundamental, explicó que los textos del Doctor de la Iglesia al respecto deben entenderse en el marco “de los conocimientos biológicos de su tiempo y de su metafísica”.

Para el teólogo dominico “de vivir en nuestro tiempo, Santo Tomás de Aquino llegaría a la conclusión de que un aborto precoz debería ser considerado como homicidio”.

“Y pediría a las autoridades civiles aquellas acciones eficaces para impedir tal delito y para castigar a quienes lo cometan con penas adecuadas a su nivel de culpabilidad”, subraya.

Biden se ha expresado repetidamente a favor del aborto legal. Ya en su plan de gobierno anunciaba su deseo de “expandir el acceso a la anticoncepción y proteger el derecho constitucional a un aborto”.

A pesar de su apoyo a la agenda del aborto, Biden se sigue presentando como un católico devoto, asiste a Misa y recibe la Eucaristía.

En octubre de 2021, el Arzobispo de Kansas City y entonces presidente del Comité de Actividades Pro-Vida de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Mons. Joseph Naumann, dijo que Biden “gusta llamarse a sí mismo un católico devoto. Le exigiría que comience a actuar como uno, especialmente en los temas de vida”.

“Y a dejar que su fe realmente informe a su conciencia y a las decisiones que está tomando, no la plataforma de su partido”, añadió.

Lo que enseña la Iglesia Católica sobre el aborto

Lejos de lo indicado por Biden este 3 de mayo, el Catecismo de la Iglesia Católica es claro en su numeral 2270 en que “la vida humana debe ser respetada y protegida de manera absoluta desde el momento de la concepción”.

“Desde el primer momento de su existencia, el ser humano debe ver reconocidos sus derechos de persona, entre los cuales está el derecho inviolable de todo ser inocente a la vida”, añade.

En el numeral 2271, el Catecismo indica que “desde el siglo primero, la Iglesia ha afirmado la malicia moral de todo aborto provocado. Esta enseñanza no ha cambiado; permanece invariable. El aborto directo, es decir, querido como un fin o como un medio, es gravemente contrario a la ley moral”.

A continuación, en el numeral 2272, se precisa que “la cooperación formal a un aborto constituye una falta grave. La Iglesia sanciona con pena canónica de excomunión este delito contra la vida humana (...) Con esto la Iglesia no pretende restringir el ámbito de la misericordia; lo que hace es manifestar la gravedad del crimen cometido, el daño irreparable causado al inocente a quien se da muerte, a sus padres y a toda la sociedad”.

¡El colmo! ¿Ahora hasta a los niños nacidos quieren matar?




La codicia de la industria del aborto no tiene límites, y la barbarie parece expandirse.

Hace unas semanas comenzó a discutirse en California un proyecto de ley que legalizaría el infanticidio. Es la ley AB 2223 que dice: “la persona no será sujeta de responsabilidad civil o penal, o privada de sus derechos, sobre la base de sus acciones u omisiones con respecto a su embarazo, o resultado real, potencial o presunto del embarazo, incluyendo aborto involuntario, muerte fetal, aborto, o la muerte perinatal”.

Muerte perinatal quiere decir que a los bebés se les podría matar una vez nacidos y el período podría extenderse, según algunos juristas, hasta los dos años de vida. El período perinatal aún no está bien definido. Algunos médicos lo señalan hasta la cuarta semana después del nacimiento, pero en algunos sitios de internet dicen que puede abarcar hasta las 18 o 24 semanas.

En respuesta a estas preocupaciones, la asambleísta Buffy Wicks, autora de la iniciativa de ley, habría aceptado modificar el proyecto de ley para especificar que sólo se aplica a las muertes perinatales derivadas de causas relacionadas con el embarazo.

Pero mientras tanto, la duda permanece en torno a esta propuesta de ley que sería monstruosa, pues intentaría ampliar los “derechos sexuales y reproductivos de la mujer” más allá del nacimiento de su hijo y permitirle que ella pudiera dar marcha atrás al proyecto de ser madre. Debemos esperar a ver cómo se desarrollan las cosas.

Por otro lado, California es el estado económicamente más rico de los Estados Unidos y semillero de ideas progresistas. Ahí hacen nido las feministas socialistas, los partidarios más radicales de la ideología de género alentados por Disney, los adoradores de la izquierda de Hollywood, una pléyade de ateos y agnósticos en Silicon Valley, así como activistas ambientalistas. Es en el “Estado dorado” donde se intenta suprimir el pasado cristiano y manipular la historia, derribando las estatuas de san Junípero Serra, fundador de sus misiones, para constituirse lo que llaman “un santuario abortista”.

Cuando la sociedad sólo mira su propio ombligo y no quiere quitarse las orejas del ratón Miguelito que le ha puesto Disney, entonces se queda dormida y empieza a planear su suicidio masivo. Crece la depravación. Cuando se cree que la vida espiritual es algo del pasado y la búsqueda de lo sagrado es medieval, ya nada importa, salvo las apetencias y caprichos –comida, bebida y diversión– y entonces se quiere eliminar a quien estorbe. Así se va la vida, solamente de fiesta en fiesta, de viaje en viaje, sin tiempo para horizontes más profundos y alegrías que perduran.

Dice el cardenal Robert Sarah: “Me sorprende el talento que ha desarrollado el hombre moderno para ensuciar lo que toca. Fíjese en el espacio: la belleza de las imágenes de los planetas y los astros es sobrecogedora. Cada cosa ocupa su lugar. El orden del universo rezuma paz. Fíjese en el mundo, las montañas, los ríos, los paisajes; todo rezuma una serena belleza. Fíjese en el rostro de un niño que ríe a carcajadas, en el rostro de un anciano arrugado por los años. Dios ha creado a su criatura con tanto amor que siempre emana de ella una impresión de nobleza y belleza. ¡Y ahora fíjese en lo que hace el mundo moderno!”

“La modernidad desfigura la belleza del Creador reflejada tanto en el rostro de los niños como en el de los moribundos. Ese reflejo le resulta tan insoportable que quiere deformarlo. Ese reflejo es un incesante reproche que no puede tolerar. Quiere envilecerlo”. Si la ternura de un bebé en gestación resultaba incómoda para los partidarios de la muerte, ¿será que la belleza y la inocencia de un niño nacido se vuelve tan inaguantable que haya que destruirlo?

Parece increíble que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, tan preocupados por sacarle el máximo provecho posible a los encantos de la vida, luchen por eliminarla. En el fondo se trata de odio a la vida, odio al amor, odio a la belleza.

¿De qué sirve tanta educación universitaria, tanto bienestar económico, tanto progreso material cuando nos estamos convirtiendo en seres cada vez más malvados y perversos? Decía el cardenal Sarah: “La cultura de la muerte es obra de una contracultura de muertos vivientes”.

El espíritu humano puede llegar a niveles inauditos de deshumanización. Hemos de defender a los no nacidos y a los niños para que estas leyes criminales no se extiendan por el mundo. Y hemos de fortalecer nuestra Iglesia, que por hoy es el único reducto que nos queda para conservar la dignidad y vivir una vida auténticamente humana, la vida de los hijos de Dios.

El P. Eduardo Hayen es Director de Comunicación de la Diócesis de Ciudad Juárez.

Adquisición de Twitter de Elon Musk: ¿Cómo deberían pensar los católicos con respecto a la libertad de expresión?




Elon Musk, el hombre más rico del mundo, llegó a un acuerdo el lunes para adquirir Twitter por aproximadamente $44 mil millones. Esto se produce después de que la plataforma de redes sociales se haya enfrentado a crecientes acusaciones de censura, incluida la de voces católicas y pro-vida. Entonces, ¿qué significa este movimiento para los católicos?

Musk, el jefe de Tesla y SpaceX, enfatizó la importancia de la libertad de expresión en un comunicado en el que anunció su adquisición de Twitter.

“La libertad de expresión es la base de una democracia que funcione, y Twitter es la plaza pública digital donde se debaten asuntos vitales para el futuro de la humanidad”, dijo sobre la plataforma con casi 400 millones de usuarios. En un tuit el lunes, agregó: “Espero que incluso mis peores críticos permanezcan en Twitter, porque eso es lo que significa la libertad de expresión”.

El padre Edmund Waldstein, profesor de teología moral en la Universidad Teológica-Filosófica Papa Benedicto XVI en Heiligenkreuz, Austria, le dijo a CNA que la Iglesia enseña que las personas tienen derecho a la libertad de expresión.

En una entrevista por correo electrónico el martes, el padre Waldstein dijo que el derecho a la libertad de expresión se deriva del “deber de buscar y servir la verdad”. Pero, agregó, la enseñanza de la Iglesia no implica un derecho ilimitado a la libertad de expresión.

“No hay derecho a difundir mentiras, u opiniones falsas y dañinas”, explicó. “No existe el derecho a utilizar las comunicaciones sociales para incitar al odio y la violencia contra otras personas o grupos”.

Agregó que las grandes empresas de tecnología como Facebook y Twitter no deberían ser los árbitros de la verdad en el discurso público. En cambio, dijo, esas empresas “deberían estar fuertemente reguladas por el estado para garantizar que no utilicen su poder para promover intereses partidistas”.

El padre Waldstein dijo que la tarea de regular el discurso normalmente es responsabilidad del estado y, en asuntos teológicos, de la Iglesia. Pero el padre Waldstein advirtió que la autoridad del estado “se socava cuando el estado mismo está comprometido con una ideología falsa”. Mencionó como ejemplo la supresión de la libertad de expresión en la Unión Soviética.

El padre Waldstein dijo que el Concilio Vaticano II enseña que “el orden jurídico debe proteger ‘el derecho a expresar la propia opinión’ (Gaudium et spes §73)”. Agregó que “esto incluye el derecho a utilizar los medios de comunicación social dominantes en la sociedad”.

Las acciones de Twitter tienen amplias implicaciones que han impactado las historias de la Agencia Católica de Noticias. En enero de 2021, Catholic World Report dijo que su cuenta de Twitter se bloqueó temporalmente después de compartir una historia sindicada de la Agencia Católica de Noticias que describía a la Dra. Rachel Levine, nombrada por Biden, como “un hombre biológico que se identifica como una mujer transgénero”. Más tarde, un portavoz de Twitter le dijo a CNA: “La acción de cumplimiento se tomó por error y se revirtió”.

Más recientemente, en marzo, el sitio de sátira cristiana Babylon Bee dijo que su cuenta fue bloqueada después de llamar a Levine, el subsecretario de salud del Departamento de Salud y Servicios Humanos, su "Hombre del año" para 2022.

Los grupos pro-vida, incluidos Live Action y Susan B. Anthony List, han acusado a Twitter y otras grandes empresas tecnológicas de censura. En una línea de tiempo de "Censura del discurso pro-vida por parte de las grandes tecnologías", la Lista de la SBA documenta que "El registro público muestra que las grandes empresas de tecnología han exhibido un patrón de censura del discurso pro-vida, algunas llegando incluso a prohibir las cuentas pro-vida por completo. .”

En un tuit del martes, la presidenta de Live Action, Lila Rose, enumeró algunas formas en las que quería que Elon Musk mejorara Twitter. Pidió un tratamiento igualitario y transparente de los puntos de vista liberales y conservadores, el fin de la censura o la supresión de los puntos de vista pro-vida y prohibiciones impuestas sobre cualquier material de depredador infantil.

Florida promulga ley que prohíbe el aborto después de las 15 semanas





El gobernador de Florida, Ron Desantis, promulgó hoy, 14 de abril de 2022, la ley que prohíbe en este estado el aborto después de las 15 semanas de embarazo, incluso en casos de violación o incesto, y que fue aprobada por el Congreso estatal a comienzos de marzo en medio de una gran polémica.

Tan solo faltaba para que la ley entre en vigor el próximo 1 de julio la firma DeSantis, que busca ser reelegido en las elecciones de noviembre de este año gracias al control republicano de las dos cámaras del Congreso floridano.

La nueva ley reduce de 24 a 15 semanas el periodo en que una mujer embarazada puede abortar legalmente y solo contempla dos excepciones: que la vida de la madre corra peligro y que el feto tenga malformaciones.

Biden definió la ley floridana como “peligrosa mientras que el gobernador DeSantis la consideró “razonable”.

La nueva ley establece que para que una mujer pueda interrumpir su embarazo en los supuestos contemplados dos médicos deben certificar que es necesario, algo que los legisladores demócratas trataron de cambiar a solo un médico sin éxito.

Además de Florida, otros estados de mayoría republicana han adoptado leyes restrictivas de la interrupción del embarazo, como Mississippi, Arizona y Oklahoma.

Es Texas, sin embargo, el estado en el que la legislación antiaborto ha ido más allá.
Hace seis meses entró en vigor en ese estado sureño la prohibición al aborto después de las seis semanas de gestación.

Increíble entrevista al Cardenal Müller: “Exigir el aborto como derecho humano es insuperable en su cinismo”



La concepción cristiano-humanista del hombre debe ser reemplazada por la atea-evolucionista. Esta concepción del hombre representa un dualismo según el cual el cuerpo y el espíritu están separados. El cuerpo es considerado como cosa, como objeto de derecho, de modo que el hombre se convierte en sujeto de derecho sólo cuando tiene espíritu; sólo entonces el hombre se convierte en sujeto de derecho que puede disponer de derechos, especialmente de derechos humanos.

Esta escisión del hombre en objeto jurídico y sujeto jurídico tiene consecuencias para el derecho humano a la vida que deben ser vistas como un cambio de paradigma en la visión de la vida de la persona. Ya no es el ser humano como tal el que está protegido por la ley, sino sólo el espíritu humano, que se manifiesta en la autorreflexión y la autodeterminación formal. Queremos abordar este cambio e iluminar las consecuencias en la ley del aborto de "grupos de células" o "tejido gestacional", como se hace referencia a los seres humanos no nacidos en la visión ateo-evolucionista de los seres humanos. Le pedimos comentarios al cardenal Gerhard Ludwig Müller, a quien el Papa Francisco llamó recientemente un "maestro de la enseñanza católica".

Lothar C. Rilinger: La concepción ateo-evolucionista del hombre se basa en el dualismo de cuerpo y espíritu. ¿Se puede aceptar esta concepción del hombre desde un punto de vista cristiano?

Cardenal Gerhard Ludwig Müller:
El dualismo estricto de la mente como cosa pensante (res cogitans) y el cuerpo como cosa extensa (res extensa) se remonta en esta forma al filósofo francés René Descartes. No se entendió a sí mismo como ateo en absoluto e incluso presentó una prueba impresionante de la existencia de Dios, que resultaría como una idea necesaria evidente de nuestra autoconciencia.

Sólo los materialistas de la Ilustración Popular como Baron d’Holbach, Helvetius o La Mettrie redujeron al hombre a la materia. El hombre, argumentaban, no era más que una máquina, que podía explicarse enteramente por las leyes de la mecánica. O el hombre era sólo la suma de sus condiciones sociales, como decían Comte y Marx, y por lo tanto primero tenía que ser creado en un nuevo hombre mediante la mejora.

El ateísmo de la crítica de la religión en los siglos XIX y XX de Max Stirner y Feuerbach, en conexión con el evolucionismo darwiniano, ya no podía reconocer en el hombre una diferencia de esencia entre animal y hombre. Para Nietzsche, el hombre era el “animal aún no determinado” que se había desarrollado en el “hombre superior” solo en unos pocos especímenes, mientras que las amplias masas representaban un “excedente de los descarriados, los enfermos, los degenerados, los enfermos, los necesariamente. sufrimiento." Por el “deterioro de la raza europea” por la “reevaluación” de los débiles a los fuertes y del desprecio por los que sufren a la compasión por ellos, Nietzsche – este filósofo del nihilismo y heraldo de la “muerte de Dios”, a quien los eugenistas y racistas del siglo XX invocados con razón o sin ella- reprocha al cristianismo en su escrito: “Más allá del bien y del mal” (cf. § 62). El hombre era sólo la pieza intermedia entre el animal y el "superhombre" venidero, que era tan "querido en el corazón de Nietzsche".

El transhumanismo o posthumanismo actual sigue el canto de sirena de su profeta enloquecido: “¡Pues! ¡Ánimo, hombres superiores! como exclamó: “Recién ahora comienza a funcionar la montaña del futuro humano. Dios ha muerto: ¡Ahora deseamos que el Superhombre viva!” (Friedrich Nietzsche, Así habló Zarathustra, Part IV. The Higher Man, 2, [Leipzig 1923], 418). Aquí se siente dirigida la élite globalista de hoy, complaciéndose en todos los privilegios, y prescribiendo a las masas de miles de millones, que Nietzsche llamó la “chusma”, la cura de los caballos para la autodestrucción y al resto de la humanidad la felicidad de las vacas pastando. (cf. Klaus Schwab y Thierry Malleret, La gran narrativa. Por un futuro mejor, 2022). “Pero mientras que la igualdad ante Dios era la que estimulaba el esfuerzo, la igualdad de los ‘últimos hombres’ es de notorio consuelo, porque no queda nada digno de esfuerzo, ni queda nadie que lo reclame.” (Herfried Münkler, Marx – Wagner – Nietzsche. Welt im Umbruch, Berlín 2021, 222).

Precisamente aquí está la línea divisoria entre la concepción del hombre como imagen y semejanza de Dios (Génesis 1,27; Salmo 8,6; Romanos 8,29) y la reducción naturalista del hombre al producto accidental de la evolución, la sociología y la del hombre genéticamente enriquecido como futuro híbrido de organismo biológico e inteligencia artificial, el homúnculo o cyborg. Para nosotros, se aplica la verdad revelada sobre el hombre: “Porque la creación misma será liberada de su esclavitud a la corrupción y obtendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios”. (Romanos 8:21).

Rilinger: ¿Es éticamente justificable llamar a una criatura de Dios, como también se considera a un niño por nacer, una “materia” o una “cosa”, que después de todo debe ser velada por la calificación de “montón de células”? o “tejido de embarazo”, obviamente para no dejar que se revele toda la verdad a la población?

Card. Müller: Todo ser humano se debe a sí mismo en su existencia física real a haber sido engendrado y concebido por su padre y su madre. Los padres no producen un tejido que accidentalmente llevaría a cabo una especie de transformación en una existencia humana. Desde el comienzo de la concepción, cada ser humano posee un ADN distintivo como base física de su identidad personal. Todo ser humano, como persona de naturaleza espiritual-corporal, es desde la eternidad querido, amado y destinado por Dios a la comunión salvífica con Él sin fin; “Porque a los que antes conoció, también los predestinó a ser hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29)

Rilinger
: El embarazo obviamente es visto como una enfermedad en la nueva concepción del hombre, el término “salud reproductiva” como sinónimo de aborto no puede interpretarse de otra manera. ¿Se puede considerar el embarazo como una enfermedad y por tanto el aborto como restauración de la salud?

Card. Müller: El embarazo no es otra cosa que la simbiosis corporal del niño engendrado por un hombre con la mujer que es y será su madre hasta la muerte. El embarazo ofrece al niño la cuna de la vida y su crecimiento hasta el día en que el niño ve la luz del día al nacer. La enfermedad, por otro lado, significa la restricción y la amenaza a la vida, las funciones corporales o la integridad mental y espiritual. La procreación de un hijo, el embarazo, el nacimiento, el cuidado del niño, su alimentación con la leche materna, los besos y lágrimas de la madre, el cuidado del sano crecimiento del niño son todo menos un mal funcionamiento que pone en entredicho el funcionamiento de un “producto” técnico.

La procreación de un nuevo ser humano en el seno materno no es una reproducción de un objeto de placer o de un objeto de uso, sino una participación de los padres en el plan de creación y salvación de Dios. Jesús, el Hijo de Dios, hizo venir a los niños a Él para bendecirlos y encomendarlos a nosotros en su sencillez e incorrupción como modelo de nuestra filiación con Dios. (Mt 18, 1-4). Él es, por lo tanto, el arquetipo de la bondad de Dios hacia los niños. Nos da que pensar cuando dice: “Cuando la mujer está de parto, tiene tristeza, porque ha llegado su hora; pero cuando da a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que un niño ha nacido en el mundo.” (Juan 16:21).

Rilinger: Dado que la sexualidad a menudo está separada de la procreación de un ser humano y, por lo tanto, sirve para obtener placer personal en lugar de la continuación de la sociedad, el embarazo a veces se ve como un impedimento del placer. ¿Podría este deterioro ser considerado como una enfermedad?

Card. Müller: No todas las uniones sexuales de hombre y mujer conducen al embarazo. Pero tampoco debe separarse fundamentalmente de él para “usar” el mero placer sexual –sin amor personal– como droga contra la experiencia del sinsentido de la existencia o como mortificación o aumento de la autoestima.

El matrimonio es una unidad holística del hombre y la mujer en el amor que lleva a los dos cónyuges más allá de sí mismos en la experiencia del amor incondicional de Dios, que es nuestra felicidad eterna. “El acto conyugal es a veces meritorio y sin pecado mortal o venial, como cuando se dirige al bien de la procreación y educación del hijo para el culto de Dios” (Tomás de Aquino, Comentario a 1 Corintios, cap. 7), aunque efectivamente –sin la intención excluyente de los padres– no surge ningún ser humano nuevo.

Rilinger: En la nueva concepción del hombre, el ser humano por nacer es considerado como una cosa. ¿Es esta calificación jurídica de un ser humano por nacer como una cosa destinada a lograr la posibilidad de que se le permita matar al por nacer hasta el último segundo lógico del embarazo, sin que exista un delito de homicidio?

Card. Müller: Una cosa es un ser inanimado como un libro, un automóvil, una computadora. Pero un ser humano en el estado embrionario de su desarrollo es un ser vivo con los órganos humanos que le permiten pensar y actuar de una manera verdaderamente humana.

Una mujer tampoco da a luz una cosa, sino un niño, que espera poder tomar entre sus brazos sano y vivo.

Una argumentación en contra de esta forma inhumana de pensar hacia un niño en el vientre es superflua, porque el ser humano del niño en el vientre es evidente y su negación es la justificación del más atroz crimen contra la vida. Declarar cosa a un niño en el vientre es tan perverso como esclavizar a las personas y luego declararlas cosas para justificar este horrendo crimen de lesa humanidad.

Rilinger: El Parlamento Europeo adoptó el llamado Informe Matic en el verano de 2021, según el cual el aborto debe considerarse un derecho humano. ¿Te imaginas que la negativa a observar este supuesto derecho humano recién inventado tendrá consecuencias civiles o penales?

Card. Müller: Cuando estos ateos y agnósticos neopaganos hablan de los derechos humanos y los valores europeos, admiten a regañadientes que existen normas éticas.

Incluso si, en su desorientación metafísica resultante de la pérdida de la fe en Dios todopoderoso, nuestro Creador y juez incorruptible de las buenas y malas acciones, rechazan las normas morales objetivas y universalmente vinculantes, deben, sin embargo, al menos reconocer como un mínimo ético el límite de la autodeterminación en el cuerpo y la vida del otro ser humano.

Quien piense que los poderosos, los sanos y los ricos tienen más derecho a la vida que los débiles, los enfermos y los pobres, se declara discípulo del darwinismo social, que provocó millones de víctimas de las ideologías políticas en el siglo XX. No basta con invocar el antifascismo y el antiestalinismo propios, sino que hay que renunciar a sus principios inhumanos en el pensamiento y la acción. A pesar de todas las apelaciones a la emancipación del Decálogo oa las apelaciones a la decisión de la mayoría en los parlamentos o al cambio de sentimiento de los pueblos, es válida la ley moral natural que resplandece en la razón y en la conciencia de todo ser humano. Aquellos que son tan criminalmente frívolos con la vida de los demás gritan más fuerte cuando, como se puede ver en los juicios por crímenes de guerra, ellos mismos reciben un golpe en el cuello.

El Concilio Vaticano II, en el decreto conciliar Gaudium et spes, llamó al respeto de la persona humana, diciendo: “cada uno debe considerar a su prójimo sin excepción como otro yo, teniendo en cuenta ante todo su vida y los medios necesarios para vivirla. con dignidad, para no imitar al rico que no se preocupaba por el pobre Lázaro. En nuestro tiempo nos obliga un deber especial a hacernos prójimos de todos sin excepción y a ayudarlos activamente cuando se cruzan en nuestro camino, ya sea un anciano abandonado por todos, un trabajador extranjero injustamente menospreciado, un refugiado , un niño nacido de una unión ilícita y que sufre injustamente por un pecado que no cometió, o una persona hambrienta que perturba nuestra conciencia recordando la voz del Señor: "Mientras lo hiciste por uno de estos, el más pequeño de mis hermanos, ustedes lo hicieron por mí' (Mat. 25:40).”

Continúa diciendo: “Además, todo lo que se oponga a la vida misma, como cualquier tipo de asesinato, genocidio, aborto, eutanasia o autodestrucción voluntaria, todo lo que atente contra la integridad de la persona humana, como la mutilación, los tormentos infligidos a cuerpo o mente, intentos de coaccionar la voluntad misma; todo lo que insulte la dignidad humana, como las condiciones de vida infrahumanas, el encarcelamiento arbitrario, la deportación, la esclavitud, la prostitución, la venta de mujeres y niños; así como condiciones de trabajo vergonzosas, donde los hombres son tratados como meros instrumentos para el lucro, y no como personas libres y responsables; todas estas cosas y otras semejantes son en verdad infamias. Envenenan a la sociedad humana, pero hacen más daño a quienes las practican que a quienes las sufren. Además, son una deshonra suprema para el Creador”. (Vaticano II, Gaudium et spes, 27)

Rilinger: ¿Se le puede prohibir a un médico, como exige la nueva concepción del hombre, negarse a matar a un ser humano por nacer contra su conciencia moral?

Card. Müller: Obligar a una persona a actuar en contra de su conciencia ya es inmoral en sí mismo. Castigarlo por esto es el signo seguro de una perversión de la justicia en una política totalitaria descarrilada, que ha perdido su derecho al estado de derecho, incluso si todavía presentara formalmente la apariencia de una democracia.

Rilinger: ¿Se puede considerar que la negativa de un médico a realizar una matanza prenatal es una “violencia específica de género contra la mujer” como lo exige la concepción ateo-evolucionista del hombre?

Card. Müller: El aborto es una violencia específica de género contra una mujer como madre y su hija o hijo.

Rilinger: ¿Es compatible con nuestro sistema legal que todos los hospitales, incluido un hospital católico, deban realizar abortos?

Card. Müller: Uno no puede arbitrariamente-positivistamente declarar correcto lo que es éticamente incorrecto.

Rilinger: En el caso del embarazo, los derechos humanos de la madre y del feto pueden chocar si la vida de la madre está en peligro por el embarazo. En este caso, ¿debe hacerse una ponderación de intereses, de modo que el médico deba decidir entre la vida de la madre y la del feto?

Card. Müller: Ningún médico tiene derecho alguno a disponer de la vida o la muerte de otro ser humano. Más bien, su tarea es salvar vidas. En un caso extremo, cuando solo se puede salvar una vida a expensas de otra vida, nadie puede decidir desde afuera. Aquí comienza la lógica de mayor amor, como en “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. (Juan 15:13). Conozco mujeres que estuvieron dispuestas a sacrificar su vida por su hijo en esta hora, que murieron en el proceso, y otras que sobrevivieron a pesar de las predicciones de los médicos en sentido contrario, y que hoy agradecen a Dios por esta gracia.

Rilinger: Los abortos por cualquier motivo deben incluirse en el catálogo de beneficios de las compañías de seguros de salud y las aseguradoras de salud. ¿Se puede esperar que la comunidad de asegurados pague por abortos que no están médicamente indicados y son, de hecho, de carácter anticonceptivo general?

Card. Müller: Desde el punto de vista de la ley moral natural y la concepción cristiana del hombre, la participación obligatoria en toda forma de aborto, eutanasia y otras formas de eliminación de la supuesta “vida que ya no vale la pena vivir” debe ser rechazada con todo énfasis y en cada condición. Es, por supuesto, un hecho que en las dictaduras totalitarias y también en los estados del “Occidente democrático” ciertos grupos ideológicos –hasta los partidos representados en el parlamento– obligan a sus conciudadanos a cooperar financieramente en el asesinato de personas inocentes. Los cristianos a menudo son públicamente difamados, discriminados e incluso procesados ​​por ello.

Rilinger: El informe Matic no tiene ninguna consecuencia legal, ya que el Parlamento Europeo no tiene competencia legislativa para la ley del aborto. Sin embargo, este informe tiene un impacto en el discurso político. ¿Pretende esta decisión mostrar lo que debemos considerar como valores europeos, de modo que, como ya ha exigido el presidente Macron, se debe modificar la Carta Europea de los Derechos Fundamentales?

Card. Müller: Exigir el aborto como un derecho humano no puede ser superado en su cinismo inhumano. Esto es lo que le dirá el Papa Francisco al presidente francés, quien públicamente dice ser su amigo.

Rilinger: Su Eminencia, ¡muchas gracias!

El aborto es como el racismo, pero aún peor.

 

 
Si lo razonas fríamente, la posición pro-aborto es escandalosamente abominable y contraria al principio de la igualdad entre los seres humanos, pues solo merecen vivir aquellos que han sido "deseados", lo que ya de por sí divide a las personas en las categorías de "deseadas" e "indeseadas", entre personas "planeadas" y otras que son un "error" o un "accidente".

Según la lógica detrás del "derecho al aborto", si no se tenía contemplado que un ser humano en específico existiera, aunque ahora exista, se le puede eliminar, pues el criterio es que no fue "deseado", no tuvo la fortuna de ser "el plan de alguien" y ahora su existencia depende de la decisión de un tercero. Solo pensémoslo, alguien más se arroga el derecho de decidir si preserva la vida de otro o si le pone fin, como si fuera su dueño, como si la persona que está creciendo en el vientre fuera simplemente una mera propiedad, ¿acaso esto no suena claramente a esclavitud? 

Visto así, el aborto es como la discriminación racial, pero millones de veces peor, es el culmen del desprecio y la exclusión de un ser humano en función de los intereses de alguien más. Aun aquel que es discriminado o excluido por su color de piel tiene la posibilidad de cambiar su situación a lo largo de su existencia, luchando por sus derechos para ser reconocido en su inalienable dignidad humana, pero al ser humano abortado se le priva del primero de los derechos, el derecho del que dependen todos los demás, el derecho a vivir, pues si no existes, ya no tienes derecho a nada. 

Al negársele el derecho a vivir, se destruyen de facto todos los demás derechos humanos de los que es sujeto una persona. El aborto es un gigantesco retroceso en la lucha de siglos por el reconocimiento de los derechos del hombre.

Es increíble que personas que se consideran "progresistas", y dicen estar a favor de la igualdad entre todos los seres humanos no se den cuenta de la monstruosidad que están defendiendo. 

Alfredo Rodríguez

Iglesia Católica alista gran marcha para pedir derogación del aborto



La Arquidiócesis Primada de México anunció la “Marcha por la Vida” a realizarse el próximo 7 de mayo, con el objetivo de pedir la derogación del aborto en la Ciudad de México, y el resto de las entidades federativas que lo están haciendo.

A través de un comunicado firmado por Monseñor Héctor Mario Pérez Villareal, se solicita también políticas públicas para las mujeres embarazadas en situación vulnerable, eliminando con ello la discriminación hacia la mujer, así como garantizar la objeción de conciencia para el personal de salud.

“Agradezco de antemano su compromiso con la vida y, por ello, además de invitar a pastores y fieles de esta Arquidiócesis a participar en la Marcha por la Vida, los exhorto a no escatimar esfuerzos por promover todo tipo de apoyo que podamos ofrecer en favor de: mujeres, niños y familias en situaciones vulnerables que ven amenazado su derecho a una vida digna”. Monseñor Héctor Mario Pérez Villareal

La salida de la marcha será en el Monumento a la Revolución a las 11:00 horas del próximo 7 de mayo.

La madre quiso abortar, él se hizo cargo: "Crío yo solo a mi hijo porque su madre no lo quiso tener”

 



La historia de Luis Fernando Palacios sacudió las redes sociales. Fue en su cuenta de Facebook donde este mexicano de Monterrey, que trabaja como enfermero, relató cómo fue que tuvo que hacerse cargo en soledad del cuidado de su hijo Fabri.

En su extenso descargo explicó que todo empezó con un amorío fugaz. Era diciembre del 2017 y su vida por aquellos días, era completamente distinta a la de hoy. Contó que rápidamente se pusieron de novios y que su novia "ya tenía una hija cuando la conocí". En esos primeros días "todo iba muy bien" pero todo cambió cuando llegó el test de embarazo positivo.

"Quedó embarazada y obviamente estoy de acuerdo en que fue muy rápido y no la conocía mucho", explicó el joven y aseguró que desde ese momento ella cambió completamente. Celos, peleas en las que hasta intervenían otros familiares, discusiones tensas, la relación ya no era la misma y algunos días más tarde, la joven confesó que quería abortar.

"Aunque yo no quería y estaba rotundamente en desacuerdo, no podía hacer nada ya que era su cuerpo y ella decidía. A mí me tocó callar y alejarme", describió Palacios en su extenso texto. Allí también explicó que la joven utilizó pastillas para tratar de interrumpir el embarazo y la pareja finalmente se separó. Sin embargo, cinco semanas más tarde, la chica volvió a contactarlo.

Ella le explicó que algo no estaba bien con su tratamiento y fueron juntos al ginecólogo. "Al llegar ahí le hicieron un eco y nos confirmaron que el embarazo había continuado y que el bebé ya tenía 18 semanas y estaba bien formado".

Lo que siguió fue una pareja destruida, que como podía llevaba adelante la gestación del niño: "Eramos dos desconocidos con algo en común (Fabri). Yo la recogía con el auto, ella se subía e íbamos sin hablarnos hasta llegar al ginecólogo. Entrábamos veíamos al doctor y después yo la iba a dejar y todo sin decirnos una palabra. Así fueron los 9 meses".

Hasta que llegó el 31 de octubre: "A las 8 de la mañana me llamó un familiar de ella y me dijo que ya estaba en el hospital. Llegué y ya había dado a luz. Salió al otro día. Fui, la recogí, la dejé en su casa y me vine a la mía. Pasaron dos horas y llegó ella a mi casa con Fabri y todas las cosas que le había comprado para el bebé: ropa, leche, pañales, biberones, etc".

"Todos en mi familia nos quedamos sorprendidos. Ella me dejó el bebé a mí para que lo cuide mientras se recuperaba del parto. Vino al tercer día, estuvo 30 minutos solamente y después pasó una semana hasta que regresó".

El vínculo que se terminó


La madre poco a poco se fue alejando por lo que Luis presentó una denuncia para tener la total custodia del bebé.

Después de hacer los trámites legales, el joven obtuvo los derechos de su pequeño. "Llegamos a un acuerdo en el que yo tenía la guardia y custodia del bebé y la patria potestad sería compartida. Me acuerdo muy bien de las palabras que dijo ella ante la jueza: 'Lo quiero ver, pero no lo quiero tener'. La jueza se quedó impactada y fue cuando me dio los derechos".

El joven explicó que ella debía cubrir una pensión alimenticia de 200 pesos por semana y "tendría derecho a verlo las horas establecidas". Sin embargo, el vínculo entre la mujer y su hijo duró apenas unos meses.

"El último día que lo vio fue en marzo del 2019. Desde entonces que no sabemos nada de ella, y ni siquiera me habló para saber si está bien Fabri o no (que no me importa porque se que esta en buenas manos)".

En su relato, que ha ganado trascendencia en los últimos días, aseguró: "A mi hijo no le falta nada y el cariño de madre le sobra porque mi mamá es como su mamá".

Además, señaló que su hijo le cambió la vida: "Muchos pensaran quizás perjudicó o paró mi juventud, pero todo lo contrario. Yo llevaba una vida con excesos, no medía mis peligros, pero desde que llegó a mi vida hubo un cambio rotundo en mí".

"Quizás no me queda mucho dinero para mi porque todo es para él, pero he tenido muchos ángeles que me ayudaron a salir adelante".

"A todas esas personas que han estado cerca de él les estoy eternamente agradecido. Y mis padres y mis hermanos que nunca me han dejado solo, sin ellos no hubiera podido con tanta responsabilidad. Cuando tuve que salir a trabajar mi mamá se encargó completamente de él, sin ellos no sería nada", agregó.

Al finalizar, sentenció: "No todo padre es malo ni toda madre es buena".

El director del Foro de la Familia: «Médico y abortista son antónimos. Uno salva, el otro mata»


Si alguien pregunta a Javier Rodríguez, director general del Foro Español de la Familia, su opinión sobre la causa que ha motivado la última reforma del Código Penal –que entrará en vigor en abril– y la persecución a los provida, este responderá que detrás se esconden los intereses económicos de quienes se dedican al negocio de la muerte, que protege a quien «se lucra a costa del asesinato de seres humanos inocentes y del sufrimiento de sus madres y padres totalmente abandonados».

Esta y muchas otras reivindicaciones y cuestiones de vida o muerte serán con las que los españoles salgan a las calles el próximo domingo 27; para defender la vida desde su concepción hasta la muerte natural, para reclamar una ley de cuidados paliativos, con la que cuidar al que sufre y no eliminarlo, y para combatir por su derecho a luchar la vida.

–Ya ha empezado la cuenta atrás para la Marcha por la Vida, ¿qué cabe esperar para el próximo día 27 de marzo?

–Cabe esperar un nuevo clamor social a favor de la vida humana, decenas de miles de personas unidas en un ambiente de alegría y serenidad, marcado especialmente por la juventud, visibilizando que una sociedad más humana y más justa es posible, una sociedad donde no quepa ninguna forma de discriminación, como las que actualmente se promueven por razón de la etapa de desarrollo vital o por el estado de salud.

–¿Cuáles son sus grandes reivindicaciones en esta ocasión?

–Reivindicamos al Gobierno y a todos los partidos políticos que escuchen a la sociedad, que abandonen su afán ideológico por promover la cultura de la muerte y la discriminación hacia los seres humanos más vulnerables, es decir, los que están por nacer y los que sufren. Reivindicamos que respeten la vida y dignidad humanas sin peros ni excepciones, que ofrezcan ayudas reales a las mujeres y a las familias para que el drama del aborto llegue a su fin, y que avancen en la creación de un sistema de cuidados paliativos que erradique el sufrimiento de las personas, y no a las personas que sufren.

–En la reforma del Código Penal se ha incluido un apartado que elimina la necesidad de denuncia previa. Esto supone equiparar las acciones de los provida que rezan, hacen vigilia o reparten información a los casos de violencia de género contra las mujeres. ¿Qué opina sobre esta comparación?

Si partimos de la premisa de haber introducido en el Código Penal un delito ya existente, pero esta vez con la única característica de que las creencias u opiniones del autor del delito serán las que determinen la aplicación de las penas concretas, cualquier comparación es posible, por muy absurda que sea, como es el caso.

– Acosar es delito y ya está tipificado, se haga en la puerta de un abortorio, en un bar o en el transporte público. Por tanto, la propia reforma sobra, se mire por donde se mire. Aquí lo que están intentando es que rezar en un lugar público determinado sea delito.

Por otra parte, es lógico que para quien abandonar a las madres embarazadas sea lo recomendable y matar sea un derecho, otros derechos fundamentales sean incluso delitos. Desde luego, ponen muy fácil tener claro que, si les molesta, es que es bueno.

–¿Qué opinión le merece la última propuesta de Irene Montero de modificación de la ley del aborto? (eliminación del periodo de reflexión y obligación para los hospitales públicos de contar con un médico abortista).

–Para empezar, médico y abortista son antónimos. Uno salva, el otro mata. Pero es que, como tengamos que comentar cada ocurrencia proveniente de ciertos ministerios, no tendríamos tiempo para cualquier cosa que mereciera la pena. Ya está claro su afán por discriminar, así que no sorprende, desgraciadamente, que sigan empeñándose en erradicar la erradicación de la discriminación.

Lo que Macron pide es que Europa deje de una vez por todas de ser Europa

–¿Por qué se intenta vender el aborto como un derecho, como ha hecho Macron al proponer incluirlo en la carta de derechos fundamentales de la UE?

–Lo que ha expedido Macron no es pedir que se modifique la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, sino pedir que se elimine la propia carta. Me explico: el primer artículo de la carta deja por escrito que la dignidad humana es inviolable y que será respetada y protegida; el segundo artículo comienza estableciendo que «toda persona tiene derecho a la vida»; y el tercero, prohíbe explícitamente las prácticas eugenésicas, así como la prohibición de que el cuerpo humano o partes del mismo se conviertan en objeto de lucro.

Por tanto, lo que ha pedido Macron es que se anulen los tres primeros acuerdos de la Carta de derechos fundamentales de la Unión Europea, es decir, pedir a Europa que deje de una vez por todas de ser Europa. Acabar con la vida de un ser humano inocente no es un derecho, sino barbarie.

–¿Cuáles son las mayores amenazas y obstáculos a los que se enfrente el movimiento provida en la actualidad?

–El movimiento provida es la propia humanidad, es el progreso. Distintos nombres para definir una misma realidad. El obstáculo lleva siendo el mismo desde que se empezó a defender acrítica y acientifícamente que la dignidad humana no es inviolable, que la vida humana no merece respeto y protección en función de determinadas circunstancias: la ignorancia, el secuestro ideológico de la razón.

Día del Niño por Nacer: los católicos nos movilizamos por la vida.



Este viernes 25 de marzo, Día del Niño por Nacer y solemnidad de la Anunciación-Encarnación del Señor, católicos de todo el mundo organizan diferentes iniciativas para defender la vida en todas sus etapas. Desde Vatican News se aproximan a las propuestas que desde Hispanoamérica los católicos están planteando ante un mundo que juega la dialéctica con lo más sagrado que existe: la vida.

Como bien expresó el Papa Francisco, el aborto «es más que un problema, es un homicidio. Quien aborta mata, sin medias palabras». Estas palabras fueron recogidas durante el diálogo con los periodistas en el vuelo de regreso de Eslovaquia, el 15 de septiembre de 2021, donde el Santo Padre indicó: «Tomen cualquier libro de embriología para estudiantes de medicina. La tercera semana después de la concepción, todos los órganos ya están ahí, incluso el ADN… Es una vida humana, esta vida humana debe ser respetada, ¡este principio es tan claro!».

La vida sigue su curso, pase lo que pase

Ante el avance de las leyes abortivas en Hispanoamérica, son distintas las iniciativas por parte de la sociedad civil y la Iglesia para concienciar sobre los fundamentos biológicos que sustentan los principios de la ley natural que acota lo que es y lo que no es una vida.

La comisión episcopal para la Vida, los Laicos y la Familia de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) acuñó como lema para la edición 2022 la frase Abrazar la Vida con ternura y misericordia. En un comunicado difundido el pasado 16 de marzo, la CEA expresó que «hoy más que nunca la realidad exige que nos adentremos, sin miedo, en la totalidad de la existencia humana que se abre camino en distintos contextos y circunstancias, atravesando diversos desafíos, etapas y experiencias. Queremos mirar de frente toda esta realidad, ciertamente compleja, pero también queremos volver a admirar la belleza de la vida y la obra de Dios en cada corazón humano».

Desde la Conferencia Episcopal Venezolana han dedicado desde el 20 hasta el 27 de marzo una semana entera por la vida. Promovida por el departamento de Familia e Infancia del Secretariado Permanente del Episcopado Venezolano y cuyo lema es Custodiar toda la vida.

Inspirada en las palabras de Francisco, para quien defender la vida «es válido para todos, especialmente para las categorías más débiles: los ancianos, los enfermos e incluso los niños a los que se les impide nacer», han planteado una visión integral de la importancia de la vida en todas sus formas. Entre los temas que están abordando los obispos venezolanos, cabe destacar algunas frases que han dejado: «Un nacimiento trae esperanza», «Calidad de vida, atributo de la dignidad humana» y «Los ancianos, maestros de la sabiduría».

Colombia y Uruguay, a favor de la vida

Tras la decisión por parte de la Corte Constitucional de Colombia, que hace un mes aprobó la despenalización del aborto hasta la semana 24 de embarazo, los obispos de este país se han volcado para dar una réplica a todos aquellas asociaciones que creen que abortar a niños de 6 meses es un avance en los derechos de todos. Con la organización de una Jornada Nacional por la Vida, sus promotores han pedido a todos los colombianos "asumir el compromiso por la defensa de la vida en el día a día, ofreciendo una ayuda eficaz a los que atraviesan situaciones de vulnerabilidad”.

Por otro lado, desde Montevideo un grupo de jóvenes provida ha organizado una movilización en el centro de la capital uruguaya, invitando a las familias a participar y «ser la voz de los que no tienen voz», se lee en la convocatoria.

Al sitio concurrirán con carteles, repartirán folletos, se leerá una proclama y compartirán, en un ambiente festivo, el valor que tiene la vida y celebrarla.

España, la siguiente en sumarse

Este próximo 27 de marzo decenas de miles de personas venidas de todas partes de España participarán en la marcha nacional Sí a la Vida. Con más de 500 asociaciones de toda índole, sus organizadores, como todos los que formarán la fila verde que irá desde Serrano con Goya hasta Cibeles esperan mandar un mensaje alto y claro al Gobierno y al conjunto de la sociedad: la vida, desde su origen, no se toca, no se tira a un basurero, no se emplean elementos químicos para su destrucción en el vientre materno. La vida se protege, cuida, promociona y posibilita en toda su dignidad.


La Iglesia excomulgó a diputados que votaron a favor del aborto en Sinaloa.


A través de una carta abierta, la Diócesis de Culiacán da a conocer que los diputados y diputadas que votaron a favor del aborto el pasado 8 de marzo no podrán recibir la santa comunión sacramental y no podrán ser padrinos o acompañantes de otras personas que quieran recibir otros sacramentos, como el Bautismo.

“Hoy tenemos mucha gente escandalizada por la traición pública de la enseñanza de la iglesia sobre la fe y moral de aquellos legisladores que se dicen “católicos”. En efecto es coherente y tiene sentido ¿Cómo puede acercarse a misa y comulgar un fiel que abiertamente promueve y está a favor de políticas contrarias a la vida?”, se lee en el comunicado.

El documento está firmado por el padre Miguel Ángel Soto Gaxiola, responsable diocesano de la Comisión para la vida, Familia, Juventud y Laicos, quien se puso en huelga de hambre en el Congreso del Estado para manifestarse en contra de la aprobación del aborto.

La Diócesis de Culiacán afirma que no se trata de una sanción eclesiástica, sino el reconocimiento del estado objetivamente indigno de una persona a recibir la sagrada comunión, de aquí que exhorta a los diputados que se profesan católicos a ser coherentes con su fe.

En medio de protestas de parte de grupos pro vida a las afueras del poder legislativo, este martes los diputados de Sinaloa aprobaron reformar el Código Penal y la Ley de Salud del Estado de Sinaloa para poder interrumpir el embarazo a las 13 semanas de gestación.

La aprobación en lo general del dictamen se dio con 28 votos a favor, 2 votos en contra, 9 abstenciones y un voto no ejercido por un legislador.

La Ley establece que las 9 abstenciones se suman a favor, por lo que este dictamen quedó aprobado.

Con este dictamen se acata la disposición de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

El aborto no puede ser un triunfo



Con tristeza hemos conocido que esta semana se despenalizó el aborto en Sinaloa, México. Esta noticia se suma a lo que ocurrió hace unas semanas en Colombia, donde la Corte Constitucional se pronunció a favor del aborto hasta la semana 24 de gestación, lo que ha provocado una gran consternación en ese país hermano, y en todo el continente americano. Pero, ¿cuáles son las aristas de esta decisión?

En un primer ángulo del problema, la despenalización implica que la mujer que aborta no es penalizada con cárcel. En este sentido, es importante tener claro que la Iglesia Católica no quiere mujeres en la cárcel. No se trata de perseguir a la mujer que aborta, y menos cuando se trata de víctimas que pueden estar siendo presionadas socialmente para recurrir a esta práctica que les lleva a perder a un hijo, quedando marcadas por el dolor para toda la vida.

Hay un segundo ángulo: el de las personas involucradas en un aborto, la clínica que los ofrece de manera legal o ilegal y convierte la muerte de un ser humano en un gran negocio; los médicos que, al practicar un aborto, están faltando al juramento de cuidar de toda vida; los familiares -e inclusive el padre de ese nuevo ser humano- que pueden estar orillando a la mujer a deshacerse de su hijo, por comodidad, por irresponsabilidad y/o por muchas circunstancias que puedan influir en tal decisión. Cabe mencionar que prácticamente todos los encarcelados actualmente por el delito de aborto tienen que ver con este segundo ángulo.

Un tercer ángulo es la sociedad en la que nos hemos vuelto fríos, desinteresados en los problemas del prójimo. Una sociedad que dice: “Que sea su decisión”, refiriéndose a la mujer embarazada, sin darse cuenta que tal vez no es una decisión libre, sino forzada por las circunstancias y por la falta de solidaridad. Una sociedad que debe despertar para darse cuenta que una mujer embarazada debe ser protegida por las leyes de salud, laborales, sociales, etc.

El cuarto ángulo es el del ser humano en desarrollo. El aborto, en cualquier momento desde la concepción, es inadmisible. No obstante, vemos con mucha preocupación que, de concretarse en Colombia y en otros países de Latinoamérica el aborto a las 24 semanas de gestación, se estaría asesinando a un ser humano con su sistema nervioso, sus pulmones, sus músculos y su oído, desarrollados. A esa edad, lo que el bebé comienza a ganar es madurez de sus músculos y órganos, a fin de estar preparado para el momento del nacimiento.

Un quinto ángulo es el costo económico de los abortos. Sólo en nuestra querida Ciudad de México se han cometido 241,000 abortos en hospitales públicos -sin contar los privados– desde que en el 2007 se despenalizó. Aunado al dolor que causa pensar en esas 241,000 personas que vieron truncada su vida, sus posibilidades, y en las miles de mujeres que perdieron a sus hijos, está el tema ético, de que esos abortos son pagados con recursos públicos; recursos que podrían haberse usado para la compra de medicamentos o tratamientos necesarios en nuestro sistema de salud.

Como podemos ver, la despenalización no implica solamente un aspecto, y viendo los diferentes ángulos, nos podemos dar cuenta que es una tragedia de principio a fin. La sociedad y el gobierno deberían evitar los abortos. La Iglesia, a través de laicos organizados, ha de buscar dar respuestas y acompañamiento a la mujer embarazada, pero hacen falta respuestas en sinergia con todos. Festejar la que ocurrió en Sinaloa y la decisión de la Corte de Colombia en materia de aborto, como un avance en derechos humanos, refleja la miopía de quienes hacen propuestas semejantes y una ideologización de los derechos humanos, que dejan de ser para todos.

¿Los hijos por violación deben ser abortados?


Nataly, chica mexicana, tenía 14 años cuando conoció a un joven de 17 en el gimnasio. El muchacho, que era muy carismático, tenía fama de ser agresivo; su pasado era de abandono, drogas y cárcel y, sin embargo, se portaba agradable y simpático con ella.

Un día, el joven la invitó a salir y la llevó a un lugar oscuro donde la besó a la fuerza. Ella, disgustada, no quiso saber nada de él. Tiempo después lo volvió a encontrar y él le propuso ir a un lugar “increíble” donde le presentaría a su familia. La llevó caminando hacia un lugar despoblado y ahí la tiró por tierra donde la forzó a tener una relación sexual. Después de la violación ella se sintió profundamente humillada y sucia.

---

Otros artículos del autor: Mi novia ya no es virgen, ¿me caso o no me caso?, ¿qué hago?

---

Sin que ella lo advirtiera, en la oscuridad de su cuerpo, los espermatozoides del violador hacían su carrera por las trompas de Falopio hasta que uno de ellos penetró en su óvulo. Después de la unión de los gametos se creó un nuevo ser en su vientre, dotado de un ADN diverso al de la madre y con un alma inmortal creada por Dios. Un nuevo ser humano había entrado en la existencia.

Sin saber de su embarazo, la chica se sumergió en una gran tristeza por la experiencia de la violación. Mientras tanto su período menstrual no se presentaba porque el embrión se había instalado en su endometrio donde se alimentaba y crecía. Cuando los padres de la chica se enteraron, lloraron mucho.

Fueron meses dramáticos con muchos días de llanto, de no comer y no dormir. A pesar de todo, la chica quiso tener a su bebé y nunca se arrepintió de ello. La que fue aquella bebé es hoy una linda mujer de 30 años de edad.

El caso de Nataly –cuyo nombre real no se revela– es descrito por “Save the 1” o “Salvar el 1“, una organización pro vida que tiene 450 personas afiliadas que fueron traídas al mundo por violación. El nombre de esa organización se debe justamente a su objetivo, que es salvar del aborto a ese uno por ciento del total de la cifra total de abortos, que son los casos de abortos que se practican por violación.

---

Otros artículos del autor: Novios embarazados: ¿deben casarse?, ¿qué dice la Iglesia?

---

Como toda mujer que ha sido violada, Nataly tuvo una experiencia horrible, repugnante y traumática. Sus padres seguramente quisieron ayudarla y lo hicieron. De hecho ellos, no obstante las lágrimas y el coraje, se alegraron con el nacimiento de su nieta. Pero si hubieran querido “ayudarla” llevándola a abortar, ellos hubieran cometido otro horrible, traumático y repugnante acto de violencia contra su hija.

El aborto no puede nunca ser esa ayuda para una mujer que ha sido violada. Es un acto de violencia brutal que se utiliza para resolver otro acto de violencia brutal.

La sociedad en general propone que abortar, en caso de violación, es lo correcto. Se les dice a las víctimas que es algo “por su propio bien”, y que es la mejor solución. Se trata de justificar esta postura con la idea de que debe ser horrible ver la cara del violador en el rostro del hijo, y que ese niño le recordará permanentemente a su madre el día en que la violaron.

A quienes están a favor de esta solución se les olvida de que aquí hay dos víctimas: una mujer traumatizada por la violación, y un niño inocente no nacido a quien se aplica la pena de muerte por una acción que cometió su padre. Mientras que al padre culpable se le condena a la cárcel por su delito, al bebé inocente se le impone la pena capital.

Son muchas las mujeres que han quedado embarazadas como resultado de una violación. Los espermatozoides lo pusieron los violadores y los óvulos, ellas. Así que son madres de esos niños. Aquellas que decidieron dar a luz a sus hijos, han dado testimonio de que con el nacimiento sus heridas sanaron, y de que poder ver y sostener a su bebé les ayudó a recuperarse.

---

Otros artículos del autor: ¿Por qué el sexo dentro del Matrimonio es el mejor? Esta es la razón

---

Ellas perciben que Dios es el único que es capaz de convertir un evento trágico y doloroso en algo muy bueno: un ser humano creado a imagen y semejanza de Dios. Y aunque algunas deciden dar a sus bebés en adopción mientras que otras se quedan con ellos, raramente alguna llega a arrepentirse de haber dado a luz un niño al mundo.

Aquellas mujeres que fueron violadas y que deciden abortar a sus hijos, tienen testimonios muy diferentes. Suelen decir que el dolor por el aborto fue más grave que el dolor por la violación, y que fue mucho más complicado y difícil recuperarse de haber abortado que el haber sido violadas. Afirman que, mientras que la violación no las hizo sentir culpables porque no lo eran, el aborto desató en ellas enormes sentimientos de culpa. (Mary Beth Bonacci, Real love).

Jane Moore, esposa y madre de dos hijos, y quien es una mujer concebida por violación dice en su testimonio: “Doy gracias a Dios a menudo porque no me mataron en el vientre de mi madre. Mi corazón se rompe al pensar que el mundo nunca hubiera conocido el regalo de mis dos maravillosos hijos. ¿Se notaría mi ausencia, o la ausencia de mis descendientes? He hecho cosas maravillosas en mi vida y he conocido y amado a personas increíbles. Me gusta pensar que los he moldeado como ellos me han moldeado a mí”. (blog: Salvar el 1)

La vida es increíble y Dios la regala a todo bebé que crece y se mueve en el vientre de su madre, sin importar de qué manera hemos sido concebidos. Él quiere que todos vean, un día, su luz.

Padre Eduardo Hayen.

Aprueba Colombia aborto hasta las 24 semanas: ¿Cómo es un bebé con 24 semanas de gestación?


El pasado lunes 21 de febrero, la Corte Constitucional de Colombia legalizó el aborto hasta las 24 semanas de gestación, o seis meses, en una cerrada votación de cinco votos contra cuatro. 

Con esto, en Colombia será legal abortar a un bebé que ha llegado al 65 por ciento del embarazo. Pero, ¿sabes cómo es un bebé con estas características? 

De acuerdo con la Oficina para la Salud de la Mujer del gobierno de Estados Unidos, un bebé de 24 semanas pesa aproximadamente 700 gramos.

En esta etapa -agrega servicio de información de la Biblioteca Nacional de Medicina estadounidense– sus extremidades y dedos están formados y, desde hace un par de semanas, su madre puede sentir sus movimientos y su corazón se puede escuchar con un estetoscopio.

También puedes leer: ¿Abortaste y lo has ocultado siempre? ¡Leer esto te cambiará la vida!

Estas son algunas características de su desarrollo con 24 semanas: 

- Duerme y despierta periódicamente. 

- Ya tiene huellas dactilares.

- Su médula ósea comienza a producir glóbulos sanguíneos.

- Si es niño, sus testículos se comienzan desplazar del abdomen al escroto.

- Si es niña, su útero y ovarios están en su lugar y ya se han formado los óvulos que expulsarán los ovarios a lo largo de su vida.

- Desarrolla el reflejo de agarre y presión. 

¿Pueden sobrevivir? 

Llegado a este punto de la gestación, ¿cuáles son las posibilidades de supervivencia de un bebé con 24 semanas de gestación? 

En entrevista con el diario español El País, el doctor Máximo Vento, presidente de la Sociedad Española de Neonatología, aseguró que con los cuidados y el equipo adecuado, un bebé con 24 semanas tendría 50 por ciento de posibilidades de sobrevivir fuera del vientre, una cifra que se eleva hasta más del 85 por ciento con sólo dos semanas más de gestación. 

En este último supuesto, 8 de cada 10 niños no tendrían ninguna secuela en su desarrollo.


¿Abortaste y lo has ocultado siempre? ¡Leer esto te cambiará la vida!


Hace años, cuando servía en mi primera parroquia, recuerdo que una tarde llegó una chica hecha un mar de llanto y dando gritos de desesperación.

Inconsolable y profundamente arrepentida la mujer, quien tendría unos 20 años de edad, vino directamente a la iglesia luego de haber abortado a su bebé en una clínica de la vecina ciudad de El Paso Texas.

Era tan aguda su consternación que me pareció que podría compararse a la de una madre que ve que un coche atropella a su bebé. Jamás olvidaré su llanto y su sentido arrepentimiento.

Hay mujeres que después de haber abortado no se atreven a acercarse a un confesionario por el temor de ser rechazadas o juzgadas. Creen que del aborto cometido Dios no las puede perdonar; sienten que sido un pecado tan grave que ni ellas mismas se pueden perdonar.

Dios se inclina para otorgar el perdón

Ciertamente ha sido un pecado muy grave –no hay que ocultarlo– puesto que una vida inocente ha sido sesgada. Sin embargo esas mujeres ignoran que sus sentimientos o tormentos de culpa, aunados a su arrepentimiento sincero, son una gracia que Dios pone en sus almas para atraerlas a su misericordia.

El remordimiento de conciencia es el mecanismo por el que Dios atrae a las almas para unirlas a su amor curativo. Siguiendo la luz de su conciencia se llega a las mismas fuentes del perdón.

Muchas de las mujeres que hoy están a favor del aborto despiertan de su engaño después de haberse practicado un aborto.

Un sinnúmero de ellas que han abortado –y también los hombres que las indujeron a abortar– han encontrado en el confesionario el amor misericordioso de Dios, que no ha venido a condenar sino a salvar lo que estaba perdido.

Un principio del sacramento de la Confesión es que, cuando el corazón está arrepentido y dispuesto a no volver a cometer el pecado, Dios se inclina para otorgar su perdón, por más grave que la culpa haya sido.

El perdón de Dios es necesario para recuperar la Paz

Otras en cambio, adoctrinadas por las mentiras feministas, reprimen su culpa y presumen de que el aborto las liberó; hay quienes cínicamente dicen, incluso, que lo volverían a repetir.

A esas no podemos llamarlas sino verdaderas desgraciadas, por la sencilla razón de que sus almas rechazan la gracia.

Si hicieran un poco de silencio y escucharan esos pequeños pies en su conciencia; si se metieran en los pliegues de su corazón y escucharan la voz de Dios que les habla en su interior, despertarían de la embriaguez de su ideología, reconocerían que lo que hicieron estuvo muy mal hecho y descubrirían que el arrepentimiento y el pedir perdón a Dios son necesarios para recuperar la paz del corazón.

Muchas mujeres que abortan no saben el tesoro de Jesús dejó para su Iglesia en el Sacramento de la Confesión. Es una pena muy grande que la mayoría de los católicos se confiesen únicamente cuando son niños y hacen su Primera Comunión.

En Estados Unidos, el Centro de Investigaciones Aplicadas en el Apostolado de la Universidad de Georgetown hizo un estudio sobre el sacramento de la Reconciliación y descubrió que tres cuartas partes de los católicos no han participado en este sacramento en, al menos, un año.

Si la mayoría de los católicos acudieran con frecuencia a los confesionarios, estoy seguro de que no habría tantos enfermos mentales.

Aunque una mujer que se ha procurado el aborto encontrará el perdón de Dios al impartírsele la absolución sacramental en la Confesión, no volverá a tener una vida como antes la tenía.

Secuelas emocionales, físicas y espirituales del aborto

El aborto tiene profundas consecuencias emocionales para la mujer, así como para las personas que participan en él. La violencia homicida ocurre dentro del cuerpo de la mujer, lo cual le provoca un serio trauma emocional a largo plazo.

El aborto le trae profundas consecuencias psicológicas que van desde la culpa, el arrepentimiento y la depresión, hasta el consumo de drogas, la promiscuidad sexual, la desesperación y el suicidio.

Este trauma post aborto lo sufren mujeres de todas las edades, pero afecta especialmente a las adolescentes.

Por ser una experiencia demasiado dolorosa para enfrentar directamente, el síndrome o trauma post aborto puede ser reprimido y sepultado en el silencio durante años. Pero pueden ocurrir eventos que hagan detonar en la mujer la respuesta traumática completa.

Por ejemplo, cuando viene un segundo embarazo en la vida de la mujer que abortó, y ella mira a su bebé vivo a través del ultrasonido, y ve cómo se mueve, su imaginación se abre; empieza a comparar a su bebé abortado con el niño que viene en camino, y es entonces cuando se da cuenta de que no se trataba –como le dijeron– de una “pequeña bolsa de células”, sino de un ser humano vivo. Ese despertar a la verdad detona en ella una profunda ola de dolor traumático.

¿Cómo debe actuar un católico frente a una mujer que aborta?

Ante la dramática realidad de la mujer que abortó, la respuesta de los católicos no debe ser condenatoria. Al contrario, hemos de mostrar todo el amor misericordioso de Dios que quiere perdonar y curar los corazones heridos.

Podemos encauzar a estas mujeres hacia los centros de ayuda a la mujer con embarazo en crisis que existen en muchas diócesis. Muchos de estos centros cuentan con programas curativos o retiros espirituales para quienes han abortado, o bien podemos encaminarlas con algún sacerdote o ministro de culto para hablar con ellas.

Recordemos que el aborto también afecta a los maridos, novios, padres de familia y hermanos.

La mentalidad “pro choice” o “pro elección” es una mentira infame. Me quedó claro cuando traté de consolar a aquella chica que, con una angustia escalofriante por haber abortado, hace años llegó a mi parroquia. El aborto mata a los bebés y a los corazones de las madres. Por eso el aborto jamás será una buena elección.

POR PBRO. EDUARDO HAYEN CUARÓN

Iglesia y sociedad civil convocan a megamarcha contra el aborto, a favor de la mujer y de la vida.



El próximo domingo 3 de octubre, miles de personas se concentrarán en la avenida Reforma de la Ciudad de México para manifestar su rechazo a los recientes fallos de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.


Las recientes resoluciones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de México (SCJN) con relación al aborto, han desatado fuertes críticas tanto de la Iglesia Católica como de la sociedad civil, mismas que una vez más se unen para convocar a una megamarcha el próximo 3 de octubre sobre avenida Reforma en la Ciudad de México.

Las dos últimas semanas los ministros de la SCJN resolvieron dos acciones de inconstitucionalidad: una a favor de que en el estado de Coahuila no se penalice el aborto, y otra, en la que se determina que el Congreso del estado de Sinaloa no tiene facultades para proteger la vida humana en el vientre materno.

En otras ocasiones el binomio Iglesia-sociedad civil ha convocado a manifestaciones masivas ante las decisiones del poder legislativo, siendo una de las más importantes la de septiembre de 2016, cuando alrededor de 400 mil personas en la Ciudad de México y 1 millón 400 mil a nivel nacional -cifras del Frente Nacional por la Familia– manifestaron su rechazo en contra del “matrimonio igualitario”.

La Iglesia se suma a la convocatoria

En esta ocasión, la concentración será coordinada por Marcial Padilla González, director de la organización 'ConParticipación', pero cuenta con el apoyo de la Conferencia del Episcopado Mexicano a través de la Dimensión Episcopal de Vida.

Como adelantó a Vida Nueva, el obispo de Nuevo Casas Grandes, Jesús José Herrera Quiñonez, responsable de la Dimensión Episcopal de Vida de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), esta marcha es parte de las acciones en las que participa la Iglesia para que los fieles tomen conciencia de lo que implica atentar contra la dignidad humana y los derechos fundamentales de toda persona, desde el momento de su concepción hasta su muerte natural.

“Los obispos hemos analizado esas iniciativas y las apoyaremos, para que -siempre dentro de la ley- se manifiesten los fieles y puedan ejercer su derecho para dar soluciones reales a problemas complejos", dijo.

Una convocatoria nacional

A través de una carta firmada tanto por el obispo Herrera Quiñónez como por el presidente y el secretario general de la CEM, Rogelio Cabrera y Alfonso Mirada, respectivamente, la Dimensión Episcopal de la Vida explicó que diversos laicos de distintas organizaciones sociales, católicos y no católicos, se han acercado al episcopado para proponer una presencia masiva en la Ciudad de México con el fin de manifestar el aprecio y la protección de la vida humana de la mujer y de su hijo en toda circunstancia.

"Vemos con agrado las numerosas acciones y manifestaciones que se han dado en todo el país, y animamos a los laicos a seguir haciéndolo (…) Como pastores estamos llamados a acompañar, impulsar y respaldar las acciones de nuestros fieles de tal manera que esta concentración de miles de hombres y mujeres -dentro del marco de la ley- sea una expresión nacida desde la fe hecha caridad a favor de soluciones reales a las necesidades de la mujer y su dignidad, al mismo tiempo que se hace visible y se respeta la integridad del derecho a la vida del hijo o hija en gestación".

A favor de la mujer y de la vida

La concentración forma parte de una campaña que lleva como título: “A favor de la mujer y de la vida”, y reunirá a organizaciones sociales de todo el país, por lo que la CEM exhortó a los obispos y sacerdotes a que en las misas dominicales y por otros medios que se consideren oportunos, se invite y se anime para que el mayor número posible de personas acuda, dándoles las facilidades para que puedan asistir.

Herrera Quiñónez ha insistido en que la Iglesia católica está de acuerdo en que la cárcel no es una solución a la problemática de la mujer que aborta y más bien puede ocasionar su revictimización, pero rechaza tajantemente que le “quite la protección de la ley al ser humano en gestación”.

Considera que “el aborto es un tema complejo que se debe atender desde todos los ángulos que lo afectan, no solo desde el judicial. Debe atenderse a la mujer que llega a la dramática situación de considerarlo, debe atenderse al hijo cuya vida se ve eliminada, debe atenderse el contexto que empujó a la madre a esa situación, y así sucesivamente”.

Los obispos confían en que la Corte recapacite y busque la manera de preservar la dignidad de la mujer sin enviarla a la cárcel, y simultáneamente mantener protegida legalmente la vida del hijo en gestación.

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES