Halloween, más allá de sus orígenes, es actualmente el festejo de la fealdad, del horror y de lo impuro.



No pretendemos indagar aquí el origen de la fiesta de Halloween, y si esta celebración alguna vez tuvo tal o cual significado. Algunos dicen que es la pre-celebración del Día de Todos los Santos, catolicizada por la Iglesia Católica de las fiestas celtas; otros, que se originaron directamente del culto al demonio para afrontar la celebración cristiana del 1 de noviembre.

Esto no nos importa ahora, sino la fiesta que se celebra hoy. Para Halloween, la costumbre es volverse horrible. Ya sea en honor a las películas y series de terror — hoy tan, pero tan de moda — o para ilustrar la celebración de las brujas que, según nos cuentan, eran todas deformes y llenas de aderezos salvajes. En la práctica, el objetivo es lograr un grado inmenso de antinaturalidad: son los colores oscuros, las deformaciones provocadas por el maquillaje y los objetos sospechosos.

Por lo tanto, Halloween celebra lo feo, lo antinatural, lo doloroso. En un día normal, en cualquier otra semana del año, presentarse con un corte en la cara que la atraviesa de arriba a abajo es terrible, y estoy seguro de que muchos sentirán lástima y pena por el tipo que haga eso. Sin embargo, en Halloween es todo lo contrario: cuanto más grande es el corte, mayor es la admiración y la felicitación. En el campo de las ideas, no hay ninguna que sea reprobable. Pero, ¿y las tendencias? ¿Y para todos los jóvenes que se dan cuenta que se felicita el choque con lo natural? ¿O para el pequeño que soñaba con príncipes y hadas, y cuando ve el esqueleto, se da cuenta de que no hay repulsión ni retraimiento?

La formación de los jóvenes depende sobre todo de las tendencias. Y cuando el mal tiende a celebrarse, cuando lo feo se convierte en el punto de honor, algo se trastorna en el alma de la juventud: ¿se permite lo vil, entonces? ¿Puede lo malo, lo horrible, ser una opción? Por supuesto, festejar Halloween no convierte a una persona en un ser malo, pecador, condenado al infierno; sino que, habiendo permitido a la sociedad normalizar esta fiesta, muestra lo enfermas que están las tendencias hacia lo feo en la comunidad humana.

Quiera Dios hacernos cristianos de cuerpo, alma y mente, y que sepamos aumentar en nuestro hogar, en nuestros círculos sociales, las tendencias hacia lo bello, y no hacia lo feo, porque sólo así habrá mayores márgenes para las buenas ideas y para el bien en general. Esto es lo que debemos pedir a Nuestra Señora ya todos los ángeles del Cielo a finales de octubre.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES