Mostrando las entradas con la etiqueta conversión. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta conversión. Mostrar todas las entradas

jueves, 30 de septiembre de 2021

La Iglesia española “no aprueba ninguna terapia de conversión” gay



“La Iglesia no se reconoce en las terapias de conversión, no aprobamos estas terapias”. Así de claro lo ha expresado el secretario general de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, al ser preguntado sobre las terapias de conversión gay efectuadas por ‘Verdad y libertad’ durante la rueda de prensa con motivo de la finalización de la Comisión Permanente de la CEE, celebrada en Madrid del 28 al 29 de septiembre.

“No somos médicos. Nosotros hablamos de acompañamiento y, en este caso en personas de crisis personal respecto a su orientación sexual, se puede considerar que un acompañamiento es terapéútico”, ha puntualizado. En ese sentido, “reivindicamos el derecho a acompañar a cualquier persona que quiera sentirse acompañada”.

Asimismo, ha querido aclarar que ‘Verdad y libertad’ no es “una asociación católica”. “En ella puede haber personas que se sientan católicas, pero no es católica”, ha agregado el también obispo auxiliar de Valladolid.

Defensa de los ‘rescatadores’

Por otro lado, preguntado por la decisión del Gobierno de prohibir rezar frente a clínicas abortistas, ha manifestado su pesar por que se considere “ultraconservador oponerse al aborto y, sin embargo, se considere super progresista” lo contrario. “La vida humana debe ser una especie protegida”, ha clamado.

A Argüello le sorprende que “la muerte de una nueva vida en el seno de la madre se considere un derecho, pero no lo es la presencia en la calle para poder orar y ofrecer a estas personas otras ayudas”, un derecho que, según ha expresado, se ampara en el derecho a la libertad de expresión y al derecho de manifestación. Así, ha subrayado que “la presencia de estas personas, llamados ‘rescatadores’, solo busca recordar con la oración la dignidad sagrada de la vida humana”.

También sobre el aborto, ha mostrado su disconformidad con el registro de objetores de conciencia propuesto por el Ministerio de Igualdad, capitaneado por Irene Montero. Con el que, según el Ministerio, se pretende tener una visión clara de la capacidad de los centro públicos para llevar a cabo abortos y, de esta manera, poder garantizar el acceso al mismo en la Seguridad Social y que las mujeres no tengan que acceder a recursos privados.

viernes, 15 de marzo de 2019

Kainut, la historia de cómo llegó a la Iglesia esta joven musulmana



KAINUT, LA HISTORIA DE CÓMO LLEGÓ A LA IGLESIA ESTA JOVEN MUSULMANA
Por: J. Lozano

Una joven dispuesta a morir para ser cristiana

Mientras en el Sínodo que se está celebrando en Roma los obispos debaten sobre cómo conseguir mantener a los jóvenes en la Iglesia, en el mundo hay otros jóvenes que literalmente se juegan la vida por su deseo de poder ser cristianos.

Es este, por ejemplo, el caso de Kainut, una joven musulmana que ha corrido grandes riesgos para poder bautizarse como católica en un país como Pakistán, donde los fundamentalistas islámicos tienen una gran influencia y en el que por ejemplo sigue condenada a muerte Asia Bibi.

Esta chica de 20 años creció como musulmana. Su padre era un fiel seguidor de Mahoma, y a su madre la obligaron a abandonar el cristianismo para convertirse al islam y casarse con él. Sin embargo, aquella fe de niña nunca le abandonó y en su corazón siguió amando a Cristo y a su Iglesia. Y precisamente este amor fue el que llevó a Kainut a querer abrazar esta misma fe, aun sabiendo a lo que se exponía.

Su madre cristiana fue secuestrada y obligada a ser musulmana

Ahora ella, su madre y sus hermanos están perseguidos, sufren acoso de los musulmanes extremistas y son discriminados. Sin embargo, están contentos por la decisión que tomaron. Ahora Kainut vive como católica y estudia Medicina.

En un testimonio relatado a Ayuda a la Iglesia Necesitada, esta joven cuenta cómo su madre cuando era estudiante “fue secuestrada por musulmanes que la obligaron a aceptar el islam y a casarse con mi padre. Es una práctica muy común en provincia convertir a la fuerza al islam a niñas hindúes y cristianas”.

Al final, prosigue esta joven, “mi madre admitió a mi padre como su marido y comenzó a vivir una vida normal con él. Tuvieron cuatro hijos, yo soy la mayor”.

Pese a ello, su madre nunca renegó de su fe y “fue secretamente a la Iglesia, y yo a menudo iba con ella”. En casa, Kainut recuerda que su madre leía a escondidas la Biblia. “Estaba claro que ella no abrazaba el islam, y en su corazón todavía era cristiana. También empecé a leer la Biblia e ir a la iglesia regularmente con mi madre”, explica.

Su enorme deseo de recibir la Comunión

Sin embargo, hubo un momento concreto en el Kainut decidió que realmente quería ser cristiana. “Una vez estuve en una iglesia –relata ella- y la gente estaba haciendo cola para recibir la Sagrada Comunión. Me uní a la fila, pero alguien me dijo que no se me permitía tomar la Comunión porque no era cristiana”.

El dolor que sintió por no poder recibir a Jesús la hizo llorar, y fue entonces cuando le dijo a su madre que quería poder tomar a Cristo en la Sagrada Comunión y que aceptaba a Jesús como su salvador.

Cuando todo parecía que se solucionaría...

De alguna manera, su padre se enteró y prohibió tanto a su madre como a ella ir a la iglesia, y durante un año entero no pudieron acudir al templo. Entonces su padre murió, pero lejos de que esto facilitase su conversión la complicó todavía más.

Sus abuelos paternos obligaron a su madre a casarse con un primo de su padre, lo que también es una práctica común entre los musulmanes. “Mi madre se resistió, pero no había salida y se tuvo que casar con él. Yo tenía 14 años en ese momento”, cuenta.

Su padrastro era también un musulmán estricto, pero Kainut tenía cada vez las cosas más claras y comenzó a leer la Biblia a diario en casa. Esta joven explica que “aunque él intentaba detenerme, mi madre me apoyaba. Cuando terminé de leer toda la Biblia, le dije a mi madre que quería ser cristiana, pero ella estaba muy preocupada de que mis abuelos y otros familiares pudieran matarnos”.

El sacerdote que no se atrevió a bautizarla

Aún así, esta paquistaní estaba dispuesta a ser católica a cualquier precio. “Fui a la Iglesia con mi madre, y le pedí a un sacerdote que me bautizara, pero él no estaba seguro: ‘esto es muy arriesgado, lo siento, no estoy en condición de bautizarte’, me dijo; el sacerdote temía que mis familiares u otros fanáticos musulmanes nos mataran si descubrían que me había bautizado. El tampoco quería crear un problema para sus feligreses”.

Ella aseguraba que estaba “dispuesta a morir por Cristo” así que aprovechando unas vacaciones de verano, fue a visitar a su tía, la hermana de su madre, a otra provincia. “Fuimos a la iglesia con ella y, nuevamente, me reuní con un sacerdote y le conté mi deseo de abrazar el cristianismo. Fue muy amable y me dio algunos libros para que los estudiara. Pasamos tres meses en la casa de mi tía yendo a misa todos los días. Y un domingo, después de la misa, el sacerdote me preguntó: ‘niña, ¿estás lista para el bautismo? Yo estaba muy feliz y le dije que sí. Finalmente, en 2013, mis dos hermanos, mi hermana y yo recibimos el Sacramento del Bautismo. Era más fácil en esa iglesia ya que estábamos lejos de casa”.

El día que por fin pudo comulgar

Después del bautismo regresaron a su casa, pero su padrastro había descubierto la conversión, y repudió a mi madre, que aceptó con alegría el divorcio. Consiguió trabajo y todos los hijos se mudaron a un apartamento e iban a misa todos los domingos.

Finalmente, su director espiritual pudo comunicarse con el cura que le había bautizado, y por fin la dieron permiso para recibir la Comunión. Era la chica más feliz del mundo.

Una nueva persecución

Pero los problemas no habían acabado para ella. Una noche en 2016, su padrastro y sus familiares irrumpieron en su casa diciendo a su madre que iban en búsqueda de Kainut. Querían impedir que se pudiera casar con un cristiano, y que en cambio fuera casada con un musulmán de 54 años. Ella tenía en ese momento 18. Su madre llamó a la Policía y finalmente les dejaron en paz, aunque temporalmente.

“Conté este incidente a mi director espiritual, y me alojó en un albergue dirigido por monjas, donde preparé mis exámenes para ingresar en la escuela de Medicina, porque quiero ser médico y servir a la humanidad”, afirma esta joven.

Pero la familia de su padre no se dio por vencida, y en octubre de 2017 dispararon a uno de sus hermanos. La bala impactó en sus pulmones y en las costillas. Su vida corrió peligro real.

“Mi familia se enfrenta a amenazas de muerte y no sé qué pasará con nosotros en el futuro, pero nuestra esperanza está en nuestro Señor Jesucristo”, concluye esta valiente católica paquistaní.

Puede colaborar con Ayuda a la Iglesia Necesitada dando click AQUÍ

Cortesía de nuestra página hermana, Blog Convertidos Católicos-Religion en Libertad


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



jueves, 24 de enero de 2019

San Pablo en su conversión


SAN PABLO EN SU CONVERSIÓN, RUEGA POR NOSOTROS
25 de enero Siglo I

Fiesta de la Conversión de [san Pablo apóstol]. Viajando hacia Damasco, cuando aún maquinaba amenazas de muerte contra los discípulos del Señor, el mismo Jesús glorioso se le reveló en el camino, eligiéndole para que, lleno del Espíritu Santo, anunciase el Evangelio de la salvación a los gentiles. Sufrió muchas dificultades a causa del nombre de Cristo (c. 67).


Vida de San Pablo en su conversión

Pablo, llamado Saulo en el uso y rigor judío, afirmaba con vehemencia que el Evangelio que predicaba no lo había aprendido o recibido de los hombres.

Perteneció a la casta de los fariseos. Había nacido en Tarso, ciudad que pertenecía al mundo grecorromano; quien nacía allí tenía la categoría de ciudadano romano y lo era tanto como el centurión, el procurador, el tribuno o magistrado. Necesariamente, por ser judío no le cupo más suerte en la niñez que andar disimulando su condición entre los demás del pueblo, ocultando su creencia, tenida como superstición por los paganos romanos. Es posible que esto le fuera encendiendo por dentro y le afirmara aún más en su fe, cuando iba creciendo en edad y tenía que defenderse marchando contra corriente.

Era más bien bajo, de espaldas anchas y cojeaba algo. Fuerte y macizo como un tronco. Un rictus tenía que le hacía fanático. Conocía los manuscritos viejos escritos con signos que a los griegos y a los romanos les parecían garabatos ininteligibles, pero que encerraban toda la sabiduría y la razón de ser de un pueblo. Listo como un sabio en las escuelas griegas de Tarso, familiarizado con los poetas y filósofos que habían pasado el tiempo escribiendo en tablillas o pensando. Para los griegos solo era un hebreo, miembro de aquellas familias que vivían en un islote social, aislado entre misterios inaccesibles a los de otra raza, uno de los que tenían prohibido el acceso a las clases cultas y dirigentes; era de esos que se hacían despreciables por su puritanismo, por sus rarezas ante los alimentos, su modo de divertirse, de casarse, de entender la vida, de no asistir a los templos ¡un ambiente nada claro!

A los dieciocho años se fue a Jerusalén para aprender cosas del judío verdadero, las de la Ley patria, la razón de las costumbres; ansiaba profundizar en la historia del pueblo y en su culto. Gamaliel lo informó bien por unos cuartos. Aprendió las cosas yendo a la raíz, no como las decía la gente poco culta del pueblo sencillo y llano. Supo más y mejor del poder del Dios único; aprendió a darle honra y alabanza en el mayor de los respetos y malamente soportaba con su pueblo el presente dominio del imponente invasor. Esto le ponía furioso. Los profetas daban pistas para un resurgimiento y los salmos cantaban la victoria de Dios sobre otros pueblos y culturas muy importantes que en otro tiempo subyugaron a los judíos y ya desaparecieron a pesar de su altivez; igual pasaría con los dominadores actuales. El Libertador no podría tardar. Mientras tanto, era preciso mantener la idiosincrasia del pueblo a cualquier costa y no ser como los herodianos, para que la esperanza hiciera posible su supervivencia como nación. No se podía dejar que un ápice lo apartara de la fidelidad a las costumbres patrias. Eso le hizo celoso.

Y mira por donde, aquella herejía estaba estropeando todo lo que necesitaba el pueblo. Locos estaban adorando a un hombre y crucificado. No se podía permitir que entre los suyos se ampliara el círculo de los disidentes. Había que hacer algo. No pasaban, sino que las noticias decían que estaban por todas partes como si se diera una metástasis generalizada de un cáncer nacional. Hacía años que ya estuvo, colaborando como pudo, en la lapidación de uno de aquellos visionarios listos, serviciales, piadosos y caritativos pero que hacían mucho daño al alto estamento oficial judío; fue cuando lo apedrearon por blasfemo a las afueras de Jerusalén, y lastimosamente él sólo pudo guardar los mantos de los que lo lapidaron. Hasta le parecía recordar aún su nombre: Esteban.

Su conversión fue en un día insospechado. Nada propiciaba aquel cambio. Precisamente llevaba cartas de recomendación de los judíos de Jerusalén para los de Damasco; quería poner entre rejas a los cristianos que encontrara. Hasta allí se extendía la autoridad de los sumos sacerdotes y principales fariseos; como eran costumbres de religión, los romanos las reconocían sin hacerles ascos. Saulo guiaba una comitiva no guerrera pero sí muy activa, casi furiosa, impaciente por cumplir bien una misión que suponían agradable a Dios y purga necesaria para la estabilidad de los judíos y para proteger la pureza de las tradiciones que recibieron los padres. Aquello parecía la avanzada de un ejército en orden de batalla, con el repiqueteo de las herraduras en las pezuñas de las monturas sobre el duro suelo de roca ante Damasco donde caracoleaban los caballos. Llevaban ya varios días de caminata; se daban por bien empleados si la gestión terminaba con éxito. Iba Saulo "respirando amenazas de muerte contra los discípulos del Señor". En su interior había buena dosis de saña.

"Y sucedió que, al llegar cerca de Damasco, de súbito le cercó una luz fulgurante venida del cielo, y cayendo por tierra oyó una voz que le decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues? Dijo: ¿Quién eres, Señor? Y él: Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, y entra en la ciudad y se te dirá lo que has de hacer. Y los hombres que le acompañaban se habían detenido, mudos de espanto, oyendo la voz, pero sin ver a nadie. Se levantó Saulo del suelo y , abiertos los ojos, nada veía. Y llevándole de la mano lo introdujeron en Damasco, y estuvo tres días sin ver, y no comió ni bebió" (Act. 9, 3-9).

Tres días para rumiar su derrota y hacerse cargo en su interior de lo que había pasado. Y luego, el bautismo. Un cambio de vida, cambio de obras, cambio de pensamiento, de ideales y proyectos. Su carácter apasionado tomará el rumbo ahora marcado sin trabas humanas posibles su rendición fue sin condiciones y con el afán de llevar a su pueblo primero y al mundo entero luego la alegría del amor de Dios manifestado en Cristo.

El relato es del historiador Lucas, buen conocedor de su oficio. Se lo había oído veces y veces al mismo protagonista. No hay duda. Vio él mismo al resucitado; y lo dirá más veces, y muy en serio a los de Corinto. Por ello fue capaz de sufrir naufragios en el mar y persecuciones en la tierra, y azotes, y hambre y cárcel y humillaciones y críticas, y juicios y muerte de espada; por ello hizo viajes por todo el imperio, recorriéndolo de extremo a extremo. Y no creas que se lamentaba; le ilusionaba hacerlo porque sabía que en él era mandato más que ruego; el dolor y sufrimiento más bien los tuvo como credenciales y las heridas de su cuerpo las pensaba como garantía de la victoria final en fidelidad ansiada.

Entre tantas conversiones del santoral, la de Pablo es ejemplar, paradigmática. Más se palpa en ella la acción divina que el esfuerzo humano; además, enseña las insospechadas consecuencias que trae consigo una mudanza radical.

(Fuente: archimadrid.es)



Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



viernes, 11 de enero de 2019

El piloto militar que cambió el cielo de Irak por el seminario y ahora es sacerdote


EL PILOTO MILITAR QUE CAMBIÓ EL CIELO DE IRAK POR EL SEMINARIO Y AHORA ES SACERDOTE
Por Pablo Valentín-Gamazo

Don Daniele parece un párroco italiano normal. A sus 48 años, trata de llevar almas al cielo después de casi media vida en el ejército

Daniele Leoni tiene 48 años y ahora es pastor de 750 fieles cerca de la Toscana

Daniele tiene 48 años y lleva tan solo un año como párroco en Arezzo, una localidad italiana al este de la Toscana. El cuidado pastoral de las gentes del lugar y la atención espiritual se han vuelto una nueva rutina para él. Su anterior vida estaba marcada por otras características. La paz que tiene hoy en este lugar eran antes viajes a territorios de conflicto y contextos de guerra. Sin embargo, para sus alrededor de 750 fieles es solo "Don Daniele".

Este sacerdote, antes de serlo, "buscaba el cielo", pero de otra manera. Llevaba otro uniforme y, en lugar de una parroquia, se encontraba al mando de un helicóptero. Su pasado no le persigue, confiesa, pero sí que es consciente de él. Tanto es así, que recuerda que "a principios de noviembre (de 2018) se cumplieron diez años de mi último vuelo". Entre los cielos que ha surcado se encuentran los de Albania, Kosovo, Siria o Irak.

El hoy cura entró en el ejército de Italia con 19 años con una gran proyección. "Primero estuve en la artillería de Udine, el regimiento más operativo de Italia, el único autorizado para disparar bombas nucleares. Luego, fui a la escuela de oficiales no comisionados en Viterbo", recuerda para la revista Credere. Con la graduación de teniente y las pruebas de vuelo hechas, comenzó a preguntarse por Dios. "Mientras estuve allí, me di cuenta de que lo que la Iglesia decía era verdad. Comencé a pensar que si Dios era realmente Dios, valía la pena darle todo..", asegura.

Primer intento

Como respuesta a eso que comenzaba a pensar y sentir, empezó a asistir al seminario de Arezzo. En ese momento, a sus 23 años, hubiera ingresado...de no ser por una llamada. Incluso, ya había dejado a su novia, pero sonó el teléfono. Así lo recuerda Daniele: "Todavía dormía, cuando mi padre vino y dijo: 'Dani, Dani, están los carabineros en el teléfono'. 'Teniente Leoni', me dicen al otro lado, "ha sacado las pruebas de helicóptero".

Nada más colgar el teléfono, lo volvió a descolgar para llamar al seminario. Habló con el rector del seminario y le dijo: "Don Gianca, gracias por la oportunidad, pero voy a ser piloto de helicóptero, adiós", y terminó la llamada.

"Y fui a hacer el mejor trabajo del mundo. Fui a hacer grandes cosas por mi país, que no se trata solo del extranjero. Cuando ayudas a la gente, ya sea a rescatar a una persona lesionada, alejarlo de una zona de combate, recuperar a los desaparecidos e ir al rescate en la montaña, o cuando participas en la lucha contra el fuego, siempre es un servicio", rememora Don Daniele .

Una vida de piloto militar: coraje, valentía...y preguntas

Cada servicio era, literalmente, jugarse la vida. Como el caso de su amiga Simone Cola. En Irak hablaba con ella un día, y era asesinada al siguiente. Como esa, Daniele tiene muchas anécdotas, también buenas: "Compartí grandes cosas con mis amigos".

Cada vez que se montaba en el helicóptero, sentía coraje y miedo. Se hacía las grandes preguntas. Todavía se acuerda de esas sensaciones. "Si sabes que mañana a las 5 hay una misión en la que te disparan y tienes que disparar, el coraje no te viene en ese momento, sino antes. De hecho, es ahí es donde el miedo se manifiesta y te preguntas: 'Si muero, ¿le he dicho a los seres queridos que los amo? ¿Hice algo para mejorar este mundo?", afirma. "Se necesita coraje cuando tienes que montarte en el helicóptero y decir: 'Muy bien, vamos'. Miras a los muchachos que suben a bordo, sabes que sus vidas están en tus manos, empiezas y haces lo que tienes que hacer".

Con Jesús en el ejército

No obstante, lo que había "dejado a medias" en Italia, esa posible vocación de sacerdote que sentía, fue a buscarle a la guerra. Lo hizo en la figura de un sacerdote que fue a visitarlos a Irak. El significado de esa venida de un cura era más de lo que se imaginaba. "En 2004 estábamos en Tallil, Irak, a unas pocas millas al sur de Nassiriya. No había ni siquiera una pequeña capilla en muchos kilómetros. Cuando llegó Monseñor Angelo Bagnasco le llevé desde Kuwait hasta nuestra misión en helicóptero. Celebramos la Misa de Navidad en la tienda de alimentos, con olor a salmuera".

A partir de entonces, comenzó a hacer oración con más asiduidad con un compañero. "La oración me dio mucha paz y, a veces, se me unía un cabo", dice Don Daniele. "Íbamos a un lugar donde nadie nos molestaba y rezábamos". Todo parecía ser normal, hasta que recibió la llamada de su coronel. Daniele y su compañero eran sospechosos de mantener relaciones íntimas. Daniele tuvo que aclarar la situación...y el coronel rectificó: "Quizás ustedes son los únicos que hacen lo correcto aquí". Semanas después, los estadounidenses construyeron una capilla, y los compañeros del comandante de la misión, les regalaron una campana.

Sirvió a su país, ahora a todos los hombres

Daniele tenía una vida trepidante, pero todavía guardaba ese pensamiento sobre Dios. "Mi vida era hermosa, pero los momentos de verdadera paz los experimenté solo cuando estaba con el Señor. Entonces me rendí y entré de nuevo en el seminario" . Esta vez, lo consiguió y "ahora aquí estoy". Se sigue considerando un servidor, pero con una responsabilidad aún mayor.

"Primero ofrecí servicio a una nación, ahora a todos los hombres. Ya no es una ayuda relegada a esta vida, sino que apunta a la vida eterna, donde Cristo es la fuente de toda fortaleza. Nuestro combate ahora no es contra los poderes de la tierra, sino contra los poderes del mal. Satanás está más activo que nunca y continúa su estrategia actuando contra la fe y contra la familia", asegura el sacerdote.

Los hay que podrían escandalizarse por su pasado militar...y por su presente como sacerdote. Para explicarles ese gran cambio, Daniele recurre al Evangelio. "El ejemplo de la mayor fe que el Señor encuentra en todo Israel es el de un centurión romano. Otro soldado, el que hiere a Jesús en el pecho como señal de respeto. Él, un experto en la muerte, reconoce en la muerte de Jesús su dignidad y realeza. Cristo en los ojos del centurión murió como un héroe".

Fuente, cope.es

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



miércoles, 2 de enero de 2019

Pastor episcopaliano se convierte a la Iglesia Católica, junto con su familia, el día de María Madre de Dios




PASTOR EPISCOPALIANO SE CONVIERTE A LA IGLESIA CATÓLICA, JUNTO CON SU FAMILIA, EL DÍA DE MARÍA MADRE DE DIOS
Por Jesús Mondragón (Saulo de Tarso) 

Andrew Petiprin pastor episcopaliano (que es la rama estadounidense de la Iglesia Anglicana de Inglaterra) del estado de Tennessee, en los Estados Unidos, fue recibido en el seno de la Iglesia Católica, el 1 de enero de 2019, día de María Madre de Dios, junto a su esposa y sus dos hijos. 

Andrew anunció a través de su cuenta de Twitter su intención de convertirse al catolicismo, haciéndose viral en las redes sociales, recibiendo cientos de mensajes de "Bienvenido". 

El día anterior a su bautismo escribió en Twitter este conmovedor mensaje: 

“Mi oficina ya ha sido arreglada, mi carta de renuncia ya está enviada. Mi último cheque de pago ya está en la cuenta del banco. Mañana seremos católicos y no tendré trabajo. ¡No tengan miedo!”. 

Al día siguiente, Andrew posteó en su cuenta de Facebook el día de su bautismo, el 1 de enero: 

“La bienvenida que nos ha dado la congregación de la iglesia St. Patrick aquí en Nashville" liderada por el P. John Hammond, "ha sido emocionante. Gracias al Señor por su bondad para con nosotros. Gracias a la Santa Virgen María y a todos los santos en el cielo rezando por nosotros y dándonos ejemplo de plenitud. Gracias a todos en el mundo que han rezado por nosotros y nos han alentado”.

Andrew Petiprin explicó a una de las más importantes agencias de noticias católica de habla hispana, ACI Prensa, que está “muy agradecido por los amigos católicos que he hecho en Twitter. Muchos a quienes nunca he conocido en persona han sido importantes al alentarme en este camino”. 

“El Señor me ha dado un fuerte deseo por la Verdad. Mi decisión no se basa en lo que veo equivocado en el anglicanismo, sino en mi deseo de creer en todo lo que la Iglesia enseña”. 

“Mi esposa y mis hijos también han sido recibidos y confirmados y nosotros cuatro recibimos la Primera Comunión juntos. Estamos emocionados por el hecho de saber que viviremos como una familia católica”.


Sobre su futuro como desempleado comentó que debe “discernir sobre una eventual formación para el sacerdocio católico, pero ahora me siento más alentado a encontrar un buen trabajo y vivir la fe católica con mi familia siendo laico”. 

Recordemos que los Anglicanos y los Episcopalianos casados, convertidos a la Iglesia Católica, pueden ser ordenados sacerdotes católicos lícitamente. 

Andrew recordó cómo en el año 2002, cuando se convirtió en un “importante anglicano” y creyó que se “estaba uniendo a una rama auténtica de la Iglesia Católica. Ya no creo eso, pero incluso entonces ya estaba en el camino hacia la plenitud de la fe”. 

SAN JUAN PABLO II FUE UNA FUENTE DE INSPIRACIÓN 

“En 2005 cuando San Juan Pablo II murió, tuve un fuerte sentimiento de estar conectado a él y a la Iglesia y pensé en que un día me haría católico. ¡Resultó que eso me tomaría más de 13 años!”. 

Ante una conversión no todo es miel sobre hojuelas y Andrew espera “no haber perdido amigos, pero es posible que eso haya ocurrido. Sé que hay algunas personas que están heridas por mi decisión. Rezo por ellas y doy gracias por todos mis nuevos amigos”. 

Por lo que recordó al Cardenal John Henry Newman, quien también fuera anglicano y se convirtió a la fe católica, lo cuál, no le resultó del todo fácil en un principio. Henry Newman fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica el 1 de junio de 1847 en Roma y fue creado cardenal en agosto de 1879. 

“También estoy agradecido porque ahora los tiempos son muy distintos a los del (Cardenal) John Henry Newman que se convirtió y tuvo que renunciar a todo lo relacionado a su antigua vida (como anglicano) en el siglo 19. En la mayoría de los casos, veo que la gente me apoya”. 

Andrew también dijo estar: 

“asombrado por la bienvenida que estoy recibiendo de los católicos. Su fe es real y no pueden contener esa ola de entusiasmo por personas como yo que hemos sido llamados a compartirlo. Espero que con el tiempo yo pueda compartir el mismo nivel de acogida con otros que lleguen a la fe”. 

“Y por supuesto que estoy agradecido por las oraciones de los santos, particularmente de Nuestra Señora y San José, y al Papa San Juan Pablo II cuyo lema ‘No tengan miedo’, me ha alentado particularmente. Me ha mantenido con el corazón ardiente y concentrado en estos últimos meses hasta ahora”. 

En hora buena, sea bienvenido él y su familia al seno de la única Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo, a Él sea la gloria por siempre, Amén. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



domingo, 2 de diciembre de 2018

Miguel Idrogo, conversión y hoy cantante Católico


MIGUEL IDROGO, CONVERSIÓN Y HOY CANTANTE CATÓLICO
Fuente: RomeReports

El músico venezolano que cuenta con sus canciones cómo cambió de vida

Miguel Idrogo es un cantautor venezolano que se dejó llevar por las dificultades, y estuvo a punto de perder su matrimonio, su trabajo y sus amigos.

MIGUEL IDROGO

Cantautor

“Estaba completamente triste y deprimido. En la soledad y en ese desierto clamé al Señor: 'perdón y misericordia'”. “Dios es un inmenso amor. En su inmensa misericordia me perdonó y sentí su amor. Me quitó esas vendas que tenía. Estaba completamente ciego”.

Después de esta conversión, retomó su sueño de dedicarse a la música. Nunca imaginó que habría compuesto temas católicos, pero empezó a escribir estas canciones como una manera de hablar con Dios.

MIGUEL IDROGO
Cantautor

“Era mi forma de orar. No conocía muchas oraciones, ni de la liturgia, solamente mis cantos me acercaban a Él. De esa forma comencé a descubrir también su Iglesia y comencé a asistir a retiros; y lo de mi música lo hacía algo personal”.

Poco a poco empezó a mostrar sus canciones a sus familiares y amigos. Como les gustaban, decidió grabar un disco. Fue hace dos años y lo tituló “Volví a respirar”. Dice que le devolvió el sentido de la vida ver que su música podía servir a otros a acercarse a Dios

MIGUEL IDROGO
Cantautor

“Yo siento que el Señor me llamó a que con la música toque los corazones de muchos jóvenes, que como yo, en algún momento estuvieron perdidos en el alcoholismo, sexualidad descontrolada o quizá algunos en la droga. Y a través de esta música puedan conocer el amor de Dios y su santa Iglesia católica”.

De entre más de 400 solicitudes para actuar en la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, Miguel fue uno de los seleccionados y cantará allí en enero del 2019. Espera tener listo su segundo disco para presentarlo en este evento.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:


http://es.catholic.net/op/articulos/71726/miguel-idrogo.html


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


martes, 30 de octubre de 2018

Oscar Wilde una figura explotada como "ícono gay" pero de la que se silencia su conversión final


ÓSCAR WILDE, UNA FIGURA EXPLOTADA COMO "ICONO GAY" PERO DE LA QUE SE SILENCIA SU CONVERSIÓN FINAL 

La religiosidad de Oscar es a menudo censurado por quienes lo quieren reducir a simple icono gay. 

Oscar Wilde fue uno de los grandes escritores del siglo XIX, y a día de hoy es considerado como uno de los iconos gays más universales. Esto ocurre por el silencio y/o la censura que se ha realizado sobre su lucha interior y posterior conversión al catolicismo que realizó antes de morir. Son muchos los que no conocen este vital episodio de su vida, pero sí sus romances con otros hombres. 

Una nueva película sobre los últimos días del escritor irlandés está levantando gran expectación por todo el mundo. Y en el filme sí aparece este deseo de ser católico, y que finalmente se pudo llevar a término tal y como cuenta en este reportaje La Nuova Bussola Quotidiana: 

El retrato de Oscar Wilde que la vulgata gay esconde 

La reciente película Happy Prince: el último retrato de Oscar Wilde, escrita, dirigida e interpretada por Rupert Everett, uno de los nombres más importantes del cine británico, tiene el gran mérito de presentarnos los últimos días de uno de los más célebres y celebrados escritores de los últimos dos siglos, mostrándonoslo en toda su plenitud, con todas sus contradicciones, su fragilidad ante las tentaciones pero, también, con ese deseo de Dios que lo llevó, antes de morir, a convertirse al catolicismo y a pedir los Sacramentos. 

Un aspecto, el de la religiosidad de Oscar, que es a menudo censurado por quienes lo quieren reducir a simple icono gay. 

Mientras estaba detenido en la cárcel de Reading, condenado a dos años de trabajos forzados, leyó numerosas obras religiosas, entre las cuales todas las obras de John Henry Newman. En la cárcel se reconcilió con su mujer: se abrazaron después de tanto tiempo, hablaron todo el tiempo que les fue posible, sobre todo de los hijos, y Oscar le pidió a su esposa que no los malcriara, que los educara de manera que cualquier cosa que hicieran, incluso la más equivocada, lo importante era que no mintieran y volvieran a ella para contarsela: sólo así les podría enseñar qué era la redención. 

De Profundis

Wilde había podido reflexionar profundamente sobre su historia y su relación con Bosie Douglas, el joven que le había llevado a la ruina. Escribió una larga carta a su ex amigo, que años después fue publicada con el título De Profundis. Era verdaderamente el grito de dolor de Oscar desde lo más hondo de su noche más oscura; una oscuridad que, sin embargo, aún no se había adueñado de su alma. Al contrario: al cabo de mucho tiempo parecía que Oscar podía, por fin, comprenderse a sí mismo, leer entre las líneas de su vida. 

Escribió: "Ahora encuentro, escondido en el fondo de mi naturaleza, algo que me dice que, en el mundo entero, nada está privado de significado, mucho menos el sufrimiento. Ese algo escondido en el fondo de mi naturaleza, como un tesoro en un campo, es la humildad. Es la última cosa que me queda, y la mejor de todas; el descubrimiento final al que he llegado, el punto de partida para una nueva evolución". 

Tras su puesta en libertad, Oscar transcurrió dos años de vagabundeo, de confusión, de soledad. Por desgracia, volvió a ver a Bosie, que lo llevó consigo a Italia, a Nápoles, donde Oscar vio por última vez su malvada naturaleza en acción, truncando definitivamente la relación. No volvió a ver a su esposa, que murió en Génova debido a una lesión en la espina dorsal. Arrastró su vida, marcada por la enfermedad, hasta París. 

Su amigo y su hijo se convirtieron al catolicismo

En París se reunió con él su viejo amigo Robbie Ross, que había sido su primer amante de sexo masculino. Robbie, precisamente gracias a Oscar, había descubierto el catolicismo, se había convertido y había cambiado radicalmente su vida. Ahora, Robbie era para Oscar "sólo" un amigo, una amistad profunda y maravillosa. Con Ross hablaba de sus hijos, que el amigo visitaba con regularidad, y fue feliz de saber que uno de ellos, Vyvyan, se había convertido al catolicismo. 

También él quería dar el gran paso, después de haber esperado toda su vida. Robbie se sorprendió y conmovió, casi no se lo creía. Le preguntó si realmente estaba convencido. "El catolicismo es la única religión en la que moriría", había dicho después de salir de la cárcel y ahora, por una vez en su vida, quería mantener la palabra. 

Toda su vida había vacilado, mientras a su alrededor sus amigos, uno detrás de otro, se convertían: Robbie, Gray, Beardsley y, por último, su hijo. 

Un religioso irlandés para que le diera los Sacramentos

Oscar murió con este consuelo. Cuando Robbie vio que empezaba a agonizar se precipitó a buscar un sacerdote. Se dirigió a un convento cercano de Padres Pasionistas y, por muy increíble que parezca, encontró a un religioso irlandés, el padre Cuthbert Dunne. 

Oscar recibió los Sacramentos de mano de un connacional, un hombre de la Isla del Destino que la Providencia había querido que estuviera con él en ese momento final. Perdió el conocimiento mientras apretaba entre sus manos el rosario del padre Cuthbert. 

Era el 30 de noviembre de 1900 y Oscar Wilde moría en paz. 

Cortesía de nuestra página hermana, Blog Convertidos Catolicos-Religion en Libertad


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


domingo, 14 de octubre de 2018

¿Por qué me convierto del Islam al catolicismo?


POR QUÉ ME CONVIERTO DEL ISLAM AL CATOLICISMO

MAGDI CRISTIANO ALLAM

Querido director: Lo que te voy a contar se refiere a una decisión de fe y de vida personal, que, de ninguna manera, quiere implicar al 'Corriere della Sera', del que me honro en formar parte desde 2003, con el cargo de vicedirector 'ad personam'.

Te escribo, por lo tanto, como protagonista de la vivencia y como ciudadano privado. El Domingo por la noche me convertí a la religión católica, renunciando a mi anterior fe islámica.

De esta forma y por la gracia divina, vio la luz el fruto sano y maduro de una larga gestación vivida en medio del sufrimiento y de la alegría, entre la profunda e íntima reflexión y la consciente y manifiesta exteriorización.

Estoy especialmente agradecido a Su Santidad, el Papa Benedicto XVI, que me administró los sacramentos de la iniciación cristiana, Bautismo, Confirmación y Eucaristía, en la Basílica de San Pedro, durante la solemne celebración de la Vigilia Pascual. Y adopté el nombre cristiano más sencillo y explícito: "Cristiano".

Desde el domingo, pues, me llamo Magdi Cristiano Allam. El del domingo fue, para mí, el día más bello de mi vida. Adquirir el don de la fe cristiana en la celebración de la Resurrección de Cristo de manos del Santo Padre es, para un creyente, un privilegio inigualable y un bien inestimable.

A mis casi 56 años, es en mi historia personal un hecho histórico, excepcional e inolvidable, que marca un punto de inflexión radical y definitivo respecto al pasado.

El milagro de la Resurrección de Cristo se ha reflejado en mi alma, liberándola de las tinieblas de una predicación donde el odio y la intolerancia hacia el 'diferente', condenado acríticamente como 'enemigo', priman sobre el amor y el respeto al 'prójimo', que es siempre y en cualquier circunstancia 'persona'.

Al mismo tiempo, mi mente se ha liberado del oscurantismo de una ideología que legitima la sumisión y la tiranía, permitiéndome adherirme a la auténtica religión de la Verdad, de la Vida y de la Libertad. En mi primera Pascua como cristiano, no sólo he descubierto a Jesús, sino que he descubierto, por vez primera, al auténtico y único Dios, que es el Dios de la Fe y de la Razón.


He tenido que interrogarme, pues, sobre la actitud de los que han dictado públicamente fatuas (condenas jurídicas islámicas), denunciándome a mí, que era musulmán, como "enemigo del islam", como "hipócrita cristiano copto que finge ser musulmán para perjudicar al islam" y como "traidor y difamador del islam", legitimando de esta forma mi condena a muerte.

Me he preguntado a menudo cómo es posible que a alguien como yo que luchó de una forma convencida y ardiente por un 'islam moderado', asumiendo la responsabilidad de exponerme en primera persona en la denuncia del extremismo y del terrorismo islámico, haya terminado por ser condenado a muerte en nombre del islam y tras una supuesta legitimación coránica.

UN ISLAM CONFLICTIVO

De esta forma me fui dando cuenta de que, más allá de la coyuntura que registra la implantación del fenómeno de los extremistas y del terrorismo islámico en todo el mundo, la raíz del mal está inscrita en un islam que es fisiológicamente violento e históricamente, conflictivo.

Paralelamente, la Providencia me ha ido poniendo en el camino a personas católicas practicantes de buena voluntad que, en virtud de su testimonio y de su amistad, se convirtieron, poco a poco para mí, en punto de referencia en el plano de las certezas de la verdad y de la solidez de los valores.

Comenzando por tantos amigos de Comunión y Liberación, con Don Julián Carrón a la cabeza; por sencillos religiosos como Gabriele Mangiarotti, sor Maria Gloria Riva, Don Carlo Maurizi y el padre Yohannis Lahzi Gaid; o por el redescubrimiento de los salesianos gracias a Don Angelo Tengattini y Don Maurizio Verlezza, culminado en una renovada amistad con el Rector Mayor, Don Pascual Chávez Villanueva; hasta el abrazo de altos prelados de gran humanidad como el cardenal Tarcisio Bertone, monseñor Luigi Negri, Giancarlo Vecerrica, Gino Romanazzi y, sobre todo, monseñor Rino Fisichella, que me ha acompañado personalmente en mi recorrido espiritual de aceptación de la fe cristiana.

Pero indudablemente el encuentro más extraordinario y significativo en la decisión de convertirme fue el que mantuve con el Papa Benedicto XVI, al que siempre he admirado y defendido siendo musulmán, por su maestría a la hora de establecer el vínculo indisoluble entre la fe y la razón como fundamento de la auténtica religión y de la civilización humana, y al que me adhiero plenamente como cristiano por inspirarme una nueva luz en el cumplimiento de la misión que Dios me ha reservado.


AFRONTARÉ MI DESTINO CON LA CABEZA ALTA

Querido director, me has preguntado si no temo por mi vida, consciente de que la conversión al cristianismo implicará ciertamente una enésima, y mucho más grave, condena a muerte por apostasía. Tienes razón. Sé a lo que me expongo, pero afrontaré mi destino con la cabeza alta y erguida y con la solidez interior del que tiene la certeza de la propia fe.

Y todavía más, después del gesto histórico y valiente del Papa que, desde el primer momento en que tuvo noticias de mi deseo, aceptó de inmediato administrarme en persona los sacramentos de la iniciación al cristianismo.

Su Santidad lanzó un mensaje explícito y revolucionario a una Iglesia que, hasta ahora, quizás haya sido demasiado prudente en la conversión de musulmanes, absteniéndose de hacer proselitismo en los países de mayoría islámica y silenciando la realidad de los conversos en los países cristianos. Por miedo.

Por miedo a no poder ayudar a los conversos frente a la condena a muerte por apostasía y por miedo a las represalias sobre los cristianos residentes en los países musulmanes. Pues bien, hoy, Benedicto XVI, con su testimonio, nos dice que hay que vencer el miedo y no temer a la hora de proclamar la verdad de Jesús incluso a los musulmanes.

Por mi parte, quiero afirmar que es hora de poner fin al puro arbitrio y a la violencia de los musulmanes, que no respetan la libertad religiosa. En Italia, hay miles de conversos al islam que viven serenamente su nueva fe. Pero también hay miles de musulmanes convertidos al cristianismo, que se ven obligados a ocultar su nueva fe por miedo a ser asesinados por los extremistas islámicos, que se ocultan entre nosotros.

Por una de esas casualidades que evocan la mano del Señor, mi primer artículo escrito en el Corriere el 3 de septiembre de 2003 se titulaba Las nuevas catacumbas de los islámicos conversos. Era una investigación sobre algunos neocristianos que, en Italia, denunciaban su profunda soledad espiritual y humana frente a la contumacia de las instituciones del Estado, que no tutelaban su seguridad, y frente al silencio de la propia Iglesia.

Pues bien, quiero que del gesto histórico del Papa y de mi testimonio extraigan el convencimiento de que llegó el momento de salir de las tinieblas de las catacumbas y proclamar públicamente su voluntad de ser plenamente ellos mismos.

Si aquí, en Italia, la cuna del catolicismo, si aquí, en nuestra casa, no somos capaces de garantizar a todos la plena libertad religiosa, ¿cómo podremos ser creíbles cuando denunciamos la violación de dicha libertad en otras partes del mundo? Pido a Dios que esta Pascua especial otorgue la resurrección del espíritu a todos los fieles en Cristo, que, hasta ahora, han estado sojuzgados por el miedo.

Fuente www.elmundo.es

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES