Los nuevos líderes católicos chinos dicen que seguirán los principios del Partido Comunista



Dos organismos eclesiásticos patrocinados por el Estado en China han elegido nuevos dirigentes, que prometieron vigorizar pastoralmente a los fieles católicos en consonancia con los principios socialistas del Partido Comunista Chino.

El X Congreso Nacional del Catolicismo en China, de tres días de duración, finalizó en Wuhan, capital de la provincia de Hebei, en el centro de China, el 20 de agosto. El congreso nacional se celebra cada cinco años, y los altos cargos del Partido Comunista también asistieron a la reunión y pronunciaron discursos, informó ucanews.com.

Los delegados aceptaron por unanimidad el informe de trabajo del Noveno Comité Permanente sobre los esfuerzos y actividades eclesiásticas en la promoción del patriotismo, el socialismo y la sinicización en la Iglesia católica, tal y como lo expuso el presidente Xi Jinping.

La "sinicización" es una ideología política que pretende imponer normas estrictas a las sociedades e instituciones basadas en los valores fundamentales del socialismo, la autonomía y el apoyo al liderazgo del Partido Comunista Chino, informó ucanews.com.

Más de 300 obispos, clérigos y religiosos católicos de toda China eligieron a los nuevos líderes de la Asociación Patriótica Católica China y de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Católica en China, según un informe publicado en el sitio web de los obispos.

El arzobispo Joseph Li Shan, de Pekín, fue elegido presidente de la asociación patriótica, y el obispo Joseph Shen Bin, de Haimen, fue elegido presidente de la conferencia episcopal, aprobada por el gobierno.

Los nuevos líderes emitieron una declaración para comprometerse a involucrar a sacerdotes, religiosos y laicos de todo el país en la evangelización pastoral y en la promoción de la "sinicización" para "la verdad, el pragmatismo y la inspiración" para avanzar hacia un "futuro brillante".

La declaración de los nuevos líderes también destacó la necesidad de que la Iglesia católica ponga en práctica el espíritu de la Conferencia Nacional sobre Asuntos Religiosos celebrada el pasado mes de diciembre y cumpla la exigencia del Comité Central del Partido Comunista para la Iglesia católica en China. Durante esa conferencia, celebrada los días 3 y 4 de diciembre, Xi hizo hincapié en la estricta aplicación de las políticas marxistas, el aumento de la vigilancia en línea y el endurecimiento del control de la religión para garantizar la seguridad nacional.

Los obispos afirmaron que era "necesario unir y guiar a los sacerdotes, ancianos y fieles para seguir el pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo con características chinas para una 'nueva era'; seguir manteniendo un alto patriotismo y amor por la religión; (y) adherirse a los principios de las iglesias independientes y autogestionadas", decía la declaración de los obispos.

Los líderes eclesiásticos dijeron que consideran importante adherirse a la dirección de la sinicización del catolicismo en China para "fortalecer vigorosamente la construcción de fuerzas patrióticas" para realizar "el sueño del gran rejuvenecimiento de la nación china".

Tras la toma del poder por parte de los comunistas en 1949, China rompió los lazos diplomáticos con el Vaticano.

El gobierno comunista formó la Asociación Patriótica Católica en 1957 para afirmar el control sobre la Iglesia Católica. Al principio no aceptó la autoridad papal sobre la Iglesia católica china.

Durante años, el nombramiento de obispos ha sido la manzana de la discordia entre el gobierno chino y el Vaticano, ya que Pekín nombraba y consagraba obispos sin el mandato del Vaticano. Aunque ha ordenado a muchos obispos "elegidos" sin la aprobación papal, la Iglesia china ha mantenido viva la línea de sucesión apostólica haciendo que obispos válidamente ordenados sirvan de consagradores.

China tiene unos 12 millones de católicos divididos entre los que los líderes se han unido a la asociación patriótica y los que se niegan, dicen los investigadores independientes.

En 2018, el Vaticano firmó un acuerdo provisional con China por dos años sobre el nombramiento de obispos; el acuerdo fue renovado por otros dos años en 2020. Las disposiciones del acuerdo no se han hecho públicas.

Al parecer, el Vaticano busca unir a los católicos con el acuerdo, que le da voz para aceptar o vetar a los obispos seleccionados por Pekín.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES