martes, 19 de marzo de 2019

Su dolor fue el medio para acercar a Cristo a su familia nos platican que....


SU DOLOR FUE EL MEDIO PARA ACERCAR A CRISTO A SU FAMILIA NOS PLATICAN QUE...
Por Austin Ruse

Sierva de Dios Audrey Stevenson (1983-1991); Las almas más pequeñas que sufren: Audrey Stevenson de París, una niña franco-americana que murió en 1991 a los 8 años de edad.. Antes de su muerte, ella evangelizó, por sí sola, a sus padres, que empezaron a practicar fervientemente su fe. Muchos sacerdotes atestiguan que las oraciones de esta niña fueron la causa de su vocación.

“Yo te alabo, Padre, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos, y las revelaste a los pequeños.” Mt 11,25, Dios dotó a esta niña con una sabiduría que sobrepasó a todo conocimiento humano. Una niña cuyas experiencias místicas y su deseo de entrega al Señor, la llevó al camino de la santidad. Vivió la cruz de la enfermedad en una profunda unión a la Cruz de Cristo, crucificada junto a Él por amor.

Creemos que el sufrimiento, bien entendido, nos acerca a Dios, ayuda a aliviar el sufrimiento de Cristo y atrae a otros a la salvación.

Así lo vivió la pequeña Audrey Stevenson, que padeció de forma heroica los sufrimientos de su leucemia, ofreciéndolos con un espíritu de sacrificio que desarboló a sus propios médicos.

**Audrey Stevenson nació en 1983 en una familia podríamos decir católica de nombre y no muy practicante, una familia que ni siquiera decía “gracias” en las comidas. Cuando tenía tres años, su familia visitó la casa de Teresa de Lisieux y luego al convento donde vivió y murió la pequeña flor, y Audrey exclamó: "Quiero entrar al Carmelo", tenía tan solo 3 años. No mucho después de que la familia se mudó a un nuevo apartamento. Audrey sacó un crudo crucifijo amarillo y lo puso en la pared. Ella había puesto crucifijos idénticos en cada habitación de la casa donde permanecieron durante mucho tiempo. Un día, la madre de Audrey, Liliane, descubrió que Audrey caminaba cojeando. Audrey había puesto lápices en sus zapatos para que "pudiera resistirse, como sacrificio", un entendimiento bastante sofisticado de la niñez de una niña tan pequeña, algo que nadie en la casa le había enseñado.

En una ocasión Audrey fue al parque con su abuelo, caminaron bulevares de abajo, a través de puentes y grandes intersecciones, en una zona concurrida de París, donde Haussmann hizo que todos los hermosos edificios se vieran iguales. Ella se perdió. Alarmado, su abuelo llamó a su casa y descubrió que Audrey estaba allí. Ella dijo que; simplemente siguió a Jesús hasta la casa.

Todo esto le sucedió a una niña de tres años en una familia que no era especialmente devota.

Audrey introdujo la acción de gracias antes de las comidas en su familia. Una vez en su casa de verano en Bretaña, Audrey insistió en dar gracias. Su tío americano Alexander Cummings la reprendió. "Pero Audrey, si tenemos que dar gracias a Dios cada vez que comemos, entonces deberíamos dar gracias todo el tiempo, por todo". Audrey dijo: "Sí, eso es correcto".


Las historias de la piedad de Audrey siguen y siguen. Ella vivió una profunda fe interior y exterior que rara vez se ve en esta vida. Ella conocía el catecismo sin que nadie se lo enseñara. Su madre dijo: "Audrey nos desconcierta. Está más allá de nosotros". Su sacerdote les dijo a la madre de Audrey, “no hagas nada, síguela.” Y así lo hizo la familia.

A las cinco, Audrey solicitó a la Iglesia que se le permitiera tomar la comunión. Al niño típico de Francia se le permitía la eucaristía a las nueve o diez años. Fue interrogada profundamente, por su sacerdote y luego otro y luego otro. Determinaron que esta niña estaba lista y la familia se mudó a Lourdes, donde recibió la Eucaristía por primera vez.

Usted nota en la historia de su vida, que no solo vivió cerca de Cristo sino que lo llevó a otros, primero a su familia y luego a un círculo cada vez más amplio.

La avenida que llevó la fe de Audrey a otros lejos de la familia fue la enfermedad. Sus padres tenían el presentimiento de que algo sucedería para probar a Audrey y a ellos. A los seis años, contrajo neumonía y tuvo que pasar mucho tiempo sola mientras su madre y su padre cuidaban a los otros niños. Ella pasó el tiempo en oración y cantando. Y su madre comenzó a preguntarse si la enfermedad sería parte de la misión de Audrey.

La enfermedad mortal llegó cuando ella tenía siete años. Leucemia. Muchos meses de tratamiento, que incluyen radiación, quimioterapia, punción lumbar y trasplantes de médula ósea. Y así comenzó la misión de enseñanza de Audrey, una misión que llegó a toda Francia y a otros países.

Entre familiares y amigos, se comenzó un rosario los martes para su recuperación. Comenzó pequeño grupo y luego creció. Allí ocurrieron milagros. Las niñas enseñaban a sus padres a rezar el rosario. Familias enteras volvieron a la fe. Una tarjeta de oración de Audrey fue repartida por toda Francia.

El sufrimiento de Audrey en el hospital fue intenso. La quimioterapia la dejó sin saliva, sus párpados se pegaron a sus ojos y todos sus huesos dolieron. Ella dijo una y otra vez: "Estoy en la cruz. Estoy en la cruz". Durante los dolorosos golpecitos espinales, ella repetía: "Por el tío Mick, por papá, por las vocaciones". Durante un doloroso tratamiento, los médicos la escucharon cantar canciones a María.

Después de un trasplante fallido de médula ósea, Audrey tenía tres semanas de vida. Su familia la llevó a Lourdes; la llevaron a conocer al papa Juan Pablo II, con quien tuvo una intensa conversación privada. Al final, visitantes de toda Francia llamaron a su puerta y le pidieron a Audrey que orara por sus intenciones, lo cual hizo en medio de su gran dolor de nombrando cada intención, una tras otra.
Audrey murió en el 1991, a los 8 años de edad. Su padre Jerome, cuenta cómo le visitó un sacerdote de México. El sacerdote dijo: "Le debo mi vocación a una pequeña niña francesa que oró por las vocaciones y murió de leucemia". Jerome dijo: "Estás sentado en su habitación".

La causa de la canonización de Audrey se inició en París hace unos años. Audrey Stevenson, ruega por nosotros

**Autor; Austin Ruse, Pariente de la Familia de Audry y escritor católico, ha dirigido el Centro para la Familia y los Derechos Humanos ( C-FAM ) poco después de su creación en el verano de 1997. Austin fue fundador del Desayuno Nacional de Oración Católica y columnista fundador de TheCatholicThing.org. Es el autor de Fake Science: Exponer las estadísticas distorsionadas de la izquierda, los datos confusos y los datos poco fiables, y las galardonadas Almas con el sufrimiento más pequeño: niños cuyas vidas cortas nos señalan a Cristo.

Fuente; The Littlest Suffering Souls: Audrey Stevenson of Paris
https://www.catholiceducation.org/. religiónenlibertad

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES