El actor Shia LaBeouf afirmó que la Misa en latín inspiró su conversión al catolicismo.



El 25 de agosto, se conoció la noticia de que la estrella de ‘Transformers’, Shia LaBeouf, se convirtió al catolicismo.

LaBeouf contó su historia de conversión en la serie ‘Conversaciones en la encrucijada‘ del obispo estadounidense Robert Barron. LaBeouf se convirtió mientras se preparaba para su papel de San Pío de Pietrelcina en la próxima película, ‘Padre Pio’.

Antes de filmar la película, el actor dijo que tenía tendencias suicidas en medio de varios escándalos públicos. Dijo que Hollywood lo puso en la lista negra, que no tenía amigos ni familia a quien recurrir.

“Cuando entré en esto, mi vida estaba en llamas. Estaba saliendo del infierno”, dijo.

“Ya no quería ser actor. Mi vida era un completo desastre. Lastimé a mucha gente. Sentí una profunda vergüenza, una profunda culpa. No me gustaba salir mucho a la calle. Tenía un anhelo de no estar más aquí”.

Explicó que filmar la película “se sintió milagroso” y que “Pio me salvó la vida”. 

A lo largo de su conversación con el obispo Barron, LaBeouf dijo que la Misa tradicional en latín (Misa tridentina) jugó un papel importante en su conversión. Dijo que asistía a misa en latín “todo el tiempo” durante su preparación.

“La misa en latín me afecta profundamente”, dice LaBeouf.

“¿Cómo?” El obispo Barron responde.

“Porque parece que no me están vendiendo un auto” , continúa. “Parece que no se está haciendo para venderme nada. Y se siente casi como si me dejaran entrar en algo muy especial. La tranquilidad… activa algo en mí donde siento que he encontrado algo”.

“Se siente como algo especial que has encontrado y lo proteges y lo sostienes y es tuyo”.

“Hay un cierto idioma en el que no necesito saber las palabras, que es lo que siento cuando veo la misa de Pio”. LaBeouf continúa.

“Sé lo que está pasando y lo siento profundamente. Casi se siente más poderoso que cuando siento cada palabra. Me saca del reino de lo intelectual y me coloca de lleno en el reino de los sentimientos y la belleza de la que hablas”.

“Nunca fui ateo. Siempre fui un agnóstico”, dice el actor. “Siempre tuve una creencia, pero nunca tuve una conexión. La misa en latín me dio algo en lo que me sentí conectado, lo que me sacó de la creencia y me conectó”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES