Mujeres que quieran abortar tendrán primero que escuchar el latido del corazón del bebé, establece nueva ley en Hungría.



El Gobierno de Hungría ha aprobado esta semana que requerirá que los médicos presenten a las mujeres que solicitan un aborto los signos vitales del feto, una obligación que busca conducir al país hacía el aborto cero.

El decreto emitido el lunes establece que los proveedores de atención médica deben proporcionar a las mujeres embarazadas “una indicación claramente identificable de los signos vitales del feto” antes de proceder con cualquier procedimiento de aborto. El reglamento entra en vigor el 15 de septiembre.

En un comunicado, el Ministerio del Interior dijo que «casi dos tercios de los húngaros asocian el comienzo de la vida de un niño con el primer latido del corazón», y que los equipos modernos pueden detectar los latidos del corazón al principio del embarazo, lo que puede proporcionar «información más completa para las mujeres embarazadas».

De este modo, el Gobierno de Hungría, encabezado por el primer ministro Viktor Orban, sigue adelante con sus políticas en favor de la vida, la natalidad y la familia. Ya anteriormente, el Ejecutivo húngaro sacó adelante medidas con importantes exenciones fiscales y subsidios para las familias que tienen varios hijos con el fin de revertir el invierno demográfico que sacude a toda Europa.

Además, el Gobierno también consagró en la constitución húngara de 2011 que «la vida del feto estará protegida desde la concepción», pero no ha buscado endurecer significativamente las leyes sobre el aborto.

En una publicación de Facebook, la diputada Dora Duro, del partido Nuestra Patria, escribió que el gobierno había adoptado la propuesta de su partido de exigir que las mujeres embarazadas escuchen el latido del corazón del feto antes de interrumpir su embarazo y expresó su satisfacción por esta nueva medida provida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES