Mostrando las entradas con la etiqueta reflexión. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta reflexión. Mostrar todas las entradas

martes, 17 de septiembre de 2019

EL DÍA QUE FUI ENOJADO A MISA... Y OCURRIÓ ALGO MARAVILLOSO


EL DÍA QUE FUI ENOJADO A MISA… Y OCURRIÓ ALGO MARAVILLOSO
Por Sergio Arguello Vences 

Los sacerdotes también somos humanos 

Ese domingo me había despertado muy contento a celebrar en la parroquia. Prácticamente salté de la cama para arreglarme y llegar temprano a mi cita con el Señor y su pueblo. La Eucaristía fue muy bonita y terminando una señoras me dijeron: “Padre, ¿nos puede confesar?”. 

Eran solamente tres así que acepté… pero entonces comenzaron a llegar más y más y todavía más, sin decirles cuántas personas para que no me digan exagerado, pero me levanté tres horas después, con hambre, sed y ganas de irme a descansar un ratito. 

Iba ya muy contento de regreso al seminario y salió a mi encuentro una señora que me preguntó: “¿Usted es el padre verdad? Mi papá murió ayer y lo van a enterrar hoy y no he podido encontrar un sacerdote”. Interiormente pensé: “Señor, sí que quieres que trabaje en tu nombre hoy, te pido sólo que le des paz a mi estómago”. 

Celebré la Eucaristía de don Carlos, en paz descanse, y decidí irme en taxi a mi casa para desayunar y recostarme un poco… aunque parece que no es cansado, celebrar dos misas y confesar tres horas con el estómago vacío no es tan fácil como parece. 

Así que rápidamente y con la ilusión de un niño me disponía a comerme un sandwich… y como en cámara lenta llega un hermano y me dice: “Te buscan, el párroco se enfermó y no hay quien celebre misa de una…” De inmediato salió mi humana debilidad y brilló dentro de mí un reclamo a Dios: “Pero Señor, estás viendo que todavía ni desayuno… Con gusto voy pero después, dame un poco de tiempo… o mejor aún: manda a otro cura”. 

No deja de sorprenderme cómo es Dios porque acabando de reclamarle escuché claramente que me decía: “El día de tu ordenación me dijiste que te entregarías completamente a mí y a mi pueblo… además ve a esta misa, te tengo una sorpresa”. 

Le mordí rápido a mi sandwich y fui a misa francamente enojado, me puse en camino más por obligación que por ganas. 

Pero en cuanto entré a la sacristía y me revestía mi enojo comenzó a bajar, se acercaron unos esposos a decirme: “Padre, nuestra hija se intentó quitar la vida hace un mes y hemos logrado que venga a misa, póngala en sus intenciones por favor” (así que esta era la sorpresa, Dios me había enviado a esta misa para que le hablara a esta hija suya que estaba en tanta necesidad). 

Y es que siendo sacerdote te das cuenta de que las casualidades no existen, Dios mismo es el que nos pone en camino, era maravilloso porque el evangelio de ese día era justo para esta muchacha: “Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré”. 

Salí a la Eucaristía convencido de que era Dios quien me había puesto allí; antes de comenzar le pedí ante el Sagrario que fuera Él mismo el que hablara, no yo, le recordé que tenía hambre y estaba un poco enojado… 

La celebración estuvo llena de unción, estoy convencido de que fue Jesús mismo el que la guió, no sé cómo explicarlo, soy muy deficiente hilando ideas, pero la homilía de ese día salió de Dios mismo, hasta el día de hoy no me explicó lo que pasó, las palabras de Jesús eran confortación, caricia, fortaleza, ánimo… 

Al terminar la santa misa, se acercaron de nuevo los esposos, esta vez con la joven llorando y abrazándome: “Padre, me hacía tanta falta escuchar todo lo que ha dicho, necesito tanto de la ayuda de Dios, me he alejado tanto de Él, ahora sólo quiero estar delante de Él y pedirle que me ame y me ayude a seguir adelante…”. 

Cuando la joven me abrazó, escuché el susurro de Dios: “Te necesitaba en esta eucaristía, por eso hice que vinieras, no lo pude haber hecho sin ti”. 

Me encanta el buen Jesús y cómo se las ingenia para llegar a donde lo necesitan. La joven que intentó suicidarse ahora es la más puntual en misa de una, Dios cambió su vida. 

Y desde ese día, cada vez que me siento cansado o enojado por el exceso de trabajo pienso: “Anda, dale, ve a misa y vívela como tu primera y última misa, Dios te necesita”. 

Y parece que Dios me contesta: “Tranquilo, ve, yo celebraré en tú lugar, préstame sólo tus manos y tu boca…”. 

Te pido una oración especial por el sacerdote de tu parroquia, seguramente él también irá enojado y sin desayunar a misa alguna vez… 

Padre Sergio 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


miércoles, 28 de agosto de 2019

Los tres monjes y el diablo. Impactante reflexión


LOS TRES MONJES Y EL DIABLO 

En una ocasión, el demonio se apareció a tres monjes y les dijo: si os diera potestad para cambiar algo del pasado, ¿qué cambiaríais? 

El primero de ellos tenía un gran fervor apostólico y le respondió: "Impediría que hicieses caer a Adán y Eva en el pecado para que la humanidad no pudiera apartarse de Dios". 

El segundo de ellos era un hombre lleno de misericordia y le dijo: "Impediría que tú mismo te apartases de Dios y te condenaras eternamente". 

El tercero de ellos era el más simple y, en vez de responder al tentador, se puso de rodillas, hizo la señal de la cruz y oró diciendo: "Señor, libérame del demonio de lo que pudo ser y no fue". 

El diablo, dando un grito estentóreo y estremeciéndose de dolor se esfumó. 

Los otros dos, sorprendidos, le dijeron: "Hermano, ¿por qué has reaccionado así?". Él les respondió: 

"En primer lugar, porque NUNCA hemos de entrar en DIÁLOGO con el enemigo. En segundo lugar, porque no hay poder en este mundo capaz de CAMBIAR el pasado. En tercer lugar, porque el interés de Satanás no era que probásemos nuestra VIRTUD, sino que, atrapados en el PASADO, descuidáramos el presente, porque es el único tiempo en el que Dios nos da su gracia y podemos cooperar con ella para CUMPLIR su voluntad. De todos los demonios, el que más atrapa a los hombres y les impide ser felices es el de lo que PUDO SER Y NO FUE. El pasado queda a la Misericordia de Dios y el futuro a su Providencia. Solo el presente está en nuestras manos". 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


viernes, 9 de agosto de 2019

Cuando Dios manda, hasta el diablo obedece


CUANDO DIOS MANDA, HASTA EL DIABLO OBEDECE 

Una señora muy pobre telefoneó a un programa de radio Católico pidiendo ayuda, pues no tenía nada qué comer. 

Un brujo del mal, que por casualidad oía el programa, consiguió su dirección, llamó a sus ayudantes y ordenó que compraran alimentos para que los llevaran a la mujer, con la siguiente instrucción: 

—Cuando ella pregunte ¿Quién mandó estos alimentos? Ustedes respondan: fue el DIABLO.
(El brujo lo hacía para enaltecer la figura del mal, y para que la señora volviera la espalda a Dios). 

Cuando llegaron a la casa, la mujer los recibió con alegría y fue inmediatamente guardando los alimentos que le llevaron los secuaces del brujo. Pero ellos... al ver que ella no preguntaba nada, le cuestionaron: 

—Señora, ¿No quiere saber quién le envió estas cosas? 

La mujer, en la simplicidad de la fe, respondió: 

—No hijito... No es necesario. CUANDO DIOS MANDA... ¡¡ HASTA EL DIABLO OBEDECE !! 

Así es, cuando Dios ordena una bendición a favor de sus Hijos e Hijas, utiliza el medio que Él en su infinita sabiduría determine. 

¡GLORIA A DIOS! 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


miércoles, 7 de agosto de 2019

La tía Mari y el Rosario, y el protestante que la quiso humillar


LA TÍA MARY Y EL SANTO ROSARIO 

Había una señora muy humilde, que vendía verduras en una vecindad. Cierto día, la tía Mary, así era conocida por toda la vecindad, fue a vender sus verduras en la casa de un señor y allí perdió su rosario. Después de algunos días, la tía Mary volvió a esa casa, y este señor cuando la vio, enseguida buscó el Rosario encontrado, y burlándose le dijo así: 

- Usted ha perdido a su Dios
- Ella respondió: ¿Yo? ¿Perder a mi Dios? ¡Nunca!
Entonces él sacó el rosario y le dijo:
- ¿No es este su Dios?
- A lo que ella contesto: Gracias a Dios, el Señor me ha regresado mi Rosario. Muchas gracias.
- ¿Por qué no cambia señora este cordón con cuentas, por la Biblia?; preguntó él.
Y ella humildemente respondió:
- Porque yo no sé leer, señor, y con el Rosario, yo medito toda la palabra de Dios y la guardo en mi corazón.
- ¿Medita la palabra de Dios? ¿Cómo es eso? ¿Podría decirme cómo es eso?
- ¡Claro que sí!: respondió la tía Mary; y tomando el Rosario le dijo: 

- Cuando yo tomo la Cruz, recuerdo que el hijo de Dios derramó Su Sangre en la Cruz, para Salvar a la humanidad. 

Esta primera cuenta gorda me recuerda que hay un solo Dios omnipotente. Estas tres cuentas pequeñas me recuerdan las tres personas de la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. 

Esta cuenta gorda me recuerda la oración que Jesús mismo nos enseñó, que es el Padre Nuestro. El rosario tiene cinco misterios, que me recuerdan a las cinco llagas de Nuestro Señor Jesucristo, cuando cargó la Cruz. 

Y cada misterio tiene diez Ave Marías, que me recuerdan a los diez mandamientos que Dios mismo escribió en las Tablas de Moisés. 

El Rosario de Nuestra Señora tiene veinte Misterios, que son: cinco Gozosos, cinco Dolorosos, cinco Luminosos y cinco Gloriosos. Por la mañana, cuando me levanto para iniciar mi lucha llevando mi cruz del día, yo rezo los Misterios Gozosos, que me recuerdan el humilde hogar de MARÍA en NAZARET. 

Al medio día, en mi cansancio y fatiga del trabajo, yo rezo los Misterios Dolorosos, que me recuerdan el duro camino que recorrió Jesucristo para llegar al Calvario. 

Cuando llega el final del día, con las luchas que a veces perdemos, por haber olvidado que Dios está conmigo y que con Él todo lo puedo, yo rezo los Misterios Gloriosos, que me recuerdan que Jesús le ganó a la muerte para darnos la Salvación a toda la humanidad. 

Y finalmente cuando me voy a dormir con la gracia de Dios, le doy gracias a ese mismo Dios que siempre es nuestra luz, que está pendiente de todos, así como invitándonos a ir a Él y esperando por nosotros con mucho amor, con el rezo de los Misterios Luminosos.
Y ahora, dígame: ¿Por qué me dice que perdí a mi Dios? 

Él… después de escuchar todo esto, le dijo con lágrimas en los ojos a la humilde señora: 

- Yo, NO SABÍA que ese Rosario era un instrumento para meditar las grandezas de Dios. A mí me habían hecho creer que era un ídolo, y que ustedes los católicos lo adoraban; y por ello, ustedes eran unos idólatras.
Perdón por hablarle y juzgarle, sin haber averiguado primero. Por amor a Dios, enséñame tía Mary… a rezar el Rosario. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


miércoles, 17 de julio de 2019

El último"te amo". Desgarradora reflexión


EL ULTIMO "TE AMO". DESGARRADORA REFLEXIÓN 

Una madrugada tocaron a su puerta, para su sorpresa era su esposo. No lo esperaba, ya que como todo conductor tienen su horario.

Se quedó fría al verlo parado ahí, en la puerta de su casa y en silencio. 

-Y tus cosas? _pregunto aquella mujer.
-No las traje, solo vine hablar contigo_respondió. 

Ella se quedo aún mas fría pues antes habían discutido y llevaban días sin hablarse. Su marido entro, se dirigió al comedor, ahí tomo de las manos a su señora mientras se sentaban en el comedor. 

-Que pasa?

- no pasaba nada. Vine a decirte que aunque hemos tenido nuestras diferencias, yo te amo, te llevo en cada momento, te pienso siempre y estos días que hemos estado enojados, te quise llamar mil veces pero fue mas fuerte mi enojo, me quede a medias mientras te escribía un mensaje para saber de ti, pero mi orgullo no dejó que terminara de escribir esos mensajes. 

Ella cambio su cara y enternecio su mirada, acaricio su mano y observo que el reloj estaba detenido a las 03:45 Am pero no le dio importancia. 

- Yo también te amo y quiero que sepas que mi amor por ti es muy grande pero he dejado que el enojo y el orgullo sean una prioridad. Contesto ella. 

Él continuo diciendo; tu eres lo mas importante que tengo. Se levantó y le dio un tierno beso en la frente y finalizó diciendo: siempre voy a estar contigo pase lo que pase, me doy una ducha porque ya tengo que volver a mi trabajo por un tiempo mas largo. 

Mientras escuchaba el sonido de la ducha, sonó el teléfono. 

-Hola?!. -Busco a la señora Silva jessica. -Digame ella habla, que se le ofrece?. -Señora le llamo para informarle que su marido tuvo un accidente a las 03:45 Am aproximadamente donde desgraciadamente perdió la vida. 

-Debe de haber un error! Mi marido está en casa, se metió a darse una ducha. -No hay ningún error señora, lamento informarle que sus compañeros de trabajo ya reconocieron el cuerpo y efectivamente es su marido. -Deje le llamo a mi esposo para que desmienta esta confusión. 

Corrió al baño, busco en cada rincón y no lo encontró, un silencio invadió la casa y un escalofrío recorrió su espalda, ahí entendió que sólo vino a despedirse de ella y que ya no iba a volver. 

Nunca salgas enojado de casa porque puede ser la última vez que veas a la persona que amas... 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS! 

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.


martes, 21 de mayo de 2019

La silla, una hermosa reflexión


LA SILLA, UNA HERMOSA REFLEXIÓN

La hija de un hombre le pidió al sacerdote que fuera a su casa a hacer una oración para su padre que estaba muy enfermo.

Cuando el sacerdote llegó a la habitación encontró a este pobre hombre en su cama con la cabeza alzada por un par de almohadas.
Había una silla al lado de su cama, por lo que el sacerdote pensó que el hombre sabía que vendría a verlo.

-Supongo que me estaba esperando- le dijo.
-No, ¿Quién es usted?, dijo el hombre enfermo.
-Soy el sacerdote que su hija llamó para que orara con usted; cuando entré y noté la silla vacía al lado de su cama supuse que usted sabía que yo vendría a visitarlo.
-Ah, sí, la silla.
-¿Le importaría cerrar la puerta?- dijo el hombre enfermo.

El sacerdote, sorprendido, cerró la puerta. El hombre enfermo le dijo:
-Nunca le he dicho esto a nadie, pero toda mi vida la he pasado sin saber cómo orar. Cuando he estado en la iglesia he escuchado siempre al respecto de la oración, cómo se debe orar y los beneficios que trae... pero siempre esto de las oraciones... ¡no sé! me entra por un oído y me sale por el otro. De todos modos no tengo idea de cómo hacerlo. Entonces por mucho tiempo abandoné por completo la oración. Esto ha sido así en mí hasta hace cuatro años, cuando conversando con mi mejor amigo me dijo:

-José, esto de la oración es simplemente tener una conversación con Jesús, así es como te sugiero que lo hagas: Te sientas en una silla y colocas otra silla vacía enfrente tuyo, luego, con fe, miras a Jesús sentado delante de ti. No es algo alocado el hacerlo pues él nos dijo: "Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo" (Mateo, 28,20), por lo tanto, le hablas y lo escuchas, de la misma manera como lo estás haciendo conmigo ahora.

-Es así que lo hice una vez y me gustó; lo he seguido haciendo unas dos horas diarias desde entonces. Siempre tengo mucho cuidado de que no me vaya a ver mi hija, pues me internaría en el manicomio.

El sacerdote sintió una gran emoción al escuchar esto y le dijo a José que era algo muy bueno lo que venía haciendo y que no dejara de hacerlo nunca. Luego hizo una oración con él, lo confesó, le extendió una bendición y se fue a su parroquia.

Dos días después, la hija de José llamó al sacerdote para decirle que su padre había fallecido. El sacerdote le preguntó:

-¿Falleció en paz?
-Sí, cuando salí de la casa a eso de las dos de la tarde, me llamó y fui a verlo a su cama. Me dijo que me quería mucho y me dio un beso. Cuando regresé de hacer mis compras una hora después ya lo encontré muerto. Pero hay algo extraño al respecto de su muerte, pues aparentemente, justo antes de morir, se acercó a la silla que estaba al lado de la cama y recostó su cabeza en ella, pues así lo encontré. ¿Qué cree usted que pueda significar esto?
El sacerdote, profundamente estremecido, se secó las lágrimas de emoción y le respondió:
-Ojalá que todos nos pudiésemos morir de esa manera.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.



sábado, 9 de marzo de 2019

El pájaro y el ángel, reflexión


EL PÁJARO Y EL ÁNGEL, REFLEXIÓN

Había un pájaro que vivía en el desierto, muy enfermo, sin plumas, nada para comer, beber y sin refugio para vivir; maldiciendo su vida, día y noche.

Un día, un ángel estaba cruzando ese desierto y el pájaro detuvo al ángel y le preguntó:
- ¿A dónde vas?

El ángel respondió:
- Voy a encontrarme con Dios.

Entonces, el pájaro le pidió al ángel que, por favor, le preguntase a Dios cuándo terminaría su sufrimiento.

El ángel le dijo:
- ¡Por supuesto, lo haré!
Y el ángel se despidió del pájaro.

Al encontrarse con Dios, el ángel le compartió el mensaje del pájaro.

El ángel le contó su patética condición y preguntó cuándo terminaría su sufrimiento.

Dios respondió:
- Durante lo que le queda de vida, el pájaro no tendrá felicidad...

El ángel le respondió que cuando el pájaro oyera esto, se desanimaría.

Entonces, le preguntó si podría sugerir alguna solución para esto.

Dios le respondió:
- Dile que ore de esta manera: "Gracias Dios por todo"

El ángel volvió hasta al pájaro y le entregó el mensaje de Dios.

Una semana después, el ángel pasó de nuevo por el mismo camino y vio que el pájaro estaba muy feliz.

Las plumas habían crecido en su cuerpo, una pequeña planta creció en la zona desértica, un pequeño estanque de agua también estaba allí, y el pájaro estaba cantando ya bailando alegremente.

El ángel estaba asombrado de cómo sucedió esto porque recordó que Dios dijo que por lo que le quedaba de vida, no habría felicidad para el pájaro.

Con esa inquietud en mente, fue a visitar a Dios de nuevo.

El ángel preguntó y Dios respondió:
- Sí, no habría felicidad para el pájaro, pero todo cambió debido a que el pájaro está orando diariamente "Gracias a Dios por todo" , ante cada situación.

Cuando el pájaro caía sobre la arena caliente, decía _"gracias a Dios por todo"_.
Cuando no podía volar, repetía _"gracias a Dios por todo"_, así que sea cual sea la situación, el pájaro siguió repitiendo _"Gracias a Dios por todo"_ y por lo tanto cambió lo que le quedaba de vida".

Cuando escuché esta historia, sentí un enorme cambio en mi forma de sentir, pensar, aceptar y ver la vida.

Cualquiera que fuese la situación que enfrentara, comencé a repetir esa sencilla oración ”GRACIAS DIOS POR TODO"

Me ayudó a cambiar mi punto de vista de lo que no tenía y de lo que tengo en mi vida.

Del mismo modo, empecé a compartir esta historia con toda mi familia y amigos, lo que trajo un gran cambio en nuestros comportamientos.

Esta simple oración realmente tuvo un profundo impacto: ¡comencé a sentir lo bendecido que soy, lo feliz que soy, lo buena que es la vida!

Este mensaje quiere hacernos conscientes de lo poderoso que es el "poder de la gratitud".

Una simple palabra, un simple pensamiento, que nos enseña a ser agradecidos por todo lo que tenemos en nuestra vida, tiene poder para disolver cualquier "situación" que llevamos cargando toda la vida.

_Sé agradecido y verás el cambio en tu vida._
_Sé humilde y nunca tengas dudas._
_Gracias Dios por todo_
hermosa reflexión...si lo deseas pásala a quien quieras.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



sábado, 23 de febrero de 2019

Quien se va de la Iglesia por causa de la gente, nunca estuvo en ella por amor a Cristo



QUIEN SE VA DE LA IGLESIA POR CAUSA DE LA GENTE, NUNCA ESTUVO EN ELLA POR AMOR CRISTO, REFLEXIÓN

Un joven llega con el cura y dice:

- Padre no iré más a la Iglesia!
El sacerdote respondió:
- Pero por qué?

El joven respondió:
- Veo a la hermana que habla mal de otra hermana; el hermano que no lee bien; el grupo de canto que vive desafinando; las personas que durante la misa miran el celular, hay sacerdotes pedófilos, entre tantas y tantas otras cosas malas que veo hacer en la iglesia.

Le dice el sacerdote:
- Muy bien, pero antes quiero que me hagas un favor: toma un vaso lleno de agua y da tres vueltas por la iglesia sin derramar una gota de agua en el suelo. Después de eso, puedes salir de la iglesia.

Y el joven pensó: muy fácil!
Y dio las tres vueltas como le pidió el padre. Cuando terminó dijo:
- Listo, padre.

Y el cura respondió:

- Cuando estabas dando vueltas, viste a la hermana hablar mal de la otra?
El joven:
- No

Viste a la gente quejarse entre sí?
El joven:
- No

Viste a alguien mirando celular?
El joven:
- No

Sabes por qué? Estabas concentrado en el vaso para no tirar el agua.

Lo mismo es en nuestra vida. Cuando nuestro enfoque sea nuestro Señor Jesucristo, no tendremos tiempo de ver los errores de la gente.

Quién sale de la iglesia por causa de la gente, nunca entró por amor a Jesús.

Aplícalo en toda tu vida, aunque no seas creyente quédate con el mensaje. Enfócate en tus metas e ignora lo que los otros hacen y llegarás a donde quieres llegar.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



martes, 5 de febrero de 2019

La roca en el camino, reflexión


LA ROCA EN EL CAMINO, REFLEXIÓN

La historia cuenta, que un rey, un día colocó una gran roca sobre un camino obstaculizándolo y se escondió para ver si alguien la quitaba.

Algunos de los comerciantes y cortesanos adinerados del pueblo pasaron por ahí, pero simplemente rodearon la roca y no la quitaron. Muchos culparon al rey de no tener los caminos limpios y no hacer nada para mover esa roca, pero ninguno intentaba moverla.

Un día, un campesino que traía verduras en su carreta y sus caballos pasó por ahí, al ver la gran roca decidió detenerse, bajó las verduras de su carro y con los caballos jaló la roca hasta quitarla del camino. Mientras recogía su carga de vegetales para volverlas a cargar a la carreta, notó que había una gran cantidad de monedas de oro y un sobre a lado. En el sobre venía una frase que decía: "esto es para aquella persona que remueva la piedra del camino".

El obstáculo que para muchos era un impedimento en el camino, para el campesino sólo fue una oportunidad más, para demostrar que nada puede entorpecer nuestro caminar por la vida. Con sabiduría y coraje hizo lo que nunca nadie más había hecho.

Mientras transitamos por la vida, habrá muchas oportunidades para salir adelante. Pero tú, querido amigo, las tienes que salir a buscar, ellas no van a venir a ti por arte de magia. Hay que trabajar duro, luchar por nuestros sueños, por nuestras metas y sobre todo, sin pasar por encima de nadie.

Reflexión:

Esta historia nos hace reflexionar sobre la importancia de afrontar los obstáculos que la vida nos pone delante.

Esquivar los problemas, buscar "culpables" o simplemente quejarnos no solucionará nada, y la "roca" seguirá estando allí. Afrontar los obstáculos, actuar, esforzarse.. es lo que nos hará crecer como persona.

Mover las "rocas" seguramente implicará esfuerzo, sufrimiento, capacidad de análisis, constancia ..y todo ello nos hará más fuertes y sabios. Superar los obstáculos nos hace mejorar nuestra condición, crecer, evolucionar.

La queja, y el evitar los problemas sin afrontarlos, nos estanca.

Nuestro Señor Jesucristo diría que el reino de los cielos pertenece a los que se esfuerzan por conseguirlo:

Mateo 11,12
Desde los días de Juan el Bautista hasta ahora, el Reino de los Cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan.

El Apóstol San Pablo será también contundente en que debemos crear nuestras propias oportunidades:

II Tesalonicenses 3,10-12
Además, cuando estábamos entre vosotros os mandábamos esto: Si alguno no quiere trabajar, que tampoco coma.
Porque nos hemos enterado que hay entre vosotros algunos que viven desordenadamente, sin trabajar nada, pero metiéndose en todo.
A ésos les mandamos y les exhortamos en el Señor Jesucristo a que trabajen con sosiego para comer su propio pan.

Que Dios los bendiga.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



martes, 29 de enero de 2019

Hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo


HÁGASE TU VOLUNTAD EN LA TIERRA, COMO EN EL CIELO
Por: Oscar Schmidt
¿Cuántas veces al día nos miramos a nosotros mismos desde los ojos de Dios?.

¿Cuántas veces hemos rezado “hágase Tu Voluntad, así en la tierra, como en el Cielo”?. ¿Y hemos realmente entendido el profundo sentido de esta oración hecha por Jesús, Dios hecho Hombre, a Su Padre?.

Quizás hemos escuchado alguna vez que el crecimiento espiritual verdadero pasa por borrar nuestro ego, llegar a la muerte de nuestro yo, vencer a nuestra propia voluntad, reemplazándola por nuestra total entrega a la Voluntad de Dios. Ser instrumentos de Dios en la tierra implica vencer a nuestro propio interés, haciendo que nuestros pensamientos y nuestras acciones estén totalmente inspiradas por la Voluntad Divina, por el deseo de obrar en beneficio del interés de Dios, ya no el nuestro. Sin dudas que esto implica dejar atrás todos los apegos que tenemos al mundo, ya que por allí pasa toda la manifestación de nuestro interés personal.

Cuando uno llega a entender que sólo Dios cuenta, entiende que ni siquiera los afectos más profundos por nuestros seres queridos, pueden ser interpuestos a la realización de la Voluntad de Dios. ¿Por qué?. Porque solo Dios Es, solo Dios cuenta. Todo lo demás debe ser puesto a Su entera disposición, a Su Voluntad, uniendo nuestro querer al querer de Dios, haciendo que nuestro interés personal sea reemplazado por el interés de Dios.

¿Cuántas veces al día nos miramos a nosotros mismos desde los ojos de Dios?. ¿Entendemos que somos hijos, de entera Realeza, del mismo Dios?. Si actuamos haciendo honor a nuestro origen Real, somos verdaderos instrumentos de nuestro Creador, somos una manifestación de Él en la tierra.

Por eso, cuando recemos “hágase Tu Voluntad, así en la tierra como en el Cielo”, entendamos que estamos invitando a nuestro propio interés a desvanecerse, para poder nadar a pleno en el Divino Querer del mismo Dios, para compartir con Él Su Realeza, para ser parte de Su Reino, al unirnos plenamente a Su Voluntad, así en la tierra como en el Cielo.

Fuente, reinadelcielo.org

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


sábado, 5 de enero de 2019

La muerte en Samarkanda, reflexión


LA MUERTE EN SAMARKANDA
Por Farid al-Din 'Attär

Una mañana, el califa de una gran ciudad yo que su primer visir se presentaba ante él en un estado de gran agitación. Le preguntó por la razón de aquella aparente inquietud y el visir le dijo: 

— Te lo suplico, deja que me vaya de la ciudad hoy mismo. 

— ¿Por qué? 

— Esta mañana, al cruzar la plaza para venir a palacio, he notado un golpe en el hombro. Me he vuelto y he visto a la muerte mirándome fijamente. 

— ¿La muerte? 

— Sí, la muerte. La he reconocido, toda vestida de negro con un chal rojo. Allí estaba, y me miraba para asustarme. Porque me busca, estoy seguro. Deja que me vaya de la ciudad ahora mismo. Cogeré mi mejor caballo y esta noche puedo llegar a samarkanda. 

— ¿De veras que era la muerte? ¿Estás seguro? 

— Totalmente. La he visto como te veo a ti. Estoy seguro de que eres tú y estoy seguro de que era ella. Deja que me vaya te lo ruego. 

El califa, que sentía un gran afecto por su visir, lo dejó partir. El hombre regreso a su morada, ensilló el mejor de sus caballos y, en dirección a samarkanda, atravesó al galope una de las puertas de la ciudad. 

Un instante más tarde el califa, a quien atormentaba un pensamiento secreto, decidió disfrazarse, como hacía a veces, y salir de su Palacio. Solo, fue hasta la gran plaza, rodeado por los ruidos del mercado, buscó a la muerte con la mirada y la vio, la reconoció. El visir no se había equivocado lo más mínimo. Ciertamente era la muerte, alta y delgada, vestida de negro, el rostro medio cubierto por un chal rojo de algodón. Iba por el mercado de grupo en grupo sin que nadie se fija en ella, rozando con el dedo el hombro de un hombre que preparaba su puesto, tocando el brazo de una mujer cargada de menta, esquivando a un niño que corría hacia ella. 

El califa se dirigió hacia la muerte. Ésta, a pesar del disfraz, lo reconoció al instante y se inclinó en señal de respeto. 

— Tengo que hacerte una pregunta -le dijo el califa en voz baja. 

— Te escucho. 

— Mi primer visir es todavía un hombre joven, saludable, eficaz y probablemente honrado. Entonces, ¿Por qué esta mañana cuando él venía a palacio, lo has tocado y asustado? ¿Por qué lo has mirado con aire de amenaza? 

— La muerte pareció ligeramente sorprendida y contestó al Khalifa: 

— No quería asustarlo. No lo he mirado con aire amenazante. Sencillamente, cuando por casualidad hemos chocado y lo he reconocido, no he podido ocultar mi sorpresa, que él ha debido tomar como una amenaza. 

— ¿Por qué sorpresa? -preguntó el califa. 

— Porque -contestó la muerte- no esperaba verlo aquí. Tengo una cita con él esta noche en samarkanda... 

REFLEXIÓN, Por Jesús Mondragón (Saulo de Tarso) 

No sabemos cuándo perderemos la vida. Entonces, ¿Cómo hemos vivido? ¿Comiendo y bebiendo solamente? ¿Dejamos algo de provecho al mundo, a nuestros descendientes? ¿Y nuestra salvación eterna? ¿Qué he hecho para salvarme? Cuando la muerte llega a nosotros, no importa cuánto hagamos, la muerte llega inexorablemente... 

Lucas 12,16-21
Les dijo una parábola: «Los campos de cierto hombre rico dieron mucho fruto; y pensaba entre sí, diciendo: "¿Qué haré, pues no tengo donde reunir mi cosecha?"
Y dijo: "Voy a hacer esto: Voy a demoler mis graneros, y edificaré otros más grandes y reuniré allí todo mi trigo y mis bienes, y diré a mi alma: Alma, tienes muchos bienes en reserva para muchos años. Descansa, come, bebe, banquetea."
Pero Dios le dijo: "¡Necio! Esta misma noche te reclamarán el alma; las cosas que preparaste, ¿para quién serán?"
Así es el que atesora riquezas para sí, y no se enriquece en orden a Dios.» 

Mateo 6,19-21
«No os amontonéis tesoros en la tierra, donde hay polilla y herrumbre que corroen, y ladrones que socavan y roban.
Amontonaos más bien tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben.
Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón. 

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


martes, 4 de diciembre de 2018

El rey y sus perros salvajes, reflexión


EL REY Y SUS PERROS SALVAJES, REFLEXIÓN

"El último rey de una comunidad tenía diez perros salvajes. Los usaba para torturar y que se comiera a cualquiera de sus servidores que cometiera un error.

Uno de los criados hizo un dictamen mal y al rey no le gustó en absoluto. Por lo que ordenó que el sirviente debería ser arrojado a los perros.

El sirviente dijo: "Yo te serví durante diez años, y tú me haces ésto a mí? iPor favor, dame diez días antes de lanzarme a los perros", y el rey se los concedió.

En esos diez días, el criado se dirigió al guardia que se ocupa de los perros y le dijo que le gustaría servir a los perros durante los próximos diez días. El guardia estaba desconcertado, pero estuvo de acuerdo, y el criado se dedicó a la alimentación de los perros, la limpieza, a bañarlos y con todo tipo de confort para ellos.

Cuando los diez días habían terminado, el rey ordenó que el sirviente fuera arrojado a los perros para su castigo. Cuando fue lanzado, todos estaban sorprendidos de ver a los perros voraces solamente lamiendo los pies del criado!

El rey, desconcertado ante lo que estaba viendo, dijo,
"Qué es lo que ha sucedido con mis perros?"

El sirviente respondió: "Serví a los perros sólo diez días y ellos no olvidaron mis servicios. Sin embargo, le serví por diez años y usted se olvidó de todo, en mi primer error!"

El rey se dio cuenta de su error y ordenó al criado que ser puesto en libertad".

Dedicado a todos aquellos que se olvidan de las cosas buenas que una persona hizo por ellos y tan pronto como la persona comete un error, lo ponen fuera.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!

¡GRACIAS!


jueves, 8 de noviembre de 2018

El burro vanidoso



EL BURRO VANIDOSO

“Una vez un burro vanidoso llegó a su casa muy contento, muy feliz, y no dejaba de sentirse orgulloso... Su mamá le preguntó: ‘Hijo, ¿por qué tan contento y altivo?’. A lo que el burro vanidoso responde: ‘Ay mamá, sabes que cargué a un tal Jesucristo, y cuando entramos a Jerusalén todos me decían: Viva, viva, salve... viva, viva… y me lanzaban flores y ponían palmas de alfombra’.

“Entonces la madre le dijo: ‘Vuelve otra vez a la ciudad, hijo, pero no cargues a nadie, promete que no cargarás a nadie más’.

“Al otro día el burro vanidoso fue, y de regreso venía llorando y muy triste, demasiado triste, y le dijo a su mamá: ‘Ay mamá, no puede ser, no puede ser’. Ella le preguntó: ‘¿Qué te pasa, hijo?’. ‘Mamá, nadie se fijó en mí, me echaron del lugar, pasé desapercibido entre las personas y hasta me echaron de la ciudad’.

“La mamá se le quedó mirando y le dijo: ‘Eso le pasó, hijo, porque usted sin Jesús... ¡es solo un burro!’.

“Reflexión: Sin el Señor Jesús no somos nada, absolutamente nada. Amén”.

REFLEXIÓN
Padre Alejandro Cortés González -Báez

No cabe duda que hay gente que tiene el don para poder transmitir ideas de forma clara y amena. Este texto es un claro ejemplo de ello.

Y cuán fácil resulta perder de vista lo que tenemos frente a nosotros. Con frecuencia nos sentimos el centro del mundo, y sus alrededores; los bordados a mano; la última cerveza del estadio… y basta una simple gripa categoría 4 para recordarnos que unos invisibles virus nos ponen a moquear y sin fuerzas como cualquier desnutrido mortal. Como nos recuerda el aforismo latino: Errare humanum est, no podemos extrañarnos de cometer errores.

Sabiamente, San Josemaría Escrivá nos dice: “Cuando percibas los aplausos del triunfo, que suenen también en tus oídos las risas que provocaste con tus fracasos”. Este tipo de consejos nos ayudan para que no perdamos el piso.

Ya sé que esto les sonará a algunos como una actitud inhumana por ir en contra de la necesaria autoestima. Sin embargo, el mismo Jesús nos dice: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón”, y no es la única referencia que aparece de sus enseñanzas en los Evangelios, donde nos deja clara la importancia que le concede Dios a la verdadera humildad.

Cuando actuamos como si nunca nos equivocáramos, estamos cometiendo uno de los más grandes errores. Pensar que somos infalibles va de la mano con la vanidad. Inmaduros y vanidosos… nefasta mezcla.

Si tan fácil que es reconocer: “Me equivoqué”… y pedir perdón. Así podrían terminar muchos problemas antes de que el viento del orgullo los convierta en incendios forestales.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



sábado, 13 de octubre de 2018

Mensaje de Jesús para reflexionar


MENSAJE DE JESÚS PARA TI, REFLEXIÓN

Una historia que nos invita a confiar plenamente en Jesús.

¿Por qué te confundes y te agitas ante los problemas de la vida? Déjame el cuidado de todas tus cosas y todo te irá mejor.

Cuando te entregues a Mí, todo se resolverá con tranquilidad según mis designios.

No te desesperes, no me dirijas una oración agitada, como si quisieras exigirme el cumplimiento de tu deseos.

Cierra tus ojos del alma y dime con calma: “Jesús yo en ti confío”.

Evita las preocupaciones y angustias y los pensamientos sobre lo que pueda suceder después.

No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas.

Déjame ser Dios y actuar con libertad.

Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro.

Dime frecuentemente: “Jesús, yo confío en ti”.

Lo que más daño te hace es tu razonamiento y tus propias ideas y querer resolver las cosas a tu manera.

Cuando me dices: Jesús, yo confío en ti.

No seas como el paciente que le pide al médico que lo cure, pero le sugiere el modo de hacerlo.

Déjate llevar en mis brazos divinos, no tengas miedo, YO TE AMO.

Si crees que las cosas empeoran o se complican a pesar de tu oración, sigue confiando.

Cierra los ojos del alma y confía.

Continúa diciéndome a toda hora: “Jesús yo confío en ti”.

Necesito las manos libres para poder obrar. No me ates con tus preocupaciones inútiles. Las fuerzas de la oscuridad quieren eso: agitarte, angustiarte, quitarte la paz.

Confía solo en Mí, abandónate en Mí. Así que no te preocupes, echa en Mí todas tus angustias y duerme tranquilamente.

Dime siempre: Jesús yo confío en Ti y verás grandes milagros.

Te lo prometo por Mi AMOR.



Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



viernes, 21 de septiembre de 2018

Las manos del abuelo



LAS MANOS DEL ABUELO 

Nunca volveré a ver mis manos de la misma manera… 

El abuelo, con noventa y tantos años, sentado débilmente en la banca del patio, no se movía, sólo estaba sentado cabizbajo mirando sus manos. Cuando me senté a su lado no se dio por enterado y entre más tiempo pasaba, me pregunté si estaba bien. Finalmente, no queriendo realmente estorbarle sino verificar que estuviese bien, le pregunté cómo se sentía. 

Levantó su cabeza, me miró y sonrió. "Sí, estoy bien, gracias por preguntar", dijo en una fuerte y clara voz. "No quise molestarte, abuelo, pero estabas sentado aquí simplemente mirando tus manos y quise estar seguro de que estuvieses bien", le expliqué. 

¿Te has mirado alguna vez tus manos?" preguntó. "Quiero decir, ¿realmente te has mirado tus manos?" 

Solté mis manos de las de mi abuelo, las abrí y me quedé contemplándolas. Les di la vuelta, palmas hacia arriba y luego hacia abajo. No, creo que realmente nunca las había observado mientras intentaba averiguar qué quería decirme. El abuelo sonrió y me contó esta historia: 

"Detente y piensa por un momento acerca de tus manos, cómo te han servido bien a través de los años. Estas manos, aunque arrugadas, secas y débiles han sido las herramientas que he usado toda mi vida para alcanzar, agarrar y abrazar la vida. 

Ellas pusieron comida en mi boca y ropa en mi cuerpo. Cuando niño, mi madre me enseñó a juntarlas en oración. Ellas ataron los cordones de mis zapatos y me ayudaron a ponerme mis botas. Han estado sucias, raspadas y ásperas, hinchadas, cortadas, secas y dobladas. Se mostraron torpes cuando intenté sostener a mi hijo recién nacido. Adornadas con mi anillo de bodas, le mostraron al mundo que estaba casado y que amaba a alguien muy especial. 

Ellas temblaron cuando enterré a mis padres y esposa y cuando caminé hacia el altar con mi hija en su boda. Han cubierto mi rostro, peinado mi cabello y lavado y limpiado el resto de mi cuerpo. Y hasta el día de hoy, cuando casi nada más en mí sigue trabajando bien, estas manos me ayudan a levantarme y a sentarme, y se siguen uniendo para orar. 

Estas manos son la marca de dónde he estado y la rudeza de mi vida. Pero más importante aún, es que son ellas las que Dios tomará en las Suyas cuando me lleve a casa. 

Desde entonces, nunca he podido ver mis manos de la misma manera…
Y aún recuerdo cuando Dios estiró las Suyas y tomó las de mi abuelo y se lo llevó a casa. 

Cada vez que voy a usar mis manos pienso en mi abuelo… es cierto que nuestras manos son una bendición.
Hoy me pregunto… ¿qué estoy haciendo con mis manos? ¿Las estaré usando para abrazar y expresar cariño o las estaré esgrimiendo para expresar ira y rechazo hacia los demás?. 

Anónimo.


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook. 



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


lunes, 6 de agosto de 2018

¿Que no es problema tuyo? La "reflexión del ratón" te mostrará, que tal vez sí...


LA REFLEXIÓN DEL RATÓN

Un ratón mirando por un agujero de la pared, ve al granjero y su esposa abrir un paquete. ¡Quedó aterrorizado al ver que era una trampa para ratones! Fue corriendo al patio a advertirle a todos.

¡Hay una ratonera en casa! ¡Hay una ratonera! La gallina que estaba cacareando y escarbando le dice: "disculpe Sr ratón yo entiendo que es un gran problema para ud, pero no me perjudica en nada".

Entonces fue hasta el cordero y le dice lo mismo: "disculpe Sr ratón pero no creo poder hacer algo más que pedir por usted en mis oraciones".

El ratón se dirigió a la vaca y ella le dijo: "¿pero acaso estoy en peligro? pienso que no, dijo la vaca", el ratón volvió a la casa, preocupado y abatido para encarar a la ratonera del granjero.

Aquella noche se oyó un gran barullo como el de la ratonera atrapando su víctima, la mujer corrió a ver qué había atrapado. En la oscuridad ella no vio que la ratonera atrapó la cola de una serpiente venenosa.

La serpiente veloz mordió a la mujer, el granjero la llevó inmediatamente al hospital, ella volvió con fiebre alta. El granjero para reconfortarla le preparó una nutritiva sopa, agarro el cuchillo y fue a buscar el ingrediente principal: la gallina; como la mujer no mejoró los amigos y vecinos fueron a visitarlos, el granjero mató al cordero para alimentarlos, la mujer no mejoró y murió, el esposo vendió la vaca al matadero para cubrir los gastos del funeral…

Moraleja: La próxima vez que alguien te cuente su problema y creas que no te afecta porque no es tuyo y no le prestes atención, piénsalo dos veces, el que no vive para servir no sirve para vivir.

El mundo no anda mal por la maldad de los malos sino por la apatía de los buenos…

Así que cuando alguien necesite de ti por sus problemas, tiéndele la mano o dale una palabra de aliento...

Nacimos para ser felices y santos... El amanecer es la parte más bonita del día porque es cuando Dios te dice: "¡levántate! Te regalo otra oportunidad de vivir y comenzar nuevamente de mi mano".

Los días buenos te dan FELICIDAD, los días malos te dan EXPERIENCIA, los intentos te mantienen FUERTE, las pruebas te mantienen HUMANO, las caídas te mantienen HUMILDE, pero ¡solo DIOS te mantiene de Pie!


Si deseas conocer más sobre tu fe católica visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES