miércoles, 28 de agosto de 2019

¿Sábado o domingo, cuál es el verdadero día del Señor?


¿SÁBADO O DOMINGO, CUÁL ES EL VERDADERO DÍA DEL SEÑOR?
Por Israel Octavio Hernández 

Los Adventistas del 7.º día y otras denominaciones sabatistas afirman que debemos guardar el sábado, pues es un Mandamiento de Dios, y para esto citan (Gén. 31,16 Ap. 14,12 y 1.ªJuan 2,10) 

También dicen que los Apóstoles guardaban el sábado, y pasan a citar (Hec. 13,14. 44; 17,2 y 18,4) 

Bueno, pues vamos a analizar los textos y vamos analizar cuál era el día que los Apóstoles utilizaban para reunirse para dar culto a Dios. 

Ellos dicen que no hay en la Biblia un texto que autorice "guardar el día Domingo" como día del Señor, pero lo mismo podríamos afirmar sobre el día sábado, pues tampoco existe un texto en el Nuevo Testamento donde se de la orden de guardar tal día. 

Aún así, presentaré en seguida cómo la Palabra de Dios nos ofrece razones teológicas e históricas para "guardar el Domingo" 

Los Adventistas dicen que el 7.º día es el "Sello de Dios" pero la Biblia utiliza la palabra "sello" cómo sustantivo o verbo 65 veces y jamás está vinculado con el día sábado. El sábado era una "señal" o "signo" (Ex 35,17), pero nunca un "sello". El Sello de Dios es él Espíritu Santo (2.ªCor 1,22 Ef 1,13 y 4,30). 

También dicen que el sábado o 7.º día de la semana es el día de reposo que Dios le dio al hombre en el Edén inmediatamente después de la creación del mundo, pero esto es falso, pues jamás se habla de un mandamiento que diga que hay que guardar ese día en el libro del Génesis. Lo único que dice es que Dios descansó el séptimo día una vez concluida la creación. 

Ahora, hay que hacer notar que el mandamiento bíblico es guardar el día de REPOSO y no el día sábado. Este mandamiento los católicos siempre lo hemos seguido fielmente, desde los primeros años de la Iglesia hasta nuestros días, siempre se ha guardado el día de descanso (Reposo).
Aquí el detalle es que para nosotros ese día de "Reposo" es el Domingo, pues la Iglesia en sus primeros años con los apóstoles al frente, cambiaron el día sábado por el domingo, ¿Porque? Porque así lo hizo Jesús como lo veremos en seguida. 

No es de extrañarnos que los apóstoles al recibir las enseñanzas de Cristo hicieran algo así, pues lo mismo hicieron con la circuncisión, aunque (Gén. 17,7-13) decía que el rito de la circuncisión era una ley perpetua los apóstoles la reemplazaron por el rito del bautismo, que para los cristianos es la circuncisión espiritual (Col. 2,11-12). 

Jesús y el día de reposo 

Jesús "quebrantó" el día de reposo (Jn 5,18) y enseñó claramente él es el SEÑOR DEL SÁBADO "Por tanto el hijo del hombre es el Señor aún del día de reposo" (Mc 2, 28; Lc 10, 17; Mt 12, 5-8) . El permitió que sus discípulos arrancarán espigas este día (Mc 2, 23-24), "porque el día de reposo fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del día de reposo" (Biblia Reina - Valera ver. 27 hay que notar que se habla del día de reposo y no del sábado).
Jesús lo puede cambiar y así lo hizo. 

El Nuevo pacto reemplaza el Antiguo, cuyo signo era el sábado como día de reposo. Cristo nos enseña que el sábado existe para satisfacer las necesidades del hombre (un día de reposo y adoración), que el sábado puede ser cambiado por necesidad humana (como el hambre de los discípulos), y que el Hijo del hombre tiene la autoridad de cambiarlo. 

¿Fue permanente este cambio? Los autores del NT entendían, que las enseñanzas de Cristo sobre la ley de Moisés eran permanentes. 

Marcos comprendió que la palabra de Jesús sobre el comer, sin tener que lavarse antes las manos, es como decir que toda la comida es pura (Mc 7, 19) algo que tampoco creen los Adventistas. 

Nosotros así entendemos que el cambio del día de reposo que hizo Jesús, como un cambio permanente: 

"Conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿Cómo es que la volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales la queréis volver a esclavizar? Guardáis los días, los meses, los tiempos, y los años. Me temo por vosotros, que haya trabajado en vano con vosotros."
(Gál 4, 10-11) 

San Pablo se preocupa de que los gálatas guardan el calendario de fiestas judías (que incluía el sábado) y siendo cristianos, porque esto haría que su trabajo fuera en vano (Gál 5, 2-5). 

En su carta a los Colosenses San Pablo nombra el sábado, diciendo que Cristo….
"Anulo el acta de los decretos que había en contra de nosotros… Por tanto, nadie la juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o DÍAS DE REPOSO, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir, pero el cuerpo (lo sustancial) es de Cristo." (Col 2, 16-17) 
SAN PABLO DICE QUE TODO EL CALENDARIO JUDÍO, INCLUSO EL SÁBADO QUEDA ANULADO PARA EL CRISTIANO (por la obra redentora de Cristo). 

Es cierto que San Pablo iba a la sinagoga los sábados (Hec 13,14; 44; 18,4), ¡pero iba para convertir a los judíos a Cristo! No porque guardara el sábado. Pues luego vemos que también iba a los gentiles (Hec 13, 46) ir a la sinagoga el sábado la aseguraba una buena audiencia, adaptándose a ellos, para ganarlos para Cristo, pero no siendo el sujeto a la ley (1Cor 9, 19-20). 

Para la Iglesia Adventista que tanto habla del diezmo y los sábados, es importante notar sin embargo que el Apóstol San Pablo mando a los cristianos hacer su ofrenda CADA PRIMER DÍA DE LA SEMANA (1Cor 16, 2).
Si San Pablo hubiera dicho "cada sábado" seguro que los Adventistas hubieran tomado esto como prueba para el culto del sábado. 

A propósito…¡En NINGÚN LUGAR de la Biblia dice que se debe ofrendar el séptimo día ¡Lo cual hacen los Adventistas todos los sábados! 

"La piedra que desecharon los edificadores ha venido a ser cabeza del ángulo… Este es el día que hizo el Señor" (Sal 118, 22-24) 

Cuando resucitó Jesús el primer día de la semana, la piedra rechazada, llegó a ser la piedra angular como se profetizó. (ver Hec 4,10). Jesús cumple la ley (Mt 5, 17-19). Al resucitar, Jesús cambio el día al domingo: -"ESTE ES EL DÍA QUE HIZO EL SEÑOR" porque el sábado como vimos antes, era solamente una "sombra de lo de su venida" (Col 2,17) 

Es notable que de las 7 apariciones de Cristo resucitado, cinco tienen lugar el día domingo, y cada vez que un día es mencionado en relación con una aparición de Cristo resucitado, el día es siempre, el primero de la semana. 

La pascua es la Nueva Alianza, nuestra verdadera liberación, no de la esclavitud en Egipto, sino del pecado, Jesús celebró el Nuevo Pacto en su sangre en la Última Cena, diciendo "haced esto en conmemoración mía". Por eso los cristianos, miembros del Nuevo Pacto, celebran la cena el día domingo, (ver Hec 20,7) como el mismo Jesús hizo (Luc 24,35-36). 

Algunos amigos Adventistas dicen que ahí así como en (1Cor 16,1-2) el griego dice MIA TON SABBATON que se traduce como:
Primer (MIA) de la (TON), y semanas (SABBATON) . Pero si se tradujera SABBATON como "sábado", (Mc 16,1) se contradeciría con (Mc 16,2). 

Ahora, fue en un día domingo que Cristo comisionó a los Apóstoles, "Como mi Padre me envió a mí, yo los envío a ustedes" (Jn 20,19-21). 

Ese día les dio el Espíritu Santo (v. 22), y también era domingo cuando les otorgó el poder de perdonar pecados (v. 23). 

Fue un domingo cuando el Espíritu Santo bajo sobre los Apóstoles, y así comenzó la creación de la Iglesia, "el nuevo pueblo de Dios". 

El domingo de Pentecostés estaba prefigurado en el Antiguo Testamento con la fiesta judía de Pentecostés. Esta era la fiesta de las (7) semanas, la fiesta de la Cosecha (Dt 16, 9-10) relacionada con la salida de Egipto (Ex 19) cuando Dios dió la ley de guardar el día del Señor. Pentecostés empieza la Nueva Cosecha y la nueva libertad de la "esclavitud del pecado". 

Era domingo - el presente día del Señor (Ap 1,10) - cuando Juan tuvo la visión de la liturgia celestial. Por eso, los cristianos celebran la "fracción del pan" (nombre más antiguo de la Eucaristía), el día "octavo". 

Fue Domingo cuando volvió a aparecerse a los Apóstoles, especialmente a Tomás, ocho días después, siempre el día primero de la semana (Jn 20,24-29). 

Ahora, los Adventistas del séptimo día y algunas otras denominaciones sabatistas afirman que fue Constantino el autor intelectual de la adoración dominical, tan extendida entre las Iglesias, y que este lo hizo en el año 325 de nuestra era, con el objeto de hacer el cristianismo más amigable a las culturas paganas que componían el Imperio Romano, ya que el día domingo se celebraba al sol como deidad. 

Si siguiéramos esta línea de pensamiento, nos veríamos forzados a admitir que la adoración dominical constituye una transgresión flagrante a las Escrituras y una violación de la ley de Dios. 

Sin embargo, ¿Es cierto que fue Constantino quien instituyó el descanso y la adoración el día domingo? La evidencia literaria de los «padres apostólicos» nos lleva en sentido contrario. Sus escritos confirman que esta práctica traza sus orígenes al siglo I, es decir, el nacimiento mismo de la cristiandad y no en tiempos de Constantino como ellos afirman. 

Los escritos patrísticos constituyen un antecedente histórico importante -y podríamos decir concluyente- que nos permite constatar que la adoración dominical fue instituida por Cristo mismo a través de sus Apóstoles. 

Revisemos algunas de sus afirmaciones, teniendo en cuenta el año en que probablemente se hicieron, así como su lugar de procedencia, que nos habla de la extensión geográfica de esta creencia: 

Justino Mártir (100-165 d.C., Flavia Neápolis, antigua Siquem, Cisjordania): “Y en el día llamado Domingo, todos quienes viven en las ciudades o en el campo se reúnen en un lugar, y se leen las memorias de los apóstoles o los escritos de los profetas, tanto como el tiempo lo permita; entonces, cuando el orador ha terminado, quien preside instruye y exhorta verbalmente a imitar estas cosas buenas. Luego nos levantamos todos juntos y oramos, y, como dijimos antes, cuando nuestra oración ha acabado, son traídos el pan, el vino y el agua, y el presidente ofrece oraciones y acciones de gracias de acuerdo a su capacidad, a lo que el pueblo asiente diciendo “Amén”. Luego se distribuye a cada uno, y se reparte algo de lo que fue objeto de acción de gracias, y los diáconos hacen llegar una porción a quienes estuvieron ausentes. Y aquellos que poseen alguna cosa y están dispuestos, dan lo que estiman conveniente, y lo que se recolecta es depositado con el presidente, quien socorre a los huérfanos, a las viudas, y a quienes están en necesidad, ya sea por enfermedad o cualquier otra causa, y aquellos que están en cadenas, así como a los extranjeros que residen entre nosotros, teniendo cuidado de todos quienes se encuentran en necesidad. 

Pero el Domingo es el día en el que todos nosotros hacemos nuestra común reunión, porque es el primer día, el día en que Dios, habiendo forjado un cambio en la oscuridad y las cosas, hizo el mundo; y el mismo día en que nuestro Salvador Cristo Jesús se levantó de la muerte” (Primera Apología de Justino, Cap. 67). 

Ignacio de Antioquía (ca. 117 d.C.): “Permitid a cada amigo de Cristo guardar el Día del Señor como un festival, el día de la resurrección, principal y rey de todos los días (de la semana)” (Carta a los Magnesios, Cap. IX). 

“Al amanecer del Día del Señor Él se levantó de la muerte, conforme a lo que Él mismo pronunció: “como estuvo Jonás en el vientre del monstruo marino tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.” El día de la preparación, entonces, comprende la pasión; el Sabbat acapara el sepultamiento; el Día del Señor contiene la resurrección” (Carta a los Tralianos, Cap. IX). 

Bernabé (ca. 100 d. C.): “Por último, les dice: Vuestros novilunios y vuestros sábados no los aguanto. Mirad cómo dice: No me son aceptos vuestros sábados desde ahora, sino el que yo he hecho, aquél en que, haciendo descansar todas las cosas, haré el principio de un día octavo, es decir, el principio de otro mundo. Por eso justamente nosotros celebramos también el día octavo [el domingo] con regocijo, por ser día en que Jesús resucitó de entre los muertos y, después de manifestado, subió a los cielos” (Epístola de Bernabé, XV, 8). 

Orígenes (Alejandría, 185 – Tiro o Cesarea Marítima, 254): “En domingo, no se debe hacer ninguna de las obras del mundo. Absténganse de todas los trabajos de este mundo y guárdense libres para las cosas espirituales, vayan a la iglesia, escuchen las lecturas y las predicaciones, mediten en las cosas celestiales” (Homil. 23 sobre Números 4, PG 12:749). 

Cipriano de Cártago (ca. 258): “El octavo día, que es, el primer día después del Sabbath, y el día del Señor” (Epístola 58, sección 4). 

Didaché (ca. 70-100): “Los días del Señor reuníos para la partición del pan y la acción de gracias, después de haber confesado vuestros pecados, para que sea puro vuestro sacrificio” (XIV, v. 1). 

Tertuliano (ca. 160-220, Cartago): “Nosotros nos alegramos el domingo espiritualmente, no por el culto, o veneración del Sol, sino por fines más altos. Los gentiles en Sábado celebran sus fiestas a Saturno, diferenciándose mucho del rito judaico que ignoran, que en los Judíos el ocio del Sábado es misterio: en los gentiles soltura para ocuparse en todo género de lascivias. Nosotros en todo nos diferenciamos de todos; porque el día después del Sábado es nuestra fiesta, y el rito es honesto y sobrio” (Apología de Quinto Septimio Florente Tertuliano, Presbítero de Cártago, Contra los Gentiles, en Defensa de los Cristianos, cap. XVI). 

Clemente de Alejandría (ca. 150-211): “Un verdadero cristiano, de acuerdo con lo ordenado en el evangelio, observa el dia del Señor echando fuera todos los malos pensamientos y dedicándose a todo lo bueno, honrando la resurrección del Señor, la cual tomó lugar en ese día” (Stromata, L. VII, XII.76.4). 

Así que como vemos, el domingo o primer día de la semana u octavo, ya se guardaba antes de que Constantino llegará. 

Ahora veamos el decreto que emitió el emperador Constantino el 7 de Marzo del año 321: 

"Que todos los jueces y todos los habitantes de la ciudad, y todos los mercaderes y artesanos descansen en el venerable día del sol (domingo). Sin embargo, que los labradores atiendan con plena libertad al cultivo de los campos".
(Codex Justinianus, Lib. 3, Tít. 12, Párr. 2) 

Aquí vemos como no se impone a los cristianos ninguna ley paganos. Al contrario se impone a los paganos una práctica cristiana, pues los cristianos ya guardaban el día primero de la semana como "Día del Señor", destinado al culto como lo acabamos de demostrar con los escritos patristicos. 

Ahora, ¿De veras los sabatistas guardan el sábado como dice la Escritura?
Hola
¿Que se habría de hacer para guardar el sábado? 

Ofrecer holocaustos: (28,9-10)
Matar a los transgresores (Ex 31,14-15)
No encender el fuego: (Ex 35,3)
No llevar carga: (Jer 17, 21-22)
No comprar ni vender: (Nehem 10,32)
No recoger leña: (Num 15,32-36) 

¿Los sabatistas cumplen con todas estas prescripciones que se refieren al sábado? ¿Ofrecen holocaustos? ¿Matan a los transgresores? 

Bueno, pues invitamos a todo sabatista que dejé de estar anclado en el Antiguo Testamento y acepte el Nuevo, pues más que una secta cristiana, parecen ser una secta judía, los invitamos a dejarse guiar por la única Iglesia que Cristo fundó y a la cual confirió su autoridad (Mt 16,18-19; Jn 20,21; Jn 25,15-17). 

Los dejo con una excelente reflexión sobre el sábado de parte del Padre Daniel Gagnon. 

SABADO O DOMINGO, QUE DIA DEBEMOS GUARDAR? 

"Y quedaron concluidos el cielo, la tierra y sus muchedumbres. Para el día séptimo había concluido Dios toda su tarea; y descansó el día séptimo de toda su tarea. Y bendijo Dios el séptimo día y lo consagró, porque ese día descansó Dios de toda su tarea de crear. Esta es la historia de la creación del mundo (Génesis 1.31; 2.1-4ª)" 

Argumentos de los Adventistas contestados
De P-Daniel G Omi II 

"La ley del Sábado es eterna" dicen ellos no se lo puede cambiar.

¿Por qué el deber de guardar el séptimo día como día de reposo no se menciona NI UNA SOLA VEZ en el Nuevo Testamento? LOS NUEVE MANDAMIENTOS "MORALES" DE LOS 10 MANDAMIENTOS ESTÁN REITERADOS en el Nuevo Testamento:

1). Adorar sólo al Señor Dios (1er. mandamiento): no menos de 50 veces.
2). La idolatría (2do. mandamiento): condenada 12 veces.
3). Tomar el nombre de Dios en vano (3er. mandamiento): condenado 4 veces.
4). Honrar padre y madre (5to. mandamiento) enseñado 6 veces.
5). El asesinato (6to. mandamiento): condenado seis veces.
6). El adulterio (7o. mandamiento): condenado 12 veces.
7). El robo (8o. mandamiento): condenado 4 veces.
8). El falso testimonio (9o. mandamiento): condenado 4 veces.
9). La codicia (10o. mandamiento): condenada 9 veces.


CUANDO EL NUEVO TESTAMENTO ENUMERA PECADOS, LA VIOLACIÓN DEL SÁBADO BRILLA POR SU AUSENCIA:
En Marcos 7:21-22 se mencionan 13 pecados. Jesús no menciona la violación del sábado.
En Romanos 1:29-32 se mencionan 20 pecados, pero ninguno de ellos es la violación del sábado.
En Gálatas 5:19-21 se da una lista de 15 pecados.
En 2 Timoteo 3:1-4 hay una lista de 18 pecados, pero la violación del sábado no se menciona ni una sola vez. 

¿POR QUÉ NO SE ENSEÑA EN NINGUNA PARTE DEL NUEVO TESTAMENTO QUE EL CUARTO MANDAMIENTO DEBE OBEDECERSE?
- ¿Por qué en ninguna parte del Nuevo Testamento se condena como pecado la no observancia del sábado?
- ¿Por qué el cuarto mandamiento mismo no se repite en el Nuevo Testamento ni una sola vez?
- Si la observancia del sábado es tan importante para un discípulo de Cristo, ¿por qué no fue mencionada en el Sermón del Monte ni en ninguna de las enseñanzas de Jesús?
- ¿Por qué no ordenó Jesús que se guardara el sábado?
- ¿Por qué no ordenó ninguno de los apóstoles la observancia del sábado?
- ¿Por qué no ordenó el concilio de Jerusalén que se guardara el sábado, ni condenó la violación del sábado? (Hechos 15).
Algunos contestan que los judíos ya conocían el sábado, así que se daba por sentado que ellos continuarían guardándolo, pero entonces, ¿por qué se reiteraron los otros nueve mandamientos? ¿No podrían ser dados por sentados también? Pareciera también que, con tantos gentiles entrando a la iglesia, si la observancia del sábado era tan importante, habría instrucciones concerniente a ella en alguna parte de las epístolas. Hay instrucciones para ellos concerniente a la moral, la ética, el culto, el orden en la iglesia, y el estilo de vida en la familia. ¿Por qué sería ignorado algo tan importante como la observancia del sábado? La circuncisión, que antecede a la ley y al mandamiento del sábado fue motivo de disputa en la iglesia del Nuevo Testamento y se discute repetidamente en las epístolas del Nuevo Testamento y por el concilio de Jerusalén.

Los observadores del sábado arguyen que es el ejemplo de Jesús lo que nos da la razón para guardar el sábado. "Él guardó el sábado, así que yo tengo que guardarlo. Jesús es mi ejemplo", dicen. Bien, esta clase de razonamiento es defectuoso porque sólo se fija en la observancia del sábado e ignora el resto del estilo de vida de Jesús. Jesús también guardó las leyes Kosher. Guardó la Pascua, el Sukkot, la Hanukkah, y adoró en el templo. ¿Hemos nosotros de seguir todo lo que Él hizo?
Gálatas 4:4-5 dice que Jesús vivió bajo la ley para redimirnos de la Ley.

"Pero cuando el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos".

JESÚS TAMBIÉN FUE ACUSADO DE QUEBRANTAR EL SÁBADO. ¿Por qué, si quería ser nuestro "ejemplo" en la observancia del sábado, no dijo claramente que no estaba quebrantando el sábado? En vez de eso, lo admitió claramente. También admitió que sus discípulos estaban quebrantando el sábado, y los defendió. Léase Mateo 12:1-14 cuidadosamente. Jesús está diciendo claramente que sus discípulos son como los sacerdotes que pueden trabajar en el templo todos los sábados y ser inocentes de quebrantar el sábado. Cuando Jesús dice que Él es "Señor del sábado", está declarando que él está por encima del sábado. Puede hacer en sábado lo que desee, y por lo tanto, sus discípulos también pueden hacer lo que deseen.

Aparentemente, Jesús sí quebrantó el sábado: "Entonces algunos de los fariseos decían: Este hombre no procede de Dios, porque no guarda el día de reposo". Juan 9:16. Si Jesús no quería que entendiésemos que Él estaba quebrantando el sábado, ¿por qué no habló contra estas acusaciones? La razón es que Jesús tenía el derecho y la autoridad para quebrantar el sábado porque él e Señor del sábado. El sábado no le obliga. Pensemos en esto. Si no le obliga a él, ¿no estamos "en Cristo"? ¿Por qué tendría que obligarnos a nosotros? (Vuelva a leer cuidadosamente Mateo 12:1-14).

Uno de los puntos de contención que deben ser enfrentados honestamente es el hecho de que Jesús jamás mandó a nadie a guardar el sábado, y ninguno de sus discípulos tampoco mandó jamás a nadie a guardarlo. Ni una sola vez en el Nuevo Testamento se nos dice que guardemos el sábado. Estos mandamientos para la iglesia brillan por su ausencia en las enseñanzas del Nuevo Testamento.

Sin una sola excepción, CADA VEZ QUE SE MENCIONA EL SÁBADO EN EL LIBRO DE LOS HECHOS, es en relación con el culto judío en ese día, no en relación con una celebración cristiana. La estrategia evangelística de Pablo era ir a los judíos primero en una comunidad y compartir el evangelio con ellos. El sábado es el día en que él sabía que encontraría a la mayoría de los judíos reunidos para el culto. Sabía que ésta sería la mejor oportunidad de compartir las buenas nuevas del Mesías con los judíos en sábado. No era porque se reunía con un grupo de creyentes cristianos. Se reunía con judíos no cristianos.

¿ES ETERNA LA LEY DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS?
No.La Ley no es eterna. Gálatas 3:19 explica el propósito de la Ley. Dice así:"Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa".
La ley fue dada 430 años después de Abraham. "Esto, pues, digo: El pacto previamente ratificado por Dios para con Cristo, la ley que vino cuatrocientos treinta años después, no lo abroga, para invalidar la promesa. Porque si la herencia es por la ley, ya no es por la promesa; pero Dios la concedió a Abraham mediante la promesa". Gálatas 3:17-18.
La ley tuvo un comienzo específico (430 años después de Abraham) y un tiempo específico de terminación, cuando vino la Simiente prometida (Cristo, v. 16).
Otros pasajes, como Romanos 5:12-14, indican que podía haber pecado en el mundo aún ANTES de que la ley fuera dada. "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, pues todos pecaron. Pues antes de la ley, había pecado en el mundo; pero donde no hay ley, no se inculpa de pecado. No obstante, reinó la muerte desde Adán hasta Moisés, aun en los que no pecaron a la manera de la transgresión de Adán, el cual es figura del que había de venir".

LA CREACIÓN Y EL SÁBADO: Las Escrituras dicen claramente que el sábado del cuarto mandamiento no fue dado antes de Moisés:
Los Diez Mandamientos no fueron dados a nuestros padres. Deuteronomio 5:2-3 dice:

"Jehová nuestro Dios hizo pacto con nosotros en Horeb. No con nuestros padres hizo Jehová este pacto, sino con nosotros todos los que estamos aquí hoy vivos".

Nehemías 9:13-14 dice: "Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, y les ordenaste el día de reposo santo para ti, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley".

¿FUE DADO EL SÁBADO PARA QUE TODA LA HUMANIDAD LO GUARDARA PERPETUAMENTE?

No. Aunque Génesis 2:1-3 dice que, después de que el Señor concluyó toda su obra, reposó en el séptimo día, y bendijo el séptimo día y lo santificó, no hay ni una sola palabra acerca de que se le dio a Adán y a Eva como mandamiento. No se vuelve a oir ni una sola palabra sobre el sábado en todo el libro de Génesis. Todos los cincuenta capítulos guardan silencio acerca del sábado.

No se dice que los justos patriarcas, Abraham, Isaac, y Jacob guardaron el sábado. El sábado brilla por su ausencia durante 2.500 años después de la caída del hombre. No es sino hasta después de que el pueblo de Dios, Israel, es redimido de Egipto y está a salvo al otro lado del Mar Rojo, que el sábado se menciona nuevamente, en el libro de Éxodo (Éxodo 16:22-30). A Abraham se le dieron mandamientos y ordenanzas, pero el sábado nunca se menciona como uno de esos mandamientos o una de esas ordenanzas.

Así, pues,el sábado fue dado a Israel, y solamente a Israel. El sábado es una señal del pacto entre Dios y la nación de Israel. "Habló Jehová a Moisés diciendo: Tú hablarás a los hijos de Israel diciendo: En verdad vosotros guardaréis mis días de reposo; porque es señal entre mí y vosotros por vuestras generaciones, para que sepáis que yo soy Jehová que os santifico. Así que guardaréis el día de reposo, porque santo es a vosotros; el que lo profanare, de cierto morirá; porque cualquiera que hiciere obra alguna en él, aquella persona será cortada de en medio de su pueblo. Seis días se trabajará, mas el día séptimo es día de reposo consagrado a Jehová; cualquiera que trabaje en el día de reposo, ciertamente morirá. Guardarán, pues, el día de reposo los hijos de Israel, celebrándolo por sus generaciones por pacto perpetuo. Señal es para siempre entre mí y los hijos de Israel; porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y reposó". (Éxodo 31:12-17).

Nótese que la razón por la cual el Señor enlaza el sábado con la creación es que Él se identifica con Israel como el Dios Creador verdadero y viviente. Él existe separadamente y aparte de todos los otros dioses de Egipto y del mundo gentil. "Guarden el sábado, adórenme a mí, porque YO SOY el verdadero y viviente Creador del universo".

Nótese también que esta "SEÑAL" sabática (Éxodo 31:13) es entre Dios y "los hijos de Israel" (Éxodo 12:15, 17), no para toda la humanidad.
Nehemías 9:13-14 indica que el sábado no fue dado para que lo guardara nadie sino hasta que fue dado a Israel en el desierto. "Y sobre el monte de Sinaí descendiste, y hablaste con ellos desde el cielo, y les diste juicios rectos, leyes verdaderas, y estatutos y mandamientos buenos, y les ordenaste el día de reposo santo para tí, y por mano de Moisés tu siervo les prescribiste mandamientos, estatutos y la ley".

¿NO DICE LA BIBLIA QUE EL SÁBADO FUE HECHO PARA EL HOMBRE?
"También les dijo: El día de reposo fue hecho para el hombre, no el hombre para el día de reposo". (Marcos 2:27). Los sabatistas usan este texto a menudo para decir que el sábado fue hecho para toda la humanidad, pero el texto no dice eso. No dice: "El sábado fue hecho para 'la humanidad'. Dice "el sábado fue hecho para el hombre". Cuando las Escrituras quieren incluir a toda la humanidad son claras. Véase Mateo 28:19; Juan 3:16; Hechos 2:17; 1 Timoteo 2:4; Tito 2:11. Estos versículos indican claramente que cuando Dios ofrece algo a toda la humanidad se lo ofrece a toda ella.
El sábado no fue ofrecido a todas las naciones. Fue dado sólo a la nación de Israel. Véase Deuteronomio 5:1-15, que da los mandamientos a Israel. Se afirma claramente que Dios no dio el sábado ni ningún otro mandamiento a los padres antes de ese momento (véanse los versículos 2-3).

Un escritor ha señalado que este texto muestra que el sábado no era parte de la ley "moral" que debía ser guardada por toda la humanidad desde el principio, pues tuvo que ser hecho. Fue hecho en Éxodo 16-20. Nótese también que este texto no dice que fue hecho para el hombre desde el "principio", como el matrimonio (comp. Mateo 19:4ss). ¿CUÁL OTRO DE LOS DIEZ MANDAMIENTOS TUVO QUE SER HECHO? ¡NINGUNO! (Gerald N. Wright, Sabbatarian Concordance & Commentary, Star Bible & Tract Corp., 1977, pp. 78-79).
Comentando este pasaje, Wright dice: "Los otros nueve [mandamientos] eran (y son) correctos desde el principio, reflejan la naturaleza justa de Dios y son naturalmente parte del carácter moral del hombre, que fue hecho a imagen de Dios (comp. Romanos 2:14). ¿Cuál otro mandamiento aparte del sábado está por debajo del hombre - sujeto a ser puesto a un lado bajo ciertas circunstancias? ¿Cuándo, o bajo cuáles circunstancias, puede el hombre legalmente cometer adulterio? ¡Obviamente, nunca! La vida del hombre no está por encima de las leyes santas y morales de Dios. Y sin embargo, ¡hasta la vida de una oveja es más importante que el rígido cumplimiento del sábado (Mateo 12:10-12)!

NADA DE SÁBADOS A LA MEDIDA. Usted no puede decidir cómo guardar el sábado. Dios especifica cómo debía ser observado.
Debía guardarse de puesta de sol a puesta de sol (Levítico 23:32).
No debía llevarse ninguna carga (Jeremías 17:21).
No debía encenderse ningún fuego (Éxodo 35:3).
No debía cocinarse nada (Éxodo 16:23).
El castigo por hacer alguna de estas cosas durante el sábado era la MUERTE (Números 15). 

NINGÚN ESCRITOR "INSPIRADO" HACE NINGUNA DISTINCIÓN ENTRE LA LEY "MORAL" Y LAS LEYES "CEREMONALES".
"(2) Por naturaleza y en sí mismo, el sábado es una ley ceremonial; ley moral es toda ley que apela a la conciencia, y no necesita ninguna revelación escrita; pero, en cuanto a cuál día guardar, o siquiera si se debe guardar un día, la conciencia guarda silencio. Si debemos distinguir entre ley moral y ley ceremonial, basándonos en que la una ha pasado y la otra todavía está en vigencia, entonces - como el sábado es una ley puramentee ceremonial - ha pasado. Pero todavía queda por dilucidar el punto más importante. (3) Como cristiano, yo obedezco toda ley que es moral en el Decálogo, no porque está en la Ley, sino porque está en el evangelio. Sólo la adoración a Dios se ordena cincuenta veces en el Nuevo Testamento; la idolatría se prohibe doce veces; el juramento en vano, cuatro veces; honrar padre y madre se ordena seis veces; el adulterio se prohibe doce veces; el robo, seis veces; el falso testimonio, cuatro; y la codicia, nueve. Como dice Lutero, "los Diez Mandamientos no se aplican a nosotros los gentiles y cristianos, sino sólo a los judíos". Así que el sábado - excepto en un solo pasaje en que, clasificándolo como parte de toda la ley, él lo declara totalmente abolido. Así lo sostenía la iglesia primitiva". D. M. Panton, citado en Heresies Exposed, compilado por Irvine, pp. 164-165.

Algunos sabatistas afirman que el sábado es el sello de Dios.
¡El sello de Dios NO es el sábado! La Biblia nos dice claramente que el sello de Dios es el Espíritu Santo que mora en el creyente en el momento en que es salvo.
Efesios 1:13 dice: "En él también vosotros, habiendo oído la palabra de verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo creído en él, fuisteis sellados con el Espíritu de la promesa, que es las arras de nuestra herencia hasta la redención de la posesión adquirida, para alabanza de su gloria".
Efesios 4:30 advierte: "Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención".
2 Corintios 1:21-22 afirma: "Y el que nos confirma con vosotros en Cristo, y el que nos ungió, es Dios, el cual también nos ha sellado, y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones".

¿ES UNA IGLESIA QUE GUARDA EL SÁBADO EL "REMANENTE" O LA IGLESIA QUE GUARDA LOS MANDAMIENTOS DE LA CUAL SE HABLA EN APOCALIPSIS 12:17? 
Apocalipsis 12:17 dice: "Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesús".
En el Nuevo Pacto, ¿cuáles son los "mandamientos" de Dios? ¿Significa esto los Diez Mandamientos? ¡NO! La palabra griega usada para los Diez Mandamientos es "NOMOS". Esa palabra no se usa aquí. La palabra que se usa aquí es "ENTELE", y significa "enseñanzas".
Juan explica esto, y en realidad nos dice qué son los "mandamientos" que debemos guardar:
1 Juan 5:1-3 dice: "Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo es nacido de Dios; y todo aquel que ama al que engendró, ama también al que ha sido engendrado por él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. Pue éste es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos".

Estos versículos se usan a menudo para enseñar a la gente que debe guardar los Diez Mandamientos, especialmente el sábado. Sin embargo, el apóstol Juan nos define los "mandamientos". En el capítulo anterior, los define explícitamente: "Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él. Y este es su mandamiento: Que creamos en el nombre de su Hijo Jesucristo, y nos amemos unos a otros como nos lo ha mandado. Y el que guarda sus mandamientos permanece en Dios, y Dios en él". (1 Juan 3:21-24a).

LA AFIRMACIÓN DE LOS SABATISTAS DE QUE, EN EL CONCILIO DE LAODICEA, LA IGLESIA CATÓLICA ROMANA cambió el día de reposo del séptimo al primer día de la semana no es verdadera. El sábado no fue cambiado en ese concilio.

Lo que sí ocurrió en ese Concilio fue una maniobra anti-semítica para convertir en ilegal el culto de los cristianos en el séptimo día. Pero es necesario observar que había miles de cristianos que ya tenían culto el domingo, el primer día de la semana. Muchos en la iglesia primitiva ya tenían culto en domingo. 

"El anti-judaísmo jugó su papel en la polémica cristiana del siglo segundo contra la observancia del día de reposo judío, pero de esto no se sigue que esto motivó la introducción del culto cristiano en domingo. Porque ya hemos argüido que el culto en domingo data del siglo primero, mientras que pocos cristianos del siglo segundo comparan y contrastan el sábado judío con el domingo cristiano. Las discusiones despectivas del sábado judío por lo general no se refieren al domingo cristiano. Si el domingo fuera un substituto reciente del sábado judío, sería de esperarse que hubiese muchos más debates sobre la superioridad del domingo sobre el sábado". R. J. Bauckham, From Sabbath to Lord
´s Day, p. 271, editado por D. A. Carson. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES