50 sacerdotes italianos "salen del closet" y se declaran homosexuales en una carta abierta.



Cincuenta sacerdotes italianos han anunciado que se identifican como homosexuales en una carta abierta recientemente hecha pública por la italiana Domani.

La carta lleva como título «Con tutto il mio cuore», «Con todo mi corazón», y fue presentada inicialmente por los sacerdotes en septiembre en Bolonia como parte del Sínodo sobre la Sinodalidad. Los cincuenta sacerdotes critican las enseñanzas sobre la Iglesia y dicen que “el silencio aparece como la única forma de supervivencia” para el clero homosexual. También afirman que no pueden ser aceptados en la Iglesia porque “no pueden hablar abiertamente sobre [su] orientación homosexual”.

“La Iglesia no es un contexto en el que encontrar una aceptación inmediata, especialmente para nosotros”, aseguran, añadiendo que “hay sacerdotes homosexuales homófobos, que proyectan al exterior su propio conflicto interno”, y que los sacerdotes que callan sobre su orientación están “asfixiando su propio ser por culpa del clericalismo”.

Llegan incluso a culpar de las pulsiones suicidas de algunos sacerdotes homosexuales a la doctrina multimilenaria de la Iglesia sobre la moral sexual.

Estos sacerdotes que salen repentinamente del armario cuando la atmósfera parece cada vez más claramente favorable delatan el flagrante incumplimiento de las normas dictadas por Benedicto XVI y nunca derogadas por el actual pontífice en el sentido de que "las personas con tendencias homosexuales no pueden ser admitidas en los seminarios católicos". Un documento de 2016 llamado “El don de la vocación sacerdotal” que se publicó con la aprobación del Papa Francisco se basó en gran medida en un documento de 2005 que prohibía que los hombres que se identificaran como homosexuales accedieran al sacerdocio.

La enseñanza de la Iglesia prohíbe específicamente del sacerdocio a los hombres “que practican la homosexualidad, presentan tendencias homosexuales profundamente arraigadas o apoyan la llamada ‘cultura gay’”.

Pero una cosa es lo que dicen claramente los textos, y otra muy distinta lo que se va poco a poco promocionando, cada vez más abiertamente, en entornos eclesiales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES