sábado, 1 de diciembre de 2018

¡Cuidado con las constelaciones familiares que son Nueva Era!



¡CUIDADO CON LAS CONSTELACIONES FAMILIARES QUE SON NUEVA ERA!
Por Convertidos Católicos

Dentro de los métodos seudocientíficos o terapias psicológicas que pertenecen a la Nueva Era, una de las más conocidas y difundidas es el de las Constelaciones Familiares. Ha entrado con fuerza tanto en Estados unidos como en Europa y en nuestro país es también impartida en muchos centros de Madrid, Barcelona, País Vasco y Galicia. En Latinoamérica también se está instalando y actualmente es difundido en más de 25 países. Por ello, en el presente artículo buscamos alertar sobre estos métodos y sus peligros espirituales para el católico.

¿Cuál es el origen de las Constelaciones familiares y que relación tiene con el hinduismo?

Su fundador es Bert Hellinger, alemán , nacido en 1925 en una familia católica, fue soldado y después de eso se hizo sacerdote católico y fue misionero en África. Sin embargo, en 1970 abandonará el sacerdocio, se casaría y empezaría con las terapias familiares en la década de los 80 y 90. Se cree que será a principios de los años 90 cuando se deja influir por el gurú indio “Osho” en su pensamiento, alejándose por completo del mundo científico y académico. Es por ello, que tiene una gran relación con la New - Age.

Una sesión de terapia de constelación familiar típica involucra a los participantes en grupos de 10 a 30, liderados por un facilitador, que se sientan en un círculo. Un participante (conocido como cliente) es elegido para trabajar en algún tema personal, mientras que los demás participan ya sea como "representantes" de la familia del cliente u observando de cerca.

El cliente recuerda el problema que desea resolver, generalmente un evento traumático del pasado que se cree que tiene "resonancia sistémica", como muerte prematura, aborto, asesinato, suicidio, etc. El facilitador le pide al cliente que lo haga, así el selecciona a los miembros del círculo para que sirvan como miembros representativos de su familia. El cliente está detrás de cada miembro y, después de poner sus manos sobre sus hombros, los mueve a lugares que representan las relaciones familiares. Una vez que están posicionados, el cliente y el resto del grupo, se sientan y observan. No hay conversación ni juego de roles, solo silencio.

Durante este tiempo, se cree que los miembros del círculo están "sintonizados" con la resonancia del campo de energía familiar o "alma familiar" del cliente. Luego, los participantes describen lo que están sintiendo, lo que supuestamente revela lo que alguien en la familia real del cliente puede expresar inconscientemente que desciende de una generación anterior. Se piensa que el familiar vivo puede estar repitiendo el destino, o compensando, lo que sucedió en el pasado. Los facilitadores luego buscan algún tipo de resolución de curación.

En los métodos de Terapia sistemática familiar de Bert Hellinger, ya aparecía el nombre de “constelaciones familiares”, básicamente se puede resumir en que nosotros cargamos con los problemas de nuestros ancestros y por ello nos va mal, tenemos problemas. Para los que enseñan esta terapia, hay unas conexiones con la familia y los antepasados, y por ello los problemas que tenemos parten de esta raíz sistemática y nos afectan. Con estos métodos se pretenden aliviar todos estos problemas. Este método se usa para aliviar traumas infantiles, cuadros depresivos, tristezas, procesos de duelo y sobre todo problemas familiares, (maltratos de padre a hijos , guerras entre hermanos, pleitos entre los conyugues, etc.).

¿Por qué es incompatible con la fe católica?

Ahora pasaremos a analizar porque esta técnica es incompatible con la fe cristiana. Básicamente son 3 los motivos :

1) Concepto oriental de Dios:

Se identifica a Dios como una fuerza cósmica o energía cósmica y no como un ser personal tal y como es creído y entendido en el cristianismo.

Evidentemente esto es totalmente incompatible con la fe cristiana, que siempre ha creído en un Dios personal, tanto el Padre, como el Hijo como el Espíritu Santo son personas no fuerzas o energías, son personas que incluso tienen una comunicación entre ellos, tienen la capacidad de amar, de hablar con los hombres, y concretamente el Hijo se hizo carne (Juan 1,14). Quizás la cita bíblica más clara que nos habla sobre la esencia de Dios sea esta:

Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y dijo: Así se dirigieron a los hijos de Israel: YO SOY me envió a vosotros. Éxodo 3,14.

Si Dios fuera una fuerza o energía cósmica como afirman los seguidores de este método entonces nunca se identificaría como “el que es” sino como ”lo que es” pero vemos esto no se enseña así, indicándonos claramente se trata de un Ser personal, no energía ni fuerza. Por otro lado la Biblia deja muy claro que existe gran diferencia entre las obras y el creador: "Todo lo que admiran por su valor no los llevó a conocer al Que es. ¡Se quedaron con las obras y no reconocieron al Artesano". Sabiduria13,1.

La idea de Dios como un “SER PERSONAL” diferente a las cosas, energías o fuerzas, está muy presente en el cristianismo antiguo basta un ejemplo: «Nada podremos pensar que caracterice mejor a Dios que el Ser» ( San Hilario De Trin. 1, 5).

2) Nosotros cargamos con los pecados de nuestros padres:

La idea central de este método es que lo que nos pasa a nosotros, las cosas malas, problemas, pleitos etc, están relacionadas por problemas y pleitos que hubo en el pasado en nuestra familia y por tanto eso nos pasa ahora factura, es el concepto conocido como “maldiciones intergeneracionales”.

Como católicos no podemos aceptar esta idea, pues esta en contra de lo que nos enseña la Biblia. Para empezar:

18 No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.

19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.
Isaías 43,18-19.

El profeta Isaías nos enseña que no debemos recordar las cosas pasadas, ni traerlas a la memoria, precisamente porque Dios hace todo nuevo, por tanto no tiene sentido recordar pleitos pasados de familiares, para intentar subsanar problemas presentes pues Dios lo pasado no lo tiene en cuenta.

Al pasar Jesús, vio a un hombre ciego de nacimiento.2 Y le preguntaron sus discípulos, diciendo: Rabí, ¿Quién pecó, éste o sus padres, para que haya nacido ciego? 3 Respondió Jesús: No es que pecó éste, ni sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten en él. Juan 9,1-3.

Está claro que para Cristo el ser ciego no es fruto del pecado de sus padres, refutando por tanto la idea de que esto tiene que un problema actual tenga que ver con problemas familiares anteriores.

El alma que pecare, esa morirá; el hijo no tendrá el pecado del padre, ni el padre el pecado del hijo; La justicia del justo será sobre él, y la impiedad del impío será sobre él. Ezequiel 18,20.

No pretendamos justificar los problemas nuestros porque nuestros familiares cometieron errores, eso no es cristiano, el pecado es personal e intransferible, por ello el profeta Ezequiel es sumamente claro al hablar de que los males vienen por nuestras acciones y nos afectan a nosotros no por situaciones pasadas de nuestros ancestros, no existe eso que se llama “maldición intergeneracional” y que es precisamente lo que este método intenta combatir.

3) Existe una relación entre las Constelaciones Familiares y el Chamanismo.

Un alumno de Bert Hellinger, afirma en su libro “La sanación viene desde afuera”: hay presencia de espíritus malignos y espíritus de los muertos en las constelaciones familiares. Es más los rituales chamanicos y las constelaciones son muy similares.

Sabemos que tanto la Biblia como la Tradicción y el Magisterio de la Iglesia (el Catecismo de la Iglesia católica 2115-2117) ha condenado este tipo de prácticas:

No os volváis a los médium ni a los espiritistas, ni los busquéis para ser contaminados por ellos. Yo soy el SEÑOR vuestro Dios. Lev 19,31.

Y vosotros no prestéis oído a vuestros profetas, adivinos, soñadores, agoreros o encantadores, que os hablan diciendo: No serviréis al rey de Babilonia. 10 Porque ellos os profetizan mentira, para haceros alejar de vuestra tierra y para que yo os arroje y perezcáis. Jeremías 27,9-10.

La propia Didajé, escrita hacia el año 60 d.C condena también estas prácticas:

3:4 Hijo mío, no seas un observador de presagios o agüeros, no seas un hechicero, ni astrólogo, ni purificador, ni desees ver estas cosas, porque de todo esto nace la idolatría. (Didaje 3:4)

Finalmente hemos de decir las constelaciones familiares no son una terapia psicológica al menos no una avalada por los psicólogos, ya que no cuenta con ninguna base científica seria, además para ser un “constelador” es decir la persona que realiza esto, no necesitan preparación académica ni profesional, es en definitiva una estafa.

Yasmín Oré & Jesús Urones

Cortesía de nuestra página hermana, Blog Convertidos Católicos-Religion en Libertad


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES