Increíble entrevista al Cardenal Müller: “Exigir el aborto como derecho humano es insuperable en su cinismo”



La concepción cristiano-humanista del hombre debe ser reemplazada por la atea-evolucionista. Esta concepción del hombre representa un dualismo según el cual el cuerpo y el espíritu están separados. El cuerpo es considerado como cosa, como objeto de derecho, de modo que el hombre se convierte en sujeto de derecho sólo cuando tiene espíritu; sólo entonces el hombre se convierte en sujeto de derecho que puede disponer de derechos, especialmente de derechos humanos.

Esta escisión del hombre en objeto jurídico y sujeto jurídico tiene consecuencias para el derecho humano a la vida que deben ser vistas como un cambio de paradigma en la visión de la vida de la persona. Ya no es el ser humano como tal el que está protegido por la ley, sino sólo el espíritu humano, que se manifiesta en la autorreflexión y la autodeterminación formal. Queremos abordar este cambio e iluminar las consecuencias en la ley del aborto de "grupos de células" o "tejido gestacional", como se hace referencia a los seres humanos no nacidos en la visión ateo-evolucionista de los seres humanos. Le pedimos comentarios al cardenal Gerhard Ludwig Müller, a quien el Papa Francisco llamó recientemente un "maestro de la enseñanza católica".

Lothar C. Rilinger: La concepción ateo-evolucionista del hombre se basa en el dualismo de cuerpo y espíritu. ¿Se puede aceptar esta concepción del hombre desde un punto de vista cristiano?

Cardenal Gerhard Ludwig Müller:
El dualismo estricto de la mente como cosa pensante (res cogitans) y el cuerpo como cosa extensa (res extensa) se remonta en esta forma al filósofo francés René Descartes. No se entendió a sí mismo como ateo en absoluto e incluso presentó una prueba impresionante de la existencia de Dios, que resultaría como una idea necesaria evidente de nuestra autoconciencia.

Sólo los materialistas de la Ilustración Popular como Baron d’Holbach, Helvetius o La Mettrie redujeron al hombre a la materia. El hombre, argumentaban, no era más que una máquina, que podía explicarse enteramente por las leyes de la mecánica. O el hombre era sólo la suma de sus condiciones sociales, como decían Comte y Marx, y por lo tanto primero tenía que ser creado en un nuevo hombre mediante la mejora.

El ateísmo de la crítica de la religión en los siglos XIX y XX de Max Stirner y Feuerbach, en conexión con el evolucionismo darwiniano, ya no podía reconocer en el hombre una diferencia de esencia entre animal y hombre. Para Nietzsche, el hombre era el “animal aún no determinado” que se había desarrollado en el “hombre superior” solo en unos pocos especímenes, mientras que las amplias masas representaban un “excedente de los descarriados, los enfermos, los degenerados, los enfermos, los necesariamente. sufrimiento." Por el “deterioro de la raza europea” por la “reevaluación” de los débiles a los fuertes y del desprecio por los que sufren a la compasión por ellos, Nietzsche – este filósofo del nihilismo y heraldo de la “muerte de Dios”, a quien los eugenistas y racistas del siglo XX invocados con razón o sin ella- reprocha al cristianismo en su escrito: “Más allá del bien y del mal” (cf. § 62). El hombre era sólo la pieza intermedia entre el animal y el "superhombre" venidero, que era tan "querido en el corazón de Nietzsche".

El transhumanismo o posthumanismo actual sigue el canto de sirena de su profeta enloquecido: “¡Pues! ¡Ánimo, hombres superiores! como exclamó: “Recién ahora comienza a funcionar la montaña del futuro humano. Dios ha muerto: ¡Ahora deseamos que el Superhombre viva!” (Friedrich Nietzsche, Así habló Zarathustra, Part IV. The Higher Man, 2, [Leipzig 1923], 418). Aquí se siente dirigida la élite globalista de hoy, complaciéndose en todos los privilegios, y prescribiendo a las masas de miles de millones, que Nietzsche llamó la “chusma”, la cura de los caballos para la autodestrucción y al resto de la humanidad la felicidad de las vacas pastando. (cf. Klaus Schwab y Thierry Malleret, La gran narrativa. Por un futuro mejor, 2022). “Pero mientras que la igualdad ante Dios era la que estimulaba el esfuerzo, la igualdad de los ‘últimos hombres’ es de notorio consuelo, porque no queda nada digno de esfuerzo, ni queda nadie que lo reclame.” (Herfried Münkler, Marx – Wagner – Nietzsche. Welt im Umbruch, Berlín 2021, 222).

Precisamente aquí está la línea divisoria entre la concepción del hombre como imagen y semejanza de Dios (Génesis 1,27; Salmo 8,6; Romanos 8,29) y la reducción naturalista del hombre al producto accidental de la evolución, la sociología y la del hombre genéticamente enriquecido como futuro híbrido de organismo biológico e inteligencia artificial, el homúnculo o cyborg. Para nosotros, se aplica la verdad revelada sobre el hombre: “Porque la creación misma será liberada de su esclavitud a la corrupción y obtendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios”. (Romanos 8:21).

Rilinger: ¿Es éticamente justificable llamar a una criatura de Dios, como también se considera a un niño por nacer, una “materia” o una “cosa”, que después de todo debe ser velada por la calificación de “montón de células”? o “tejido de embarazo”, obviamente para no dejar que se revele toda la verdad a la población?

Card. Müller: Todo ser humano se debe a sí mismo en su existencia física real a haber sido engendrado y concebido por su padre y su madre. Los padres no producen un tejido que accidentalmente llevaría a cabo una especie de transformación en una existencia humana. Desde el comienzo de la concepción, cada ser humano posee un ADN distintivo como base física de su identidad personal. Todo ser humano, como persona de naturaleza espiritual-corporal, es desde la eternidad querido, amado y destinado por Dios a la comunión salvífica con Él sin fin; “Porque a los que antes conoció, también los predestinó a ser hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.” (Romanos 8:29)

Rilinger
: El embarazo obviamente es visto como una enfermedad en la nueva concepción del hombre, el término “salud reproductiva” como sinónimo de aborto no puede interpretarse de otra manera. ¿Se puede considerar el embarazo como una enfermedad y por tanto el aborto como restauración de la salud?

Card. Müller: El embarazo no es otra cosa que la simbiosis corporal del niño engendrado por un hombre con la mujer que es y será su madre hasta la muerte. El embarazo ofrece al niño la cuna de la vida y su crecimiento hasta el día en que el niño ve la luz del día al nacer. La enfermedad, por otro lado, significa la restricción y la amenaza a la vida, las funciones corporales o la integridad mental y espiritual. La procreación de un hijo, el embarazo, el nacimiento, el cuidado del niño, su alimentación con la leche materna, los besos y lágrimas de la madre, el cuidado del sano crecimiento del niño son todo menos un mal funcionamiento que pone en entredicho el funcionamiento de un “producto” técnico.

La procreación de un nuevo ser humano en el seno materno no es una reproducción de un objeto de placer o de un objeto de uso, sino una participación de los padres en el plan de creación y salvación de Dios. Jesús, el Hijo de Dios, hizo venir a los niños a Él para bendecirlos y encomendarlos a nosotros en su sencillez e incorrupción como modelo de nuestra filiación con Dios. (Mt 18, 1-4). Él es, por lo tanto, el arquetipo de la bondad de Dios hacia los niños. Nos da que pensar cuando dice: “Cuando la mujer está de parto, tiene tristeza, porque ha llegado su hora; pero cuando da a luz al niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que un niño ha nacido en el mundo.” (Juan 16:21).

Rilinger: Dado que la sexualidad a menudo está separada de la procreación de un ser humano y, por lo tanto, sirve para obtener placer personal en lugar de la continuación de la sociedad, el embarazo a veces se ve como un impedimento del placer. ¿Podría este deterioro ser considerado como una enfermedad?

Card. Müller: No todas las uniones sexuales de hombre y mujer conducen al embarazo. Pero tampoco debe separarse fundamentalmente de él para “usar” el mero placer sexual –sin amor personal– como droga contra la experiencia del sinsentido de la existencia o como mortificación o aumento de la autoestima.

El matrimonio es una unidad holística del hombre y la mujer en el amor que lleva a los dos cónyuges más allá de sí mismos en la experiencia del amor incondicional de Dios, que es nuestra felicidad eterna. “El acto conyugal es a veces meritorio y sin pecado mortal o venial, como cuando se dirige al bien de la procreación y educación del hijo para el culto de Dios” (Tomás de Aquino, Comentario a 1 Corintios, cap. 7), aunque efectivamente –sin la intención excluyente de los padres– no surge ningún ser humano nuevo.

Rilinger: En la nueva concepción del hombre, el ser humano por nacer es considerado como una cosa. ¿Es esta calificación jurídica de un ser humano por nacer como una cosa destinada a lograr la posibilidad de que se le permita matar al por nacer hasta el último segundo lógico del embarazo, sin que exista un delito de homicidio?

Card. Müller: Una cosa es un ser inanimado como un libro, un automóvil, una computadora. Pero un ser humano en el estado embrionario de su desarrollo es un ser vivo con los órganos humanos que le permiten pensar y actuar de una manera verdaderamente humana.

Una mujer tampoco da a luz una cosa, sino un niño, que espera poder tomar entre sus brazos sano y vivo.

Una argumentación en contra de esta forma inhumana de pensar hacia un niño en el vientre es superflua, porque el ser humano del niño en el vientre es evidente y su negación es la justificación del más atroz crimen contra la vida. Declarar cosa a un niño en el vientre es tan perverso como esclavizar a las personas y luego declararlas cosas para justificar este horrendo crimen de lesa humanidad.

Rilinger: El Parlamento Europeo adoptó el llamado Informe Matic en el verano de 2021, según el cual el aborto debe considerarse un derecho humano. ¿Te imaginas que la negativa a observar este supuesto derecho humano recién inventado tendrá consecuencias civiles o penales?

Card. Müller: Cuando estos ateos y agnósticos neopaganos hablan de los derechos humanos y los valores europeos, admiten a regañadientes que existen normas éticas.

Incluso si, en su desorientación metafísica resultante de la pérdida de la fe en Dios todopoderoso, nuestro Creador y juez incorruptible de las buenas y malas acciones, rechazan las normas morales objetivas y universalmente vinculantes, deben, sin embargo, al menos reconocer como un mínimo ético el límite de la autodeterminación en el cuerpo y la vida del otro ser humano.

Quien piense que los poderosos, los sanos y los ricos tienen más derecho a la vida que los débiles, los enfermos y los pobres, se declara discípulo del darwinismo social, que provocó millones de víctimas de las ideologías políticas en el siglo XX. No basta con invocar el antifascismo y el antiestalinismo propios, sino que hay que renunciar a sus principios inhumanos en el pensamiento y la acción. A pesar de todas las apelaciones a la emancipación del Decálogo oa las apelaciones a la decisión de la mayoría en los parlamentos o al cambio de sentimiento de los pueblos, es válida la ley moral natural que resplandece en la razón y en la conciencia de todo ser humano. Aquellos que son tan criminalmente frívolos con la vida de los demás gritan más fuerte cuando, como se puede ver en los juicios por crímenes de guerra, ellos mismos reciben un golpe en el cuello.

El Concilio Vaticano II, en el decreto conciliar Gaudium et spes, llamó al respeto de la persona humana, diciendo: “cada uno debe considerar a su prójimo sin excepción como otro yo, teniendo en cuenta ante todo su vida y los medios necesarios para vivirla. con dignidad, para no imitar al rico que no se preocupaba por el pobre Lázaro. En nuestro tiempo nos obliga un deber especial a hacernos prójimos de todos sin excepción y a ayudarlos activamente cuando se cruzan en nuestro camino, ya sea un anciano abandonado por todos, un trabajador extranjero injustamente menospreciado, un refugiado , un niño nacido de una unión ilícita y que sufre injustamente por un pecado que no cometió, o una persona hambrienta que perturba nuestra conciencia recordando la voz del Señor: "Mientras lo hiciste por uno de estos, el más pequeño de mis hermanos, ustedes lo hicieron por mí' (Mat. 25:40).”

Continúa diciendo: “Además, todo lo que se oponga a la vida misma, como cualquier tipo de asesinato, genocidio, aborto, eutanasia o autodestrucción voluntaria, todo lo que atente contra la integridad de la persona humana, como la mutilación, los tormentos infligidos a cuerpo o mente, intentos de coaccionar la voluntad misma; todo lo que insulte la dignidad humana, como las condiciones de vida infrahumanas, el encarcelamiento arbitrario, la deportación, la esclavitud, la prostitución, la venta de mujeres y niños; así como condiciones de trabajo vergonzosas, donde los hombres son tratados como meros instrumentos para el lucro, y no como personas libres y responsables; todas estas cosas y otras semejantes son en verdad infamias. Envenenan a la sociedad humana, pero hacen más daño a quienes las practican que a quienes las sufren. Además, son una deshonra suprema para el Creador”. (Vaticano II, Gaudium et spes, 27)

Rilinger: ¿Se le puede prohibir a un médico, como exige la nueva concepción del hombre, negarse a matar a un ser humano por nacer contra su conciencia moral?

Card. Müller: Obligar a una persona a actuar en contra de su conciencia ya es inmoral en sí mismo. Castigarlo por esto es el signo seguro de una perversión de la justicia en una política totalitaria descarrilada, que ha perdido su derecho al estado de derecho, incluso si todavía presentara formalmente la apariencia de una democracia.

Rilinger: ¿Se puede considerar que la negativa de un médico a realizar una matanza prenatal es una “violencia específica de género contra la mujer” como lo exige la concepción ateo-evolucionista del hombre?

Card. Müller: El aborto es una violencia específica de género contra una mujer como madre y su hija o hijo.

Rilinger: ¿Es compatible con nuestro sistema legal que todos los hospitales, incluido un hospital católico, deban realizar abortos?

Card. Müller: Uno no puede arbitrariamente-positivistamente declarar correcto lo que es éticamente incorrecto.

Rilinger: En el caso del embarazo, los derechos humanos de la madre y del feto pueden chocar si la vida de la madre está en peligro por el embarazo. En este caso, ¿debe hacerse una ponderación de intereses, de modo que el médico deba decidir entre la vida de la madre y la del feto?

Card. Müller: Ningún médico tiene derecho alguno a disponer de la vida o la muerte de otro ser humano. Más bien, su tarea es salvar vidas. En un caso extremo, cuando solo se puede salvar una vida a expensas de otra vida, nadie puede decidir desde afuera. Aquí comienza la lógica de mayor amor, como en “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos”. (Juan 15:13). Conozco mujeres que estuvieron dispuestas a sacrificar su vida por su hijo en esta hora, que murieron en el proceso, y otras que sobrevivieron a pesar de las predicciones de los médicos en sentido contrario, y que hoy agradecen a Dios por esta gracia.

Rilinger: Los abortos por cualquier motivo deben incluirse en el catálogo de beneficios de las compañías de seguros de salud y las aseguradoras de salud. ¿Se puede esperar que la comunidad de asegurados pague por abortos que no están médicamente indicados y son, de hecho, de carácter anticonceptivo general?

Card. Müller: Desde el punto de vista de la ley moral natural y la concepción cristiana del hombre, la participación obligatoria en toda forma de aborto, eutanasia y otras formas de eliminación de la supuesta “vida que ya no vale la pena vivir” debe ser rechazada con todo énfasis y en cada condición. Es, por supuesto, un hecho que en las dictaduras totalitarias y también en los estados del “Occidente democrático” ciertos grupos ideológicos –hasta los partidos representados en el parlamento– obligan a sus conciudadanos a cooperar financieramente en el asesinato de personas inocentes. Los cristianos a menudo son públicamente difamados, discriminados e incluso procesados ​​por ello.

Rilinger: El informe Matic no tiene ninguna consecuencia legal, ya que el Parlamento Europeo no tiene competencia legislativa para la ley del aborto. Sin embargo, este informe tiene un impacto en el discurso político. ¿Pretende esta decisión mostrar lo que debemos considerar como valores europeos, de modo que, como ya ha exigido el presidente Macron, se debe modificar la Carta Europea de los Derechos Fundamentales?

Card. Müller: Exigir el aborto como un derecho humano no puede ser superado en su cinismo inhumano. Esto es lo que le dirá el Papa Francisco al presidente francés, quien públicamente dice ser su amigo.

Rilinger: Su Eminencia, ¡muchas gracias!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES