viernes, 26 de octubre de 2018

Lo que Jesús dijo acerca de "otras uniones" y la familia



LO QUE JESÚS DIJO ACERCA DE «OTRAS UNIONES» Y LA FAMILIA
Por Álvaro Molina

Un argumento muy extendido para tratar de manipular la figura de Jesús, a favor de las «posmodernidades» de nuestros días, es que Jesús nunca dijo nada en contra de otras uniones que no fueran entre un hombre y una mujer. También agregan que Jesús habló solamente acerca del amor, que promovió el amor, y que el amor fue lo único que el predicó. Obviamente la última parte de ese argumento es propia de alguien que no tiene mayores conocimientos de los evangelios, ya que Jesús no predicó solamente sobre el amor sino que, entre otras cosas, también sobre los pecados y el castigo eterno en el infierno para todos aquellos que transgredan las leyes de Dios, que no son otras que los mandamientos (San Mateo 5,29-30). De hecho Jesús predicó principalmente acerca del Reino de Los Cielos, y lo que se debe hacer para alcanzarlo.

No es cierto que Jesús no dijo nada acerca de esas otras uniones. Jesús dijo muchas cosas al respecto, al confirmar que el matrimonio entre un hombre y una mujer es el que vale. Quienes quieren entender que Jesús habló únicamente acerca del amor, están cayendo en la trampa de la falsa misericordia, además de estar manipulando el concepto del amor, degradándolo en formas que lo dejan como algo forzosamente relacionado al asunto sexual, y nada más. Es decir que cuando mencionan la palabra amor, crean un concepto deformado del amor en donde no caben la castidad, ni el amor a Dios, ni la santidad, sino que solamente el tema sexual.

Veamos qué dijo Jesús respecto a esas «otras uniones», en un total de cinco numerales:

UNO – JESÚS CONFIRMÓ EL DISEÑO ORIGINAL DEL MATRIMONIO, ORDENADO POR DIOS

San Mateo 19,4-6: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo: Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió no lo separe el hombre.»

En este pasaje, Jesús habla muy claro acerca de cómo está formado un matrimonio: un hombre y una mujer. No habla de «otras uniones». Sus palabras son diáfanas: matrimonio equivale a un hombre y una mujer, unidos, formando una sola carne.

DOS – JESÚS CONFIRMÓ EL DISEÑO ORIGINAL DE DIOS PARA LA IDENTIDAD DEL SEXO EN LOS SERES HUMANOS

San Mateo 19,4: «¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra… ?»

Jesús claramente menciona solamente los dos sexos: varón y hembra. Obviamente las otras inclinaciones sexuales eran conocidas en aquella época, pero no vemos a Jesús validando ese tipo de prácticas. Jesús valida únicamente la relación entre el varón y la mujer.

TRES – JESÚS VALIDÓ EL CASTIGO PARA SODOMA Y GOMORRA

San Mateo 10,15: «Yo os aseguro: el día del Juicio habrá menos rigor para la tierra de Sodoma y Gomorra que para aquella ciudad.»

De todos es conocida la historia de Sodoma y Gomorra, en donde el desenfreno sexual en general sirvió para provocar la ira de Dios, y ambas ciudades fueron destruidas. Jesús no está invalidando ese castigo. Todo lo contrario, nos confirma que la iniquidad de ambas ciudades, en donde había toda clase de pecados, fue lo que motivó el severo castigo.

CUATRO – SAN PABLO SIRVIÓ A JESÚS COMO MEDIO PARA TRANSMITIR MÁS ENSEÑANZAS, ALGUNAS CONDENANDO ESAS OTRAS PRÁCTICAS

1 Corintios ,9-10: «¿No sabéis acaso que los injustos no heredarán el Reino de Dios? ¡No os engañéis! Ni los impuros, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los ultrajadores, ni los rapaces heredarán el Reino de Dios.»

Lo que San Pablo escribió no fueron cosas que se le ocurrieron a él de la nada. En la primera carta a los Corintios, San Pablo aclara que hay enseñanzas que vienen de Jesús, y hay otras que provienen de él (1 Corintios 7,12). Solo podemos especular por qué medio San Pablo escuchaba a Jesús, pero está muy claro que todo lo que San Pablo escribió, como enseñanzas del Señor, vinieron directamente de Jesús. De manera que de nuevo tenemos a Jesús hablando acerca de esas otras uniones, esta vez por medio de las cartas de San Pablo, y claramente está condenando ese tipo de prácticas.

CINCO – JESÚS RECONFIRMA EL DISEÑO ORGINAL DEJADO POR DIOS PARA EL MATRIMONIO, CON EL AMOR A SU IGLESIA

Efesios 5,25: «Maridos, amad a vuestras mujeres como Cristo amó a la Iglesia y se entregó a sí mismo por ella»

2 Corintios 11,2: «Celoso estoy de vosotros con celos de Dios. Pues os tengo desposados con un solo esposo para presentaros cual casta virgen a Cristo.»

San Pablo les dice a los varones que amen a sus esposas como Cristo amó a su iglesia. De nuevo Jesús se sirve de San Pablo para darnos a conocer que el matrimonio es una figura en donde caben sólo un hombre y una mujer.

¿QUE DICE JESÚS ACERCA DE LAS FAMILIAS? ¿CÓMO SE COMPONE UNA FAMILIA?

San Marcos 10,6-8: «Pero desde el comienzo de la creación, Él los hizo varón y hembra. Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne.»

Jesús está confirmando que la familia empieza cuando el hombre (entiéndase varones y hembras) deja a su padre y a su madre, para unirse y formar una sola carne. De ellos nacerán hijos o hijas, que al tener la edad adecuada, abandonarán el hogar para unirse con su cónyuge y formar a su vez una sola carne, o sea otra familia. De una familia salen otras, y de estas saldrán otras, y otras. Pero todo comienza con una pareja unida en matrimonio, que Jesús nos dice que serán varón y hembra, formando una sola carne.

Jesús, ese mismo Jesús que nos dice que Dios es amor, también nos dice que solo hay hombre y mujer. Ese mismo Jesús que nos dice que nos amemos los unos a los otros, es el que nos dice que la familia se compone solamente de papá y mamá. Algunos atacarán diciendo que hay familias donde el padre ya murió, o la mamá abandonó el hogar. Pero eso es tratar de manipular esas situaciones particulares, para usarlas como cortinas de humo y tratar de crear confusión sobre un tema que está más que claro: la familia empieza por el matrimonio, y el matrimonio está compuesto solamente por un hombre y una mujer.

Jesús, el mismo Jesús que nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, también nos dice que los pecados de índole sexual serán castigados severamente, igual como sucedió con Sodoma y Gomorra. No perdamos de vista que la advertencia va para todos, para toda la humanidad.

Jesús dice que Dios es amor. San Juan también lo dice en su primera carta. Pero no debemos olvidar lo que Jesús dice sobre ese amor, que debemos esforzarnos para permanecer dentro de ese amor. Debemos guardar Su palabra, debemos guardar los mandamientos, ya que de otro modo, no nos veremos dentro del amor de Dios (San Juan 15,4-10; San Marcos 10,17-19).

Hablando del concepto de amor, es menester mencionar que existen cuatro tipos de amor mencionados en la biblia: Ἔρως (eros), στοργή (storge), φιλíα (filio) y αγαπη (ágape). Eros es el tipo de amor que nos hace buscar nuestra media naranja. Tiene que ver meramente con lo romántico. Storge es el tipo de amor en la familia, como el amor de un padre por sus hijos. Filio es el amor entre amigos, o hermanos de fe. San Pablo predicó sobre este tipo de amor (Romanos 12,10). Ágape es el amor de Dios, el amor que todo lo perdona. Es el amor más grande, más puro y más fuerte que puede existir, y ese es el único tipo de amor que Jesús predicó, el amor de Dios.

Algo que es importante que quede claro es que la Iglesia Católica no manda a odiar ni a excluir a nadie por su inclinación sexual. Lo que se alienta, a todos por igual, es mantener la castidad, guardar los mandamientos, abandonar la vida de pecado. La Iglesia Católica tiene las puertas abiertas para todos los que deseen trabajar por su salvación. Cualquiera puede llegar a la santidad dentro de la Iglesia Católica, siempre que se trabaje para alcanzar tal fin. Sólo Dios sabe cuántos santos anónimos, de quienes no conoceremos sus nombres en este mundo, estarán hoy en el cielo. Tal vez tuvieron otros tipos de inclinaciones sexuales mientras vivieron en este mundo, pero supieron mantenerse dentro de la castidad y se esforzaron para alcanzar la santidad.

La Iglesia Católica nunca rechaza al pecador, solamente se rechaza y se condena el pecado. No solamente los heterosexuales tienen las puertas abiertas, pero primero se debe dejar atrás todo aquello que sea causa de pecado.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES