Hermanos gemelos se ordenan sacerdotes: “El primer seminario era la familia”



Alfonso y Pedro Sousa son hermanos, tienen 24 años y desde el 3 de julio de 2022, además de la misma fecha de nacimiento y parecido físico, comparten oficialmente la misma vocación: ¡el sacerdocio! Y explican la importancia de la Iglesia doméstica para aprender a amar a Dios y saber escuchar la llamada divina. “Lo que a menudo falta es un entorno que nos permita responder”, dijo uno.

Los dos hermanos reconocen ante todo la importancia de la familia en la formación católica. “El primer seminario fue la familia”, dijo el p. Pedro Sousa a la Agencia Ecclesia de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP), fue el primero en ingresar al seminario, a la edad de 14 años.

P. Alfonso dijo que nacieron en una “familia cristiana”, que fue “la base para la construcción de nuestra Iglesia doméstica”. “Allí tuvimos la primera Iglesia. Pedro y yo aprendimos a orar de nuestros padres”. Con ellos y las dos hermanas tuvieron “las primeras experiencias de vida en la Iglesia”. Los gemelos jugaban a celebrar la misa y el P. Pedro dijo desde niño que quería ser sacerdote.

“Yo no discerní por Alfonso, ni Alfonso por mí, cada uno se fue por su lado sin querer estorbar al otro”, dijo el p. Pedro en una entrevista con Rádio Renascença. Los hermanos también señalaron que en el seminario intentaron demostrar que son independientes entre sí.

P. Pedro declaró que “en este camino vocacional, las renuncias no son sólo un ‘no’. Yo digo ‘sí’ a otras cosas”. Citó, por ejemplo, el hecho de que los sacerdotes no pueden casarse. Según él, esto “equivale a la gracia de poder vivir como Jesús, con el amor que es para todos. Es fundamental hablar de ello porque es relacional y nos construye como personas; no se puede decir que el cura perdió el cariño, lo ganó de otra manera. Renunciamos a la relación conyugal para entregarnos voluntariamente a la Iglesia”.

Los nuevos sacerdotes esperan que la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Lisboa en 2023 ayude a otros jóvenes a descubrir sus propias vocaciones. Según ellos, “el Señor sigue llamando con la misma intensidad” . Pero lo que a menudo falta es “un entorno que nos permita responder”.

“Si los padres no les cuentan a sus hijos la hermosa experiencia de asistir a Misa, si los catequistas no les hablan de la importancia de encontrarse con Jesús, si el sacerdote no llama, entonces no es fácil. ¡El método por el cual fuimos llamados, Pedro y yo, tiene más de 2 mil años de garantía! Es el método con el que Dios llamó a los apóstoles ”, concluyó el P. Alfonso

¿Qué piensas de esta historia?

¡Oremos por las vocaciones!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES