lunes, 10 de septiembre de 2018

Letanías de la sotana, la oración del sacerdote para permanecer fiel



AYUDEMOS A NUESTROS SACERDOTES A PERSEVERAR EN SU MINISTERIO

COMPARTE LAS LETANÍAS DE LA SOTANA CON TU SACERDOTE, PARA QUE REALICE ESTA ORACIÓN Y LE AYUDE SER FIEL A SU SACERDOCIO

LETANÍAS DE LA SOTANA

Señor misericordioso que, sin mérito alguno por mi parte, me has escogido entre tantos millones de hombres para que sea tu Sacerdote: consérvame la santa sotana.

Para que yo recuerde siempre tu elección singular sobre mí: consérvame la santa sotana.

Para que ante el mundo predique el Evangelio aun sin hablar: consérvame la santa sotana.

Para encender una luz de vida eterna en medio de los hijos de la muerte: consérvame la santa sotana.

Para que todos puedan acudir más fácilmente a la fuente de aguas vivas: consérvame la santa sotana.

Para que me comprometa públicamente a ser luz y no tinieblas: consérvame la santa sotana.

Para recordar a los que me vean que soy faro de luz de vida y mediador entre Dios y los hombres: consérvame la santa sotana.

Para que no sea yo luz bajo el celemín, sino en el candelero, para que alumbre a todos los de la casa: consérvame la santa sotana.

Para que puedan hallar mejor a tu ministro los que con ansia o en agonía lo precisan: consérvame la santa sotana.

Para mejor recordar a los señalados de la tribu de Leví: consérvame la santa sotana.

Para que, expuesto a la vista de todos los pueblos, sea luz que ilumine a los gentiles y la gloria de tu pueblo: consérvame la santa sotana.

Para que sea bandera discutida y resurrección y ruina de muchos en Israel: consérvame la santa sotana.

Para estar más cerca del supremo testimonio de amor a Cristo: consérvame la santa sotana.

Para reparación pública por los pecados y crímenes públicos: consérvame la santa sotana.

Para que mi luz brille no sólo ante Ti sino también más fácilmente ante los hombres, a fin de que glorifiquen al Padre que está en los Cielos: consérvame la santa sotana.

Para dar testimonio como sacerdote que soy, y no como seglar que no soy: consérvame la santa sotana.

Para que el Rosario por mí rezado, en el metro, en el autobús o por la calle, aparezca como Rosario rezado por un sacerdote: consérvame la santa sotana.

Para mostrar lo que se es y no lo que no se es, en este tiempo de autenticidad: consérvame la santa sotana.

Para ayudar a los hermanos con la imagen externa en el siglo de la imagen: consérvame la santa sotana.

Para proporcionar antídoto sacralizador ante los movimientos secularizadores: consérvame la santa sotana.

Para ser ante los hombres signo visible de la Iglesia visible: consérvame la santa sotana.

Para dar a mi sacerdocio un ángel de la guarda más: consérvame la santa sotana.

Para alegría de los niños: consérvame la santa sotana.

Para consuelo de ancianos y moribundos: consérvame la santa sotana.

Para comunicar fortaleza a los jóvenes: consérvame la santa sotana.

Para que mejor te confiese delante de los hombres: consérvame la santa sotana.

Para que todos sepan que estoy en el mundo pero que no soy del mundo: consérvame la santa sotana.

Para que Tú me confieses delante de tu Padre que está en los Cielos: consérvame la santa sotana.

Para mejor repartir tu paz: consérvame la santa sotana.

Para mejor reconciliar a los enemistados: consérvame la santa sotana.

Para que todos sepan que estoy muerto al mundo para vivir para Dios y los hermanos: consérvame la santa sotana.

Para la siembra de vocaciones en los pequeñuelos y en los jóvenes: consérvame la santa sotana.

Para recordar mejor la gran gracia de la mediadora de todas ellas, que es mi sacerdocio: consérvame la santa sotana.

Para que al romper el alba y al llegar la noche, al fin de una apostólica jornada, pueda besarla como a mi bandera: consérvame la santa sotana.

Para que al terminar mi vida en la tierra, sea mi santa mortaja y mi compañía en la tumba: consérvame la santa sotana.

Para que, pues Tú me has adornado con ella, sólo se cambie un día ante el Trono y delante del Cordero, por el albo ropaje blanqueado con la sangre divina, pasada la gran tribulación: consérvame la santa sotana.

Para que no me pueda esconder de los pobres: consérvame la santa sotana.

Para que no me tiente nunca a compartir con la respetable secularidad del médico o del boticario del pueblo, del albañil o del sepulturero…, y así todos puedan verme como un enviado de Dios ante los hombres: consérvame la santa sotana.

Para cautela de flirteos y para que sepa el público, particularmente el femenino, el terreno que pisa: consérvame la santa sotana.

Por afán de austeridad, para que no me confundan con el marido de la señora Pepa o el padre de la Rigoberta: consérvame la santa sotana.

Para no dar gato por liebre en este tiempo de autenticidad: consérvame la santa sotana.

Oración.

¡Oh Jesús, eterno Sacerdote!, por el Inmaculado Corazón de María, Reina del Clero, ten piedad de tus pequeños hermanos y líbranos de los engaños de Satanás; haznos notar la influencia de lo externo en lo interno, para que en todo nos mostremos como dignos Ministros de Cristo y dispensadores de los misterios de Dios. Amén.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.


Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES