Pregunta a un sacerdote: ¿Si Dios nos ama tanto por qué existe el infierno?



P: ¿Cómo puede un Dios amoroso enviar a alguien al infierno? Siempre me dijeron que Dios nos ama incondicionalmente, pero si eso es cierto, ¿por qué existe el infierno? ¿No prueba eso que el amor de Dios es condicional? ¿No podría Dios, quien creó el magnífico universo, presentar una alternativa mejor que el infierno? ¿Por qué Dios crearía un lugar que hace que la muerte de Jesús en la cruz sea ineficaz para todos los que van al infierno? El cristianismo nos enseña a amar a nuestro prójimo. ¿Cómo puedo amar a mi prójimo y olvidar las almas que arden en el infierno? No podemos orar por ellos. El infierno es eterno. Si termino en el cielo, si Dios quiere, ¿cómo puedo disfrutar del cielo sabiendo que trillones de almas arden por toda la eternidad? La conclusión es que el amor de Dios y el castigo del infierno están en oposición directa. Algunas personas me han dicho que el infierno es la justicia de Dios. Cuando leo las palabras de Jesús sobre el infierno, no me muestran justicia. Muestra odio. El infierno es algo que desprecio. Es una creación de Dios que creo que no debería existir para ninguno de sus hijos, por muy malos que sean. Nunca debemos olvidar que nada sucede que no sea conforme a la voluntad de Dios y eso incluye a las personas que van al infierno. Me niego a creer que mi corazón es más bondadoso que mi doctrina... más bondadoso que mi Señor y Dios. Espero no haberte ofendido con mis preguntas. -C.

Respondido por el p. Edward McIlmail, LC

R: Agradezco esta oportunidad de tratar de responder algunas de sus sinceras preguntas. Sin embargo, en primer lugar, debo enfatizar que de ninguna manera las palabras de Jesús sobre el infierno deben interpretarse como una muestra de odio. Jesús es “el camino, la verdad y la vida” (Juan 14:6), y todo lo que reveló, lo hizo por nuestra salvación. Y lo hizo por amor a nosotros.

Creo que el corazón de su pregunta es su sensación de que “el amor de Dios y el castigo del infierno están en oposición directa”. Ellos no son. Más bien, son dos caras de la misma moneda.

Para entender esto, necesitamos recordar dos realidades: primero, quién es Dios, y segundo, qué es el infierno.

Las Escrituras nos dicen que “Dios es amor” (1 Juan 4:8). Dios es amor puro, perfección infinita. Las palabras no podían comenzar a describir su grandeza. Tan amoroso es él, que nos creó para compartir su amor con nosotros. Ahora bien, si Dios es bueno, tan amoroso, tan perfecto, ¿qué posible excusa podría tener una criatura para desobedecerlo?

Dios no nos creó como robots. Él nos dio libre albedrío para que pudiéramos amarlo libremente. Su perfecta voluntad es que le obedezcamos, él quiere lo mejor para nosotros. Pero su voluntad permisiva nos extiende una libertad de la que podemos abusar.

Nuestros padres, Adán y Eva, desobedecieron su voluntad, dañándose a sí mismos ya la naturaleza humana que pasaría a sus descendientes (como nosotros). Esta naturaleza dañada es una forma de pensar el pecado original, que heredamos. Entre los efectos del pecado original, incluso después del bautismo, está que tenemos una tendencia al pecado, también conocida como concupiscencia. “La concupiscencia proviene de la desobediencia del primer pecado. Desequilibra las facultades morales del hombre y, sin ser en sí mismo una ofensa, inclina al hombre a cometer pecados» (Catecismo, n. 2515).

Ahora bien, algunos pecados son graves o mortales. El pecado mortal implica un rechazo radical del amor de Dios (para más información, consulte la sección del Catecismo que comienza con el número 1845). Una persona que muere en estado de pecado mortal enfrenta las consecuencias de esa ruptura radical con Dios. De esto se trata el infierno.

El infierno no fue una invención de Dios. Más bien, según el Papa Juan Pablo II en una audiencia de 1999, “No es un castigo impuesto externamente por Dios, sino un desarrollo de premisas ya establecidas por personas en esta vida”.

El infierno, en otras palabras, procede de la naturaleza misma del pecado mortal. Dios no envía personas al infierno; es algo que eligen por sí mismos.

Una analogía podría ayudar. Imagina que estás en un barco que busca supervivientes de un transatlántico hundido. Ves a un pasajero luchando contra las olas detrás de ti. Le arrojas un salvavidas, pero él se niega a agarrarlo. Le ruegas que tome el salvavidas, pero él ignora tu súplica. Eventualmente, se hunde debajo de las olas y se ahoga. ¿Su ahogamiento indica que eras indiferente? Cuando le suplicaste que agarrara el salvavidas, ¿estabas mostrando odio? ¿Fue culpa tuya que se ahogara?

La respuesta a todas estas preguntas es: no. La persona en el agua, por la razón que sea, rechazó tu ayuda. Su ahogamiento fue la consecuencia.

Es similar al amor de Dios. Lanza cuerdas de salvamento constantemente a las personas que han caído en pecados graves. Incluso había enviado a su Hijo para enseñarles a agarrarse del salvavidas y advertirles lo que arriesgaban si no lo hacían. Para ayudar a las personas a obtener la salvación, Jesús incluso estuvo dispuesto a morir en una cruz. Sin embargo, no forzará la salvación de nadie. Respeta demasiado su libre albedrío.

Quiero reiterar: Dios nunca deja de alcanzarnos mientras estemos aquí en la tierra. El Catecismo lo deja claro: “Aunque el hombre pueda olvidar a Dios o rechazarlo, Él no cesa de llamar a todos los hombres a buscarlo para encontrar la vida y la felicidad” (n. 30). Al explicar cómo alguien puede terminar en el infierno, el Catecismo vuelve a señalar este punto, desde un ángulo diferente: “Dios no predestina a nadie para ir al infierno; para esto es necesario un alejamiento voluntario de Dios (pecado mortal), y perseverar en él hasta el final” (n. 1037). Dios nos ama demasiado como para obligarnos a ir al cielo. Él respeta nuestra libertad, y es posible que usemos esa libertad para rechazar su amistad para siempre.

En resumen: Dios no envía a nadie al infierno. La gente lo elige por sí misma. El infierno no era parte de la creación original de Dios. Más bien, es el resultado de las elecciones hechas por personas (y ángeles) que rechazan el amor de Dios.

Si llegas al cielo, y espero que lo hagas, tu primera pregunta, allí en la presencia de Dios, podría ser: "¿Cómo podría alguien rechazar un Amor tan perfecto?" Afortunadamente, el error de los demás no perturbará tu propia felicidad. Porque estar en el cielo por definición significa ser tan feliz como puedas ser. (Por cierto, sigue orando por los difuntos, nunca sabes quién todavía necesita tu ayuda).

Dices que te niegas a creer que tu corazón es más bondadoso que el de Nuestro Señor. Estoy de acuerdo. Nadie puede superar a Nuestro Señor en bondad y amor. Oremos para que todos acepten esa verdad. Dios los bendiga.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES