viernes, 5 de abril de 2019

"Odiaba a la Iglesia" y fue sanado por Dios mediante la unción de los enfermos. Hoy es secerdote


"ODIABA A LA IGLESIA" Y FUE SANADO POR DIOS MEDIANTE LA UNCIÓN DE LOS ENFERMOS. HOY ES SACERDOTE

El pasado 1° de marzo Mike Schmitz recordaba en un tweet que justamente ese día fue bautizado, “hace 44 años… y por gracia de Dios”.

En diversas publicaciones en Internet Mike narra detalles biográficos como su afición por Batman y que alguna vez estuvo a punto de casarse. Pero lo medular es que desde el año 2003 -tras un proceso de conversión, cuyo clímax vivió en Centroamérica- su amor declarado es Dios.

Esta historia de amor comenzó a ser consciente para él cuando era un adolescente… Se había criado en la fe católica y un día cualquiera pensó que quizá podría rezar con ese rosario que permanecía colgado por largo tiempo en el respaldo de su cama. Había escuchado a su madre rezar esta oración mariana y recordaba que incluía el Padrenuestro y el Ave María, pero no sabía por dónde empezar. "Le pregunté a mi maestro de educación religiosa si podía tomar prestado un folleto sobre el rezo del rosario. Con el librito en una mano y el rosario en la otra, empecé a rezar. María, desde el principio, me conducía a su Hijo".


BATALLANDO CON DIOS


Pero en paralelo, como muchos chicos y chicas de su edad, la mente de Mike estaba llena de dudas, prejuicios, sintiéndose aburrido y desconectado de la Iglesia. Resistencia que no varió, relata, ni siquiera cuando “durante una confesión cuando tenía 15 años, me encontré con Dios de una manera real, poderosa y personal”.

Tres cosas -recuerda- tuvo claras en su mente cuando salió a la calle tras recibir el sacramento de la Reconciliación: “Lo primero, estaba agradecido de que Dios había perdonado mis pecados. Segundo, que, si Dios quisiera que yo fuera sacerdote, escucharía la confesión de cualquier persona siempre que me lo pidiera. Y la tercera, pues que esa chica que acababa de pasar delante de mí se veía muy linda”, recuerda riendo.

Su batalla con Dios duraría casi una década. Ingresó a estudiar Teología intentando encontrar razones para su fe. “Pero al llegar allí me pareció que las respuestas que obtenía cuestionaban aún más esa fe. Era como si no hubiera razón para lo que realmente creemos”. Acentuó entonces su postura crítica hacia ciertos argumentos doctrinales de la Iglesia, que consideraba vetustos en algunos temas candentes. "Me sentí avergonzado por la Iglesia, y esa vergüenza me causó gran resentimiento", reconoce y agrega: “Seguía siendo católico, pero realmente odiaba a la Iglesia”.

UN ARROGANTE MISIONERO

Así las cosas, tras titularse aceptó la invitación a ser misionero. No tenía intención de ser sacerdote -estaba enamorado y tenía planes para casarse-, pero ir a Centroamérica como profesor de religión, le pareció una oportunidad de recuperar la paz.

La misión era en todo muy católica y Mike continuaba aferrado a su enojo con la Iglesia. “Cuando iba a Misa, me burlaba del sacerdote durante su homilía, sin ser capaz de ver mi arrogancia. Menos podía imaginar cuán drásticamente estaba por cambiar mi vida…”

SALVADO DEL ABISMO


Al poco tiempo Mike comenzó a sentirse físicamente débil y terminó postrado en cama. “Estaba tan enfermo que pensaron me iba a morir y llamaron a un sacerdote”. Quedó mudo cuando vio entrar al mismo hombre del que se había burlado durante semanas en cada Misa. “Sin dudar se acercó con prisa al lado de mi cama y me dio la Unción de los Enfermos y la Sagrada Comunión”. Mientras continuó en cama los días siguientes, recuperándose, reflexionaba que tal vez había estado equivocado y lo que este hombre decía de Jesús… “tal vez todo era verdad. El sacerdote me daba enseñanzas que yo nunca había escuchado”.

Comenzó así un camino en el cual fue acogiendo las respuestas que antes se negaba a creer. ¿La razón? “Algo en mi corazón y mente había cambiado”, sincera Mike. Así, estando un día en Adoración Eucarística…. “me di cuenta de que estaba enamorándome no solo de Dios, sino también de Su Iglesia que nos dio” … No tardó demasiado en comprender y acoger el llamado a “decir sí a la voluntad de Dios”, siguiéndolo en el sacerdocio.

Mike Schmitz se ordenó sacerdote el año 2003. Ha sido por años director de la pastoral juvenil de la Diócesis de Duluth (Minnesota, USA), y capellán en el Newman Center de la Universidad de Minnesota Duluth. Es un puente de encuentro con Jesús y la Iglesia para miles de jóvenes a través de sus podcasts de homilías, videos y predicando retiros.

El siguiente video, una de las fuentes de este relato y con subtítulos en español, presenta alternadamente los testimonios de conversión de los sacerdotes Josh Johnson y... Mike Shmitz:

Fuente, portaluz.org

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES