Mostrando las entradas con la etiqueta iglesia. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta iglesia. Mostrar todas las entradas

¿El celibato causa la pederastia? Un psiquiatra ateo asegura que no.




De un interesante estudio del prestigioso psiquiatra forense alemán, Hans-Ludwing Kröber, el cual se declara ATEO, éste deduce y afirma que «el celibato no causa la pedofili puesto que el porcentaje de pederastia en sacerdotes y religiosos que establece según las estadísticas en un 0,04%, es incluso menor que el que se da entre los heterosexuales de otras profesiones o al de la población global.

En Alemania los porcentajes son incluso menores a que nivel global. Kröber asegura que de 1995 a 2010 hubo 210,000 casos de abuso infantil reportados a la policia. De todos ellos, solo 94 estaban relacionados con personajes del clero.

Los hombres que practican el celibato, de acuerdo con Kröber, tienen 36 veces MENOS probabilidades de volverse abusadores de niños que los hombres que no llevan una vida célibe. 

También afirma: «Los problemas que tiene ahora la Iglesia católica son problemas de sacerdotes HOMOSEXUALES que no son capaces o no quieren vivir la abstinencia sexual». Efectivamente; es sabido que en más del 98% de los casos de pederastia, las agresiones sexuales se realizan a niños y adolescentes VARONES, lo que demuestra que está íntimamente ligada a la HOMOSEXUALIDAD. No obstante, en lo mucho que se está escribiendo estos días sobre el tema, siempre se relaciona la pederastia con la circunstancia de ser los agresores sacerdotes o religiosos, y nunca con su condición HOMOSEXUAL. Pero, claro está, el poner de manifiesto algo peyorativo sobre la homosexualidad no es «políticamente correcto» y quien tal cosa haga puede ser acusado de homofobia; en cambio el ensañarse con la Iglesia es más «progresista», tiene más morbo y deja más dinero.

«Los auténticos pederastas son personas que tuvieron ya una viva actividad sexual precoz y no personas adultas con una 'superproducción hormonal' por falta de pareja. La creencia de que la falta de pareja tarde o temprano desemboca en la pérdida de la orientación sexual original es 'científicamente una tontería'».

Nadie se vuelve pederasta por carecer de contactos sexuales con una persona adulta. 
«Después de una fase de abstinencia sexual, uno no empieza de repente a soñar en menores y deja de soñar en mujeres atractivas: para un varón heterosexual los niños no tienen ni tendrán ningún interés.»

Dr. Hans-Ludwig Kröber, Psiquiatra forense.
Desde el 1 de marzo 1996 Kröber es profesor de Psiquiatría Forense y Director del Instituto de Psiquiatría Forense de la Universidad Libre de Berlín, que ahora es parte de la Charité. Co-editor del Manual de Psiquiatría Forense y de la revista científica "Psiquiatría Forense, Psicología y Criminología" en Alemania.

Siete razones por las cuales nunca me haría evangélico/protestante



7 razones por las cuales nunca sería evangélico/protestante

1. Porque el evangelicalismo no puede demostrar su existencia histórica en los primeros siglos del cristianismo, por tanto sus comunidades no son comunidades de origen apostólico. Y para detectar cual es la Iglesia de Cristo, aquella a la que le fue dada la promesa de que ni el infierno prevalecerá contra ella, es necesario rastrearla en la historia hasta el siglo I. Si no se remonta hasta el primer siglo NO es la Iglesia de la promesa.

2. Sus enseñanzas no son las que fueron creídas durante los primeros 1500 años del cristianismo, sus doctrinas se empezaron a elaborar hasta que apareció el protestantismo. "Sola fide" y "sola scriptura" son creencias completamente ajenas al cristianismo primitivo de los apóstoles y los Padres de la Iglesia.

3. Porque si creyera en la "sola scriptura" sería completamente incapaz de responderle a un católico si me preguntara dónde está el canon de la biblia en la biblia, así que no podría sustentar el contenido de la biblia, solo con la biblia, y además no podría demostrar que los evangélicos intervinieron en la formación del canon, ya que no existían en el siglo IV en que el canon se definió.

4. Porque si eligiera ser evangélico tendría luego que discernir entre tanta denominación para escoger una (unirme a los que creen en el rapto o los que no, con los que bautizan bebés o los que no, con los que creen que el diezmo obligatorio es bíblico o los que no, con los que creen que los carismas del E.S. están vigentes o con los que creen que ya cesaron, con los que creen que la salvación se puede perder o los que no, con los monergistas o con los sinergistas, con los que creen en el gobierno episcopal o en el presbiterial o en el congregacional, con los que creen que el bautismo es necesario para salvación o con los que creen que es solo un acto simbólico de obediencia, con los que creen que Jesús murió por todos o solo por unos elegidos, etc., etc.).

5. Porque no me gustaría pertenecer a un grupo que me fomentara el miedo y el desprecio por el arte y la belleza de lo sacro expresada en imágenes cristianas donde se nos representa al Señor o nuestros hermanos los santos de Dios.

6. Porque no me gustaría pertenecer a un "cristianismo" sin cristianos, donde se me prohiba honrar la memoria de los propios miembros del Cuerpo de Cristo (los santos) y se me enseñe que es malo y que ofende y enoja a Dios que tenga comunión con aquellos que Él mismo santificó, como si fueran sus enemigos o competidores.

7. Y lo más importante, porque no podrían darme a comer el verdadero Cuerpo y la verdadera Sangre de Cristo en la Eucaristía (ni ninguno de los otros sacramentos, medios por los que se transmite la gracia divina que necesito para salvarme). Y al Cuerpo de Jesús, realmente presente en el Santísimo Sacramento, medicina de inmortalidad, según los primeros cristianos, no lo cambiaría por un simple pedazo de pan simbólico.

Alfredo Rodríguez

Qué es la intercesión de los santos explicado en un sencillo esquema.

 1. La intercesión NO significa pedir milagros directamente a María o a los santos.

2. La intercesión NO significa que necesitemos de la intermediación de María o de los santos para poder ser escuchados por Dios.
 

3. Recurrir a la intercesión NO significa que creamos que tenemos cerrado el acceso al trono de Dios y que debamos de dejar a medio camino nuestras oraciones para que otros las lleven ante Dios.

4. La intercesión de los santos NO significa que sean mediadores ante el Padre; NO es lo mismo la mediación, que le corresponde única y exclusivamente a Jesucristo, que la intercesión, la cual podemos hacer todos por todos.

5. SÍ creemos que la intercesión significa que podemos pedir al vecino, a un familiar, al presbítero (sacerdote), al hermano de la Iglesia o a un santo en el cielo que por favor pidan por nuestras intenciones, no en sustitución de nosotros, sino CON NOSOTROS, unidos a nuestra oración.



Tres cosas que no pueden faltar en un funeral católico



En su sección Confidencias del Confesionario, del Semanario de Guadalajara, el Pbro. Eduardo Michel Flores profundizó la semana pasada sobre el tema de las guardias de honor en los funerales.

En dicho artículo, el sacerdote también explicó que ante la necesidad que tienen los seres humanos de despedir a sus seres queridos y encomendarlos a Dios, y en este sentido –dijo– la Iglesia tiene sus propios ritos: las exequias cristianas.

Las exequias –explicó el sacerdote– se compone de tres partes:

1. Velación

Normalmente se lleva a cabo la noche antes del funeral. Familiares y amigos se reúnen para “estar” con el cuerpo del difunto y “acompañarlo”.

Además de los ritos litúrgicos solemnes de la Iglesia, la velación constituye una oportunidad para rezar el rosario u honrar cariñosamente la memoria del difunto.

Igualmente, permite a los amigos de la familia ofrecer las condolencias. La velación se hace en una funeraria, en la casa de la familia o en una iglesia.

2. Misa de cuerpo presente

El centro de las oraciones de la Iglesia para los difuntos es la celebración de la Misa funeraria o exequias. Ahí, el cuerpo del fallecido es llevado a la iglesia, para la celebración de la Eucaristía que actualiza la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Y es que –explicó– al igual que fue recibido en la familia de Cristo a través del Bautismo y alimentado en la Iglesia con los Sacramentos, ahora el cuerpo del difunto se lleva a la iglesia por última vez, mientras se ora por él para que pueda alcanzar la vida eterna.

Nota del editor: Cada diócesis tiene su propia realidad, y muchas veces la falta de sacerdotes hace imposible la celebración de las Misas de cuerpo presente; en estos casos, está permitido realizar el rito de exequias, con Misa o con Liturgia de la Palabra, en las casas o en los funerales. Es muy importante que el sacerdote católico se identifique como tal para evitar una mala experiencia con algún falso sacerdote.

3. Incienso y agua bendita

En circunstancias especiales, un funeral también puede celebrarse fuera de la Misa.

Nosotros creemos que el cuerpo de un difunto es sagrado, porque fue templo vivo del Espíritu Santo, por eso se procura el incienso y la bendición con agua bendita.

La manera que tenemos los creyentes de honrar la memoria de nuestros difuntos, es a través de la oración, la escucha de la palabra de Dios y la participación en la liturgia.

¿Es cierto que la Iglesia católica prohíbe hacer yoga?



Por: Padre Víctor Jiménez. 

El hombre de hoy, hacinado en una ciudad, se siente literalmente aplastado por miles de estímulos sensoriales que, a la larga, lo enajenan, lo sacan de sí mismo y lo sumergen en el aturdimiento, por eso busca métodos de meditación o de relajación como el yoga. ¿Pero qué opina la Iglesia de esto?

El tema es de suyo controvertido, pues hay quienes que sólo con escuchar ese nombre, lo satanizan; hay otros, en cambio, que intentan hacer compatible ese estilo de meditación con el cristianismo, transformándolo en el llamado “yoga cristiano”.

La Iglesia católica, concretamente, en su Magisterio no ha hecho una pronunciación como tal de condena o de aceptación; sin embargo, hay algunos documentos que nos orientan para discernir el uso en nuestra vida ordinaria.

Partamos del hecho de que el yoga no es simplemente una serie de posturas o ejercicios para el cuerpo, por mucho que tratemos de separarlos. El yoga viene inmerso dentro de un paquete llamado hinduismo. Esta religión tiene un visión del mundo y de la persona abiertamente diferente al cristianismo.

Como punto central, para el cristiano, la oración es un camino de unión con Dios, de “divinizar lo humano”, de relacionarnos con un Persona que nos ama y a la que buscamos amar en un diálogo profundo.

El riesgo que corremos es hacer de nuestra vida de fe un “licuado de diversos elementos”, un sincretismo peligroso, en donde nuestra felicidad o nuestra relación con Dios la hacemos depender de métodos y/o posturas sin las cuales no se podría alcanzar la meta.

Como explica la Iglesia: “Estas propuestas u otras análogas de armonización entre meditación cristiana y técnicas orientales deberán ser continuamente examinadas con un cuidadoso discernimiento de contenidos y de métodos, para evitar la caída en un pernicioso sincretismo” (Carta a los obispos de la Iglesia Católica sobre algunos aspectos de la meditación cristiana, 1989, 12).

En México, el Cardenal Norberto Rivera, hoy Arzobispo Emérito de México, publicó un pronunciamiento magisterial en 1996 donde se refiere al zen, el tai chi y las múltiples modalidades del yoga como “formas de meditación no-cristiana” y asegura que “por más que se insista en su valor exclusivamente como métodos, sin contenidos contrarios al cristianismo, las técnicas en sí no dejan de representar serios inconvenientes para el cristiano”.

Estos puntos y la conciencia deberá ayudarnos a tomar una decisión, si vale o no la pena usar el yoga, o mejor buscar otras formas para ejercitarnos o para lograr nuestra meditación. Invitaría a cada cristiano a buscar y conocer mejor la gran riqueza de métodos de meditación y expresiones que tiene la Iglesia católica.

El Papa a los fieles de la tercera edad: “¡Envejecer no es una condena, es una bendición!”





Francisco está convencido de que “envejecer no es una condena, es una bendición”. Así al menos lo asegura en el Mensaje para la Jornada Mundial de los Abuelos, convocatoria creada por el pontífice argentino y que celebrará su segunda edición el próximo 24 de julio en el marco de la festividad de santa Ana y san Joaquín, los abuelos de Jesús de Nazaret.

Partiendo del salmo 92 que expone que “en la vejez seguirán dando fruto”, el Papa de 85 años: “Esto va a contracorriente respecto a lo que el mundo piensa de esta edad de la vida; y también con respecto a la actitud resignada de algunos de nosotros, ancianos, que siguen adelante con poca esperanza y sin aguardar ya nada del futuro”.

Cultura del descarte

Francisco arremete una vez más contra la “cultura del descarte”, consciente de que “la ancianidad a muchos les da miedo”, en tanto que “la consideran una especie de enfermedad con la que es mejor no entrar en contacto”. Incluso lanza una crítica velada a quienes envían a sus mayores a residencias amparándose en “tener que hacernos cargo de sus preocupaciones”.

“La ancianidad, en efecto, no es una estación fácil de comprender, tampoco para nosotros que ya la estamos viviendo”, confiesa el Papa, que lamenta cómo la sociedad ofrece “planes de asistencia, pero no proyectos de existencia”. De hecho, incluso llega a afirmar que “estamos tentados de exorcizar la vejez escondiendo las arrugas y fingiendo que somos siempre jóvenes”.

Tiempo útil

Para Francisco, “la ancianidad no es un tiempo inútil en el que nos hacemos a un lado, abandonando los remos en la barca, sino que es una estación para seguir dando frutos”.

La publicación del mensaje coincide con un momento especialmente complejo para el Papa Francisco, dado que la rotura de los ligamentos de su rodilla derecha le ha obligado a permanecer en silla de ruedas y alterar su agenda hasta tal punto que se ha visto obligado a retrasar su viaje a Líbano previsto para este mes de junio.

Crisis de certezas


El pontífice admite en su reflexión que, cuando “las fuerzas declinan o la aparición de una enfermedad pueden poner en crisis nuestras certezas”. Frente a esta sensación de decaimiento, Jorge Mario Bergoglio recomienda continuar con la actividad y el aprendizaje, especialmente “desde el punto de vista espiritual, cultivando nuestra vida interior por medio de la lectura asidua de la Palabra de Dios, la oración cotidiana, la práctica de los sacramentos y la participación en la liturgia”.

Junto a esto, recomienda a los mayores cultivar “la relación con Dios, las relaciones con los demás, sobre todo con la familia, los hijos, los nietos, a los que podemos ofrecer nuestro afecto lleno de atenciones; pero también con las personas pobres y afligidas, a las que podemos acercarnos con la ayuda concreta y con la oración”.

En este sentido, reivindica también la figura de los abuelos como referentes de paz en un mundo en guerra para “enseñar a las mujeres y a los hombres de nuestro tiempo a ver a los demás con la misma mirada comprensiva y tierna que dirigimos a nuestros nietos”. “Hoy podemos ser maestros de una forma de vivir pacífica y atenta con los más débiles”, apunta Francisco. Así les presenta como promotores de “la revolución de la ternura” con una tarea concreta: “proteger el mundo” con acciones concretas y con la oración.

El Papa a James Martin: "La Iglesia no rechaza a los homosexuales, pero las personas dentro de la institución sí lo hacen"





La Iglesia no rechaza a los homosexuales, sino que lo hacen “personas de la Iglesia”, dice el papa Francisco en respuesta a una carta enviada por el sacerdote jesuita estadounidense James Martin sobre las preguntas más comunes que le hacen los católicos LGTBQ y sus familias.

Dios es padre y no reniega de ninguno de sus hijos”, escribe el pontífice en su breve respuesta, publicada hoy en el medio “Outreach”, junto a las preguntas del padre Martin: ¿Qué diría que es lo más importante que las personas LGBT deben saber de Dios?, ¿Qué le gustaría que la gente LGBT supiera sobre la iglesia? y ¿Qué le dice a un católico LGBT que ha experimentado el rechazo de la iglesia?

El resultado es una “mini-entrevista”, según la define el sacerdote, activista de los derechos de los católicos LGTBQ, editor general de la revista jesuita América y nombrado por Francisco consultor de la Secretaría de Comunicaciones del Vaticano en 2017.

Respecto a tus preguntas se me ocurre una respuesta muy sencilla”, escribe Francisco en una carta manuscrita en español que aparece publicada en el medio estadounidense junto al texto en inglés.

A la primera pregunta, el papa responde que “Dios es Padre y no reniega de ninguno de sus hijos. Y ‘el estilo’ de Dios es ‘cercanía, misericordia y ternura’. Por este camino encontrarás a Dios”, mientras que respecto a qué le gustaría que la comunidad LGTBQ supiera de la Iglesia afirma que “leyeran el libro de los Hechos de los Apóstoles. Allí está la imagen de la Iglesia viviente”.

Sobre lo que le diría a un católico de esa comunidad que haya sufrido el rechazo de la Iglesia, Francisco es claro.

”Le haría ver que no es ‘el rechazo de la Iglesia’ sino de ‘personas de la Iglesia’. La Iglesia es madre y convoca a todos sus hijos”, asegura, antes de señalar, como ejemplo, “la parábola de los invitados a la fiesta: ‘justos, pecadores, ricos y pobres, etc’. Una Iglesia ‘selectiva’, una Iglesia de ‘pura sangre’, no es la Santa Madre Iglesia, sino una secta”, afirma.

El papa ha condenado en numerosas ocasiones el rechazo de las personas homosexuales y en enero pasado, durante una audiencia general, pidió a los padres que acompañen a un hijo que tiene una diferente orientación sexual y no esconderse en comportamientos de condena.

El religioso argentino había dicho con anterioridad que los gays tienen derecho a ser aceptados por sus familias como hijos y hermanos.

También ha dicho que, aunque la Iglesia no puede aceptar el matrimonio entre personas del mismo sexo, puede apoyar las leyes de uniones civiles destinadas a otorgar a las parejas homosexuales derechos conjuntos en materia de pensiones y asistencia sanitaria y en cuestiones de herencia.

El año pasado, la oficina doctrinal del Vaticano publicó un documento que decía que los sacerdotes católicos no pueden bendecir las uniones entre personas del mismo sexo, una decisión que decepcionó enormemente a los católicos homosexuales.

En algunos países, como Estados Unidos y Alemania, las parroquias y los ministros han empezado a bendecir las uniones del mismo sexo en lugar del matrimonio, y se ha pedido a los obispos que las institucionalicen de facto.

Los conservadores en el seno de la Iglesia afirman que el Papa -que ha enviado notas de agradecimiento a los sacerdotes y monjas que atienden a los católicos homosexuales- está dando señales contradictorias sobre la homosexualidad, confundiendo a algunos fieles.

4 "apariciones" de la Virgen que la Iglesia declaró falsas.

 


La Iglesia tiene un proceso muy meticuloso para determinar si una revelación privada en particular es auténtica o falsa. Solo después de un cuidadoso estudio la Iglesia declara dignos de veneración esos relatos que se han demostrados auténticos y espiritualmente fructíferos.

Aunque no se exige a los católicos que crean en ninguna revelación privada, ni siquiera las aprobadas, las apariciones y los mensajes pueden ser aprobados por la Iglesia para devoción local o universal. El primer paso de este proceso es la aprobación del obispo local de la diócesis donde vive el visionario. En 1978 se elaboró un documento vaticano que describe los pasos necesarios para confirmar una revelación privada.

Cuando se tenga la certeza de los hechos relativos a una presunta aparición o revelación, le corresponde por oficio a la Autoridad eclesiástica:

a) En primer lugar juzgar sobre el hecho según los criterios positivos y negativos (cf. infra, n. I).

b) Después, en caso de que este examen haya resultado favorable, permitir algunas manifestaciones públicas de culto o devoción y seguir vigilándolas con toda prudencia (lo cual equivale a la formula “por el momento nada obsta”: pro nunc nihil obstare).

c) Finalmente, a la luz del tiempo transcurrido y de la experiencia adquirida, si fuera el caso, emitir un juicio sobre la verdad y sobre el carácter sobrenatural del hecho (especialmente en consideración de la abundancia de los frutos espirituales provenientes de la nueva devoción).

La Iglesia siempre es cuidadosa a la hora de someter relevaciones privadas a un proceso de estudio antes de hacer cualquier valoración sobre la propiedad de devoción, ya que no quiere engañar a nadie ni desviarlo de la fe.

Aquí tenéis una lista muy corta de revelaciones privadas a lo largo del último siglo que han sido declaradas falsas o de carácter no sobrenatural divino y de las cuales, por tanto, los fieles tienen indicación de alejarse

Lipa, Filipinas

Se afirmó que la Santísima Virgen María se apareció varias veces a una monja llamada sor Teresita en un convento carmelita donde vivía en 1948. Al principio, estas visiones recibieron el visto bueno del obispo local, pero después de una investigación más profunda, la Iglesia declaró oficialmente el 28 de marzo de 1951 que las apariciones no tenían origen sobrenatural. El Vaticano reafirmó aquella decisión el 11 de diciembre de 2015.

Agoo, La Unión,Filipinas

Una mujer llamada Judiel Nieva supuestamente presenció varias apariciones de la Virgen y recibió poderes sobrenaturales entre 1989 y 1993. Después de un cuidadoso examen del obispo local, que evaluó las visiones y los mensajes recibidos, se declaró en 1993 que las apariciones no tenían origen sobrenatural. Una segunda comisión lo confirmó en 1996.

Rochester, Nueva York

Un hombre llamado John Leary asegura recibir regularmente mensajes de Jesús y de la Virgen María desde un viaje en 1993 a Medjugorje. Ha publicado estos mensajes en varios medios impresos y digitales. El 7 de julio de 2000, el obispo local declaró que “las ‘locuciones’ eran de origen humano, no divino”.

Denver, Colorado

En 1990, una mujer llamada Theresa Lopez afirmó haber recibido visiones de la Virgen María en el santuario Mother Cabrini en Denver. Muchos otros la acompañaron y contemplaron el sol esperando una aparición prometida. El obispo local investigó el caso y declaró el 9 de marzo de 1994 que las visiones “carecían de cualquier origen sobrenatural” e instó a los fieles a abstenerse de participar en cualquier cosa relacionada con las visiones.

La Iglesia ucraniana que sobrevive bajo tierra en búnkeres, líneas de metro y sótanos abandonados




Bajo tierra sigue la vida. El lugar reservado para las alimañas, para las tuberías, trenes y oscuridad, ha sido poblado en los últimos meses por centenares de personas en Ucrania que se han visto privadas de la luz y el aire para subsistir. Lo contaba María Mayo cuando abandonó Kiev una vez sitiada la ciudad y desencadenados los bombardeos con los 95 niños y sus familias a cuestas. Lo narran ahora los Oblatos de María Inmaculada (OMI).

Llevan más de 32 años en Ucrania y tienen claro que, sea cual se la circunstancia, «no abandonarán el país ni el servicio pastoral». Los oblatos, junto con más de 70 personas, han vivido durante más de un mes en un búnker debajo de uno de los templos que gestionaban. «La ciudad estaba rodeada, no había agua ni luz; y era marzo, hacía frío y no había comida. Los oblatos no abandonaron a la gente, y eso que podían haber dejado la ciudad», asegura para la Agencia Fides el padre Pavlo Vyshkovskyy, misionero de los Oblatos de María Inmaculada (OMI) en Kiev.

«En otra comunidad, en Tyvriv –continúa el misionero– los OMI han acogido a noventa personas de Járkov, de la zona de guerra, que lo habían perdido todo. Llevan más de dos meses apoyando a estos refugiados. En Kiev, en nuestra parroquia de San Nicolás, hemos creado una especie de almacén para toda la zona, y hemos enviado siete vehículos con ayuda a toda la región de Kiev y también a Chernígov, no sólo en las ciudades, sino también en los pueblos, donde por primera vez en más de un mes la gente ha visto pan».

«Al principio fue muy difícil porque cuando Kiev estaba rodeada, las tiendas estaban cerradas y la gente tenía que hacer cola durante horas sólo para comprar pan. Ahora la guerra se ha trasladado al este del país. Hemos llevado ayuda a Járkov, Mikolaiv, Mariúpol, con ayuda, alimentos, y estamos enviando todo lo que podemos a estas personas que están sufriendo».

La solidaridad internacional, clave

Seguir con esta tarea de testimonio y entrega «es posible gracias a la solidaridad de nuestros hermanos OMI en todo el mundo. Desde Polonia han enviado mucha ayuda, pero también desde Italia, de amigos de las Misiones, de parroquias que conocemos. Necesitamos sus oraciones, porque durante dos meses la guerra ha desfigurado nuestro país. Rezamos para que no nos falte el Espíritu Santo y para que se restablezca la paz lo antes posible. Les agradecemos la ayuda que recibimos y, sobre todo, las oraciones que nos sostienen», señala Pavlo Vyshkovskyy.

Los primeros misioneros de la OMI, cuentan en Fides, llegaron en el último estertor de la Unión Soviética, hace treinta y dos años. Actualmente hay nueve comunidades religiosas de la OMI en Ucrania, la mayoría de las cuales se dedican a atender la vida parroquial; también en la zona de Chernóbil y en Crimea.

Tras años de tensión y ahora en una situación de guerra, el misionero oblato asegura que a pesar de que la red de parroquias, entonces y ahora, ha quedado prácticamente destruida, siguen disponiendo «de una comunidad que evangeliza a través de los medios de comunicación. Disponemos de una red de televisión y también de una agencia de prensa para llevar el anuncio del Evangelio a todos aquellos que, sobre todo últimamente por culpa de la covid y ahora por la guerra, no pueden ser contactados de otra manera. Otros misioneros OMI trabajan con los pobres: en la propia Kiev tenemos seis casas donde desde hace nueve años muchas personas, unas cuatrocientas cada semana, reciben ayuda material y espiritual. El Papa Pío XI llamó a los oblatos 'padres especialistas de las misiones más difíciles', y «vamos donde nadie quiere ir. Allí estamos».

¡El colmo! ¿Ahora hasta a los niños nacidos quieren matar?




La codicia de la industria del aborto no tiene límites, y la barbarie parece expandirse.

Hace unas semanas comenzó a discutirse en California un proyecto de ley que legalizaría el infanticidio. Es la ley AB 2223 que dice: “la persona no será sujeta de responsabilidad civil o penal, o privada de sus derechos, sobre la base de sus acciones u omisiones con respecto a su embarazo, o resultado real, potencial o presunto del embarazo, incluyendo aborto involuntario, muerte fetal, aborto, o la muerte perinatal”.

Muerte perinatal quiere decir que a los bebés se les podría matar una vez nacidos y el período podría extenderse, según algunos juristas, hasta los dos años de vida. El período perinatal aún no está bien definido. Algunos médicos lo señalan hasta la cuarta semana después del nacimiento, pero en algunos sitios de internet dicen que puede abarcar hasta las 18 o 24 semanas.

En respuesta a estas preocupaciones, la asambleísta Buffy Wicks, autora de la iniciativa de ley, habría aceptado modificar el proyecto de ley para especificar que sólo se aplica a las muertes perinatales derivadas de causas relacionadas con el embarazo.

Pero mientras tanto, la duda permanece en torno a esta propuesta de ley que sería monstruosa, pues intentaría ampliar los “derechos sexuales y reproductivos de la mujer” más allá del nacimiento de su hijo y permitirle que ella pudiera dar marcha atrás al proyecto de ser madre. Debemos esperar a ver cómo se desarrollan las cosas.

Por otro lado, California es el estado económicamente más rico de los Estados Unidos y semillero de ideas progresistas. Ahí hacen nido las feministas socialistas, los partidarios más radicales de la ideología de género alentados por Disney, los adoradores de la izquierda de Hollywood, una pléyade de ateos y agnósticos en Silicon Valley, así como activistas ambientalistas. Es en el “Estado dorado” donde se intenta suprimir el pasado cristiano y manipular la historia, derribando las estatuas de san Junípero Serra, fundador de sus misiones, para constituirse lo que llaman “un santuario abortista”.

Cuando la sociedad sólo mira su propio ombligo y no quiere quitarse las orejas del ratón Miguelito que le ha puesto Disney, entonces se queda dormida y empieza a planear su suicidio masivo. Crece la depravación. Cuando se cree que la vida espiritual es algo del pasado y la búsqueda de lo sagrado es medieval, ya nada importa, salvo las apetencias y caprichos –comida, bebida y diversión– y entonces se quiere eliminar a quien estorbe. Así se va la vida, solamente de fiesta en fiesta, de viaje en viaje, sin tiempo para horizontes más profundos y alegrías que perduran.

Dice el cardenal Robert Sarah: “Me sorprende el talento que ha desarrollado el hombre moderno para ensuciar lo que toca. Fíjese en el espacio: la belleza de las imágenes de los planetas y los astros es sobrecogedora. Cada cosa ocupa su lugar. El orden del universo rezuma paz. Fíjese en el mundo, las montañas, los ríos, los paisajes; todo rezuma una serena belleza. Fíjese en el rostro de un niño que ríe a carcajadas, en el rostro de un anciano arrugado por los años. Dios ha creado a su criatura con tanto amor que siempre emana de ella una impresión de nobleza y belleza. ¡Y ahora fíjese en lo que hace el mundo moderno!”

“La modernidad desfigura la belleza del Creador reflejada tanto en el rostro de los niños como en el de los moribundos. Ese reflejo le resulta tan insoportable que quiere deformarlo. Ese reflejo es un incesante reproche que no puede tolerar. Quiere envilecerlo”. Si la ternura de un bebé en gestación resultaba incómoda para los partidarios de la muerte, ¿será que la belleza y la inocencia de un niño nacido se vuelve tan inaguantable que haya que destruirlo?

Parece increíble que los hombres y mujeres de nuestro tiempo, tan preocupados por sacarle el máximo provecho posible a los encantos de la vida, luchen por eliminarla. En el fondo se trata de odio a la vida, odio al amor, odio a la belleza.

¿De qué sirve tanta educación universitaria, tanto bienestar económico, tanto progreso material cuando nos estamos convirtiendo en seres cada vez más malvados y perversos? Decía el cardenal Sarah: “La cultura de la muerte es obra de una contracultura de muertos vivientes”.

El espíritu humano puede llegar a niveles inauditos de deshumanización. Hemos de defender a los no nacidos y a los niños para que estas leyes criminales no se extiendan por el mundo. Y hemos de fortalecer nuestra Iglesia, que por hoy es el único reducto que nos queda para conservar la dignidad y vivir una vida auténticamente humana, la vida de los hijos de Dios.

El P. Eduardo Hayen es Director de Comunicación de la Diócesis de Ciudad Juárez.

¿Qué hay detrás del negocio de la pornografía?




Padre Patxi Bronchalo

Hoy muchas personas están sufriendo las consecuencias que produce el negocio de la pornografía, bien por sufrir una adicción o tener a alguien cercano enganchado, o bien porque ven la amenaza que para los más jóvenes supone la hipersexualización de la sociedad. Tristemente, también hay muchos que no dan importancia a esto, no se lo creen, lo defienden o frivolizan con ello. ¿Ha pensado usted alguna vez qué hay detrás del negocio de la pornografía?

Lo primero que tengo que decir es que la pornografía cosifica a las personas, es decir, hace que se las vea como objetos de uso y consumo, especialmente a las mujeres. El porno mata el amor pues, como decía san Juan Pablo II, lo contrario de amar es utilizar. Resulta paradójico que nunca en la historia se haya hablado más de defensa de la mujer que en nuestro tiempo, a la vez que nunca ha estado tan atacada y cosificada como con el porno.

Hay que saber también que la pornografía es muy adictiva. En el cerebro funciona igual que una droga. Esto es ciencia. Cada vez la persona siente la necesidad de ver pornografía más fuerte y durante más tiempo, por eso su consumo destroza vidas, rompe matrimonios e incapacita a los jóvenes a amarse bien en el noviazgo. Hay gente que tiene que llegar a ir a grupos de terapia o centros en los que desengancharse. Inquietante es que la edad media en que un niño ve una imagen pornográfica por primera vez son siete años. Imagínense el efecto que causa en su cerebro. 

A los doce años ya hay muchos que están enganchados a eso que ven. Lo que produce el consumo de porno no es un juego ni es una broma: es un drama. ¿Se acuerdan de cuando todo el mundo fumaba? Hoy se conocen los efectos del tabaco y su relación directa con enfermedades cardiacas y pulmonares. Con el tiempo veremos cada vez más que el consumo de pornografía, hoy normalizado, traerá cada vez efectos sociales más devastadores.


Los empresarios del porno saben que un joven consumidor de pornografía es un potencial adicto

Una cosa importante que hay que saber es que la industria del porno mueve muchísimo dinero. ¿Cómo lo hace, si es gratis? Porque no todo lo es, y como el porno engancha tanto, quien se va volviendo adicto puede empezar a pagar por suscripciones, contenido exclusivo, webcams, festivales, etc.. Los empresarios del porno saben que un joven consumidor de pornografía es un potencial adicto que en unos años empezará a entregarles su dinero.

 Como los efectos malos del porno están más que estudiados y demostrados por la ciencia, la industria que hay detrás tiene que hacer todo un esfuerzo de blanqueo para mantener el negocio. Para ello hay muchos modos, por ejemplo se normaliza a los actores dándoles visibilidad. No es raro que aparezcan en programas destinados a los jóvenes, como La Resistencia. Se trata de mostrar como normal lo que no es normal. Les aseguro, después de muchas de charlas que he dado a jóvenes en colegios y parroquias, que muchos conocen a los actores y los nombres de las páginas y ven como normal la pornografía.

¿Han pensado alguna vez qué hay detrás de un joven que se hace actor o actriz porno? ¿Por qué entran ahí? Ningún adolescente psico-afectivamente cabal y sano quiere esto. No te dirán que es su sueño para trabajar de mayores. Detrás de un chico o chica que entra en este mundo hay muchas heridas psíquicas y afectivas. Una búsqueda rápida en Google les hará encontrar muchos testimonios de chicas que entraron ahí huyendo de su casa, o buscando llenar carencias afectivas a causa de maltratos, abusos o abandonos, y también por necesidades económicas extremas en la familia. Todo esto la industria no te lo cuenta. 

El porno es mentira, es ficción. Horas y horas de grabación, un mercado de carne en el que se compite y gana quien esté dispuesto a hacer cosas más vejatorias. Aguantar esto supone que muchos toman drogas para ello y terminan enganchados a ellas, hay muchas muertes prematuras por dicho consumo y por el suicidio, cuya tasa hay estudios que afirman que es hasta cuatro veces mayor en este gremio de actores y actrices. No podemos olvidar que estas personas son hijas de Dios. Y víctimas de un mercado que lo único que quiere es crecer y ganar más y más dinero. 

Quizás mientras usted lee esto, alguien cerca suyo está consumiendo pornografía y víctima de un enganche serio. Quizás en la escena que está viendo haya una mujer que está drogada, o un hombre que ya está muerto.

A los padres me gustaría decirles que no hay que renunciar a educar en la sana visión y vivencia de la sexualidad, si no, llegará un momento en que el porno se convierta en educador de los niños y jóvenes. Eduquemos en nuestras familias y pidamos que se haga en los colegios y parroquias. Que esto se blanquee.


La paz.

¿Qué fue primero, la Biblia o la Iglesia?

 


¿La Iglesia nace de la Biblia o la Biblia de la Iglesia?

Para el protestante la Iglesia nace de la biblia, mientras para el católico la biblia nace de la Iglesia. 

¿Quién tiene la razón?

Pues usemos uno de los muchos dones que Dios nos ha concedido, el razonamiento: Si la Iglesia solo fuera un cuerpo de creyentes subordinados a la biblia, obligados a someterse única y exclusivamente a la Escritura, no podría haber existido la Iglesia en el tiempo en que Pablo perseguía a los cristianos, puesto que aquél que los perseguía es precisamente el que a la postre escribiría 3/4 partes del Nuevo Testamento. Si los protestantes tuvieran razón, y la Iglesia estuviera sometida únicamente a la autoridad de la Escritura, tendría primero que haberse escrito toda la biblia y luego, recién en ese momento, comenzar a existir la Iglesia
, porque, ¿a qué autoridad obedecería la Iglesia si no existía la biblia?

Pero la realidad de cómo ocurrieron las cosas es muy distinta, los primeros cristianos operaron sin la biblia tal y como la conocemos ahora. La Iglesia de los primeros años posteriores a la resurrección no se reunían a escuchar sermones sobre II de Timoteo o I de Tesalonicenses, puesto que el que escribiría años más tarde esas y otras epístolas, aun se encargaba en ese momento de buscarles para martirizarlos por su fe en el Resucitado. 

Es pues obvio que la Iglesia ya existía antes de que se escribiera el Nuevo Testamento. Los primeros cristianos ya eran una Iglesia antes de que Pablo escribiera a los Efesios, a los Gálatas, a los Corintios y a todos los demás. 

Quizá algún protestante dirá: "pero ya existía el Antiguo Testamento", sin embargo ese sería un grave problema para los propios "solobiblistas" y su doctrina, pues si el A.T. bastaba como Escritura para regir a la Iglesia, ¿qué necesidad había de escribir y añadir 27 libros más? Si el A.T. era suficiente autoridad para la vida de la Iglesia, ¿por qué entonces no se rigen ellos, los protestantes, solo por el A.T. y limitan su "sola escritura" a los libros del Tanaj judío? Si admiten la necesidad del N.T. admiten de facto que el A.T. no era una autoridad suficiente por la que se pudiera regir la Iglesia.

¿Y cómo surge el Nuevo Testamento? Por la autoridad de la Iglesia y no al revés; fue la Iglesia, por la moción del Espíritu Santo, la que decidió, primero escribir y luego reunir y canonizar 27 libros más, unirlos a su vez a lo que ya existía y llamarle a todo el conjunto 'Sagradas Escrituras', o simplemente 'Biblia'. 

De ahí que es contradictorio e incongruente afirmar, como algunos hermanos separados afirman, que ellos creen en la Biblia, pero no en la Iglesia. El Nuevo Testamento es de hecho un conjunto de textos esencialmente eclesiásticos, escritos por miembros de la Iglesia y para la Iglesia. Sus autores primeros fueron cristianos, es decir, primero fueron miembros de la Iglesia, y luego escribieron sus evangelios o cartas; nuevamente observamos ese orden, primero la Iglesia, luego los textos de la Escritura. 

Así vemos, en resumen, que lo que conocemos como Biblia, es decir, el compendio de todo el Antiguo y el Nuevo Testamento, es el producto final de un trabajo realizado por la Iglesia católica y por su autoridad, y no a la inversa. 

La biblia nace de la Iglesia, no la Iglesia de la biblia.  



Autor: Alfredo Rodríguez

¿Por qué nos damos tres golpes en el pecho en el ‘Yo pecador’?




La oración del ‘Yo pecador’ se utiliza en los ritos iniciales de la Santa Misa, pero también en el Sacramento de la Penitencia-Reconciliación. Cuando lo recitamos, acostumbramos darnos tres suaves golpes en el pecho. ¿Esto qué significa? 

Vayamos por partes.

En la Santa Misa, quizás, de forma rutinaria (y más si somos de los que llegamos tarde), recitamos el ‘Yo pecador’ a la carrera, muchas veces balbuceando sin darnos cuenta de la importancia que tiene.

Y es que, recitar el ‘Yo pecador’ es un signo de purificación para estar atentos a la Palabra y con el corazón y el alma dispuestos a participar del Banquete Divino; es también disponer nuestro cuerpo y nuestro espíritu limpio con Dios y con nuestros hermanos; y en el aspecto individual y comunitario, es pedir perdón por mis pecados y por los de los demás, y reconocer que el otro necesita de mi oración y yo necesito del hermano para una auténtica conversión.

En cuanto al Sacramento de la Penitencia, al momento de recibir la absolución, se acostumbra también recitar el ‘Yo pecador‘ (También se le conoce como el ‘Yo confieso’), en una actitud de arrepentimiento y de agradecimiento por recibir el bálsamo del perdón ante nuestra fragilidad humana, rescatada por los méritos de la Sangre de Cristo. Es como decir: “quedo perdonado”.

¿Por qué nos damos tres golpes en el pecho?

Respondo a esta pregunta: cuando, con sincero corazón, reconocemos el amor de Dios que nos perdona y reconcilia, nos devuelve a la comunión, decimos: “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”, y entonces nos damos tres golpes de pecho, pues tres veces nos reconocemos, así nos mortificamos (no nos lastimamos), una expresión de sincero dolor.

Llanamente, el “tres” significa la totalidad, como decimos en los refranes populares: “la tercera es la vencida”, “hasta tres”; ni más ni menos (sin exagerar), con tres ya expresamos sinceridad y arrepentimiento.

También, como se nos muestra en la Pasión de Cristo, Jesús cayó tres veces y tres veces se levantó; y fue cuando San Pedro negó por tercera vez a Jesús cuando cayó en la cuenta de que había negado a su Maestro, y se arrepintió.

Estos suaves golpes en el pecho son un signo visible de conversión a Dios y a los hermanos; son también un signo comunitario y, a la vez, muy personal de reconocer que somos culpables y necesitamos de la redención para el perdón de nuestras faltas y pecados. Asimismo, es un signo de súplica para obtener el perdón de nuestros pecados.

Así es, nosotros caemos, y al darnos cuenta, nos volvemos a Dios con un corazón arrepentido y confiado.

En nuestro lenguaje cotidiano hemos escuchado el mea culpa, pues viene de esta bella oración. Podemos utilizarlo siempre en nuestras oraciones de la noche para tener un descanso sereno, en los brazos misericordiosos de Dios, que siempre perdona y acoge al pecador.

Oración Yo Pecador (Yo Confieso)

Yo confieso ante Dios Todopoderoso,

y ante ustedes, hermanos,

que he pecado mucho

de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa.

Por eso ruego a Santa María, siempre Virgen,

a los ángeles, a los santos

y a ustedes, hermanos,

que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor.

Iglesia responsabiliza al Estado por Debanhi y las mujeres desaparecidas



La Iglesia católica responsabilizó al Estado por la “monstruosidad” de las desapariciones de mujeres, como el caso de Debanhi Escobar, joven de 18 años hallada muerta en un motel del norte del país tras dos semanas desaparecida.

“El Estado tiene un alto grado de responsabilidad, pues falló en materia de educación -que es la base para que un país cuente con una sana estructura social–, en garantizar la seguridad a sus ciudadanos y en asegurar la justicia a las víctimas”, indicó en su editorial del semanario “Desde la fe”.

La institución se refirió al caso de Debanhi que conmocionó al país tras el hallazgo de su cadáver en un motel del estado de Nuevo León, cerca de donde desapareció el 9 de abril tras bajar de un taxi, cuyo conductor le tomó una fotografía en la carretera que se viralizó.

La Iglesia citó que tan solo en dicho estado se han reportado como desparecidas más de 300 mujeres en lo que va del año, de las que aún permanecen decenas sin localizar, mientras que en México desparecen en promedio más de 18 mujeres al día, según la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB).

En ese contexto, cuestionó que tras la desaparición de una mujer sea “muy común que se impute, a botepronto, la responsabilidad a la propia víctima o a su círculo más cercano de familiares o amigos”.

“El caso Debanhi es la expresión mediatizada de una realidad que, por desgracia, se ha vuelto ‘normalidad’: nuestras desaparecidas”, lamentó el editorial.

El texto también consideró que el tejido social “está fracturado severamente”, por lo que “todos son corresponsables en la tarea de revertir los antivalores”.

Denunció que el rostro joven de México “se desfigura a pasos acelerados debido a políticas públicas inmorales, corrupción, narcotráfico, exclusión, violencia, trata de personas, secuestro, pornografía, y aborto”.

Asimismo, citó la visita del papa Francisco en 2016, cuando reconoció la manera en la que los padres de familia se unían para recuperar a sus hijos “arrebatados” por el crimen organizado.

“Y es que sólo así, trabajando juntos como sociedad –sin dejar y exigir al Estado que cumpla su deber de proteger a sus gobernados– podemos pensar y proyectar un futuro, un mañana de esperanza”, concluyó la institución religiosa.

Obispo luterano defiende a la Virgen y afirma que intercede por nosotros y facilitó nuestra salvación.

 

Arzobispo luterano Urmas Viilma.

En un acto loable, que merece todo nuestro respeto, el Arzobipo de la Iglesia Evangélica Luterana de Estonia, Urmas Viilma, salió en defensa de la Virgen María, luego de que en una exposición en el museo público de aquel país del norte de Europa se ofreciera la oportunidad a los visitantes de "destruir" a la Virgen.

El Museo Nacional de Estonia está presentando por estos días una muestra relacionada con la reforma protestante, acontecimiento conmemorado por los luteranos el 31 de octubre. En la exposición hay una imagen virtual de la Virgen María que aparece dentro de una especie de vitrina, y cuando un visitante "patea" una zona especial colocada en la base, la imagen se destruye en pedazos y aparece la palabra "Reforma".

Ante esta burla hacia la Virgen María, el Arzobispo luterano no solamente salió a declarar contra el irrespetuoso acto como un simple gesto diplomático más para solicitar respeto hacia los católicos, sino que fue mucho más allá, afirmando que la Virgen no es solo una "figura histórica que ha caído en el olvido sino una realidad hoy en día".

María facilitó nuestra salvación e intercede por nosotros: Arzobispo de la Iglesia Luterana

Pero eso no es todo, lo más sorprendente es que el obispo luterano Viilma ha declarado que el papel de María en el mundo sirvió para facilitar nuestra salvación y que siempre intercede por nosotros. Parte de las palabras de este represente de la Iglesia Luterana de Estonia fueron las siguiente:

«La Reforma protestante fue en gran parte un movimiento político y económico, además de un cisma religioso. La Virgen no fue parte de ese mal. Su papel en el mundo sirvió para facilitar nuestra salvación. Ella no se merece, por su santo nombre, ser profanada» [...] «no es meramente una figura o una idea sino una verdadera santa que habita con Dios. Ella está siempre presente en la Tierra junto a los fieles e intercede por nosotros» [...] «como Madre de Dios merece el máximo respeto y a no ser tratada irrespetuosamente»

Si bien es cierto que el luteranismo histórico siempre reconoció el papel tan importante de la Virgen María, que admitió el título de 'Madre de Dios' y que el propio Lutero siempre creyó en su virginidad perpetua e incluso que María ejercía una maternidad espiritual sobre los cristianos, la doctrina de la intercesión de los santos se desvaneció por completo e incluso fue combatida y excluida del cuerpo teológico de los reformadores. De ahí que no deje de sorprender que este Arzobispo luterano reconozca la intercesión de la Virgen María ante Dios.

Rolando Obaldia: De pastor pentecostal a católico después de leer a los Padres de la Iglesia.

 

Rolando Obaldia.

Mi nombre es Rolando Obaldia y soy Kuna, Panameño. Estoy casado con Rengilia Obaldia y tenemos cinco hijos: Angel, Nebel, Chalil, Kinor y mi pequeño e inquieto Duiren. Fuí católico desde niño por mis padres y a los 17 años mi hermano José me presentó el Evangelio, apartir de entonces he sido protestante de la iglesia Pentecostal.

Me casé a los 23 años y cuatro años después empecé a estudiar Teología en el Instituto Bíblico de Hosanna, he sido profesor de Homilética y de otras materias en algunas denominaciones evangélicas. Mi padre desde niño me inculcó el amor a la lectura y a la buena investigación, creo que por eso al encontrarme con las Escrituras Sagradas, me fui desenvolviendo en eso a lo largo de mi vida. Pero hace más de seis años atras, estudiando Mateo 16:18-19, no se como, me fui dando cuenta poco a poco que este versículo era poderoso y me fue llevando a la única Iglesia Verdadera en la tierra "La Iglesia Apostolica Catolica Romana", "Sobre esta Piedra Edificaré Mi Iglesia". Antes lo interpretaba como todos los protestantes lo hacen. Luego me fue llevando a otros temas.

Mucho tiempo paso, hasta que empecé a estudiar la Historia de la Iglesia y muy en especial los escritos de los Padres de la Iglesia, ya que eso no me lo habian profundizado. Llegué a estudiar e investigar por sí solo el imperio Griego de Alejandro Magno, así como la famosa traduccion de la Septuaginta, dandome cuenta de toda una riqueza de conocimiento que hasta ahora me habia sido privado. Y al estudiar las doctrinas Católicas, todo me resultó tener mucho sentido, en especial la Perpetua Virginidad de Maria, La Eucaristía entre otros.

Como estamos en la era de la tecnología, pense por un momento ¿a cuántos pastores les estará pasando esto? pensaba que solo a mi me estaba pasando eso y me encontré con poderosos testimonio de pastores de diferentes denominaciones de su conversion a la Iglesia Catolica que me hizo llorar.

Ahora, después de un largo camino de más de seis años, estoy tomando la firme decisión de volverme Católico, porque es allí, en sus doctrinas, donde encuentro ahora la paz a mi alma. Mi esposa e hijos en mi caso, me apoyan, porque creen en estudios serios que he tenido, coherente y con sentido. Se que recibiré muchas criticas, que ya de estas estoy acostumbrado porque no será la primera ni la última, son estas que me han madurado, no espero que me entienda, porque no nací para que me entiendan ni busco para que me entienda, nací para entender a los demas.

Dice un dicho que me lo aprendí recientemente "Católico ignorante, futuro protestante", Cuando un católico se muda a una iglesia protestante lo hace por ignorancia, pero un protestante cuando se muda al Catolicismo Romano lo hace por conocimiento.

Hno. Rolando Obaldia.


Entregó su vida a los niños con cáncer, y descubrió ángeles entre ellos



Hace siete años y medio, Susana Troyo recibió la noticia de que tenía cáncer y le restaba poco de vida. Fue de inmediato a contárselo a un sacerdote, quien la escuchó y le aseguró que no iba a morir pronto, pues no podía dejar este mundo sin antes compartir que había atestiguado la presencia de ángeles en la tierra.

Susana -o Susy, como le llaman los niños-, nació en la Ciudad de México, pero desde pequeña se fue a vivir a Mérida, Yucatán, con sus padres y sus tres hermanos, a fin de administrar una hacienda. El proyecto no dio el resultado que esperaban.

En 2006, ella arrancaría su propio proyecto: la asociación “Sueños de ángel”, que cumple los deseos de niños con cáncer. 

Su formación en la fe

La familia de Susy estaba muy familiarizada con la religión, pues tres de las hermanas de su abuela eran religiosas, y una más -la que más había deseado tomar los hábitos-, tuvo que sacrificar su vocación, pues entonces la Iglesia pedía que por lo menos una se quedara a cuidar a los padres. Así, esta última comenzó a encargarse de formar en la fe a la familia por la cercanía que mantuvo.

Sin embargo, la unión familiar comenzó a debilitarse en algún momento, y se perdió la costumbre de rezar. “Yo sentí que fui rescatada por Dios -platica Susy-, pues desde pequeña estuve en un grupo juvenil de oración. Aunque a mí en realidad casi no me gustaba orar, tenía el acompañamiento de dos mujeres consagradas que me hablaban mucho de Dios”.

Al encuentro de su vocación

Además de acudir asiduamente a aquel grupo, por propia cuenta comenzó a visitar las cárceles, pues le inquietaba saber acerca de las situaciones por las que atravesaban las mujeres presas. Llegó a sentir que su vocación estaba ahí, en servir a la gente encarcelada, a la que aprendió a respetar y a no juzgar.

Pero ocurrió que, siendo estudiante de la carrera de Educadora, cierta vez fue enviada con sus compañeras a un hospital infantil, donde comenzó a convivir con los niños. Aunque la conciencia de la responsabilidad que implicaba el estar con ellos, la adquiriría hasta el último año de la carrera, tras un suceso sumamente doloroso.

“Ocurrió que yo quedé prendada de un niño y pedí permiso para seguir visitándolo. Carlitos tenía un cáncer muy avanzado, pero le permitían ir a casa un día cada determinado tiempo. Un día que esperaba mi visita, él se negó a irse con sus papás. Yo fui irresponsable y no acudí. El día que llegué ya no lo vi en su cama, pregunté que había pasado y las enfermeras me informaron que había fallecido, que me había estado esperando y desde la ventana se asomaba a ver si me veía venir”.

Tanto dolor sintió ante lo sucedido, que se prometió jamás volverle a fallar a un niño. “Empecé a colaborar con las voluntarias Vicentinas, en el lugar donde se hospedaban los niños que iban al hospital, y ahí aprendí a conocer realmente a Dios a través de los ‘niños crucificados’, aquellos que están intubados, con el suero en una manita y la otra inmovilizada, como el mismo Jesús en la cruz”.

Activista por la educación en los hospitales

Cierto día, una niña que iba a ser dada de alta del hospital le dijo a Susana Troyo que no volvería a la escuela, pues había desertado en segundo año, y sus compañeritos ya iban en secundaria. Así que, comprometida totalmente con los pequeños, Susy quiso estudiar la carrera de Derechos y Necesidades de la Niñez, y al concluirla elaboró un programa educativo para los hospitales, que se implementó en el Hospital General de Mérida “Agustín O’Horán”. Dicho modelo posteriormente sería tomado como base a nivel nacional.

Tras el éxito del programa educativo en hospitales, se sentía llamada a hacer algo más. Así, en el año 2006, con la ayuda de un grupo de voluntarias, creo la asociación “Sueños de ángel”, cuya labor es cumplir sueños de niños con cáncer. Y fue justo ahí donde comenzó a ser testigo de un sinfín de experiencias sobrenaturales.

Ángeles Custodios

Susy cuenta el caso de una pequeña de nombre María de los Ángeles, a quien, por petición de un enfermero, ella bañó para bajarle la fiebre.

“Cuando la iba a acostar -platica-, la pequeña me dijo: ‘No, ¡abrázame!’. Lo hice, ella dirigió su mirada hacia el techo y comenzó a saludar y a reír. ‘¡Míralo, Susy!’, me dijo. ‘¿A quién ves?’, le pregunté. ‘¡Es un angelito!’, respondió ella”.

Platica que recostó a la niña en el momento en que llegaron la mamá y la oncóloga. “María de los Ángeles le dijo entonces a su mami: “¡Ven!”. Cuando la mamá se acercó, ella le dio un beso y le dijo: ‘¡Mamá, me voy con él!’. ‘¿Con quién?’, preguntó la mamá. Y señalando donde estaba viendo al ángel, la pequeña respondió: ‘Con él, es un ángel’. En ese justo momento cerró los ojos, y partió al cielo con una sonrisa maravillosa”.

Al llegar a casa, como era su costumbre, Susana Troyo anotó lo sucedido en una agenda. “Hoy se fue al cielo María de los Ángeles”, escribió. Y en ese momento se percató que era 2 de octubre, Día de los Ángeles Custodios.

La Señora bonita

Otro caso es el de Dalita, una niña de cuatro años que le insistía a su mamá que se fuera a comer con las monjitas, refiriéndose a las hermanas Vicentinas. Una vez Dalita volvió a pedírselo, y como siempre la mamá le respondió que no, porque no la quería dejar sola. “No estoy sola -le respondió Dalita-, la Señora bonita viene a hacerme compañía”.

“Esa vez -refiere- estábamos con Dalita su mamá, sor Rosario y yo. Fue entonces que sor Rosario quiso regalarle a Dalita una imagen de la Virgen de la Medalla Milagrosa. Dalita puso una gran sonrisa y dijo: “Es Ella la que me viene a acompañar, es la Señora bonita”.

Una cita en el cielo, con día y hora

Susana también se acuerda mucho de la experiencia de Rodrigo, un niño al que le habían amputado ya una pierna y se encontraba muy grave de salud, por lo cual los doctores convinieron en que debía pasar sus últimos días en casa con sus padres.

Cierto día, Rodrigo despertó y, al igual que Dalita, hizo alusión a la Señora bonita. “Mamá -dijo-, ya me enseñó la Señora bonita dónde voy a estar. Voy a tener otra vez mi pierna. Allá están mis amiguitos que ya murieron, y están muy felices. Pero me dijo que no me voy ahorita, sino hasta el jueves a las doce del día”.

Refiere Susana Troyo que a menudo, cuando suceden ese tipo de situaciones, ocurre en la gente una especie de bloqueo que de momento no se puede concientizar; de manera que lo que creyeron todos era que en niño había tenido un sueño precioso y nada más.

“Muchas casas de los pueblitos situados en los alrededores de Mérida son de paja -platica-, y afuera de estas casitas es donde las personas cocinan y lavan la ropa en las bateas. Llegado el jueves, Rodrigo le pidió muy temprano a su mamá que lo bañara y le pusiera su traje de Primera Comunión. La mamá accedió y le ayudó a acostarse en su hamaca”.

Platica Susy que a la hora en que la señora estaba cocinando y lavando la ropa fuera de la casa, fue cuando le cayó el veinte: reparó en que era jueves y quedó helada. Entró a la casa, vio que el reloj marcaba las doce con unos minutos, corrió hacia Rodrigo y lo vio en su hamaca con una sonrisa grandísima, pues ya se había ido al cielo.

El cáncer en carne propia

“No soy una mujer organizada -platica Susy-, pero eso sí, mis agendas las he llevado siempre con mucho orden: en ellas he escrito experiencias maravillosas, otras muy fuertes, unas muy dolorosas. Pero he registrado cada una”.

Así, hace 7 años y medio, Susy recibió la noticia de que tenía cáncer y le quedaba poco tiempo de vida. No sintió ninguna angustia, salvo por el hecho de que sentía la necesidad de encomendar a alguien la tarea de rezar por su familia una vez que ella faltara.

“Pero encontré pronto la solución: fui con el padre Ricardo, que es un sacerdote argentino, y llorando le encargué que rezara mis seres queridos, porque yo estaba muy enferma y me restaba poco de vida. El padre Ricardo me escuchó y finalmente me hizo una pregunta: ‘¿Hay algo que te haga feliz?’”.

En ese momento, el llanto de Susy se volvió sonrisa, pues sintió de golpe toda la felicidad que sentía al estar con los pequeños. “Le dije que yo era muy feliz con los niños, y que había anotado todas sus historias en esas agendas que ahora tendría que tirar”.

El padre Ricardo le pidió que le relatara algunas de esas historias, y Susy procedió… “‘¡Contame otra!’, me pedía el padre Ricardo. Y yo le contaba más. Fue entonces que me dijo que yo no me iba a morir pronto, pues no me podía ir de este mundo sin haber compartido mis historias con la gente”.




Susana Troyo se resistía a escribirlas, pues creía que las personas la tirarían de loca si leían acerca de niños que veían ángeles en la tierra, o de otros que se daban un paseo por el cielo, o que veían a un Señor muy hermoso que les daba a probar frutos muy sabrosos, o que jugaban con Él con una pelota dorada, u otras cosas más por el estilo.

Pero finalmente accedió, con la ayuda del padre Ricardo y otras personas de buena voluntad, a escribir todas las historias de sus agendas en un libro que tituló *El camino de los ángeles. Y en la medida que las iba escribiendo -asegura-, su enfermedad iba disminuyendo.

“Y pues aquí estoy después de siete años y medio -finaliza Susy-, poniendo mi vida al servicio de Dios. Seguramente también sigo aquí porque no me he ganado el Cielo. Dios me está dando la oportunidad de hacer cosas, de compartir con la gente, de intentar tener un corazón de niño, pero creo que aún me falta mucho”.

Estas son 3 supuestas apariciones que la Iglesia aun no aprueba.

 



En distintos lugares y tiempos, la Virgen María se ha aparecido ante una o más personas, dejando mensajes de esperanza y conversión. Sin embargo, por distintas razones, la Santa Sede no ha aprobado todas estas apariciones.

Entre las apariciones aprobadas más conocidas está la de la Virgen de Guadalupe en México. También la de la Virgen de la Medalla Milagrosa y de la Virgen de Lourdes, ambas en Francia. De igual forma, se reconoce la aparición de la Virgen de Fátima en Portugal.

En el siguiente artículo te presentamos la historia de tres supuestas apariciones de la Virgen que cuentan con la devoción de muchos fieles pero que no han recibido la aprobación de la Iglesia Católica.

1. Aparición de la Virgen en Medjugorje


Las presuntas apariciones comenzaron el 24 de junio de 1981. En ese entonces, seis niños en Medjugorje aseguraron ser testigos de apariciones de la Virgen María.

Según estos seis supuestos videntes, las apariciones contenían un mensaje de paz para el mundo, un llamado a la conversión, la oración y el ayuno. Además, los niños dicen que se les revelaron ciertos secretos sobre eventos que se cumplirán en el futuro.

Se dice que tres de los seis niños, que ahora son adultos, siguen recibiendo apariciones todas las tardes porque no se han revelado todos los “secretos” que se les proponen.

En enero de 2014, una comisión del Vaticano concluyó una investigación de casi cuatro años sobre estas supuestas apariciones de la Virgen en Medjugorje.

En mayo de 2017, el Papa Francisco dijo que el informe de esta investigación era “muy bueno”. Además, distinguió tres aspectos sobre Medjugorje.

En primer lugar, dijo que “las primeras apariciones” de la Virgen cuando los supuestos videntes “eran chicos” es algo que “se debe continuar investigando”.

En segundo lugar, agregó que tiene dudas sobre las apariciones actuales. Al respecto, el Papa Francisco dice:

“Yo prefiero a la Virgen Madre, nuestra Madre y no la Virgen Jefe de Oficina telegráfica, que todos los días envía un mensaje a tal hora… Esta no es la Madre de Jesús”.

Por último, el Papa Francisco duda del “hecho espiritual, pastoral” de estas supuestas apariciones de la Virgen. Dice que hay “gente que va allí y se convierte, gente que encuentra a Dios, que cambia de vida, pero para esto no hay una varita mágica allí”.

2. Garabandal

Entre 1961 y 1965 cuatro niñas –Conchita, Jacinta, Mari Loli y Maricruz–, aseguraron haber presenciado las apariciones de San Miguel Arcángel y de la Virgen María en su pueblo San Sebastián de Garabandal. Esta es una localidad de la comunidad de Cantabria en España.

Los eventos atrajeron a multitudes que aseguraron haber visto a las niñas entrar en profundo éxtasis, levitar y realizar demostraciones de fuerza.

De hecho, algunos registraron esto con cámaras de fotografías y filmaciones. En las grabaciones se observa cómo varios intentaron que las menores salieran del trance mediante el uso de la fuerza.

Hace algunos años el Obispo de Santander, Mons. José Vilaplana, dijo que no encontraba sobrenaturalidad en estas supuestas apariciones de la Virgen. Sin embargo, tampoco condenó la supuesta aparición y permite celebrar la Misa a los peregrinos en la iglesia del pueblo.

“Todos los obispos de la diócesis desde 1961 hasta 1970 afirmaron que el carácter sobrenatural de dichas apariciones, que tuvo lugar alrededor de ese momento, no pudo ser confirmado”, dijo el Prelado.

También expresó además que no consideró necesario reiterar esto en una nueva declaración y dar publicidad a algo que sucedió hace mucho tiempo.

3. Nuestra Señora de Zeitun

Nuestra Señora de Zeitun fue una aparición masiva de la Virgen. Ocurrió en el distrito Zeitun de El Cairo (Egipto) durante un periodo de 2 a 3 años que comenzó el 2 de abril de 1968.

En ese periodo se dice que la Virgen se apareció en muchas ocasiones, especialmente de noche. Además, según cuentan, algunas veces estaba acompañada de palomas blancas que volaban a su alrededor.

Los primeros dos años se habría aparecido de dos a tres veces por semana. Estas supuestas apariciones atrajeron a grandes multitudes por la noche, a veces hasta 250 mil personas.

10 de abril: Revocación de mandato. Una propuesta de un ejercicio ciudadano inédito y la posición de la Iglesia.


Este domingo 10 de abril se lleva a cabo el ejercicio de revocación de mandato, inédito en la historia de la democracia de nuestro país, en el que los mexicanos tenemos la posibilidad de expresar en las urnas nuestro voto sobre la permanencia del presidente de la República en su cargo: si queremos que siga hasta que concluya su mandato en 2024, o preferimos que termine y otro ocupe su lugar.

Los mexicanos podemos reconocer en estos espacios abiertos, la libertad para manifestar la propia postura, incluso si se decide no participar.

Para que la consulta sea vinculante, el Instituto Nacional Electoral (INE) ha informado que se debe contar con la participación de 37 millones 129 mil 287 ciudadanos, es decir el 40 por ciento de los ciudadanos registrados en la Lista Nominal de Electores.

Si se llega a ese número, el presidente Andrés Manuel López Obrador estaría obligado a dejar el cargo en caso de perder en la consulta. Si la participación es menor, la consulta de revocación de mandato no tendrá ninguna validez.

¿Acudir a las urnas o no?

Al respecto de este ejercicio, los obispos de México emitieron desde el 15 de marzo una oportuna y prudente declaración para todos los católicos que están discerniendo su participación.

La postura de la Iglesia es clara: Cada quien es libre de proceder conforme a su conciencia. La Iglesia no invita a acudir a las urnas, o a no hacerlo; ni a votar en un sentido o en otro. Solo invita a discernir la decisión en un contexto de reflexión y de oración, procurando el bien común, en efecto, el comunicado emitido por la Conferencia Episcopal de México (CEM) en nombre de todos los obispos del país, señala:

“Siendo la primera vez que se realiza este ejercicio democrático, muchos han expresado su opinión sobre la responsabilidad que tenemos y el modo de participar en esta consulta. Al respecto, los obispos mexicanos les invitamos a discernir en ambiente de oración, delante de Dios, para que cada uno decida si ha de participar o no, y en caso de hacerlo, en qué sentido deberá emitir su voto. Se trata de una decisión de gran responsabilidad. Busquemos todos lo que más le conviene a México”.

Asimismo, en el mensaje, los obispos de México dan gracias a Dios por la “maduración democrática en México, que nos permite contar con el Instituto Nacional Electoral como árbitro responsable de cada proceso electivo”. Y añaden “hagamos oración por quienes lo dirigen, lo mismo que por nuestros gobernantes (Cf. 1 Tim. 2, 2), quienes han de gobernar para todos, más allá de partidos políticos o intereses particulares”.

Este domingo, pidamos a Dios sabiduría para discernir acerca de participar o no en la consulta de revocación de mandato, y el sentido de nuestro voto.

Tal como señala el Cardenal Felipe Arizmendi Esquivel en su columna semanal publicada en este medio: “Hay quienes ven en este sexenio sólo bondades y luchan por que se prolongue incluso en otros sexenios; por lo contrario, otros sólo ven desastre tras desastre, error tras error. Lo más difícil es ser sabios, para discernir el trigo de la cizaña, y no dejarse embaucar ni por dádivas gubernamentales, o por discursos demagógicos, ni dejar de valorar las buenas intenciones y decisiones del actual gobierno. Los extremismos, de una parte u otra, no son sanos ni favorables”.

No olvidemos que independiente de nuestra decisión, todos los católicos estamos llamados a ser responsables del bien común de nuestras comunidades, y especialmente de los más necesitados.

¿Sirven los grupos de Alcohólicos Anónimos? Esto opina un sacerdote.


Por: Padre Sergio G. Román. 

Hace muchos años, cuando todavía no era sacerdote, tuve que ir a Guadalajara por un asunto familiar. En uno de esos momentos inapreciables en los que no hay nada qué hacer, me puse a vagar por las calles de la ciudad y, de pronto, me encontré con mi tío Felipe. (He cambiado el nombre para proteger su anonimato).

El tío Felipe había tenido una vida muy azarosa. Miembro de una familia numerosa y de pilón pobre, por una larga huelga que tenía a su papá sin trabajo y esperanzado en una solución que no llegaba, decidió irse de su casa a los doce años para no ser una carga para su familia y con la ilusión de ganar mucho dinero para ayudar a sus hermanos.

La escuela de la vida es dura, él aprendió a trabajar lejos de casa, pero también aprendió a tomar como lo hacían sus compañeros de trabajo mucho mayores que él.

Gracias a Dios no perdió el contacto con los suyos y les enviaba dinero como lo había prometido.

Pero el mal estaba hecho: era ya un alcohólico y todavía ni siquiera era un hombre. Se casó y dio a su esposa y a sus muchos hijos un padre alcohólico con todas las desventajas de esa enfermedad. Ofendió a su esposa, a sus hijos, a su familia y a cuantos conocía. El hogar de un alcohólico es un infierno.

Era un tío simpático y se ganó nuestra amistad desde niños a pesar de sus borracheras, así que me dio mucho gusto encontrármelo en Guadalajara y más gusto por verlo sobrio.

Me presumió que ya no tomaba, que pertenecía a un grupo de Alcohólicos Anónimos y me invitó a acompañarlo porque, en ese momento, iba apara allá. Y me fui con él deseoso de apoyar con mi amistad al tío que ya no bebía.

Nos metimos a un barrio pobre y entramos a una casucha casi en ruinas; allí en un cuarto lleno de sillas había una tribuna que me pareció muy digna. Me presentó mi tío y me recibieron con mucha camaradería. Pronto me di cuenta de que habían cambiado el orden de la reunión para darme información de lo que eran y de lo que hacían. Me gustó a pesar del lenguaje florido que hería mis educados oídos. Al final subí a aquella tribuna y agradecí al grupo lo que estaban haciendo por aquel tío al que yo quiero tanto.

Todo mi apoyo a Alcohólicos Anónimos

Ese agradecimiento, una vez ya ordenado sacerdote, se convirtió no sólo en apoyo a este movimiento, sino hasta en promoción, ya que he participado en el inicio de varios grupos en los que he visto repetirse una y otra vez el milagro realizado en mi tío.

Conozco a muchos amigos que han dejado de beber, y la mayoría de ellos gracias a Alcohólicos Anónimos.

¿Quiénes son?

Bill  W. Era un agente de bolsa en Nueva York que quedó atrapado en el alcoholismo. Tocó fondo, es decir, llegó a la máxima desesperación por no poder ni querer liberarse del alcohol.

Conoció entonces a otro alcohólico en su misma situación, un médico llamado Bob S. Ambos se ayudaron uno al otro a dejar de tomar y descubrieron que lo que a uno le era casi imposible, los dos podían lograrlo con su apoyo comprensivo y con la ayuda del Poder Superior.

En 1935 fundaron en Akron, Ohio, el primer grupo de Alcohólicos Anónimos, conocido por sus primeras letras: AA.

Tienen algunas características que hay que resaltar:

–Sus miembros asisten libremente porque desean dejar de tomar “sólo por hoy”

–Es gratuito. Se sostiene por la colaboración voluntarias de sus miembros.

–No es un grupo confesional, es decir, no pertenece a ninguna religión en particular, para poder aceptar a hombres y mujeres de cualquier credo. Esto no impide que tengan muy en cuenta a Dios y reconozcan que sólo con su gracia pueden dejar de tomar. En sus reuniones invocan a Dios con una oración muy bella.

-Proponen a los que desean dejar de tomar doce pasos que implican un progreso hacia la libertad.

Parten de la necesidad de aceptar que se es alcohólico y que necesitan ayuda.

Consideran que el alcoholismo es más una enfermedad que un vicio.

Perseveran y celebran cada día que no han tomado.

A la sombra de AA han surgido otras instituciones similares, algunas de ellas son peligrosas por los métodos que usan y por no respetar la libertad del alcohólico.

Lo que dice la Iglesia de ellos

Cuando este movimiento llegó a México, la gente los veía con desconfianza porque pensaban que eran protestantes o evangélicos.

Los Obispos mexicanos de aquel tiempo, sacaron circulares de apoyo y recomendaron la asistencia a estos grupos.

Los primeros grupos y muchos otros hoy, han surgido con el apoyo de las parroquias como un medio eficaz  para dejar de tomar.

Ellos son una esperanza tangible, real, para aquellos que desean componer su vida por respeto a sí mismos y por amor a los suyos.

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES