Presidente del Episcopado Suizo: "No veo ninguna razón por la que las mujeres no puedan bautizar o asistir en los matrimonios"



La encuesta "Somos Ear", de cara al Sínodo, ha sido completada. Un informe que resume los resultados de todas las diócesis suizas está de camino a Roma. En el mismo, se habla de la igualdad de derechos para las mujeres, la plena inclusión de las personas queer o los riesgos del clericalismo. Pero también los problemas a abordar, y los desafíos. El obispo Felix Gmür, presidente de la Conferencia Episcopal Suiza, quiere defender la igualdad de derechos en la Iglesia, pero no por su cuenta.

Obispo Félix Gmür, ¿hay algún tema o cuestión en este informe que le haya sorprendido?

No. Participé en el proceso desde el principio. Los obispos lo pusimos en marcha, y luego estuve siempre presente en diversas discusiones hasta la reunión final en Einsiedeln, y todo son oídos. Estaban presentes los responsables de las diócesis, las iglesias regionales, las asociaciones, las federaciones y las universidades. Eso es lo bonito: todos hemos participado y nos conocemos.

Entre otras cosas, se trata de la igualdad de derechos para las mujeres, la inclusión de las personas queer o el clericalismo, por ejemplo, cuando los sacerdotes u otras autoridades eclesiásticas quieren imponer algo sin involucrar a los demás. ¿Cómo reacciona usted ante estas cuestiones?

No reacciono, actúo. Porque estas cuestiones son urgentes, hemos lanzado este proceso sinodal. En la diócesis de Basilea somos sinodales desde hace mucho tiempo, en procesos de decisión conjunta. Un tema importante de la encuesta fue la necesidad de una oficina del defensor del pueblo. Estamos trabajando en ello. Pero estos procesos llevan tiempo.

Y a nivel suizo, ¿qué está abordando ahora?

El informe final también aborda cuestiones de liturgia, con la cuestión de dónde hay lugares donde hacemos lo que el Papa llama "escuchar al Espíritu Santo". Estamos muy centrados en cuestiones estructurales. Y hay una gran confianza en que las estructuras también pueden cambiar las actitudes. No estoy seguro de ello, pero se puede discutir. Y eso es lo que estamos haciendo ahora con los grupos de apoyo sinodal en las diócesis individuales y a nivel suizo. Estos grupos están profundizando en las cuestiones y proponen actitudes y procedimientos para los cambios estructurales.

¿Cuál es su función como Presidente de la Conferencia Episcopal en estos procesos?

Mi funciones señalar los problemas y las cuestiones mencionadas y entrar en la fase continental que se avecina.

Por ejemplo, la cuestión de la función de la mujer.

La cuestión de la igualdad de derechos para las mujeres está, y también la igualdad de derechos para el hombre casado, el divorciado o el divorciado vuelto a casar. Que esto nos preocupe, que encontremos otras regulaciones aquí, es algo que someteré al próximo Sínodo Europeo de Obispos.

Así que someterá esta preocupación a las consultas. ¿También hace propuestas de posibles soluciones?

Para mí, la cuestión de los sacramentos es central. Debemos garantizar que puedan seguir siendo la fuente y la realización de la fe. Para ello necesitamos personas cualificadas y ordenadas para administrar los sacramentos. Hasta ahora son hombres célibes, los diáconos casados están capacitados para bautizar y asistir en los matrimonios. Pero no veo ninguna razón por la que no puedan ser también mujeres.

Otra preocupación es la inclusión de personas de diferente orientación sexual, entre otras cosas en lo que respecta a las condiciones de admisión a la missio, el encargo eclesiástico.

Ya estamos discutiendo esto en la Conferencia del Ordinariato Alemán-Suizo (DOK). La dificultad estriba en poner sobre el papel una nueva normativa. A menos que diga que no hay reglas.

¿Qué dirección está tomando la discusión sobre la missio para los agentes de pastoral en la Conferencia de Ordinarios de Alemania-Suiza?

No puedo predecir cuál será el resultado. Sólo sé que es difícil. Porque la pregunta es: ¿dónde está la frontera? Estamos pensando en una forma adecuada de abordarlo. Para mí, personalmente, la exhortación papal Amoris Laetitia es una guía. El Papa habla allí de gradualidad: hay un progreso espiritual, no sólo la situación actual. Una normativa que hoy es correcta también puede cambiar y luego ser igual de coherente. El Papa nos exige que reflexionemos y respondamos a la persona que tenemos delante.

Si no surge ninguna solución de la Conferencia de Ordinarios, ¿estaría usted dispuesto a introducir una nueva normativa en su diócesis por su cuenta?

No soy partidario de ir solo. En Suiza, que es un país pequeño, eso no sería conveniente. La diócesis de Chur debería tener una práctica similar a la de Basilea o Sankt Gallen. La Conferencia Episcopal es lenta, pero tratamos de encontrar un consenso en el que todo el mundo pueda apoyarse. Ir en solitario fomenta las divisiones y, por tanto, el descontento.

Sin embargo, la falta de solución provocaría una gran decepción, ya que el proceso sinodal, la interpelación de los fieles, también suscitó expectativas.

¿Es realmente así: el cambio de estructuras cambiará mi fe a mejor? ¿Sólo puedo creer si las estructuras son correctas, y no de otra manera?

Muchos creyentes están desgarrados porque ya no se sienten unidos a su iglesia. Seguirán creyendo, pero fuera de la iglesia.

Sí, este peligro existe. Pero también se puede formar parte de la Iglesia sin estar de acuerdo al cien por cien con todo.

Volviendo al próximo Sínodo Continental de Obispos: ¿hay alguna posibilidad de que las mujeres tengan también derecho a voto allí?

No lo sé. Pero eso es algo que sería importante para mí, por ejemplo. También en el Sínodo Mundial de Obispos de otoño de 2023, que se cambie la composición. De modo que ya no es sólo un Sínodo de Obispos, sino un Sínodo de creyentes de diferentes países. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES