Causa polémica e indignación una escultura del papa Francisco tirando a un bebé



En la obra titulada "Chao tradición", expuesta en la Aguafuerte Galería de la capital mexicana, aparece una primera figura del papa arrullando a un bebé; en la segunda, suelta al bebé y cae, y en la tercera aparece en el suelo, destrozado, y con el pontífice riéndose

Al explicar su obra, el chileno señaló que en la primera figura "el Papa toma a un niño, que puede ser Cristo también y lo expone como ofrenda a Dios por eso está mirando hacia arriba, luego en la segunda lo deja caer y en la tercera se tritura y se ríe".

"Sabemos que todas las instituciones poderosas muchas veces caen desde adentro y no se necesitan factores externos para que eso se derrumbe", expuso

Una escultura en tríptico en la que la figura del papa Francisco, creada por el artista chileno Pablo Maire, deja caer a un bebé ha generado polémica en México por el tema que trata: una crítica a la Iglesia católica y sus jerarcas que, según cuenta el artista este miércoles, perpetúan un modelo "violento y anacrónico".

En la obra titulada "Chao tradición", expuesta en la Aguafuerte Galería de la capital mexicana, aparece una primera figura del papa arrullando a un bebé; en la segunda, suelta al bebé y cae, y en la tercera aparece en el suelo, destrozado, y con el pontífice riéndose.

El artista chileno se inspiró en una obra de la década de los 90 en la que el activista y artista contemporáneo chino Ai Weiwei tomó un antiguo jarrón de cerámica de la dinastía Han y lo dejó caer al suelo, destrozándose, como una forma de protesta contra el Gobierno chino.

"Él hizo este gesto simbólico como de destruir la tradición china y yo lo transpolé, puse esta obra en el contexto occidental y me imaginé la tradición católica, que es una tradición que a todos nos afecta de algún modo porque somos del mundo occidental, sobre todo con temas como la pedofilia", dijo Maire en entrevista con Efe.

Puso como ejemplo la corrupción de la Iglesia católica en Chile y recordó que hace un par de años en su país "los casos de pedofilia salieron a la luz como nunca antes y la gente tuvo una desafección, al menos con la institución católica, no con la creencia".

La obra hecha en poliresina de 27 x 11 x 9 centímetros, con base hecha de madera, fue propuesta por el artista al galerista mexicano Israel Alvarado, uno de los pocos miembros del gremio abiertos a presentar obras polémicas y disruptivas como la de Maire.

Al explicar su obra, el chileno señaló que en la primera figura "el papa toma a un niño, que puede ser Cristo también y lo expone como ofrenda a Dios por eso está mirando hacia arriba, luego en la segunda lo deja caer y en la tercera se tritura y se ríe".

"Sabemos que todas las instituciones poderosas muchas veces caen desde adentro y no se necesitan factores externos para que eso se derrumbe", expuso.

Recordó que nació durante la dictadura de Augusto Pinochet, lo que obviamente le "afectó profundamente". "Sobre todo porque tengo familiares perseguidos por la dictadura y tengo trabajos que no tienen solo que ver con la religión, sino que también tienen que ver con lo político y yo hago esos juegos políticos porque el arte y la política están muy vinculados desde mi punto de vista y con respecto a mi trabajo", detalló. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES