domingo, 31 de marzo de 2019

Líder sectario condenado a 20 años de prisión por trata de personas


LÍDER SECTARIO CONDENADO A 20 AÑOS DE PRISIÓN POR TRATA DE PERSONAS
Secretaría RIES

Félix Steven Manrique, el gurú que captó a la adolescente española Patricia Aguilar, ha sido condenado a veinte años de prisión, según ha podido saber El Periódico. El tribunal peruano considera a Manrique culpable de un delito de trata de personas cometido contra la joven ilicitana y otras cuatro mujeres peruanas a quienes convirtió en “esposas” de su harén sectario con el objetivo de someterlas a sus deseos sexuales y utilizarlas para que lo “sustentaran económicamente”.

Gurú apocalíptico

Tal como relata la periodista Vanesa Lozano, durante la vista para la lectura de la sentencia, que ha tenido lugar ayer, viernes 29 de marzo, y ha durado casi dos horas, el tribunal peruano ha dado por probado que Félix Steven Manrique, autodenominado “Príncipe Gurdjieff”, que proclamaba el apocalipsis y decía haber sido elegido por Dios para repoblar el mundo, captó a Patricia a través de Facebook cuando ella contaba con 15 años, utilizando el engaño, y la convenció para que viajara a Perú con él.

A su llegada, la recibió, trasladó y retuvo. Manrique “se presentó como una persona iluminada, la envolvió con sus ideas místicas y la enamoró con ese argumento para explotarla sexual y laboralmente, aprovechándose de su vulnerabilidad”, como sostenía la Fiscalía, que solicitaba 26 años y 8 meses de cárcel para Manrique.

Apelaciones

El tribunal ha oído casi todos los argumentos del ministerio público, que concluyó que Manrique sometió a Patricia y el resto de mujeres a un “grado de convencimiento y manipulación que queda acreditado en las pruebas periciales” practicadas tanto a las mujeres como a los niños tras el rescate.

El juez también ha tenido en cuenta el criterio de la Fiscalía peruana a la hora de tumbar el principal argumento de defensa empleado durante estos meses por el supuesto gurú: “si bien es cierto que el investigado no las retuvo contra su voluntad, lo cierto es que las había convencido de tal manera que ellas terminaron creyendo en esa forma de vida, donde él las manipulaba a su antojo aprovechándose del estado de vulnerabilidad de estas, haciéndolas partícipes de una visión poligámica, aislándolas de su familia y ejerciendo control sobre ellas”.

No obstante, la pena impuesta a Manrique no ha satisfecho a la Fiscalía, que apelará en segunda instancia para reclamar que se condene al gurú a 26 años y 8 meses. Manrique también ha anunciado que recurrirá la sentencia, porque insiste en que es inocente.

Por su parte, el abogado de Aguilar en Lima, Víctor Rodríguez, dijo a la salida de la audiencia que se declaraba satisfecho con la condena de 20 años, según leemos en El País. La jueza además dispuso que el sentenciado pague una reparación civil a Aguilar por 46.702 soles –unos 14.000 dólares– y, a las otras víctimas, montos entre 3.000 y 6.000 dólares.

Investigación en solitario

Atrás queda el calvario al que el supuesto gurú sometió a Patricia, aunque la condena judicial no borre las secuelas. También el esfuerzo inconmensurable de la familia de la joven, que junto a su abogada Maite Rojas, investigaron en solitario hasta dar con su paradero.

Viajaron a Perú y se enfrentaron a su captor, al hombre que arrancó a Patricia de su casa con engaños y la arrastró al infierno en una selva donde, un año y medio después, la rescataron, junto a su bebé, un par de policías peruanos en los que Alberto y Rosa, los padres de Patricia, encontraron por fin la empatía y voluntad que tanto habían buscado en las instituciones españolas.

Noelia Bru, prima de Patricia y cerebro de las pesquisas que consiguieron localizar a la joven, no olvida la “rabia y desesperación” de aquellos primeros meses en que no sabían mucho sobre el paradero de Patricia, cuando la policía y la justicia española advertían de la dificultad para perseguir un delito al que ni tan siquiera sabían ponerle nombre: persuasión coercitiva. Le decían: “Poco podemos hacer, Patricia se ha marchado siendo mayor de edad”, recuerda Noelia.

Pensó que era inmune a la Justicia

Félix Steven Manrique conocía su situación y, durante meses, la aprovechó a su favor. Se sentía a salvo, intocable, cuando en septiembre de 2017, ocho meses después de que Patricia se marchara con él a Perú, envió varios mensajes a Noelia utilizando la cuenta de Twitter de su víctima, en los que se jactaba de la inacción de los policías españoles y se ofrecía a darles lecciones: “Podría dar clases de derecho a la Dirincri (Unidad de Investigación Criminal de la policía peruana) de España”.

En otro de los mensajes, Manrique intentó desalentar a la familia de la joven y los retó: “No podrían ganar nada jurídico, no en esta vida con estas leyes (…) En lo personal no les temo. La presión mediática solo asusta a los débiles, no perturba a quienes van ganando”. El tiempo y la justicia le han quitado la razón.

Tal como recuerda el diario peruano El Comercio, la fiscal Berenice Romero, de la Fiscalía Especializada en Delitos de Trata de Personas de Lima, estuvo a cargo del caso. Félix Steven Manrique se encuentra actualmente recluido en el penal de Castro Castro. Su condena vencerá el 3 de julio del año 2038.

¿Cómo está Patricia ahora?

Unas horas antes de darse a conocer la sentencia, la joven ilicitana Patricia Aguilar ha roto su silencio para expresar su nerviosismo. En una carta dirigida al “Programa de Ana Rosa”, en Telecinco, en la que narra cómo es su vida ocho meses después de haber regresado a España, la joven confiesa que aún tiene muchas dificultades. “No voy a mentir, no todo está bien todavía. Tengo pesadillas, algún episodio de ansiedad y a veces necesito asesoramiento de mi psicólogo para afrontar algunas situaciones”.

Según leemos en Tu Otro Diario, respecto al gurú, tiene claros cuáles son sus deseos: “Espero y confío en que la justicia lo condene y evitar así que Steven vuelva a hacer daño a nadie. Volvería a las andadas porque no sabe vivir de otra cosa que no sea la estafa y el engaño. Sé lo que he vivido, lo que he visto y lo que hace… Y por eso creo que debería permanecer preso”, dice.

La familia, su gran fortaleza

En estos difíciles momentos Patricia reconoce que su principal apoyo es su familia: “Asumí una realidad que era la de Steven y me manipulaba para ponerme en su contra, pero siempre les he querido y estoy mejor con ellos que nunca”. En ese sentido asegura que pasa la mayor parte del día rodeada de los suyos.

Por lo demás, en día a día, “me encargo de mi hija, estudio y me queda poco tiempo para otras cosas. Intento leer, ir al cine en mis ratos libres. En definitiva, hago una vida lo más normal posible”. Su bebé, según dice, es muy alegre y “empieza a decir sus primeras palabras”. Al parecer, está en el centro de su proceso de recuperación. “No podría vivir más sin ella, es el amor de mi vida”.

Patricia Aguilar concluye su carta expresando un firme deseo: “Espero que todo lo que ha pasado sirva para que cambien las cosas y se creen nuevas leyes que os protejan de situaciones como las que he vivido”.

Las otras víctimas

Cuando el 5 de julio los policías peruanos detuvieron en Pangoa (selva central del país) al explotador, y horas después, con la ayuda del Serenazgo de la Municipalidad de Pangoa, rescataron a la joven ilicitana y a su bebé de un mes en una casa precaria en esa localidad, también rescataron cerca de allí a otras dos mujeres que eran igualmente pareja de Manrique y habían tenido niños con él: una de ellas, su esposa.

Como explica Jacqueline Fowks en El País, a todas las había embaucado. Así como la familia de Aguilar la buscaba, los parientes de Marjorie García y Paola Vega intentaban recuperarlas y liberarlas de la situación de explotación. Esta última había cortado el contacto con su familia hacia 2012, después de convivir varios años con Manrique en la casa de los padres de ella, aunque sin saber que él tenía otra pareja y otros hijos.

Vega conoció a Manrique cuando ambos eran miembros de Hare Krishna en Lima –él tenía 16 años y ella 22– y ha tenido una hija con él, pero la mujer niega ser víctima y asegura que el hombre es su pareja. “Yo no soy víctima. No estoy de acuerdo con la sentencia, lo que quiero es que quede libre”, dijo a la prensa Paola Vega después de la lectura de sentencia en la puerta de la prisión de Lurigancho.

Dos hermanas de Vega y la madre de Marjorie García se abrazaron al conocer la sentencia: sólo esperaban prisión para Manrique. Según los testimonios y peritajes realizados a las víctimas y al agresor entre julio y agosto del año pasado, Manrique las captó y obligó a que trabajaran para mantenerlo y mantenerse ellas mismas y su descendencia. Tuvo siete hijos con ellas, mientras él se dedicaba a subir vídeos de su secta a las redes sociales y continuaba buscando nuevas víctimas.

Fuente, infovaticana.com

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES