viernes, 5 de octubre de 2018

Gregor Mendel, El sacerdote Católico, padre de la genética moderna, "El jardinero de Dios"


GREGOR MENDEL, EL SACERDOTE CATÓLICO, PADRE DE LA GENÉTICA MODERNA, "EL JARDINERO DE DIOS"
Por Saulo de Tarso

Hipócrates es el padre de la medicina, Isaac Newton, es el padre de la física, el sacerdote católico George Lemaître, es el padre de la teoría del big bang, el clérigo católico Galileo Galilei, es el padre del método científico y de la astronomía moderna. Todas las disciplinas científicas cuentan con una figura relevante a la que se le llama "padre". ¿Quién es el padre de la genética? Los genetistas contestarán: Gregor Mendel.

Gregor Mendel es el fundador de la genética y descubridor de las leyes de la herencia gracias a sus experimentos con guisantes. También fue un observador del firmamento y las estrellas. Y todo esto siendo monje y abad del monasterio agustino de la ciudad checa de Brünn.

Este sencillo monje austriaco desarrolló en 1865 los principios fundamentales de lo que hoy conocemos como “genética”. Gregor Mendel demostró que las características heredables son aportadas mediante unidades discretas que se heredan por separado. Estas unidades discretas, que Mendel llamó “elemento”, se conocen hoy como genes.

Términos como “gen”, “clon” o “ADN” nos son completamente familiares. A diario vemos noticias sobre estos temas, y damos por sentado que se tratan de ciencias nacidas en los últimos años. Pero no siempre es verdad. El verdadero padre de la revolución que representa la genética y que de alguna manera ha hecho posible la clonación de animales (y, según algunos, inclusive de humanos), nació en el 22 de julio de 1822 en un pueblo de la actual República Checa.

Ordenado sacerdote en 1847. En 1851 conseguía el titulo de Doctor en Matemáticas y Ciencias, gracias a lo cual, tres años mas tarde se convertiría en profesor suplente de la Real Escuela de Brünn.

LEYES DE MENDEL

—Primera ley o principio de la uniformidad: «Cuando se cruzan dos individuos de raza pura, los híbridos resultantes son todos iguales». El cruce de dos individuos homocigóticos, uno de ellos dominante (AA) y el otro recesivo (aa), origina solo individuos heterocigóticas, es decir, los individuos de la primera generación filial son uniformes entre ellos (Aa).

—Segunda ley o principio de la segregación: «Ciertos individuos son capaces de transmitir un carácter aunque en ellos no se manifieste». El cruce de dos individuos de la F1, que es la primera generación filial, (Aa) dará origen a una segunda generación filial en la cual reaparece el fenotipo "a", a pesar de que todos los individuos de la F1 eran de fenotipo "A". Esto hace presumir a Mendel que el carácter "a" no había desaparecido, sino que solo había sido "opacado" por el carácter "A" pero que, al reproducirse un individuo, cada carácter se segrega por separado.

—Tercera ley o principio de la combinación independiente: Hace referencia al cruce polihíbrido (monohíbrido: cuando se considera un carácter; polihíbrido: cuando se consideran dos o más caracteres). Mendel trabajó este cruce en guisantes, en los cuales las características que él observaba (color de la semilla y rugosidad de su superficie) se encontraban en cromosomas separados. De esta manera, observó que los caracteres se transmitían independientemente unos de otros. Esta ley, sin embargo, deja de cumplirse cuando existe vinculación (dos genes están muy cerca y no se separan en la meiosis).

Algunos autores obvian la primera ley de Mendel, y por tanto llaman «primera ley» al principio de la segregación y «segunda ley» al principio de la transmisión independiente (para estos mismos autores, no existe una «tercera ley»).

Como podemos ver, los aportes de los hombres de la Iglesia Católica a la ciencia y al conocimiento son incalculablemente enormes y solamente personas prejuiciosas con mala fe e ignorantes, se atreven a acusar a la Iglesia Católica de enemiga de la ciencia.

En pleno siglo XIX se adelantó al descubrimiento del ADN y del genoma humano y mostró que la ciencia y la fe van de la mano para comprender la Creación. Algunos le llamaron “el jardinero de Dios”… ¿Acaso el mismo Jesucristo resucitado no se apareció a María Magdalena como un jardinero?

Juan 20,14-15
Dicho esto, se volvió y vio a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús.
Le dice Jesús: «Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas?» Ella, pensando que era el encargado del huerto, le dice: «Señor, si tú lo has llevado, dime dónde lo has puesto, y yo me lo llevaré.»


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES