Las carmelitas descalzas de Cuba ya no tienen harina para fabricar hostias



La falta de financiación para la compra de trigo afecta a todo el país. Pero en el caso de las formas para Misa, no se puede utilizar mandioca como sustituto, como en la alimentación

La crisis económica en Cuba, debido a los múltiples problemas a escala mundial, como el desabasto de trigo por la guerra de Rusia y Ucrania, sigue golpeando a la población de la isla. Esta vez, está afectando de forma especial a los católicos. La falta de harina de trigo ha provocado que ya no se puedan fabricar hostias para la celebración de la Eucaristía. Según recoge la agencia católica argentina AICA, el monasterio de las Carmelitas Descalzas de Santa Teresa, en La Habana, informó en un comunicado que se han quedado sin ese producto esencial.

Esta comunidad provee de la formas eucarísticas a los templos católicos de la isla. Según el documental Un millón de hostias, de 2016, son 15 monjas de clausura quienes hacen las hostias que se consagran en toda Cuba desde la década de 1960.

«Hemos estado trabajando con la poquita harina que quedaba. Y lo que había de reserva ha llegado a su fin», escribían en el Facebook de Vida Cristiana, órgano de difusión de la Iglesia católica cubana a cargo de la Compañía de Jesús. «Esperamos y confiamos en el Señor que pronto podamos retomar el trabajo. Una vez que tengamos suficiente para distribuir a todas las diócesis les avisaremos».

Una máquina española

A finales de octubre, directivos cubanos calificaron de crítica la situación del abastecimiento de harina en el mercado nacional por falta de financiación para la compra de trigo. Según Infobae, «los problemas de abastecimiento de harina son habituales desde hace algunos meses en Cuba. Las panaderías, inclusive las que pertenecen al Estado, no tienen un suministro regular y algunos establecimientos particulares están días enteros sin poner pan a la venta».

Esta situación ha llevado a las autoridades a buscar soluciones para sustituir el producto. El Instituto de Investigaciones de Viandas Tropicales, de Villa Clara, está promoviendo por ejemplo el uso de harina de mandioca para producir pan y pizza. Sin embargo, la instrucción Redemptionis sacramentum, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, señala que la hostia solo puede elaborarse con trigo.

Por este motivo, la máquina de fabricar hostias de las carmelitas permanece inactiva. Se trata de un aparato de origen español. En marzo de 2021, la recibieron de parte del cardenal Timothy Dolan, arzobispo de Nueva York. Como relata Aleteia, Dolan visitó el monasterio en 2020 y preguntó a la superiora, Ana Mercedes de Jesús Crucificado, qué podían necesitar las hermanas. Ella le pidió que reparara su vieja máquina, que les había regalado en 1988 el también cardenal de nueva York, John O’Connor.

En vez de eso, el cardenal arzobispo de Nueva York importó una máquina nueva de nuestro país. En ese gesto las carmelitas vieron «su corazón de pastor ante un rebaño necesitado de lo más importante, el pan para la celebración eucarística».

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES