Explicando con la biblia la Confesión a un protestante.

 


Un protestante evangélico muy apasionado me escribe diciendo:

<<Dios me perdona DIRECTAMENTE cuando me arrepiento. No necesito ir a ninguna iglesia para obtener el perdón. >>

Bien. Entonces aparentemente no crees que la Iglesia sea verdaderamente el Cuerpo de Cristo. Tampoco haces lo que las Escrituras te mandan hacer. Por ejemplo, Santiago 5,16, se nos ordena confesar nuestros pecados unos a otros. Y esto se dice en el contexto del ministerio de sanación y perdón de los presbíteros (sacerdotes) de la Iglesia: Santiago 5,14-15, ministerio arraigado en la comisión de Jesús a los Apóstoles en Juan 20,21-23 (. ...Como me envió el Padre, así también yo os envío... Si perdonáis los pecados de alguno, quedan perdonados; si se los retenéis, le quedan retenidos").

Sin embargo, ustedes, los protestantes fundamentalistas, ¿alguna vez hacen esto? ¿Escuchas el mandato de Santiago 5,16? Por lo tanto, niegas las Escrituras y eliges qué creer y seguir y qué rechazar. Por lo tanto, no eres verdaderamente un "cristiano de la Biblia".

En cuanto a no tener que ir a la Iglesia a pedir perdón, dime: ¿Se puede bautizar uno mismo? O, más bien, ¿necesitas que alguien más, alguien que ya sea creyente, te bautice?

En efecto, según la Biblia, es LA IGLESIA la que recibió el Espíritu Santo (Juan 14-16; 20,22; 1 Cor. 12), y es LA IGLESIA la encargada de bautizar a todas las naciones para el perdón de los pecados (Hch. 2,38; Mateo 28,19; Marcos 16,16). Entonces, si no puedes ser bautizado sin la Iglesia, ¿cómo puedes volver a Dios en arrepentimiento sin la Iglesia?

Una vez más, aparentemente no crees que la Iglesia sea el Cuerpo de Cristo. En esto, asumes que tus pecados solo te afectan a ti y a Dios. Sin embargo, ese no es el caso en absoluto. Cuando peco, no sólo peco contra Dios y contra mí mismo, sino contra todo el Cuerpo de Cristo, la Iglesia. Y esto está claro en la Escritura: 1 Cor 12,26. Así, si peco contra Dios, peco también contra Su Iglesia. Y como la Iglesia es santa, sin mancha y sin defecto (Efesios 5,27), cuando peco (mortalmente) me aparto de la Iglesia. YO, por lo tanto, necesito ser reconciliado con Dios DENTRO DE SU IGLESIA, o no estoy reconciliado con Dios en absoluto. El Catecismo de la Iglesia Católica explica:

1440. El pecado es ante todo ofensa a Dios, ruptura de la comunión con él. Al mismo tiempo daña la comunión con la Iglesia. Por eso la conversión implica tanto el perdón de Dios como la reconciliación con la Iglesia, que se expresan y realizan litúrgicamente en el sacramento de la Penitencia y de la Reconciliación (cf. Vaticano II LG 11).

Pero, mi amigo evangélico continúa diciendo...

<< Pero, por supuesto, esto es nuevamente lo contrario de lo que dice el jefe de la iglesia romana. Recuerde "... ningún perdón directamente de Dios". >>

Nunca dijimos que no hay perdón directamente de Dios. Sin embargo, uno nunca puede estar seguro de que Dios lo perdone a menos que la Iglesia le otorgue ese perdón ENCARNACIONALMENTE. Si pecas contra el Cuerpo, debes reconciliarte con el Cuerpo. Sin embargo, dado que no logras apreciar el significado de la Encarnación de Cristo (y cómo la Iglesia es una extensión de esa Encarnación), no reconoces la verdad de esto; y reduce su relación con Dios a un nivel estrictamente espiritual, es decir, al nivel de una relación que cualquier judío podría haber tenido con Dios antes de la Encarnación de Cristo. Por lo tanto, no aprecias el regalo del Emmanuel (Dios con nosotros que se hizo carne, Mateo 1,23; Juan 1,14).

Entonces, de nuevo, ¿es la Iglesia el Cuerpo de Cristo o no lo es?

En cuanto al perdón que viene directamente de Dios, déjame darte otro ejemplo:

En Lucas 7,36-50, se nos habla de la mujer pecadora que entró en casa de Simón el fariseo y lloró a los pies de Jesús. En el versículo 48, Jesús le dice: "Tus pecados te son perdonados", y luego la despide en paz.

Ahora, esta mujer obviamente había oído hablar de Jesús y lo escuchó hablar a las multitudes. Ella sabía que Él era el Mesías y sabía que el Reino de Dios estaba cerca y que estaba llamada al arrepentimiento. Ahora, dado todo esto, podría haber ido al Templo o a la ladera de alguna montaña solitaria y rezar a Dios Padre, y Él la habría perdonado por la sinceridad de su corazón. Sin embargo, en cambio, irrumpe en la casa del fariseo y se arrepiente a los pies de Jesús. ¿Por qué? ¿Qué pretende mostrarnos esto? Nos muestra que Jesús vino en la carne, que tenía la intención de que esta mujer TOCARA Sus manos y ESCUCHARA las palabras: "Tus pecados te son perdonados". Que Él pretendía que esta mujer experimentara el contacto interpersonal; y SABER que sus pecados fueron perdonados. Porque Aquel que se manifestó en la carne (1 Tm 3,16; Col 2,9) se lo dijo directamente.

Ahora, ¿Jesús ofrecería este regalo a la mujer y no al resto de nosotros hoy? ¿Es nuestra relación con Jesús de alguna manera menor que la de esta mujer? La mujer experimentó el perdón EN LA CARNE. Oyó que alguien le decía "Tus pecados te son perdonados", y SENTÍA que alguien le ofrecía esa misericordia. Y Jesús quiere que tengamos lo mismo. Es por eso que Él le dio a Su Iglesia la autoridad para perdonar los pecados, para que podamos ESCUCHAR las palabras, SENTIR el toque de la compasión humana (como una extensión de la propia humanidad del Señor); y SABEMOS con certeza que somos perdonados. Aún más:

“Este sacramento tiene sus raíces en la misión que Dios confió a Cristo en su calidad de Hijo del hombre en la tierra para ir a perdonar los pecados (cf. Mt 9, 6). Así, la multitud que presenciaba este nuevo poder 'glorificaba a Dios, que había dado tal autoridad a los hombres' (Mat. 9:8; nótese el plural "hombres"). Después de su resurrección, Jesús pasó su misión de perdonar los pecados a sus ministros..." (del tratado de Respuestas Católicas sobre la Confesión )

Estos ministros, a los que se les ha confiado el "ministerio de la reconciliación" (cf. 2 Cor 5, 18s), han sido siempre los obispos y sacerdotes de la Iglesia católica, como se ve en los escritos de los primeros padres cristianos y de los escritores eclesiásticos:

ORÍGENES (c. 244 dC)

Además de estos [tipos de perdón de los pecados], aunque arduos y laboriosos: la remisión de los pecados MEDIANTE LA PENITENCIA...cuando [el pecador] no rehuye DEDECLAR SU PECADO A UN SACERDOTE DEL SEÑOR Y DE BUSCAR LA MEDICINA. ...Así se cumple también aquello que dice el Apóstol Santiago: "Si, pues, hubiere alguno enfermo, que llame a los PRESBITEROS [donde tenemos SACERDOTES] de la Iglesia, y que le impongan las manos , ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor, y la oración de fe salvará al enfermo, y si estuviere en PECADOS, LE SERÁN PERDONADOS [Santiago 5:14-15; cf. Juan 20:21- 23]". (Hom sobre Levítico 2:4)

SAN CIPRIANO DE CARTAGO (c. 250 dC)

¡Cuánto mayor es la fe y el saludable temor de los que... CONFIESAN SUS PECADOS A LOS SACERDOTES DE DIOS con sinceridad y con dolor, haciendo abierta declaración de conciencia... Ciertamente, peca tanto más si, pensando que Dios es como el hombre, cree que puede escapar del castigo de su crimen al no admitir abiertamente su crimen... Os ruego, hermanos, QUE TODO AQUEL QUE HA PECADO, CONFIESE SU PECADO mientras esté en este mundo, mientras su confesión sigue siendo admisible, MIENTRAS QUE LA SATISFACCIÓN Y LA REMISIÓN HECHAS A TRAVÉS DEL SACERDOTE AÚN SEAN AGRADABLES DELANTE DEL SEÑOR. (Los Caducos 28)

SAN JUAN CRISÓSTOMO (c. 387 dC)

Los sacerdotes han recibido un poder que Dios no ha dado ni a los ángeles ni a los arcángeles. Se les dijo: "Todo lo que atéis en la tierra, será atado en los cielos; y todo lo que desatéis, será desatado" [Mateo 18:18]. Los gobernantes temporales tienen ciertamente el poder de obligar; pero sólo pueden atar el cuerpo. Los sacerdotes, en cambio, pueden atar con un lazo que pertenece al alma misma y trasciende los mismos cielos. ¿No les dio [Dios] todos los poderes del cielo? "A quienes se les perdonen los pecados", dice, "les quedan perdonados; a quienes se los retuviereis, les quedan retenidos" [Juan 20:23]. ¿Qué mayor poder hay que este? El Padre ha dado todo el juicio al Hijo. Y ahora veo al Hijo poniendo todo este poder en manos de los hombres [cf. Mateo 9:8; 10:40; Juan 20:21]. (El Sacerdocio 3:5)

SAN AGUSTÍN (c. 395 dC)

Cuando hayas sido bautizado, guarda una buena vida en los mandamientos de Dios para que puedas conservar tu bautismo hasta el final. No os digo que viviréis aquí sin pecado, pero son pecados veniales de los que esta vida nunca carece. El bautismo fue instituido por todos los pecados. Para los pecados leves, sin los cuales no podemos vivir, se instituyó la oración... Pero no cometáis aquellos pecados por los cuales tendríais que ser separados del cuerpo de Cristo. ¡Dios nos libre! Porque aquellos a quienes ves haciendo penitencia han cometido delitos, ya sea adulterio o alguna otra enormidad. Por eso están haciendo penitencia. Si sus pecados fueran leves, bastaría la oración diaria para borrarlos... En la Iglesia, pues, hay tres modos de perdonar los pecados: en el bautismo, en la oración y en la mayor humildad de la penitencia. (Sermón a los catecúmenos sobre el Credo 7:15; 8:16).

Sin embargo, contrario al deseo de nuestro Señor (Juan 20,21-23; cf. Santiago 5,14-16; 1 Juan 1,9) y la enseñanza y práctica unánimes de la Iglesia primitiva, los protestantes fundamentalistas o evangélicos han reducido el cristianismo a un religión puramente "espiritual". En esto, niegan el significado de la Encarnación. Sin saberlo, niegan que la Iglesia sea el Cuerpo de Cristo, una extensión de Su misma Encarnación basada en la relación de "una sola carne" entre Cristo y Su Novia (Efesios 5,25-32).

Autor: Mark Bonocore.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES