Plum cake de nueces: receta de las monjas clarisas de Burgos



El Plum cake de nueces es un bizcocho clásico que preparan desde hace mucho tiempo las hermanas clarisas en el Monasterio de Nuestra Señora del Espino, en Vivar del Cid (Burgos, España).

Antiguamente este cake se elaboraba para celebrar fiestas importantes y también para regalar a familiares, amigos y bienhechores en momentos especiales.

Este monasterio tiene fuertes raíces históricas. Se fundó a finales del siglo XV, entre 1477 y 1479. Cuenta la tradición que la Virgen se apareció sobre un corpulento espino a dos pastores de Santa Gadea del Cid en 1399 en una radiante primavera y les hizo saber su deseo de tener en ese lugar un santuario, porque allí habían sido martirizados muchos cristianos durante la invasión musulmana.

“Mándote que disgas cómo la voluntad de mi Hijo Glorioso es que sea edificado aquí un convento de la Orden de San Benito”.

Fragmento del texto original recogido en documento oficial del Archivo Vaticano.

Se dice también que durante la invasión de los musulmanes tuvieron que esconder bajo tierra la imagen de la Virgen del Espino para que no fuera destruida. Años después fue encontrada y en ese mismo lugar se erigió una ermita sobre la que tiempo después se construiría el monasterio fundado por Pedro López Padilla.

Plum cake de nueces


Ingredientes:

200 gramos de mantequilla
300 gramos de azúcar
200 gramos de harina
150 gramos de nueces
4 huevos
1 copa de ron
1 cucharadita de levadura en polvo (o polvo de hornear)
2 pellizcos de sal

Elaboración:


En un recipiente hondo se mezcla la mantequilla ablandada con el azúcar, con una espátula de madera o un batidor de varillas. Cuando la pasta esté espumosa, se mezclan uno a uno los 4 huevos con pequeñas porciones de harina hasta echar los 200 gramos.

Seguidamente y sin dejar de mezclar fuerte, se añaden 2 pellizcos de sal, la copa de ron gota a gota, las nueces picadas, y la levadura mezclada con las nueces para que no se hagan grumos.

Se procura remover fuerte toda la masa hasta que quede homogénea. Esta manipulación es la más importante para que salga bien el postre.

Untamos el molde con mantequilla y se espolvorea con harina. Se vierte la mezcla y se mete al horno durante 1 hora aproximadamente.

Antes de sacar el plumcake del horno se comprueba si está bien hecho introduciendo una varilla o un palillo. Si sale limpio está en su punto.

El molde ideal para confeccionarlo será aquel en el que la pasta ocupe como mínimo 3 centímetros de grosor.

Después de horneado subirá otro tanto.

Receta del libro: Cocina Monacal. Página 227.

Consejo nutricional

Es una receta ideal para elaborar en un día festivo o compartir en una merienda con amigos y familia. Es decir, es de consumo ocasional por su alto contenido energético.

Las personas diabéticas pueden sustituir el azúcar por edulcorante apto para horno, y los celíacos la harina de trigo por una de mezcla.

Tengamos cuidado con el consumo en niños ya que es una elaboración que lleva alcohol. Si se quiere compartir con ellos, se puede sustituir la bebida alcohólica por un almíbar de fruta o zumo.

Las nueces son el ingrediente principal que destaca. Es un fruto seco muy rico en nutrientes y recomendado incluir en nuestra dieta. Esto se debe a que contiene minerales como potasio necesario para el desarrollo muscular, zinc que intervienen en el sistema nervioso, así como también magnesio y fósforo.

Las nueces destacan por tener vitaminas del grupo B que favorecen el funcionamiento correcto del cerebro y de los músculos.

Además sus grasas saludables lo hacen un alimento beneficioso para disminuir los niveles altos de colesterol malo en la sangre.

1 comentario:

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES