jueves, 22 de marzo de 2018

¿Apariciones o visiones de la Virgen? ¿Cuál es la diferencia?


SOBRE LA SANTA VIRGEN MARÍA

¿APARICIONES O VISIONES?
Por Israel Octavio Hernández

¿Apariciones de la Virgen? Para entender las apariciones marianas, es necesario distinguir la diferencia entre “apariciones” y “visiones”.

Una “aparición” es un fenómeno objetivo, es decir, un hecho de naturaleza física y corporal, que se produce fuera de nosotros, y que por ello no depende de alguien que capta sino de quien se presenta. Pongamos un ejemplo.

Si se reúne un grupo de personas en una habitación y de pronto entra alguien por la puerta, todos los presentes lo verán. Esa es una aparición, pues hay una presencia física, exterior a quien la ve.

Pero si en ese mismo grupo de personas alguien comienza a decir: “¡Veo a la Virgen, veo a la Virgen!”, y nadie más la percibe, eso es indudablemente una “visión”, no una “aparición”. Para que se trate de una “aparición”, el suceso debe producirse fuera de la persona, y por lo tanto es capaz de ser percibido por todos.

Ahora bien, según esta distinción todos los fenómenos marianos que se han dado en la historia han sido siempre “visiones”, NO “apariciones”.

En el de Lourdes, por ejemplo, la única en ver a la Virgen fue la pequeña Bernadette.

En el de Fátima o de La Salette, a pesar de los muchos testigos presentes sólo los pastorcitos “vieron” a Nuestra Santa Madre. No fueron pues apariciones, sino visiones.

Por eso el Papa Benedicto XIV, pedía que no se hablará más de “apariciones” de la Virgen, sino de “visiones”. (Opera Omnia. De Servorum Dei Beatificatione et Beatorum Canonizatione, Roma, ed.an, 1841, tomo II, Cap. XXXII)

Por eso hermanos Católicos, NO SE CREAN TODO LO QUE VEN EN LAS REDES SOCIALES, que la Virgen se apreció en un árbol, un sartén, una foto etc.etc.

Cuando hay una manifestación auténtica de Nuestra Santa Madre, tiene como finalidad LA SANTIFICACIÓN ante todo del vidente.

Los casos de Lourdes (cuyos mensajes hicieron Santa a Bernadette Soubirous) y de Fátima (cuyos mensajes hicieron a Lucia abandonar el mundo e ingresar como monja de clausura) lo ilustran perfectamente.

Por eso el primer destinatario de los mensajes es la persona que los recibió, no los demás (por eso la Iglesia les llama mensajes privados), ella es quien debe meditarlos, convertirse y cambiar de vida. Sólo ella queda comprometida a vivir lo que los mensajes piden (claro dependiendo la circunstancia, el vidente puede difundir el mensaje para la conversión del mundo a Cristo).

En este sentido, la Iglesia considera y con razón, que el testimonio de vida del vidente es la mejor prueba de la autenticidad de un mensaje.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES