miércoles, 13 de marzo de 2019

Científicos confirman: Un bebé nonato es un ser humano desde el momento de la concepción


CIENTÍFICOS CONFIRMAN: UN BEBÉ NONATO ES UN SER HUMANO DESDE EL MOMENTO DE LA CONCEPCIÓN
Por JOHN STONESTREET

¿Podemos finalmente darle un entierro decente al mito de que un bebé nonato, es “solo una acumulación de células”?

Hace unos días, Eric Metaxas contó sobre un artículo manipulador, de The Atlantic, que mostraba su desprecio sobre el uso de la tecnología ultrasonido del movimiento pro-vida, para mostrar a las mujeres embarazadas y a los demás, la humanidad del niño no nacido.

Solo por mencionar algo, en la pieza, la autora Moira Weigel, comparte gemas como esta: “La tecnología ha sido usada para crear una latido ‘imaginario,’ y videos acelerados, que representan falsamente una respuesta al estímulo.” Katie Couric piensa que los niños pueden sentir el género en el útero, pero ¿un latido del corazón es simplemente un “estímulo?”

Aquí hay otro argumento totalmente infundado, en el artículo: “El ultrasonido hizo posible que el médico varón evaluara al feto, sin la interferencia femenina.” ¿Qué? ¡¿Cuál es el problema si el doctor obstetra/ginecólogo es una mujer?!

No deberíamos sorprendernos por los intentos irracionales de socavar la causa por la vida. Esta causa es más fuerte que nunca. La tasa de abortos está bajando, y aquellos que se benefician con el aborto, no están felices.

Así que, probablemente, no van a festejar cuando lean un nuevo y fascinante artículo en Public Discourse, de Ana María Dumitru. Se llama “Ciencia, Autonomía Embrionaria, y la Pregunta de Cuándo Comienza la Vida.”

Preguntas, ¿qué es la autonomía embrionaria? De acuerdo a un reciente estudio, titulado “Auto-organización del embrión humano en la ausencia de tejidos maternos,” el embrión humano, desde las primeras etapas de vida, puede dirigir su propio desarrollo – en o fuera del vientre. ¿Por qué esto es tan importante? Aquí es cómo Dumitru, M.D. /Ph.D, candidata a Dartmouth, lo explica:

“Como científicos, mis colegas deben admitir que los embriones están compuestos de células vivas, pero no lo aceptan como organismo vivo. Si el pequeño embrión es ‘solo una acumulación de células,’ entonces pueden justificar el aborto. A través de esta lógica, no es un ser autónomo, y definitivamente, no es una persona humana todavía. Se trata solo de una cuantas células creciendo en el cuerpo de la madre, y la madre puede elegir deshacerse de estas células, si lo desea.”

El problema con este punto de vista, escribe Dumitru, es que, eso que llaman “acumulación,” ya sea en un útero o en un laboratorio, no se comporta como un montón de células, sino que, parecen actuar independiente o autonómicamente de cualquier señal del cuerpo de la madre, ya sea dentro o fuera del vientre. Y “la acumulación” no hace eso.

Como Ana María explica, “Esta pequeña célula, con su contenido genético completo, puede y comienza a dividirse y crecer, incluso en una placa experimental en una incubadora, en el espacio de algún laboratorio… Eso significa, como lo sospechábamos, que los embriones saben lo que se supone que deben hacer para vivir, y tratan de vivir, ya sea que estén en su madre o no.”

Esto significa, no solo que el embrión es un ser vivo, sino que es una persona. Esto derriba cualquier otro argumento para el aborto legal, de que el nonato, puede ser un ser vivo, pero no una persona, en otras palabras, alguien que merezca la protección legal.

Pero la investigación de Dumitru socava esta afirmación, mostrando que la autonomía embrionaria y la personalidad, son “términos intercambiables,” porque, aunque las capacidades del embrión – que dicen los pro-elección, son necesarias para la personalidad – no están totalmente desarrolladas, están ya claramente presentes. No requieren de señales de la madre, para desarrollarse, solo la nutrición, que por supuesto, todos necesitamos.

Finalmente, todo esto se reduce, una vez más, a la cosmovisión. Como dice Dumitru, “es tiempo de darnos cuenta de la verdad. La ciencia ya ha afirmado lo que desde hace tiempo sospechamos: podemos decirles óvulos fecundados, zigotos, blastocitos, productos de la concepción, o fetos, pero eso no cambia la realidad. Y la realidad es esta: son humanos autónomos desde el mismo comienzo.”

Nota de LifeNews: John Stonestreet escribe para BreakPoint.org. Este artículo fue publicado originalmente allí.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES