jueves, 31 de enero de 2019

El sexo es un don de Dios, no es el coco: Papa Francisco


EL SEXO ES UN DON DE DIOS. NO ES EL COCO: PAPA FRANCISCO
Por Myriam Ponce Flores 

Con motivo de la JMJ, en el encuentro de periodistas durante el vuelo de Panamá a Roma, el Papa tocó algunos temas de actualidad. Entre ellos, acerca del debate sobre si debería proveerse de educación sexual en varios países de América central, mencionó: <<en las escuelas hay que dar educación sexual. El sexo es un don de Dios. No es el “coco”. Es el don de Dios para amar. Que algunos lo usen para ganar plata o explotar a otros, es otro problema>> Cerró el tema afirmando: “hay que dar educación sexual objetiva, como es. Sin colonización ideológica>>.

¿A qué se refería con esto?

En los últimos años hablar de sexo se ha transformado de manera exponencial. De ser un tabú, se ha convertido en un tema económico central, alrededor del cual gira un increíblemente grande y fructífero movimiento financiero. Esto ha hecho que la objetividad del tema se vea opacada por los intereses monetarios de algunos, en vez de por la profundidad del tema.

En cuanto al término “colonización ideológica”, el Papa hace una referencia implícita a la ideología de género que, con el paso del tiempo, ha cumplido su propósito de confundir a millones de personas. El Papa mismo advirtió: <<si de entrada se da una educación sexual llena de colonizaciones ideológicas, destruyes a la persona>>, y es profundamente cierto. Nada te dará más paz que aceptarte, en cuerpo y alma.

Las influencias culturales y ambientales, claro toman un peso fuerte en nuestra formación humana, pero, en definitiva, no son pilares únicos para nuestra existencia y desarrollo. También existe una postura científica que se aferra a la biología, la genética, la fisiología, etc… para explicarnos quiénes somos. La ideología de género, según el mismo Papa Francisco, “niega la diferencia y la reciprocidad natural del hombre y la mujer” (exhortación apostólica Amoris Laetitia n° 56), es decir, pretende la deconstrucción jurídica de la familia” (AL 53).

En otras palabras, una educación sexual libre de ideologías, debe ayudarnos a valorar nuestra femeneidad o masculinidad, lo que resulta necesario para identificarnos en el encuentro con el diferente. La educación sexual debe ayudarnos a aceptar nuestro propio cuerpo y ser, en su totalidad.

En efecto, el sexo no es algo que deba asustarnos. Dios lo creó, con un buen propósito, y debe ser estudiado y comprendido como eso, incluso desde casa. El móvil de esta formación es acompañar a la persona en el camino a la santidad, abarcando todos los ámbitos.

Para nosotros, siendo creyentes, la educación sexual significa formar en los valores inherentes a la sexualidad humana, que abarcan desde la protección de la vida (desde la concepción), la expresión del amor conyugal y hasta la virtud de la castidad.

Una educación sexual integral y objetiva es una vía excelente para prevenir el aborto, la iniciación sexual precoz, las enfermedades de transmisión sexual, la violencia y el abuso sexual. Pero, al ser integral, no debe olvidar el valor mismo de la sexualidad y su completa finalidad, incluso divina.

Nuestra fe católica ofrece una visión de la persona humana sumamente valiosa, amplia e integral, que debe ser respetada y fomentada en la sociedad. En el acto sexual, es la persona la que se da a sí misma en una comunión de amor. La educación sexual debe, por tanto, considerarse como verdadera cuando forme los corazones y la conciencia de nuestros jóvenes hacia el amor verdadero, uno que fomente su desarrollo humano y espiritual pleno. Esto último es la visión de la Iglesia, el Papa Francisco lo ha dejado claro.

Lo que nos toca ahora, como fieles practicantes, es fomentar la visión integral del tema. Para ello, debemos estar formados en las necesidades actuales del mundo y las soluciones propuestas según el fundamento Católico. Los invito a leer dos documentos apostólicos que me han sido de gran apoyo: Amoris Laetitia del Papa Francisco y Deus Caritas est de Benedicto XVI. Ambos fundamentales para adentrarnos en el tema y reconocer en Dios la máxima expresión de amor.

El sexo es un don de Dios, que permite dar vida y expresa el amor entre un hombre y una mujer. Defendamos y promovamos su profundo valor en la creación.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES