lunes, 4 de marzo de 2019

La Iglesia es un hospital para pecadores que buscan sanación


LA IGLESIA ES UN HOSPITAL PARA PECADORES QUE BUSCAN SANACIÓN

Que los pecadores en la Iglesia no te perturben. Todos somos pecadores y parte de la Iglesia porque deseamos ser curados

Aunque el hecho de que todos somos pecadores puede ser atractivo, especialmente cuando alguien se siente indigno de ser Cristiano, el demonio toma la realiza y la retuerce según sus propios intereses.

Museo de Santos
Usualmente tenemos esta falsa noción de que la Iglesia es de algún modo un "museo de santos". Es como si el ser miembro de la Iglesia nos diera automáticamente la gracia suficiente para ser "más santos que el Papa" y nos convirtiera en santos canonizados.

Esto es, de hecho, parte de las tácticas del demonio. Él aprovecha esta falsa noción y la infla.

Lo que sucede es que cuando alguien que forma parte de la Iglesia es reconocido como pecador, esto puede crear un sentimiento de decepción. Todos queremos creer que hay buenas personas en el mundo y que esto es verdadero, especialmente cuando se trata de la Iglesia. Queremos ver santos, de carne y hueso, porque nos da esperanza de que en realidad existe el bien en el mundo.

Sin embargo, cuando alguien que conocemos cae, esto puede crear un sentimiento de desesperación por nuestro deseo de querer ver a todos en la Iglesia como santos. El escritor Screwtape explica el escenario así:

"Hacer que su mente pase rápidamente de aquí para allá entre una expresión como "el cuerpo de Cristo" y las caras reales en la siguiente banca… En esta etapa, verá usted, que él tiene una idea de los "Cristianos" en su mente que se supone es espiritual, pero que en realidad, es en gran parte pictórica. Su mente está llena de togas y sandalias y armaduras y piernas desnudas y el mero hecho de que la otra gente en la iglesia vistan ropas modernas es una real – aunque por supuesto inconsciente – dificultad para él". (Screwtape Letters, 7, énfasis añadido)
Screwtape anima a su pupilo a concentrarse en este aspecto y crear un sentimiento de anticlímax. Él escribe luego que esto es para su bien si "el paciente conoce que la mujer con el sombrero absurdo es una fanática de los juegos de carta o que el hombre con las botas chillantes es un tacaño y un extorsionador".

Lo que el demonio ama
Ciertamente podemos ver esta tentación activa y viviendo en el mundo hoy en día. Solamente se necesita encender la televisión y mirar las noticias o una comedia donde se menciona algo acerca del "escándalo de los sacerdotes" que continuamente martiriza a la Iglesia.

Lo que el demonio ama es hacer ver a aquellos que están en la Iglesia como hipócritas que dicen una cosa y hacen otra. Esto crea una decepción general en los corazones de aquellos que querían que la Iglesia fuese un "museo de santos".

Muchos han dejado la Iglesia o se retiran continuamente basados en el hecho de que hay pecadores entre sus paredes.

Iglesia: Hospital para Pecadores
Sin embargo, hay una madera para combatir este "anticlímax". En lugar de ver a la Iglesia como un "museo de santos", es mucho más una realidad ver a la Iglesia como un "hospital para pecadores".

La Iglesia es un refugio para nosotros donde podemos ir y ser sanados de nuestros pecados. En lugar de decepcionarnos cuando reconocemos que todos en la Iglesia somos pecadores, nos deberíamos regocijar en este hecho e invitar a más pecadores a entrar a la Iglesia.

Vemos la Iglesia como un lugar de salvación que nos provee de un remedio sanador que está disponible para todo el que lo busca.

Esto lo vemos especialmente en la vida y las enseñanzas de Jesucristo. Mientras Él estuvo en la tierra, constantemente se juntó con pecadores públicos y recolectores de impuesto. Él quería atraerlos a Sus brazos y no alejarlos porque no eran "lo suficientemente santos". Jesús dijo:

"No he venido para llamar a los buenos, sino para invitar a los pecadores a que se arrepientan". (Lc 5,32)
Jesús incluso utiliza la misma analogía en referencia a la Iglesia siendo un hospital. Él le dice a los fariseos:

"No son las personas sanas las que necesitan médico, sino las enfermas". (Lucas 5,31)
Esto nos dice que sí, efectivamente todos somos pecadores y eso significa que estamos en el lugar correcto. Ser parte de la Iglesia no nos convierte automáticamente en santos, pero sí nos provee de una oportunidad para ser sanados de nuestras tantas heridas.

No estamos solos
Por esto, ver pecadores en la Iglesia, nos debería reconfortar. Nos ayuda a caer en cuenta de que no estamos solos. Sí, hay Santos en la Iglesia, pero ellos son canonizados porque tienen la humildad de reconocerse pecadores y necesitados de sanación.

Santos son aquellos que fueron al médico a diario a pedir sanación. Ellos sabían que eran débiles y que necesitaban la gracia de Dios para curarse y darles la fuerza para resistir las tentaciones.

Que los pecadores en la Iglesia no te perturben. Todos somos pecadores y parte de la Iglesia porque deseamos ser curados por el único y verdadero médico que nos pueda llevar a la Vida Eterna.

Adaptación y traducción por María Mercedes Vanegas, del artículo publicado en: Philipkosloski.com, autor: Philip Kosloski

Fuente, pildorasdeFe.net

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES