sábado, 24 de marzo de 2018

Los testigos de Jehová y el tema del alma


LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ Y EL TEMA SOBRE EL ALMA
Por Israel Octavio Hernández

Los testigos de Jehová no creen en el alma espiritual, ni mucho menos que sea inmortal, pues ellos dicen que el alma es nuestro cuerpo mismo, y al morir el cuerpo prácticamente el alma muere, pues cuerpo y alma es lo mismo.

Para eso ellos utilizan textos bíblicos mal interpretados sacados de su contexto, los cuales vamos a profundizar a continuación y ver el verdadero significado de dichas citas.

Veamos tres textos básicos que ellos utilizan.

1er TEXTO

(SALMOS 146,4) Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

“su soplo exhala, a su barro retorna, y en ese día sus proyectos fenecen.”

(Salmos 146,4-5 Biblia de Jerusalén)

“Sale su espíritu, él vuelve al suelo; en ese día de veras perecen sus pensamientos”

(Salmos 146,4 Traducción del nuevo mundo)

La exégesis de los TJ interpreta el pasaje como una clara referencia a que tras la muerte el ser humano deja de pensar y, por lo tanto, queda inconsciente, aniquilado.

Pero el texto no está hablando para nada de actividad mental o psicológica.

La palabra hebrea que se traduce aquí por “pensamientos” es “stnio”, es decir, “SUS PROYECTOS”.

Viendo los contextos:

Lo que el salmista está diciendo no es que el hombre queda deshecho con la muerte como enseñan los TJ, sino que no confiemos en los hombres poderosos (versículo 3); y esto por una razón muy simple: se mueren, y todos los proyectos que tenían desaparecen con ellos (versículo 4). Nuestra esperanza por el contrario, debe descansar en Dios (versículo 5).

Mucho nos tenemos que los TJ, que han puesto su confianza en seres humanos poderosos que les enseñan que no hay nada tras la muerte, pueden llevarse una sorpresa; y no es para menos si consideramos que su punto de vista se basa en un desconocimiento de lo que significa el alma en la Biblia y en un par de pasajes descontextualizados.

2o TEXTO

(EZEQUIEL 18,4) Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

“Miren. Todas las almas….a mí me pertenecen. Como el alma del padre, así igualmente el alma del hijo….a mí me pertenecen. El alma que peca…, ella misma morirá" ( Ez 18,4 Traducción del nuevo mundo)

De este texto (dotado por cierto, de una sintaxis horripilante en la versión de los TJ) deducen que el alma es mortal y por lo tanto, que todo concluye con la muerte física. Tal tesis se basa en un ignorancia bíblica de considerable calibre.

Los TJ no han sabido distinguir (como lo hacen los escritores bíblicos) entre muerte espiritual y muerte corporal.

La muerte implica en la Biblia fundamentalmente la idea de separación. La muerte corporal no es sino la separación entre el cuerpo y el alma. Repetidos pasajes de la Biblia hacen referencia a una concepción que indica que la muerte está marcada por la salida del alma del interior del cuerpo (Gén 35,18).

La idea de la muerte espiritual o muerte del alma arranca del mismo concepto de separación. Cuando se habla de un alma muerta, se hace referencia en la Biblia a la separación que opera el pecado entre ésta y Dios, pero no sé implica en absoluto que el alma sea mortal o que en el momento de la muerte el ser humano como tal deje de existir.

Es cierto que el pecado significa la muerte del alma; pero este es en un sentido simbólico que no indica ni inconsciencia ni mortalidad real. Un ejemplo claro de que esto es así lo hallamos por ejemplo en la carta a los Efesios donde leemos:

“Además, ustedes (Dios los vivificó), aunque estaban muertos en sus ofensas y pecados” (Ef 2,1 Traducción del nuevo mundo)

Cualquier TJ sabe que el Apóstol San Pablo habla en este pasaje de muerte en sentido espiritual y por lo tanto, símbolico.

No está diciendo que aquella gente pecadora estuviera literal y físicamente muerta, sin sentir ni padecer. No, lo que San Pablo dice es que sus pecados les habían producido una muerte espiritual, una separación de Dios, una alineación del creador, si bien, no cabe la menor duda, habían seguido vivos y sintiendo en medio de esa muerte espiritual, puesto que posteriormente escucharon la predicación del apóstol y la aceptaron como mensaje de salvación.

En el mismo sentido dice (Santiago 5,20) que el que hace un pecador se arrepienta salva su alma de la muerte.

La exégesis es sencilla: aquel que hace que un pecador se vuelva de su estado pecaminoso, está logrando que se salve de un estado de muerte del alma; no porque no se sienta no sufra,sino porque hasta entonces ha habido una separación absoluta entre él y Dios.

He aquí otros textos que hablan sobre la muerte espiritual:

Col 2,13; Ef 5,8; Ef 4,18; Rom 3,23; Rom 5,12-15;

El sentido de los textos en que se habla de “muerte del alma” es tan palpable que estamos seguros de que si no fuera por las anteojeras que coloca la secta a sus adeptos, estos los verían con toda su claridad. Y es que la Biblia lo enseña con transparencia meridiana.

3er TEXTO
ECLESIASTÉS 9,5
Y LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ

"Porque los vivos tienen conciencia de que morirán; pero en cuanto a los muertos, ellos no tienen conciencia de nada en absoluto, ni tienen ya más salario, porque el recuerdo de ellos se ha olvidado" (Eclesiastés 9,5 TNM)

De acuerdo con la muy pobre exégesis de los TJ, aquí se nos enseña que los muertos están inconscientes, de lo que se desprende que no hay vida tras la muerte.

Para contestar esta objeción desearía hacer algunas puntualizaciones.

En primer lugar hay que tener en cuenta el contexto que proporciona el libro de Eclesiastés. En este hasta llegar al capítulo 12, el autor reproduce lo que el hombre carnal ve "DEBAJO DEL SOL", no pretende sino hacerse eco de lo que pensaría uno que no contara con lo que hay "Arriba del sol".

Por eso en el verso 6 dice:

"También, su amor y su odio y sus celos ya han perecido, y no tienen ya más porción hasta tiempo indefinido en cosa alguna que tenga que hacerse bajo el sol" (TNM)

Teniendo esto en cuenta, se explica el tono de cierto epicureísmo despreocupado y de una innegable amargura que rezuman algunas de sus expresiones.

Por ello intentar basar una doctrina en frases aisladas del Eclesiastés es mala teología y peor exégesis. No obstante lo anterior, hay que señalar que el pasaje de Eclesiastés 9,5 no enseña que los muertos estén inconscientes, sino QUE IGNORAN ALGUNAS CIRCUNSTANCIAS

La expresión hebrea que utiliza la TNM traduce por "No tienen conciencia de nada en absoluto" es:"ynm yodtsym m' umh", literalmente traducido:
"No saben nada" como lo traducen las versiones más serias y honestas.
El no saber, el ignorar, no es lo mismo que estar inconscientes, sin sentir ni padecer. Millones de personas en este planeta ignoran o no saben lo que ocurre en el otro lado del planeta, pero viven, sufren y sienten.

A los muertos se les olvida generalmente con el tiempo y ya no reciben nada de los vivos, y además ignoran en términos generales que sucede "DEBAJO DEL SOL"; pero de eso no se desprende que no sientan.
Pretender dar ese contenido al texto implica un prejuicio interpretativo injustificable en un lector imparcial y honesto del texto sagrado.

Así que el texto enseña más bien que mientras haya vida, hay esperanza, pero que cuando el hombre muere, ya no tiene parte alguna en las cosas que suceden aquí en la Tierra "DEBAJO DEL SOL" (vers. 3; 6; 11; 13). La muerte cierra la puerta y toda actividad terrenal termina. La mayoría de los hombres se olvidan ("su memoria es puesta en olvido", "su memoria está olvidada").

Por lo tanto, "mejor es perro vivo que león muerto" (como dice el vers. 4), es decir, el hombre vivo todavía puede hacer muchas cosas y disfrutar de la vida física, y el hombre aunque sea de mucho renombre no puede hacer nada aquí en la Tierra (DEBAJO DEL SOL) cuando muere.

Durante su vida el hombre contribuye a las actividades terrenales movido por "su amor, su odio y sus celos" (vers. 6), pero cuando el hombre muere "perecieron ya" estas cosas "y nunca más tendrán parte en todo lo que se hace "debajo del sol".

"Ni tienen más paga". La "paga" incluye varias cosas:

"Mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena"
(Eclesiastés 2,10)

"No hay cosa mejor para el hombre que alegrarse en su trabajo, porque esta es su parte"
(Eclesiastés 3,22)

"Lo bueno es comer y beber, y gozar uno del bien de todo su trabajo con que se fatiga debajo del sol.....Porque esta es su parte. Así mismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también Facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios" (Eclesiastés 5,18-19)

"Goza de la vida con la mujer que amas, todos los días de la vida... esta es tu parte en la vida"
(Eclesiastés 9,9)

TODAS ESTAS COSAS PERTENECEN A ESTA VIDA; al morir el hombre ya no participa de ninguna de ellas:
"y nunca más tendrán parte de todo lo que se hace debajo del sol" (vers.6)
"Todo lo que te viniera a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, a donde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia ni sabiduría". (Vers. 10)

Vemos pues que la enseñanza materialista de los TJ no se encuentra en este texto, porque el escritor del Eclesiastés limita lo que dice en estos versículos a lo que sucede "DEBAJO DEL SOL", es decir, los muertos "NO SABEN" lo que sucede aquí en la Tierra, pero eso no significa que no tengan consciencia y que no sientan o no padezcan.

Conclusión

Los TJ limitan la definición de ciertas palabras bíblicas a una sola definición. Dicen que "alma" quiere decir "persona" y qué "espíritu" significa "energia", pero muchas palabras tienen dos o más definiciones. El significado verdadero de una palabra se aprende no solamente por su definición radical (su etimología), sino también por su uso. Por lo tanto, es necesario que se estudie el contexto para entender el texto o la palabra bajo consideración.

Los TJ no buscan la Salvación que Jesús nos ha traído. Ellos ignoran el Plan de Salvación porque este no les interesa. Solamente quieren hablar de un reino terrenal. Para ellos lo importante es este mundo, y sólo quieren que esta tierra sea renovada. Por lo tanto, no quieren aceptar la verdad bíblica de que el hombre es espiritual.




Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!
 



3 comentarios:

  1. yo se que cuando una persona fallece su espiritu sale del cuerpo como una chispa lo que me interesa saber si ese espiritu sabe que ya no pertenece a este mundo y va a la presencia de DIOS a rendir cuentas de su vida terrenal o sera que no sabe nada de nada esa es mi pregunta Responder por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Génesis 2:7 Dios sopló espíritu en la nariz de Adán ----> aliento de vida.

      Eclesiastés 12:7 el cuerpo va a la tierra, y el espíritu o aliento vuelve a Dios que lo dio, es parte de Dios, su aliento de vida, no es un ser incorporeo con conciencia. Ese aliento es dado en la resurrección. Daniel 12.2

      Eliminar
  2. Que raro, dicen que los muertos ignoran todo lo que pase en la tierra, sin embargo no ignoran ellos las oraciones de los vivos para que intercedan en su favor. Gran contradicción hermanos.

    ResponderEliminar

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES