lunes, 1 de octubre de 2018

¿Dónde están Elías y Enoc, los hombres que no murieron y fueron arrebatados al cielo?



EL MISTERIOSO CASO DE LOS PROFETAS BÍBLICOS ELÍAS Y ENOC QUE NO MURIERON Y FUERON LLEVADOS AL CIELO

¿Los Profetas bíblicos Elías y Enoc fueron Preservados para la Lucha futura contra el Anticristo?
Por Saulo de Tarso

La Biblia menciona que dos hombres, Elías y Enoc, no murieron y fueron llevados al cielo. Pero cuando Jesucristo vino al mundo, Él aseguró que ningún hombre había subido al cielo.

Juan 3,13
Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.

¿Es ésta una contradicción de la Biblia? Si nadie antes de Cristo había subido al cielo, ¿Dónde fueron llevados Elías y Enoc?

No existe definición oficial de la Iglesia Católica sobre este tema, la siguiente exposición es una opinión teológica basada en la Biblia, Santo Tomás de Aquino y los Padres de la Iglesia. No pretendemos dar una explicación a rajatabla, es solamente una posible explicación a una cuestión muy difícil de responder y que siempre ha intrigado a las personas estudiosas de la Biblia.

La Escritura menciona a dos hombres que no murieron, Enoc y Elías, que están preservados en algún lugar, y que según la opinión de muchos, vendrán cuando el reino del terror del anticristo se apodere de la tierra. Esa es al menos, una de las posibles respuestas que por ahora tenemos. ¿O existe otra?

Los cristianos católicos sabemos también que la Santísima Virgen María, fue llevada en cuerpo y alma al cielo. ¿Experimentó la muerte antes de su Asunción gloriosa? Hay discrepancias al respecto porque algunos teólogos hablan de dormición. En todo caso, no existe definición dogmática por parte de la Iglesia a este respecto.

EL CASO DE ENOC

La Biblia habla muy poco de él. Enoc vivió antes de la gran inundación del diluvio universal. Leemos lo siguiente acerca de él:

Génesis 5,22-24
Henoc anduvo con Dios; vivió, después de engendrar a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas. El total de los días de Henoc fue de 365 años. Henoc anduvo con Dios, y desapareció porque Dios se lo llevó.

El famoso libro apócrifo de Enoc, pretende dar más información sobre la vida de este misterioso personaje y se atribuye a Enoc su autoría, pero en realidad fue escrito muchos siglos después de que él existió, hacia el siglo III antes de Cristo y es muy apreciado entre los amantes de las conspiraciones de los "antiguos astronautas", "alienígenas ancestrales" y otras teorías altamente fantasiosas.

EL CASO DE ELÍAS

Elías vivió en el siglo IX antes de Cristo. Su influencia fue muy grande sobre el pensamiento hebreo. Sus comunicaciones con Dios amplificaron la aplicación de los Diez Mandamientos en su tiempo. En su ancianidad, Elías escogió a Eliseo como sucesor, según podemos ver en el Segundo libro de los Reyes 2,9-15. Su traslado al cielo nos es narrado así.

II Reyes 2,9-11
Cuando hubieron pasado, dijo Elías a Eliseo: «Pídeme lo que quieras que haga por ti antes de ser arrebatado de tu lado.» Dijo Eliseo: «Que tenga dos partes de tu espíritu.»
Le dijo: «Pides una cosa difícil; si alcanzas a verme cuando sea llevado de tu lado, lo tendrás; si no, no lo tendrás.»
Iban caminando mientras hablaban, cuando un carro de fuego con caballos de fuego se interpuso entre ellos; y Elías subió al cielo en el torbellino.

Como se cree que no murió, una antigua tradición judía dice que algún día regresaría a restaurar la gloria de Israel. Es por eso que muchos pensaban que Jesús era Elías.

Mateo 16,13-14
Llegado Jesús a la región de Cesarea de Filipo, hizo esta pregunta a sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del hombre?»
Ellos dijeron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías, otros, que Jeremías o uno de los profetas.»

En el famoso episodio de la Transfiguración de Jesús, Moisés y Elías aparecieron conversando con El Señor.

Mateo 17,1-3
Seis días después, toma Jesús consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan, y los lleva aparte, a un monte alto.
Y se transfiguró delante de ellos: su rostro se puso brillante como el sol y sus vestidos se volvieron blancos como la luz.
En esto, se les aparecieron Moisés y Elías que conversaban con él.

LA OPINIÓN DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

Según Santo Tomás, ellos son preservados en el cielo atmosférico (que se identifica con el paraíso terrenal), pero no en el cielo empíreo (el Cielo propiamente). Ver Summa Theologiae III, q. 49, a. 5.

Santo Tomás, en acuerdo con los padres de la Iglesia explica que Enoc y Elías están esperando ahí fuera en el espacio exterior. Santo Tomás escribe que estos dos hombres volverán al final de los tiempos para la batalla con el anticristo.

RESPONDIENDO UN ASUNTO VITAL: ¿QUÉ ES EL CIELO ATMOSFÉRICO?

LA BIBLIA HABLA DE TRES CIELOS

No hay consenso unánime entre los Padres Apostólicos y los teólogos sobre la identidad de "cielo atmosférico". Santo Tomás de Aquino lo ve como sinónimo de "paraíso terrenal".

Este podría ser una ubicación en el “espacio exterior”.

Podría ser un lugar escondido en la tierra.

O tal vez es el Jardín del Edén trasladado a otro lugar.

Tal vez sea un paraíso natural sin la visión beatífica.

Lo que sí sabemos, es que la Biblia habla explícitamente de tres cielos:

II Corintios 12,2
Sé de un hombre en Cristo, el cual hace catorce años - si en el cuerpo o fuera del cuerpo no lo sé, Dios lo sabe - fue arrebatado hasta el tercer cielo.

El primer cielo se cree, sería donde la atmósfera y las nubes se localizan, de desde dónde viene la lluvia.

Génesis 7,11
El año seiscientos de la vida de Noé, el mes segundo, el día diecisiete del mes, en ese día saltaron todas las fuentes del gran abismo, y las compuertas del cielo se abrieron.

El segundo cielo sería el espacio exterior, hogar de los planetas y las estrellas:

Salmos 8,4
Al ver tu cielo, hechura de tus dedos, la luna y las estrellas, que fijaste tú.

Y el tercer Cielo está donde está ubicado el trono de Dios, éste es el cielo propiamente dicho, donde fue trasladado el Apostol San Pablo.

Salmos 11,4
Yahveh en su Templo santo, Yahveh, su trono está en los cielos; ven sus ojos el mundo, sus párpados exploran a los hijos de Adán.

LA MISIÓN DE ENOC Y ELÍAS AL FINAL DE LOS TIEMPOS, SU LUCHA CONTRA EL ANTICRISTO

Enoc evangelizará y organizará a los Judíos que buscarán el bautismo y la conversión a la fe católica durante el reinado del anticristo. Elías evangelizará y organizará la última ola de gentiles que se convierten a Cristo durante el reinado de terror del anticristo.

Ambos profetas serán muertos, resucitarán y ascenderán al cielo como se explica en Apocalipsis capítulo 11:

Apocalipsis 11,3-13
Pero haré que mis dos testigos profeticen durante 1260 días, cubiertos de sayal».
Ellos son los dos olivos y los dos candeleros que están en pie delante del Señor de la tierra.
Si alguien pretendiera hacerles mal, saldría fuego de su boca y devoraría a sus enemigos; si alguien pretendería hacerles mal, así tendría que morir.
Estos tienen poder de cerrar el cielo para que no llueva los días en que profeticen; tienen también poder sobre las aguas para convertirlas en sangre, y poder de herir la tierra con toda clase de plagas, todas las veces que quieran.
Pero cuando hayan terminado de dar testimonio, la Bestia que surja del Abismo les hará la guerra, los vencerá y los matará.
Y sus cadáveres, en la plaza de la Gran Ciudad, que simbólicamente se llama Sodoma o Egipto, allí donde también su Señor fue crucificado.
Y gentes de los pueblos, razas, lenguas y naciones, contemplarán sus cadáveres tres días y medio: no está permitido sepultar sus cadáveres.
Los habitantes de la tierra se alegran y se regocijan por causa de ellos, y se intercambian regalos, porque estos dos profetas habían atormentado a los habitantes de la tierra.
Pero, pasados los tres días y medio, un aliento de vida procedente de Dios entró en ellos y se pusireon de pie, y un gran espanto se apoderó de quienes los contemplaban.
Oí entonces una fuerte voz que les decía desde el cielo: «Subid acá.» Y subieron al cielo en la nube, a la vista de sus enemigos.
En aquella hora se produjo un violento terremoto, y la décima parte de la ciudad se derrumbó, y con el terremoto perecieron 7.000 personas. Los supervivientes, presa de espanto, dieron gloria al Dios del cielo.

El libro apócrifo "Apocalipsis de Elías" coincide con Apocalipsis de la Biblia y muestra a Elías al lado de Enoc combatiendo contra el hijo de la iniquidad que los mata, luego de lo cual ellos resucitan, en forma similar a lo que ocurre con los dos testigos de Apocalipsis 11 en su enfrentamiento con la bestia y que acabamos de leer.

El pasaje del Apocalipsis dice que vendrán “vestidos con ropa de penitencia, para que proclamen mi palabra durante mil doscientos sesenta días”, que serán muertos por el anticristo y que la gente se alegrará de eso, lo que implica que su muerte se producirá en una fase muy avanzada de la apostasía.

¿EXISTE OTRA EXPLICACIÓN?

Tal vez, simplemente podríamos pensar, y ésta es sólo mi opinión, que el primer cielo no es el cielo atmosférico, pues resulta difícil pensar que Elías y Enoc están en las nubes o algo así, ni el espacio exterior es el segundo cielo, pues resulta improbable, aunque no imposible, que Elías y Enoc estén en otro planeta y digo que no es imposible simplemente porque nosotros no conocemos todos los secretos del universo. Otra posible explicación, es que el Cielo propiamente dicho, se divide en tres partes, y es en el tercer cielo donde se "encuentra Dios", el "lugar" de su trono.

De modo que Elías y Enoc, siempre estuvieron en el cielo, en alguno de los dos primeros niveles, pero sin gozar de la visión beatífica de Dios, es decir, sin estar ante la presencia de Dios en el tercer cielo.

El tercer cielo finalmente fue abierto cuando Jesús descendió a los infiernos, a rescatar a los santos del Antiguo Testamento y éstos junto con Enoc y Elías finalmente pudieron acceder ante la presencia de Dios. Sólo así se podría entender la afirmación de Jesucristo cuando dijo:

Juan 3,13
Nadie ha subido al cielo sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre.

La Biblia no se contradice, ni Cristo mintió. Sólo que las cosas abstractas como el infinito, la eternidad, el cielo, son tan inmensas e incapaces de ser comprendidas plenamente por un cerebro humano finito, limitado. Jesucristo lo explicó así a Nicodemo antes de decirle que nadie había subido al cielo:

Juan 3,10-12
Jesús le respondió: «Tú eres maestro en Israel y ¿no sabes estas cosas? «En verdad, en verdad te digo: nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero vosotros no aceptáis nuestro testimonio.
Si al deciros cosas de la tierra, no creéis, ¿cómo vais a creer si os digo cosas del cielo?


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES