Jesús le arrebata almas al demonio cuando rezamos el Rosario, esto fue lo que confesó el demonio durante un exorcismo.




Al norte de Italia, más precisamente en el pueblo de Lecco, aconteció un suceso que dejó pasmado al párroco de la localidad, al seminarista y a los laicos (hombres y mujeres) que asistieron al sacerdote durante una sesión de exorcismo.

La madre de un joven de 24 años (de quien se omite el nombre por cuestiones de privacidad) acudió a ver a su párroco para contarle que su hijo, a su entender, sufría de una posesión demoniaca, pues durante la noche le había escuchado blasfemar con una voz deformada, algo ronca, distinta a la voz natural de su hijo.

La madre, que dormía en la habitación contigua, se despertó al escuchar gritos y palabras extrañas sobre cosas que desconocía, pero pudo reconocer las evidentes blasfemias que su hijo (o más bien el demonio a través de su hijo) profería. 

La madre entró a la habitación y despertó a su hijo, quien al despertar no recordaba absolutamente nada y negaba estar diciendo todas aquellas cosas contra Jesús y su Madre Santísima. 

En un inicio el sacerdote dudó de la historia, y decidió entrevistarse con el joven y justamente mientras hablaba con él, el demonio se apoderó del muchacho y le dijo “no ha sido el chico el que dijo todo eso, fui yo, maldito sacerdote”. 

Inmediatamente el presbítero corrió hacia su oficina, donde guardaba algunos manuales de exorcismo que jamás creyó tener que utilizar. Llamó a un seminarista que se encontraba sirviendo por aquellos días en la parroquia y a un par de laicos de su confianza. 

Entraron todos al salón donde el sacerdote había estado entrevistando al joven poseído y el demonio comenzó a burlarse, diciendo que no podrían con él. El sacerdote comenzó con las oraciones del manual, pero el demonio solo reía, aunque se alteraba un poco cuando le lanzaban agua bendita.

Pero lo que definitivamente hizo enfurecer a aquel demonio fue cuando le mostraron un Rosario y lo pusieron en el cuello del poseso. El seminarista y los dos laicos tuvieron que sujetar al joven, pues el demonio se revolvía del terror y el odio que sentía por el Rosario y se puso mil veces peores cuando comenzaron a rezar propiamente el Santo Rosario.

Si bien los demonios siempre mienten, están obligados por Dios a decir la verdad cuando un sacerdote  les conjura en el nombre de Jesús a hablar sin engaños. Dios permite esto para que su pueblo conozca mejor el actuar de los demonios y los fieles puedan estar mejor preparados en la batalla espiritual. 

El sacerdote le preguntó por qué se ponía así cuando se rezaba el Rosario y demonio contestó tajante:

“Porque con ese rezo ella (la Virgen María) logra que Dios me arranque muchas almas; me ha arrebatado muchas que ya eran mías”.

El sacerdote le cuestionó si le hacía daño la camándula (el objeto con el que rezamos el Rosario, compuesto por la cruz y las cuentas) o el rezo de los Padrenuestros y las decenas de Avemarías y el demonio replicó:

“Ese maldito objeto me causa repulsión, pero aun así, con algo de esfuerzo extra, puedo tentar a quien lo porta, aunque esté bendecido, pero si lo rezan me destruyen, porque cuando ustedes rezan el Rosario la mujer (de nuevo refiriéndose a la Virgen) pone todas esas rosas espirituales en el altar del cielo y Dios le concede muchas gracias para todos sus hijos”

“¿Y cómo te arrebata las almas?” – preguntó el sacerdote.

“Cuando los católicos rezan el Rosario por la conversión de un ateo, de un satánico, de un protestante o de quien sea que esté lejos de Dios, la intercesión de la mujer es muy poderosa y su Hijo me arrebata a las almas y se las da a ella”.

Luego de esto, la sesión continuó, el sacerdote mandó llamar a un grupo de adoradoras Eucarísticas para que, turnándose, rezaran el Rosario frente al Santo Sacramento intensamente, y luego de alrededor de unas 14 horas, por fin el demonio salió del cuerpo del joven.

Recemos a diario el Rosario, arranquémosle almas a Satanás y llevémoslas a los pies de Cristo y de María. 

5 comentarios:

  1. La virgen Maria siempre cuida a sus hijos y el maligno le teme, unámonos en oración y pidamos por la conversión de muchas almas

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Resemos hermanos por todos los nesecitados

      Borrar
  2. Mi esposa y yo rezamos el Santo Rosario y la coronilla al Señor de la divina Misericordia

    ResponderBorrar
  3. Te piedad de todos nosotros Sr Jesús 🙏📿🙏

    ResponderBorrar

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES