lunes, 6 de agosto de 2018

¡Por fin la encontraste! La mujer perfecta, ¿Y tu esposa ya lo sabe?


¡POR FIN LA ENCONTRASTE! ES LA MUJER PERFECTA, DE CUERPO HERMOSO, DELICADA, SEXY, FOGOSA, DE BELLO ROSTRO, QUE BESA COMO NINGUNA. ES LA QUE SIEMPRE QUISISTE CONOCER. ¿Y TU ESPOSA, YA SABE DE ESA MUJER?
Por Álvaro Molina

El adulterio se da principalmente entre personas casadas. Es decir, un hombre casado tiene relaciones sexuales a escondidas con otra mujer, que no es su esposa, pero que también está casada con otro varón. También suelen darse casos de adulterio donde el amante no está casado, pero la mujer sí lo está.

Varón, si eres casado y andas en adulterio, ¿por qué estás escupiendo sobre las bendiciones que Dios te ha dado amorosamente? ¿No ves que esa mujer con la que te casaste, con la que ya tienes hijos, o los vas a tener, es una bendición de Dios para tí? ¿No ves que el matrimonio es para santificarte y para que santifiques a tu esposa y a tus hijos? ¿En qué estás pensando? Claramente no estás pensando. Reaccionas por instinto. Tienes apagado el sentido común, y te estás dejando llevar por el cántico hipersexualizado del mundo, ese que te dice que "tu mereces ser feliz", como si antes de andar de adúltero ya no lo eras.

¿Qué pasará el día que tu esposa se entere? ¿Te perdonará? Y si ella te perdona, ¿te arrepentirás y dejarás atrás esa vida de pecado? ¿O volverás a las andadas, una y otra vez, abusando del amor de tu esposa? ¿Y si tus hijos se enteran? ¿Qué clase de ejemplo les estás dando? ¿Y si tu esposa no te perdona? ¿Estás preparado para encarar una vida de soledad, sin esposa y sin hijos? ¿Y si pescas una enfermedad incurable, como herpes o VIH y luego contagias a tu esposa o hasta a tus hijos? ¿Y si el esposo de esa mujer con la que andas se entera? ¿Acaso sabes si no irá a reaccionar de forma violenta, escopeta en mano? ¿Y si murieras repentinamente, adónde iría a parar tu alma? Seguramente no has pensado en nada de eso. Recordemos que tienes el sentido común apagado. Pero eso puede cambiar, y depende de tu decisión.

Te casaste en la Iglesia, pero ¿Dónde están las promesas que hiciste ante Dios de ser fiel y respetar y amar a tu esposa en la salud y en la enfermedad? ¿Qué le pasó a tu espíritu, que ahora está atado y tirado en un oscuro rincón? Ya deja de caminar hacia el abismo. Y también ya deja de arrastrar contigo hacia el abismo a esa otra mujer, que no es tu esposa. Ya deja de escupir sobre todas las bendiciones que Dios te ha dado. El Señor es lento para enojarse, pero solo lento. Es mejor que abandones esa vida antes que el Señor decida un día dejarte caer en las garras de tu pecado.

Varón, si eres soltero y andas fomentando adulterio, ¿Qué crees que estás haciendo? ¿No ves que estás sirviendo de piedra de tropiezo en la vida de un matrimonio, y de una familia? ¿No ves que eso que haces va más allá de solamente unos momentos de placer furtivo? Tu alma está en riesgo de perderse. Caerás en el lugar del lloro y del crujir de dientes, del cual ya no hay regreso y en el cual el arrepentimiento es fútil. Detente ahora, ya deja de arrastrar contigo al abismo a esa pobre mujer que está ciega, que no ve más allá del placer sexual, que no valora todas las bendiciones que tiene en casa.

¿Ella es mayor que tú y eso te excita? ¿Ella es más fogosa que tu esposa en la intimidad? ¿Andas con ella porque te conviene en algún negocio en el que ella te va a ayudar? ¿Ella quiere vengarse de su esposo y tú te prestas a ser su juguete sexual? ¿Sientes que existe "química" entre ustedes? Sea cual sea la razón, detente ahora. ¡Corta esa relación! No hay nada que justifique la pérdida de tu alma. Si eres casado, piensa en tu esposa. Regresa a casa. Vayan juntos a misa, confiésense, comulguen, recen el santo rosario juntos en casa. Deja atrás esa vida de pecado y mira hacia adelante, hacia una vida en Cristo, hacia un matrimonio fiel hasta la muerte.

Si eres soltero, acércate a Cristo. Ve a misa, confiésate, comulga, ve a hablar con Jesús Sacramentado y pídele que te ilumine, que te muestre qué debes hacer con tu vida. Talvez naciste para ser el santo esposo de alguna mujer, o talvez naciste para ser un sacerdote. Solo Dios podrá revelarte eso, pero solo si oras y pides su iluminación. Y para eso debes dejar de escuchar las voces del mundo hipersexualizado, que te dice cada día que solo lo sensual importa. Ya deja de escuchar esas mentiras.

El sexo sin ataduras, alejado de Dios, sin compromisos de ningún tipo, no es amor. Es solo sexo y nada más, que no se diferencia para nada del apareamiento que realizan los animales salvajes.

El verdadero amor busca que todo esté a la luz de Cristo, dentro de la luz de la santidad, incluyendo la sexualidad. El amor no es un sentimiento, no es algo que tiene que sentirse bonito para que se pueda decir que es real. El amor es una decisión. Uno decide amar, y continua manteniéndose en esa decisión, aun cuando ya no se sientan "mariposas en el estómago". Quienes han alcanzado la bendición de vivir un amor maduro saben que esto es la verdad.

Varón, si ya te casaste, eres el sacerdote de tu hogar, o sea que eres el que debe acercar a tu familia a Cristo. Compórtate como tal. Recuerda esas promesas que hiciste ante Dios el día que te casaste. Y si aun no te has casado eclesialmente, y solo estás casado por lo civil, pues ya es hora de que te vuelvas a Dios. Toma ese sacramento, sin miedos. Ahí es donde vas a demostrar tu verdadera hombría, y no engañando a tu esposa con muchas mujeres.

Varón, vive tu soltería o tu noviazgo en santa castidad, vive tu matrimonio en santa fidelidad. Cambia hoy. Cristo te está esperando.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES