martes, 23 de noviembre de 2021

¿Qué significa recibir de Dios el ciento por uno?

 


¿Qué significa recibir de Dios el ciento por uno?

Pienso que para comprender la aparente contrariedad entre el llamado al desprendimiento que Jesús hizo al hombre rico: “ve, vende todo lo que tienes, repártelo entre los pobres, así tendrás un tesoro en el Cielo y luego ven y sígueme”. Y por otra parte la promesa de: “Nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, dejará de recibir, en esta vida, el ciento por uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto con persecución, y en el otro mundo, la vida eterna”, es necesario recordar el primero de todos los mandamientos de la Ley de Moisés, que reza: “amarás al Señor tu Dios sobre todas las cosas, con toda tu mente, con todas tus fuerzas…” (cfr. Dt 6,5; Ex 20,2-6).

Si miramos con detenimiento el llamado que hace Jesús al hombre rico es a no darle su corazón en primer lugar a sus riquezas. El corazón se debe entregar en primer lugar a Dios.

Jesús propone un desapego inteligente, repartir el tesoro de este mundo para tener un tesoro en el cielo. Si una caracteristica ha definido al cristianismo a lo largo de la historia es que la relación con las cosas y el mundo ha sido muy libre y responsable. Los bienes son un don que Dios nos ha dado para administrarlos, Jesús promete una proporción de ciento por uno, así como habló de la mejor proporción de fructificación en las parábolas del Reino de los cielos (Mt 13,8).

Ciento por uno en la retribución para la persona que sabe renunciar a las propiedades, cosas o personas. El gran problema no radica en la cantidad de cosas que se posean, sino en que la persona entrega toda su afectividad a ellas. Quien primero se encarga de entregar su corazón a Jesús y su Evangelio, será capaz de poseer correctamente las cosas.

Un proverbio chino retomado por el autor cristiano Emmanuel Mounier, dice “uno es capaz de tener lo que es capaz de perder. Porque si hay algo que uno no sea capaz de perder, entonces aquello lo tiene a uno”. La codicia es una forma de idolatría, cumplir con el primer mandamiento de la Ley de Dios nos potencia para administrar correctamente los bienes materiales.

Por: Monseñor Salvador Martínez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES