sábado, 5 de enero de 2019

La muerte en Samarkanda, reflexión


LA MUERTE EN SAMARKANDA
Por Farid al-Din 'Attär

Una mañana, el califa de una gran ciudad yo que su primer visir se presentaba ante él en un estado de gran agitación. Le preguntó por la razón de aquella aparente inquietud y el visir le dijo: 

— Te lo suplico, deja que me vaya de la ciudad hoy mismo. 

— ¿Por qué? 

— Esta mañana, al cruzar la plaza para venir a palacio, he notado un golpe en el hombro. Me he vuelto y he visto a la muerte mirándome fijamente. 

— ¿La muerte? 

— Sí, la muerte. La he reconocido, toda vestida de negro con un chal rojo. Allí estaba, y me miraba para asustarme. Porque me busca, estoy seguro. Deja que me vaya de la ciudad ahora mismo. Cogeré mi mejor caballo y esta noche puedo llegar a samarkanda. 

— ¿De veras que era la muerte? ¿Estás seguro? 

— Totalmente. La he visto como te veo a ti. Estoy seguro de que eres tú y estoy seguro de que era ella. Deja que me vaya te lo ruego. 

El califa, que sentía un gran afecto por su visir, lo dejó partir. El hombre regreso a su morada, ensilló el mejor de sus caballos y, en dirección a samarkanda, atravesó al galope una de las puertas de la ciudad. 

Un instante más tarde el califa, a quien atormentaba un pensamiento secreto, decidió disfrazarse, como hacía a veces, y salir de su Palacio. Solo, fue hasta la gran plaza, rodeado por los ruidos del mercado, buscó a la muerte con la mirada y la vio, la reconoció. El visir no se había equivocado lo más mínimo. Ciertamente era la muerte, alta y delgada, vestida de negro, el rostro medio cubierto por un chal rojo de algodón. Iba por el mercado de grupo en grupo sin que nadie se fija en ella, rozando con el dedo el hombro de un hombre que preparaba su puesto, tocando el brazo de una mujer cargada de menta, esquivando a un niño que corría hacia ella. 

El califa se dirigió hacia la muerte. Ésta, a pesar del disfraz, lo reconoció al instante y se inclinó en señal de respeto. 

— Tengo que hacerte una pregunta -le dijo el califa en voz baja. 

— Te escucho. 

— Mi primer visir es todavía un hombre joven, saludable, eficaz y probablemente honrado. Entonces, ¿Por qué esta mañana cuando él venía a palacio, lo has tocado y asustado? ¿Por qué lo has mirado con aire de amenaza? 

— La muerte pareció ligeramente sorprendida y contestó al Khalifa: 

— No quería asustarlo. No lo he mirado con aire amenazante. Sencillamente, cuando por casualidad hemos chocado y lo he reconocido, no he podido ocultar mi sorpresa, que él ha debido tomar como una amenaza. 

— ¿Por qué sorpresa? -preguntó el califa. 

— Porque -contestó la muerte- no esperaba verlo aquí. Tengo una cita con él esta noche en samarkanda... 

REFLEXIÓN, Por Jesús Mondragón (Saulo de Tarso) 

No sabemos cuándo perderemos la vida. Entonces, ¿Cómo hemos vivido? ¿Comiendo y bebiendo solamente? ¿Dejamos algo de provecho al mundo, a nuestros descendientes? ¿Y nuestra salvación eterna? ¿Qué he hecho para salvarme? Cuando la muerte llega a nosotros, no importa cuánto hagamos, la muerte llega inexorablemente... 

Lucas 12,16-21
Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: "¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?"
Y dijo: "Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea."
Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?"
Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.» 

Mateo 6,19-21
«No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban.
Amontonaos más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben.
Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES