domingo, 1 de abril de 2018

Falsos milagros y falsos profetas, los carismas no salvan


LA GENTE GLORIFICÓ A DIOS, QUE HABÍA DADO TAL PODER A LOS HOMBRES. MATEO 9,2-8

¿CUÁL FUE EL PODER QUE DIO DIOS A LOS HOMBRES?¿EL PODER PARA PERDONAR PECADOS O EL PODER DE SANACIÓN?
Por Saulo de Tarso

En el Evangelio Según San Mateo se nos narra el caso de un paralítico que es llevado a Nuestro Señor Jesucristo EN BUSCA DE LA SANACIÓN DE SU CUERPO, sin embargo, el Señor no le da la sanación esperada, sino una sanación que el paralítico no buscaba. ¿Puede haber algo más importante que la sanación corporal? Veamos:

“En esto le trajeron un paralítico postrado en una camilla. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo al paralítico: «¡ Ánimo!, hijo, tus pecados te son perdonados.» Pero he aquí que algunos escribas dijeron para sí: «Este está blasfemando.» Jesús, conociendo sus pensamientos, dijo: «¿Por qué pensáis mal en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: "Tus pecados te son perdonados", o decir: "Levántate y anda"? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados - dice entonces al paralítico -: "Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa".» El se levantó y se fue a su casa. Y al ver esto, la gente temió y glorificó a Dios, que había dado tal poder a los hombres”. Mateo 9,2-8.

Es de notar que éste texto de la Biblia, sólo habla de un poder que es superior y más importante que la sanación corporal, EL PODER PARA PERDONAR PECADOS.

Y la gente temió y glorificó a Dios, QUE HABÍA DADO TAL PODER A LOS HOMBRES.

Los “cristianos” evangélicos afirman que se trata del poder de sanación, el cual no negamos que existe pero ni siquiera es mencionado en el texto antes visto. Ellos por tanto, reclaman tener ese poder de sanación y los vemos en sus cultos sanando a diestra y siniestra el cáncer, tumores, paralíticos etc. Milagros que nadie puede comprobar. Se trata pues de fraudes, engaños, mentiras, lanzadas a un pueblo hambriento de ver prodigios y espectáculos.

“Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos”. Mateo 24,24.

“Cuando se enteró de que Jesús había venido de Judea a Galilea, fue donde él y le rogaba que bajase a curar a su hijo, porque se iba a morir. Entonces Jesús le dijo: «Si no veis señales y prodigios, no creéis.» Le dice el funcionario: «Señor, baja antes que se muera mi hijo.»”. Juan 4,47-49.


Siempre hay personas a las que sólo les interesa ver prodigios y nada más. Pero los Apóstoles y discípulos del Señor cuando sanaban lo hacían no nada más en el templo o las sinagogas, sino en las calles, en las plazas. Muy al contrario de ciertos "cristianos" que sólo “sanan” en sus cultos y nada más, allá para ellos y nunca en las calles, hospitales u otros lugares.

Nuestros sacerdotes que sí tienen en verdad el poder de perdonar pecados, andan en las calles, en las casas, en las guerras, hospitales, en todo lugar donde se les necesite confesando a sanos y moribundos, aunque no sean Católicos, en accidentes cuando les toca presenciarlos, a fin de que puedan ser todos perdonados por Dios a través de ellos, A TODO EL MUNDO Y A TODOS.

Los falsos milagros y sanaciones abundan a raudales sobre todo en los cultos evangélicos y en algunos círculos católicos. Sin embargo, en la Iglesia Católica un milagro sólo es aprobado después de años de investigaciones científicas y de la propia Iglesia. Y muchas veces ha sucedido, que cuando a algunas comunidades no se les aprueba el supuesto milagro, han abandonado la Iglesia Católica, porque a la Iglesia le interesa la verdad y no complacer a gente que solo quiere ver prodigios y si no, no creen.

Para otros basta con aceptar a Cristo como SEÑOR y ver o realizar milagros, sanaciones, profecías, para decir que YA SON SALVOS. Sin embargo, la Biblia muestra que no basta con aceptar a Jesús como tú Señor y salvador; y que los carismas, las profecías, los milagros, NO SALVAN.

“«No todo el que me diga: "Señor, Señor, entrará en el Reino de los Cielos, sino el que haga la voluntad de mi Padre celestial. Muchos me dirán aquel Día: "Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?" Y entonces les declararé: "¡Jamás os conocí; apartaos de mí, agentes de iniquidad!". Mateo 7,21-23.

Jesucristo no menciona que las profecías, exorcismos y milagros fueron falsos o no. Él los condena por no cumplir su voluntad.

Lucas 6:46
«¿Por qué me llamáis: "Señor, Señor", y no hacéis lo que digo?

A lo largo de la historia han habido y seguirán habiendo falsos milagros y falsos profetas:

Mateo 7:15
Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con disfraces de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

Mateo 24:24
Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos.

Las profecías de Jesucristo y sus Apóstoles pueden constatarse hoy en día por la aparición de miles y miles de sectas pseudocristianas, que siembran herejías, difaman a la Iglesia Católica y trafican con las personas mediante diezmos, ofrendas, pactos y un sin fin.

II Pedro 2:1-3
Hubo también en el pueblo falsos profetas, como habrá entre vosotros falsos maestros que introducirán herejías perniciosas y que, negando al Dueño que los adquirió, atraerán sobre sí una rápida destrucción. Muchos seguirán su libertinaje y, por causa de ellos, el Camino de la verdad será difamado. Traficarán con vosotros por codicia, con palabras artificiosas; desde hace tiempo su condenación no está ociosa, ni su perdición dormida.

La gran mayoría de ellos salieron de la Iglesia Católica, salieron de entre nosotros mismos, y hoy combaten contra la única y verdadera Iglesia fundada por Cristo.

I Juan 2:18-19
Hijos míos, es la última hora. Habéis oído que iba a venir un Anticristo; pues bien, muchos anticristos han aparecido, por lo cual nos damos cuenta que es ya la última hora. Salieron de entre nosotros; pero no eran de los nuestros. Si hubiesen sido de los nuestros, habrían permanecido con nosotros. Pero sucedió así para poner de manifiesto que no todos son de los nuestros.

Pero no olvidemos que muchos nos odiarán, dirán que nuestra Iglesia es la gran ramera, nuestro Papa el anticristo y nosotros idólatras. Nuestro mandato es perseverar hasta el fin.

Mateo 10:22
Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará...


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES