El Corán contra La Biblia, ¿quiénes tienen la razón, los musulmanes o los cristianos?



La historia anunciada detrás de la escritura del Corán es la siguiente. Mahoma, el fundador del Islam, nació en el año 570 d. C. en La Meca, la ciudad más sagrada del Islam, de la tribu Quraysh. Comenzó a tener visiones a la edad de 40. Según la tradición islámica, el ángel Gabriel se le apareció en el monte Hira, cerca de La Meca, y le hizo memorizar el contenido de un pergamino. Este rollo contenía el comienzo de la Sura 96 ​​del Corán, titulada “Coágulos de Sangre” porque supuestamente el hombre es creado a partir de esta sustancia. Gabriel le ordenó a Mahoma que "¡Recitara!" El Corán se refiere a las 114 revelaciones, cada una de las cuales contiene una “sura” o capítulo.

N.J. Dawood, cuya traducción del Corán se publicó como Penguin Classic en 1956, explica el desarrollo de este “libro revelado”: ​​Las revelaciones coránicas se sucedieron en breves intervalos y al principio fueron memorizadas por rememoradores profesionales. Durante la vida de Mahoma, se escribieron versos en hojas de palma, piedras y cualquier otro material que tuviera a mano. Su colección se completó durante el califato de Umar. el segundo califa, y se estableció una versión autorizada durante el califato de Uthman, su sucesor. Hasta el día de hoy, esta versión es considerada por los creyentes como la auténtica palabra de Dios (Dawood, N.J., The Koran (New York: Penguin Books, 1596), p.3. Todas las referencias al Corán son de esta versión).

Según Sura II, vs.98, “Gabriel ha revelado el Corán como una guía que confirma las escrituras anteriores [el Antiguo y el Nuevo Testamento de la Biblia]”. Más aún: “Dios ha revelado ahora la mejor de las Escrituras, un Libro... libre de todo defecto” (Sura XXXIX. vs.23). Dios le dice a Mahoma: “No se te dice nada que no se haya dicho a otros apóstoles antes que tú” (Sura XLI, v.42. Los mismos apóstoles admiten que trajeron una fe más iluminada, y así es con Mahoma, el mayor de todos los apóstoles (Sura XLI, vs.20).

Aceptamos el siguiente desafío en el Corán: “¿No reflexionarán sobre el Corán? Si no hubiera venido de Dios, seguramente podrían haber encontrado en él muchas contradicciones”. (Sura IV, verso 82).

Hemos leído el Corán y hemos encontrado muchas enseñanzas que contradicen las doctrinas de la Iglesia Católica, la única organización en la tierra que tiene el mandato dado por Dios de enseñar (Mt. 28:19), gobernar (Mt. 18 :18), y santificar (Lc. 22:19) a la humanidad. Todo el cuerpo de la verdad revelada, es decir, todo lo que Cristo ha enseñado (Mt 28, 19-20), le ha sido encomendado para la iluminación de las naciones. Es Su deber, entonces, preservar, interpretar y proclamar estas verdades de la revelación. Ninguna otra organización o persona ha sido tan comisionada.

La primera contradicción se refiere a la creación. Las Sagradas Escrituras afirman: “En el principio creó Dios los cielos y la tierra” (Gén. 1:1). Es decir, en el principio de los tiempos, cuando sólo existía Dios. “Crear” significa sacar de la nada (nada): ex nihilo. En otras palabras, sólo Dios crea. Solo Él puede salvar la distancia infinita o el abismo entre el ser y el no ser. En contraste, el hombre hace cosas a partir de materiales preexistentes. Él no puede crear. Él es una criatura; lo que está hecho de la nada, o cualquier cosa que existe fuera de Dios. Pero el Corán afirma que Dios creó al hombre a partir de una materia preexistente: Hombres, si dudáis de la Resurrección, recordad que os creamos primero del polvo, luego de un germen vivo, luego de un coágulo de sangre, luego de un semicírculo. formado un bulto de carne... (Sura XXII, vs.5).

Como señalamos anteriormente, Sura XCVI, verso 1 afirma: “Recita en el nombre de tu Señor que creó—creó al hombre de coágulos de sangre”. Aquí hay un relato algo diferente: “Estoy creando al hombre de barro seco, de barro negro moldeado (Sura XV, vs.19).

Antes de que Dios creara al hombre, creó a “Satanás de fuego sin humo” Sura XV, vs.19) y este Satanás se jacta: “Soy más noble que él. Tú me creaste de fuego, pero a él de arcilla” ‘Sura XXXVIII, vs.76).

Creemos que Satanás pecó por orgullo. El deseaba ser como Dios y rehusó someterse a Su voluntad, y por lo tanto fue arrojado al Infierno para siempre. El Corán sostiene que Satanás fue expulsado del cielo porque se negó a adorar al hombre. Cuando lo haya formado [al hombre] y le haya insuflado Mi espíritu, arrodíllense y postrense ante él. Los ángeles, uno y todos, se postraron, excepto Satanás. Se negó a postrarse con los demás...


“Fuera”, dijo Dios. Estás maldito. Mi maldición estará con vosotros hasta el día del juicio” (Sura XV, vss.1932).

El Corán niega otra verdad fundamental del catolicismo: la divinidad de Jesucristo. El salmista describe al Mesías salvando: "El Señor me ha dicho: Hijo mío eres tú, yo te he engendrado hoy" (Sal. 2:7). Además, el Mesías comparte el trono de Yahvé: "El Señor Yahvé, dijo a mi Señor Jesucristo): Siéntate a mi diestra” (Sal. 109:1) Él es Emmanuel, Dios-con-nosotros (Is. 7:14), y es llamado El Gibbor (Dios Fuerte), un título que Cristo el Mesías comparte con Yahvé (Is. 9:6; 10:20ss.).


Al menos cinco veces en los Sinópticos Jesús se declara explícitamente Hijo de Dios (Mt. 11:25-27; 16:16-17; Mc.12:1-9; 13:32; 14:61-62) , e implícitamente mucho más a menudo. Los judíos entendieron completamente las demandas divinas de nuestro Señor, y lo asesinaron por ello:

“Él se hizo a sí mismo Hijo de Dios” (Jn. 19:7). De manera similar, después de que Cristo afirmó Su divinidad: “Yo y el Padre uno somos” (Jn. 10:30), los judíos desearon apedrearlo “...por blasfemia; y porque tú [Nuestro Señor siendo hombre, te haces Dios” (Jn. 10:33).

Una de las pruebas más sorprendentes de la preexistencia de nuestro Señor como divino Hijo de Dios se encuentra en el prólogo del Evangelio de San Juan:

En el principio era la Palabra, y la palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Él estaba en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho (Jn. 1:1-3).

A pesar de toda la evidencia en el Antiguo y Nuevo Testamento de que Jesucristo es “el Hijo unigénito de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos; Dios de Dios, Luz de Luz, verdadero Dios de verdadero Dios; engendrado, no hecho, consubstancial al Padre, por quien todas las cosas fueron hechas,... (Credo de Nicea), el Corán insiste en que nuestro Señor es simplemente una criatura: “Jesús es como Adán a los ojos de Dios. Lo creó de polvo y luego le dijo: 'Sé', y fue” (Sura III, vss. 5159).

“Dios no permita”, exclama el Corán, “que Él mismo (Dios) engendre un hijo” (Sura XIX, vs.29). Aquellos que creen que Dios ha engendrado un Hijo, “predican una falsedad monstruosa” (Sura XIX, vs.88). porque “Dios es Uno..., no engendró a ninguno” (Sura CXII, vs.1). El Corán concluye: “Así que creed en Dios y en Sus apóstoles y no digáis: 'Tres'” (Sura IV, vs.174).

Se sigue que María no es la Madre de Dios:

“El Mesías, Jesús el hijo de María, no era más que el apóstol de Dios y Su palabra que Él arrojó a María: un espíritu de Él” (Sura XL, vs.171). “Los incrédulos son aquellos que dicen: 'Dios es el Mesías, el hijo de María'” (Sura V. vs.70).

Que la Santísima Virgen María es verdaderamente la Madre de Dios fue definido por el Concilio de Éfeso en el año 431. Esto no significa que María, quien era ella misma una criatura de Dios, de alguna manera produjo o preexistió a la Divinidad. Por su completa aceptación de los planes de Dios para ella en la Anunciación, María se convirtió en madre en el tiempo del Dios que existía antes de que existiera el tiempo. Cristo tomó Su cuerpo humano, Su naturaleza humana, de Su madre María; Era verdaderamente el “hijo de María” (Mc 6,3). Los musulmanes, siguiendo el Corán, rechazan este artículo de fe porque están convencidos de que implica que María produce la naturaleza divina de Jesús.

La maternidad divina es la raíz de todos los privilegios de María. Uno es la Inmaculada Concepción: el privilegio único por el cual ella, en vista de los méritos futuros de su Hijo divino, fue concebida libre del pecado original en el vientre de su madre, Santa Ana (definido como un artículo de fe el 1 de diciembre). 8,1854, del Papa Pío IX, en la Bula Ineffabilis).

Otro privilegio de María es su virginidad perpetua: permaneció virgen durante toda su vida, antes, durante y después del nacimiento de Cristo. La Asunción de la Santísima Virgen es otro privilegio más: al final de su vida terrena fue asunta al Cielo, glorificada en cuerpo y alma. Esta doctrina fue definida solemnemente por el Papa Pío XII el 1 de noviembre de 1950 (Constitución Apostólica Munificentissimus Deus).

Debido a que el Corán critica la creencia en la maternidad divina de María, ipso facto no cree en todos sus privilegios que se derivan de ella, incluido el hecho de que no sufrió los dolores del parto. Si María está libre de la mancha del pecado original, y si los dolores del parto se deben al pecado original, entonces la Santísima Virgen concibió a Nuestro Señor sin experimentar los dolores asociados con el parto (cf. Gn 3,16).


La siguiente descripción en el Corán de las circunstancias que rodearon el nacimiento de Jesús está obviamente en desacuerdo con las Escrituras y la enseñanza oficial de la Iglesia Católica: Entonces ella lo concibió y se retiró a un lugar lejano. Y cuando sintió los dolores del parto se acostó junto al tronco de una palmera, llorando: “¡Ay, ojalá me hubiera muerto y pasado al olvido!”.


Pero una voz desde abajo le gritó: No te desesperes. Tu Señor ha provisto un arroyo que corre a tus pies, y si sacudes el tronco de esta palmera, caerá en tu regazo dátiles frescos y maduros. Por tanto, comed y bebed y regocijaos; y si te encuentras con algún mortal dile: “He hecho voto de ayuno al Misericordioso y no hablaré con ningún hombre hoy” (Sura XIX. vs.22).

¿Dónde está el ángel Gabriel? quien saludó a María: “¡Salve, llena de gracia!” No se menciona a San José, ni aquí ni en el resto del libro, pero se dedica una sura completa de nueve páginas a José, hijo de Jacob. Se rechaza la naturaleza milagrosa de la concepción de María: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra y por eso el Santo que nacerá será llamado Hijo de Dios”. Isabel, prima de María, proclama que María es la madre de Dios: “¿Y cómo he merecido yo que la madre de mi Señor viniera a mí?” Además, la Santísima Virgen concibió a nuestro Señor en un pesebre y lo envolvió en pañales. No estaba debajo de una palmera. Imagínese el absurdo de que Nuestra Señora sufriera tanto dolor que preferiría “pasar al olvido”. Sin embargo, el Corán afirma: “Así era Jesús, el hijo de María. Esa es toda la verdad, de la que todavía dudan” (Sura XIX, v.29) (cf. Lc., capítulos 1;2).


La Santísima Virgen María, además, parece ser confundida con Miriam, la hija de Jacabed y hermana de Moisés y Aarón: “Llevando al niño, vino a su pueblo. ! Hermana de Aarón..."' (Sura XIX, vs.28). En una nota al pie, Dawood intenta proteger la integridad del texto: Los comentaristas musulmanes niegan la acusación de que hay confusión aquí entre Miriam, la hermana de Aarón, y Maryam (María), madre de Jesús.“Hermana de Aarón”, argumentan, simplemente significa 'mujer virtuosa' en este contexto.

En cualquier caso, no existe tal referencia en la Escritura respecto de Nuestra Señora, aunque en el Nuevo Testamento, Isabel, la madre de Juan Bautista y por tanto prima de María, “era de las hijas de Aarón” (Lc 1, 5). La palabra se usa a menudo en su sentido literal (Mt. 9:18; Mc. 5:35), pero también se usaba con frecuencia para una mujer de cierta raza o religión como hija de los hebreos (Jue. 10:12). ), o como un término de cariño familiar (Mt. 9:22). Los profetas, por ejemplo, a menudo hablan de Jerusalén como la "hija de Sión" (Is. 37:22; Jer. 4:31; Mich. 4:10). Pero nuevamente, “María” e “hija de Sion” nunca se encuentran juntas en las Escrituras.

El Corán acusa a los católicos de adorar a María como a un dios (Sura V, verso 114), lo cual es evidentemente falso. Ninguna persona o cosa debe tomar el lugar de Dios, o ser honrada de una manera debida solo a Dios, porque esto es idolatría, que Dios prohibió. Toda adoración que no esté dirigida a Dios mismo debe estar subordinada a Él (Ex. 20:3-5; Duet. 5:9; Jn. 4:22).

La hiperdulia es el especial honor o veneración que se le rinde a la Santísima Virgen por su suprema dignidad como Madre de Dios y su consecuente santidad única: “llena eres de gracia”. Es muy diferente de la adoración debida a Dios solo (latria), porque reconoce que María es una criatura. Siendo ella una criatura más santa y más noble que todos los ángeles y santos, el honor que ella merece es mayor que el que se les rinde (dulia). La hiperdulia implica la reverencia amorosa del hijo por la madre de Dios y nuestra, y la confianza en su poder intercesor con su Hijo divino (Jn 2, 5).


De manera similar, el Corán insiste en que los católicos deifiquen a los santos (Sura XVII, vs.52). La veneración de los santos, sin embargo, es indirectamente adoración a Dios, quien los hizo y santificó y de quien son amigos. Su santidad, su triunfo y su gloria no son más que un reflejo de los de Cristo, su Mediador y Modelo. Una respuesta clásica a la acusación de que los católicos deifican a los santos se da en el Martirio de Policarpo. Cuando los judíos suplicaron al magistrado que no entregara el cuerpo de San Policarpo a los católicos “de lo contrario, abandonarían al crucificado y comenzarían a adorarlo”, Marción respondió:

Esto se hizo por instigación e insistencia de los judíos, quienes también velaron cuando íbamos a sacarlo del fuego, ignorando que nunca podemos desamparar a Cristo, que padeció por la salvación del mundo entero de los que son salvos, el perfecto por los pecadores, ni podemos jamás adorar a ningún otro. Porque amamos a los mártires como discípulos e imitadores del Señor, con razón, por su insuperable devoción a su Rey y Maestro jurado. ¡Que también nos toque a nosotros ser sus compañeros y condiscípulos! (17:1-3).


El divorcio es otro tema más en el que el Corán anula la enseñanza de la Iglesia Católica. Nuestro Señor devolvió al matrimonio su dignidad primitiva al insistir en la indisolubilidad del vínculo matrimonial, promulgado por Dios uno y trino en los comienzos de la historia humana: “Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Mt 9, 4). -8).

Compare la declaración de nuestro Señor con las que se encuentran en el Corán: Y cuando Zayd [llamado hijo adoptivo de Mahoma] se divorció de su esposa, te la dimos a ti [Muhammad] en matrimonio, para que fuera legítimo que los verdaderos creyentes casarse con las esposas de sus hijos adoptivos si se divorciaron de ellos (Sura XXXIII, vs.37).

“No será delito para ustedes divorciarse de sus esposas antes de que se consuma el matrimonio o se liquide la dote” (Sura II, vs.236). Un caso claro de poligamia se afirma en Sura IV, vs. 126: “Por más que lo intentes, no puedes tratar a todas tus esposas con imparcialidad”.


De nuevo: Te son lícitas [Mahoma] las mujeres creyentes y las mujeres libres de entre las que recibieron el Libro antes que tú, con tal de que les des sus dotes y vivas en honor con ellas, sin cometer fornicación ni tomarlas como amantes (Sura V. vs. 5).


Creyentes, no os acerquéis a vuestras oraciones cuando estéis borrachos, sino esperad hasta que podáis captar el significado de vuestras palabras; ni cuando estéis contaminados: si os habéis hecho las necesidades o habéis tenido relaciones sexuales con mujeres durante el viaje y no podéis encontrar agua, tomad un poco de arena limpia y frotad con ella vuestras caras y vuestras manos (Sura IV, vs.43).

El adúltero sólo puede casarse con una adúltera o una idólatra; y la adúltera sólo puede casarse con un adúltero o un idólatra. A los verdaderos creyentes se les prohíben tales matrimonios (Sura XXIV, vs. 1). Creyentes, si os casáis con mujeres creyentes y os divorciáis de ellas antes de consumar el matrimonio, no estáis obligados a observar un período de espera (Sura XXXIII, verso 43).

Según el Corán, estas orgías continúan en el Cielo donde la concupiscencia no tiene límites:

“Ellos [los verdaderos creyentes] se sentarán con vírgenes tímidas, de ojos oscuros, tan castas como los huevos protegidos de avestruces” (Sura XXXVII, vs.48).

Reclinados allí en mullidos lechos, no sentirán ni el calor abrasador ni el frío punzante. Los árboles extenderán su sombra a su alrededor, y las frutas colgarán en racimos sobre ellos.

Se servirán con platos de plata y vasos grandes como copas. ... Serán atendidos por muchachos agraciados con la eterna juventud, que a los ojos del espectador parecerán perlas esparcidas. Cuando mires esa escena, contemplarás un reino dichoso y glorioso (Sura LXXVI, vss. 13-20).

En conclusión, estamos de acuerdo con el Corán: “¿Quién es más malvado que el hombre que inventa una falsedad acerca de Dios o niega Sus revelaciones” (Sura VI, vs.21)? Y coincidimos con el juicio: “Él [¿Mahoma?] lo ha inventado [el Corán] él mismo” (Sura XLVI, vs.7).


Oremos por la conversión de los musulmanes en las palabras de la Consagración del Género Humano al Sagrado Corazón de Jesús (Papa Pío XI): Sé Rey de todos aquellos que todavía están envueltos en las tinieblas de la idolatría o del islamismo, y no te niegues a atraerlos a todos a la luz y al reino de Dios. Vuelve Tus ojos de misericordia hacia los hijos de esa raza que una vez fue tu pueblo elegido. En la antigüedad invocaron sobre sí mismos la Sangre del Salvador; que ahora descienda sobre ellos una fuente de redención y de vida.

*Por un erudito católico europeo, que desea permanecer en el anonimato por motivos personales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES