¿Sabías que hay una comunidad religiosa para Monjas con Síndrome de Down?



Las Hermanitas Discípulas del Cordero viven en un hermoso priorato, escondido en la campiña francesa, donde lo divino se encuentra con la vida ordinaria.

Y ahora, la comunidad busca hermanas sin discapacidad de Estados Unidos para que se unan a ella.

Una unión de dos vocaciones

Les Petites Sœurs Disciples de l'Agneau, o Las Hermanitas Discípulas del Cordero, fueron fundadas por la «unión de dos vocaciones», dijo la Madre Line a CNA en una entrevista traducida.


En 1985, una joven con síndrome de Down, la hermana Verónica, conoció a la Madre Line. La hermana Verónica ya había recibido su vocación de ser monja, pero había sido rechazada por varias comunidades religiosas.

Las Hermanitas Discípulas del Cordero

La Madre Line dice que las personas con síndrome de Down están «particularmente inclinadas a la vida contemplativa», y que las hermanas han hecho suyo el dicho de Santa Teresa de Calcuta (Madre Teresa): «Haz cosas pequeñas con gran amor».

«Seguimos el camino de Teresa: “las grandes acciones están más allá de nuestro ámbito”», señala la web de la comunidad. «Nunca seremos grandes teólogos. Nuestra vida es muy sencilla y sin duda similar a la vida secreta de Jesús, María y José de Nazaret.»

Aunque las Hermanitas organizan cada día en torno a la oración y el culto, también se inspiran en el estilo de vida benedictino, que equilibra la oración y el trabajo.

«Es muy importante que las Hermanitas se mantengan ocupadas», dijo la Madre Line.

Por ello, las hermanas dedican gran parte de su tiempo a cultivar sus jardines, cosechar verduras, tejer bufandas y bolsos, e incluso hacer té de hierbas medicinales, que venden en tiendas especiales donde otros conventos venden sus productos.

La Madre Line reconoció la llamada de la hermana Verónica a ser monja, así que las dos empezaron a vivir juntas, con la esperanza de que otras jóvenes con síndrome de Down que sintieran la llamada a la vida religiosa se unieran a la comunidad.

La Madre Line dijo que, en aquel momento, la Iglesia y las comunidades religiosas no entendían «cómo una persona con síndrome de Down podía tener una llamada de Dios» para unirse a la vida religiosa.

Pero la Madre Line, que había estudiado psicología y enseñado el Catecismo durante muchos años, vio que las personas con las que trabajaba que tenían síndrome de Down tenían «una gran inclinación espiritual».

Con el paso del tiempo, más mujeres con síndrome de Down se unieron a la comunidad, y la Iglesia vio la necesidad de su existencia.

En 1999, las Hermanitas fueron establecidas como instituto religioso oficial de vida contemplativa por el arzobispo de Bourges, Pierre Plateau.

En 1995, la comunidad se trasladó a Le Blanc, en la región francesa de Indre, donde las hermanas residen actualmente. En la actualidad, siete hermanas con síndrome de Down viven junto a la Madre Line y la Hermana Florence, donde realizan juntas su vocación.

Una vida de oración y trabajo contemplativo

Las Hermanitas viven en un hermoso priorato, escondido en la campiña francesa, donde lo divino se encuentra con la vida ordinaria.

Su capilla privada, construida en 2010, está situada en un terreno ondulado dentro de un parque, rodeada de bosques, y es especialmente propicia para la oración privada y la contemplación.

Lo más importante de todo, dijo la Madre Line, es que los demás reconozcan que estas mujeres tienen una auténtica vocación.

«No somos una institución para personas discapacitadas; somos una comunidad», dijo la Madre Line, haciendo hincapié en cómo cada hermana eligió venir a vivir a la comunidad.

«Realmente tienen una llamada de Dios; es una vocación», dijo. «No son los padres los que deciden que van a vivir con la comunidad simplemente porque es un buen lugar para vivir. Son realmente las hermanas las que tomaron la decisión».

Se necesitan hermanas para apoyar la misión

La Madre Line dice que las Hermanitas pueden cumplir con sus vocaciones religiosas porque tienen el apoyo de «hermanas capacitadas» como ella y la Hermana Florence, que han dedicado su vida a esta misión.

Dice que la comunidad reza especialmente para que las hermanas capacitadas de América se unan a ellas.

«En Europa, es muy, muy difícil buscar ayuda - para mujeres jóvenes que quieran unirse a la comunidad y compartir sus vidas con personas con síndrome de Down», dijo la Madre Line.

La Madre Line añadió que los estadounidenses tienen una visión diferente de las personas con síndrome de Down que los europeos.

«Se les considera seres humanos [en Estados Unidos]», dijo la Madre Line. «En Europa, la mayoría de las personas con síndrome de Down van a vivir a instituciones. Es justo que, en Estados Unidos, las personas con síndrome de Down permanezcan en su familia».

Las hermanas dijeron que esperan que el artículo de CNA «quizá ayude a encontrar mujeres jóvenes que quieran venir a Francia» para unirse a la comunidad.

«Estamos preparados y contentos de acoger a una joven estadounidense», dijo la Madre Line.

Añadió que la comunidad estaba preparada para acoger a mujeres jóvenes con una llamada a venir a vivir en la orden para que puedan llevar lo que aprenden con las Hermanitas de vuelta a los Estados Unidos y empezar comunidades similares que florezcan y prosperen.

Para las jóvenes capaces que ya han recibido su vocación religiosa, las Hermanitas ofrecen retiros para aquellas que quieran ver si el Señor las ha llamado a esta misión.

La madre Line destacó que la llamada a vivir con hermanas con síndrome de Down es un «compromiso de por vida».

«Hay que ser digno de confianza y fiel», dijo, y añadió que el estilo de vida puede ser exigente a veces y requiere mucha paciencia.

Pero para la Madre Line, las alegrías de la vida con las Hermanitas superan cualquier desafío.

«Aprendemos de ellas, sobre todo espiritualmente... mucho sobre el perdón. Son muy buenas perdonando, y eso es difícil», dijo la Madre Line.

«Nos están enseñando cómo estar en el camino hacia Dios».


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES