Mostrando las entradas con la etiqueta existe. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta existe. Mostrar todas las entradas

¡Cuidado! Existe una devoción a la preciosa sangre de nuestro señor Jesucristo que no es aprobada por la Iglesia Católica


¡CUIDADO! EXISTE UNA DEVOCIÓN A LA PRECIOSA SANGRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO QUE NO ES APROBADA POR LA IGLESIA CATÓLICA
Por Jorge Luis Zarazúa 

Esta devoción surgió en Olo (Nigeria) y está TERMINANTEMENTE PROHIBIDA en la Arquidiócesis Primada

UNA DEVOCIÓN SURGIDA EN NIGERIA

Desde hace algún tiempo se ha difundido en México una devoción a la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo que se ha originado en Nigeria a partir del mes de julio de 1995. Se ha difundido especialmente a través de un libro titulado “Devoción a la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo. La devoción más grande de nuestro tiempo”. El libro es editado por Queenship Publishing Company, una editorial con sede en Goleta, CA, USA y consta de unas 106 páginas.

Lo interesante es que el contenido del libro no sólo se atribuye Bernabé Nwoye, posible vidente, sino que se afirma que habría sido dictado por Nuestro Señor Jesucristo a Bernabé. Además, se afirma que diversos mensajes difundidos por Bernabé Nwoye provienen de la Santísima Virgen María y “una multitud de ángeles y santos, como San José, San Miguel Arcángel y otros arcángeles, San Antonio de Padua, Santa Brígida de Suecia, San Pío, Santa Gertrudis, San Judas Tadeo y muchos otros”. También se señala que, en varias ocasiones, “Bernabé ha visto a la Santísima Trinidad simultáneamente bendiciendo cuando los sacerdotes pronuncian la bendición final en la Misa”.

Según información presentada por el sitio “Foros de la Virgen”, el libro de oraciones, que habría sido dictado por Jesús a Bernabé, “ha recibido el Imprimátur del Obispo Ayo María Atoyebi de la diócesis de Llorín”, en Nigeria, África. Por otra parte, los controversiales mensajes “han recibido el Nihil Obstat oficial del Reverendo Stephen Obiukwu, una autoridad arquidiocesana”, encargado de Propagación de la Fe.

PRIMERA INTERVENCIÓN DE LA ARQUIDIÓCESIS PRIMADA DE MÉXICO

La devoción se ha difundido abundantemente en la República Mexicana, particularmente en la Parroquia La Lupita, en la Colonia San Rafael, y en la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México. Tere Iturralde empezó a difundirla en México a partir de 2008. La devoción contó con el apoyo decidido de Unión de Voluntades. Pues bien, sobre la labor de Tere Iturralde hubo acusaciones de varias irregularidades que motivaron a la Arquidiócesis a investigar.

En efecto, el 26 de junio de 2015, en carta circular firmada por el Canciller de la Arquidiócesis Primada de México, el P. José V. Ortíz Montes, CCR, se da a conocer un Comunicado de la Comisión para la Doctrina de la Fe, dirigido a los Señores Obispos Auxiliares, a los Vicarios Generales y Episcopales, A los Señores Párrocos, Administradores Parroquiales, Rectores de Templos, Capellanes, Superiores Religiosos y Sociedades de Vida Apostólica y todos los Fieles laicos de la Arquidiócesis de México y personas de buena voluntad, donde se expresa el deseo del Cardenal Norberto Rivera Carrera de que esta devoción sea orientada en estricto apego al Evangelio y a la Doctrina Universal de la Iglesia Católica.

Así pues, el Señor Cardenal instruyó al Pbro. Dr. Rogelio Alcántara, director de la Comisión para la Doctrina de la Fe de esta Arquidiócesis Primada, para que dispusiera las siguientes acciones: coordinar el recto cauce de las prácticas devocionales, revisar los materiales rigurosamente, analizar las imágenes que se utilizan en esta devoción y mantener el contacto con quienes promueven esta devoción desde Nigeria.

Asimismo, se pidió a quienes promueven en la Arquidiócesis esta devoción no distribuir ningún libro o cualquier otro material hasta que no sea revisado y se le otorgue la debida licencia eclesiástica para su publicación.

SEGUNDA INTERVENCIÓN

El 20 de noviembre de 2015, en una nueva carta circular, firmada también por el Canciller, P. José V. Ortíz Montes, CCR, se dan a conocer las conclusiones de las gestiones dirigidas por el Pbro. Dr. Rogelio Alcántara, director de la Comisión para la Doctrina de la Fe.

Pues bien, ¿cuáles son las decisiones a las que se llegó en la Arquidiócesis?

La Cancillería comunicó que ESTÁ TERMINANTEMENTE PROHIBIDA la literatura, iconografía y doctrina de la “Devoción a la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo” venida de Olo, Nigeria.

Las razones aducidas para esta prohibición son las siguientes, basándose en una lectura atenta del libro “Devoción a la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo”, cuyas páginas se señalan entre paréntesis:

La devoción afirma que la Iglesia Católica está “embriagada con hiel y amargura” (p. 641) y que ya no se puede confiar en ella porque:

Saboteadores subversivos (masones) se han infiltrado en ella y han cambiado, y siguen cambiando, el Magisterio infalible de la Iglesia (p. 15 – 16).

El Papa está bajo la influencia del demonio (pp. 18, 63; cf. p. 61), porque “en la Sede de Pedro” el demonio “ha levantado el trono de su abominable impiedad” (p. 64).

El libro afirma que dicha infiltración se hizo para preparar la “apostasía final” mencionada en Dn 9, 21; Mt 24, 15 y 2Ts 2, 3. (p. 15 – 16).

Sostiene que quien siga a la Iglesia Católica como actualmente se encuentra, muy probablemente “terminará en el infierno”, dado que “toda clase de evangelios están siendo predicados aún [sic] dentro del catolicismo” (p. 18). Según sus autores, esta devoción es para no perder la verdadera fe durante la Tribulación actual. No es para llevar un proceso de conversión que lleve a vivir las obras de misericordia.

Presenta una devoción a la Preciosa Sangre totalmente ajena a la auténtica devoción ya secular en la Iglesia, promovida por santos como San Gaspar el Búfalo, San Juan XIII, etc.

Dice que el rezo de sus oraciones hace que “la Hora del Reino en la tierra venga más pronto” (p. 58), por lo que pasan por alto que el Reino de Dios ya llegó con Jesucristo (Catecismo de la Iglesia Católica, nn. 541- 556) y que la salvación ha sido ya realizada por su Misterio Pascual.

Afirma que si no se recibe el misterioso “Gran Sello de la Preciosa Sangre”, recibirá “el sello del enemigo, el 666” (p. 16). Este Sello se presenta como un pseudo-sacramento de naturaleza esotérica que concede la gracia santificante (p. 90), la presencia verdadera de Jesús “en [los] corazones” (p. 88), y la “gloria” divina (p. 90). Los ministros de este pseudo-sacramento, afirma, no son los sacerdotes, sino los mismos “ángeles de Dios” (p. 88).

Presenta a este “Gran Sello” como superior a todas las devociones de la Iglesia, a todos sus sacramentos e incluso a la misma Iglesia. Promueven un reino puramente terreno que consistirá en la reunión de todas las tribus de Jacob en un “nuevo Israel”, una nueva Iglesia cuyo inicio se ha dado ya en Olo, Nigeria (p. 16).

Por ministerio, la aprobación de supuestas apariciones y revelaciones compete al Ordinario del lugar donde se dieron (cf. Congregación para la Doctrina de la Fe: Normas sobre el modo de proceder en el discernimiento de presuntas Apariciones y Revelaciones, aprobado por Pablo VI en 1978). El Ordinario, en ese entonces, Mons. Anthony Gbuji, Obispo de Enugu, Nigeria, no solo NO aprobó la doctrina derivada de las supuestas apariciones a Bernabé Nwoye, sino que las prohibió, pidiendo a todos los seguidores de esta devoción en su Diócesis que obedecieran al Obispo.

CONCLUSIÓN

Pues bien, ante todas estas irregularidades, la Carta Circular señala que “no se puede considerar que esta devoción esté en consonancia con el Magisterio de la Iglesia Católica”. Por lo tanto, apunta, ESTÁ TERMINANTEMENTE PROHIBIDA la literatura, iconografía y doctrina de la “Devoción a la Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo” venida de Olo, Nigeria, a fin de tutelar la fe y correcta devoción de todo fiel cristiano.

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.

¿Y si Dios no existe?


¿Y SI DIOS NO EXISTE?
Por: Fernando de Navascués

La propuesta de Blaise Pascal y la de los papas Benedicto XVI y Francisco

Blaise Pascal fue una mente privilegiada del siglo XVII que murió muy joven, con apenas 39 años. Fue uno de los científicos y pensadores más importantes del occidente cristiano, con una serie de aportaciones fundamentales a la Matemática, la Historia Natural, la Física (sobre todo en el tema de fluidos) y, como hombre de su tiempo, también a la Filosofía y a la Teología. En este último campo, hay una obra especialmente significativa titulada: “Apología de la religión cristiana”, en la que se engloban diferentes pensamientos e ideas, pero uno especialmente llamativo acerca de la posible o no existencia de Dios.

Pascal plantea las posibles respuestas que se puedan dar ante la existencia de Dios. La idea fundamental es, y por la que él apuesta, que optemos por querer y aceptar a Dios en nuestras vidas. Esto puede parecer lógico para un creyente. Y así es. Pero él también plantea esa aceptación para las personas que no creen o dudan de la existencia de Dios.

La tesis de Pascal es que, si una persona cree en Dios, y efectivamente Dios existe, y tiene una vida coherente con esa creencia, ciertamente este creyente ganará la vida eterna.

También existe el caso contrario: afirmar que Dios no existe, y que Dios no exista. En este caso, la persona no pierde nada: no cree, y además Dios no existe.
No pierde nada porque no hay nada después.

Otra posibilidad es que haya una persona que no crea en Dios, pero sí exista la divinidad. ¿Qué pasaría entonces? De entrada, hasta donde nosotros podemos llegar, es que el ateo “ha perdido la apuesta” y se encontrará en un serio aprieto.


Con todo, Blaise Pascal plantea una cuarta opción, muy utilitarista, interesada, pero no tan descabellada, una opción destinada a los ateos y agnósticos, y es afirmar y vivir como como si Dios existiera. Si al final del camino resulta que Dios existe… entonces habrás ganado la vida eterna. Y si Dios no existe… pues no ha pasado nada. No había nada que ganar.

Este planteamiento es útil, por decirlo de alguna forma, para aquellos que no tienen fe. Pero en realidad es un planteamiento muy alejado de lo que la fe cristiana cree y profesa. Basta recordar la encíclica Deus Caritas est, del papa Benedicto XVI, en la que se explica que nadie se hace cristiano por una decisión racional, sino por un encuentro personal con Jesucristo: “Hemos creído en el amor de Dios: así puede expresar el cristiano la opción fundamental de su vida. No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una persona, que da un nuevo horizonte a la vida y, con ello, una orientación decisiva” (Deus caritas est, 1).

Esto me lleva a algo que es fundamental: nuestra misión de apóstoles no está relacionada con una parroquia, con un Movimiento, con una asociación… sino con Jesucristo. Como apóstoles no se nos preguntará si hicimos crecer el número de los miembros de nuestro Movimiento, o si hicimos tales o cuales obras de apostolado, sino si presentamos a Cristo a tal o cual persona. No son la pomposidad de las obras o los números, sino más bien si estamos siendo facilitadores del encuentro con Cristo con aquellas personas con las que nos encontramos.

Es una visión radicalmente opuesta a la de Pascal. Lejos del planteamiento utilitarista y filosófico de Pascal, hoy lo que los hombres y mujeres del siglo XXI necesitan son testigos. Testigos de Jesucristo dispuestos a ser misioneros suyos allí donde nos encontremos. El papa Francisco habla de la “parresía” en su exhortación apostólica Gaudete et exultate, y habla de lo que tiene que ser un testigo de Jesucristo: “Nos moviliza el ejemplo de tantos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que se dedican a anunciar y a servir con gran fidelidad, muchas veces arriesgando sus vidas y ciertamente a costa de su comodidad. Su testimonio nos recuerda que la Iglesia no necesita tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida. Los santos sorprenden, desinstalan, porque sus vidas nos invitan a salir de la mediocridad tranquila y anestesiante” (Gaudete et exultate, 138).


Que sea esta nuestra apuesta y no la del cálculo interesado.


Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:

http://es.catholic.net/op/articulos/71156/cat/696/y-si-dios-no-existe.html

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



La existencia de Dios


LA EXISTENCIA DE DIOS
Por: Joel Adán Domínguez 

La pregunta de que si existe Dios o no, ha pasado por todas las mentes humanas, grandes ateos ya se han respondido a sí mismos, y grandes hombres de fe seguramente dudaron aun después de años de estar convencidos. La realidad es que nadie conoce a la perfección cómo es Dios, muchos impacientes declaran que si Dios existe porqué no se aparece a la humanidad entre las nubes con relámpagos y majestad para sacarla de la duda. 

¿Qué es lo que espera un ateo para creer?, la respuesta es muy sencilla, espera ver a Dios. Y si ve a Dios ¿después tendrá fe en El, le amará y se abrazará a sus mandatos? Eso es algo que todavía dudo muchísimo, el ser humano en la mayoría de los casos inclusive de las sagradas escrituras no lo ha hecho, ni viendo a Dios le amaron, podemos mencionar casos como la terquedad del faraón ante Moisés y las señales que Dios le hacía ver, también no podemos negar que los fariseos aun viendo las señales divinas del propio Señor Jesucristo lo odiaron más . Un ateo nunca verá a Dios porque tiene los ojos cegados por el orgullo y la soberbia, el ateo se siente autosuficiente, en cambio, un creyente ve a Dios porque es pobre de espíritu, ve a Dios hasta en la belleza de la naturaleza, en las gracias más insignificantes. La gente atea cree que son los únicos hombres pensantes sobre la tierra, y para confirmármelo, en mi investigación me encontré con un sitio web decía en su inicio - si usted no tiene la capacidad para tolerar opiniones diferentes a la suya, entre a otra página adecuada a su nivel intelectual: como esta. www.disney.com

No podemos meter en un saco a todas las personas que no creen en Dios, el ateo como tal es su palabra: sin Dios, es una persona que niega absolutamente la existencia de Dios o de deidades paganas, pero no con razonamientos sino con absolutismo y busca refugio en la ciencia que no ha podido comprobar la existencia de Dios, pero existe también lo que denominamos el agnóstico, que es aquel que no niega la existencia de Dios, pero que tampoco la afirma, sino que predica que Dios no puede ser comprobado ni tampoco excluido de que exista, y al parecer tenemos un tercer tipo, las personas antirreligiosas, que metidos en el costal de ateos predican su odio contra todo tipo de religión, sea del tamaño que sea, y de los dioses que profese. 

No se trata de demostrar que Dios existe por la ciencia, Dios no es el campo de la ciencia sino la teología, por tanto este tema no contendrá experimentos científicos que ya hayan demostrado que Dios existe, sino los argumentos razonables de que podemos tener fe en que hay un ser poderoso e inteligente. 

SIGUIENDO EL RASTRO DEL CREADOR 

Cuando vemos a nuestro alrededor, quizá nunca nos preguntamos quien hizo aquel edificio, quien ha puesto esos árboles en nuestras banquetas, o quien obró aquella escultura tan famosa de nuestra ciudad. Todas las cosas que vemos tienen a alguien como creador, ninguna cosa se ha hecho sola, ningún ser humano puede hacer algo de la nada, y mucho menos las cosas pueden formarse de la nada. Por lo tanto, si seguimos el rastro de todas las cosas que hoy existen, los objetos que hoy tenemos, veremos que alguien las ha creado, pero antes eran puros minerales que fueron transformados por la mano humana, y definitivamente debieron estar presentes cuando esta tierra se formó, el cosmos, los planetas, las galaxias y todo aquello que imaginamos y creemos que están ahí desde millones de años atrás no pueden haber aparecido de la nada, piensa en el tiempo tan largo como puedas, no hay razones lógicas, ni mucho menos la cita de algún científico que diga que las galaxias, los planetas y toda la materia tienen su existencia desde la eternidad. 

Es por eso que a todos nos surge la duda de que si existe un creador o no, pero al ver que no podemos demostrar por ningún método científico o siquiera una hipótesis razonable que la materia apareció de la nada, tenemos que darle por fuerza una grande probabilidad de que alguien creó la materia, definitivamente alguien más poderoso que cualquier ser humano. 

La ciencia moderna el día de hoy ha adoptado la teoría de que sucedió una gran explosión, esta afirmación científica se basa en el hecho de que se ha descubierto que el universo es una cosa en expansión, es decir, todas las galaxias, los planetas, los sistemas planetarios y todas las estrellas van expandiéndose desde un punto en común, ese punto los científicos lo datan desde hace 13 mil millones de años, pero lo que la ciencia deja sin responder es ¿Quién ocasionó la creación de toda la materia si no había materia para formar una explosión? 

El científico Allan Rex Sandage, astrónomo estadounidense del instituto de tecnología de California realizó en los años 50´s y 60´s un estudio sobre algunas decenas de galaxias, lo que comprobó que estas se desplazaban en años anteriores a una velocidad mayor a la que se desplazan ahora, lo que su estudio concluyó en adoptar al 100% la teoría del big bang, y después de años de ser ateo de familia judía se convirtió al cristianismo, ya que no pudo demostrar que ocasionó esa explosión y dio razón a que alguien y no algo la ocasionó. 

La ciencia no ha podido adoptar una sola hipótesis de que es lo que ocurría antes de la formación de la materia, lo único que se afirma, es que es inconcebible que la materia sea eterna, ya que de ser así, muchísimos elementos de los que hoy tenemos no existieran ahora si el universo no hubiese tenido un principio (otro absurdo), ya que si la edad del universo superara la edad de 13 mil millones de años, se cae en la conclusión de que no existiría más hidrógeno en el espacio, porque el hidrógeno se transforma en helio al paso de 400 millones de años cuando está sin la unión de otro elemento. Lo único lógico es que el universo y la materia tiene una edad de existencia, pero no podemos decir que la materia tendrá un fin, ya que no es como en las matemáticas en este caso; los números en negativo son infinitos, y los números positivos también lo son, pero estamos hablando de algo intangible, sin embargo el universo es tangible, lo podemos tocar porque vivimos en él, no podemos inventar que existe el infinito en el pasado, porque entonces no existiría un presente porque el hecho de ponernos a pensar en un tiempo tan largo como podamos hacia atrás no deja de hacernos pensar en cómo comenzaron todas las cosas que hoy vemos, el tiempo infinito hacia atrás no nos da ninguna respuesta, no hay una sola afirmación científica que diga que el pasado y la materia son infinitos. 

Ahora bien, de una explosión lo único que surge es desastre, y materia por todas partes, sin orden, pero la expansión del universo responde a un orden matemáticamente perfecto, todo el movimiento expandible del universo está comprobado que no tiene su origen en la casualidad, sino a un orden armonioso que da origen entre otras cosas a que haya vida en nuestro planeta. Pensemos en la probabilidad de que el origen del universo y toda su perfección con la que se mueve fuera obra de la casualidad, ¿qué probabilidad tan mísera tendríamos que aceptar? No es científico pensar que un orden de estas magnitudes tiene su origen en la casualidad y no en una inteligencia. No es científico pensar que el orden tiene su origen en la casualidad, imagina que ordenas tu habitación, tiendes tu cama, arreglas todos los cuadros que hay en ella, acomodas tu televisor de tal manera que puedas verlo cómodamente desde tu cama, etc. Ahora imagina que ocurre un terremoto, y todo se sacude, tus cosas no van a quedar en el orden que estableciste jamás, ni aunque vengan vientos que levanten las cosas, ni aunque voltees tu habitación de cabeza una y otra vez, la probabilidad de que quede en el orden establecido es una entre miles de millones, entonces el universo y la perfección de sus movimientos es abismalmente más inferior en probabilidad de que no sea obra de alguna inteligencia. 

El planeta tierra es un diseño perfecto para que la vida (que hasta el día de hoy solo la conocemos aquí) abunde en el mismo, entre la atmósfera y la tierra existe una capa sutil de hidrógeno y oxígeno principalmente, que son sostenidos por el grado de fuerza gravitacional que existe en el planeta, la tierra está localizada a la distancia perfecta del sol, la rotación de la tierra es también perfecta, 23 horas, 59 minutos, y 48 segundos, son excelentes para que todos los ecosistemas reciban la cantidad adecuada de energía solar en sus temporadas, unos minutos más o unos menos ocasionarían un total desperfecto y caos en los ecosistemas de nuestro planeta, la luna está también a la distancia correcta de nuestro planeta, y tiene el tamaño adecuado, ya que la luna ocasiona en primer lugar toda la marea oceánica, que impide que el agua de los mismos no se estanque, y mejor que eso, se purifican a sí solos al arrojar todo lo sucio a la superficie nuevamente. Si este diseño perfecto que tiene nuestro planeta para sostener la vida no fue obra de alguien, estaríamos pensando que algo tan perfecto se hizo solo. 

Concebir la idea de un creador no es descabellada, lo incongruente es creer que las cosas se hacen solas. Con el simple hecho de ver la perfección con la que se mueven las estrellas y todos los astros, nos deja pensando lo gran matemático que es aquel que las puso, a tal grado de que los científicos astrónomos ya tienen formaciones astrológicas de muchos años adelante. Las cosas mal hechas o aquellas que se hicieron por accidente puede que no tengan un creador, pero cuando las cosas dejan ver una perfección inigualable, con una matemática tan perfecta, y con una probabilidad de sucesos tan exacta como el movimiento de los astros no puede dejar lugar a dudas de que fueron hechas por alguien. 

La teoría del big bang (la gran explosión) no sugiere nada anterior a ese suceso, varios científicos ateos que he visto en el internet falsean la idea diciendo que la materia se originó a partir de concentración de energía, pero está comprobado que la energía no existe sin materia, ni viceversa, a la falta de energía se llega al cero absoluto pero no puede destruir ya la materia, la materia en cero absoluto carece de todo movimiento, y al carecer la materia de energía es imposible que pueda generar una explosión, por tanto, es imposible que la gran explosión se generara de pura energía sin materia. 

La ciencia nunca va a comprobar que Dios existe, porque Dios no cabe en un laboratorio, ya que Dios es espíritu, el estudio de Dios no corresponde a la ciencia, la ciencia se encarga de explorar la creación de Dios, no al creador, ahora bien, la ciencia tampoco puede comprobar que Dios no existe, no hay científico que pueda decir que ya hizo un experimento o un descubrimiento de la no existencia de Dios, que es lo que esperan; ver para creer. 

El big Bang, propuesto por el sacerdote Católico Georges Lemaitre encaja perfecto en el momento en que Dios dice hágase la luz. 

La lógica como ciencia nos aclara que de la nada, no puede haber un suceso, es decir, si no hay algo, no pasa nada, por el contrario, cuando hay algo se puede dar un suceso en el tiempo, entonces; dado que el origen del universo, aún en todas sus teorías astronómicas, no pueden declarar que la reproducción de sucesos viene de una serie de sucesos desde la eternidad, ya que para todo suceso debe de haber un comienzo, es absolutamente imposible que la nada sea la causante. Aquí es donde la razón nos dice que alguien tuvo que haber comenzado esta serie de sucesos que hoy conocemos como universo. 

LA VIDA Y EL OMNIPOTENTE 

La vida es un concepto que no se ha podido definir, unos afirman que es el lapso entre el nacimiento y la muerte, pero eso mismo sucede con todos los aparatos, por ejemplo un motor de automóvil, se fabrica y termina tarde que temprano por ser inservible, mas sin embargo el motor no tenía vida, la vida no es tiempo, busque usted en su diccionario, y verá que ninguna definición se asemeja a la realidad. Nadie ha podido definir lo que significa vida, o el verbo vivir. La vida no es energía, ni actividad de los seres orgánicos, no hay definición para ella. 

¿A qué viene todo esto?, la realidad es que si hemos estado explorando el universo, y vemos que hay un punto de partida en el que la razón no deja lugar a dudas de que hubo un ser inteligente que lo creó, hay una probabilidad tan abismalmente grande de que la vida haya sido producto de esa gran explosión o de generación espontánea , que se ha comprobado que no es una realidad. 

La generación espontánea suponía que de la tierra nacían lombrices, de los animales muertos nacían moscas y gusanos, pero el científico francés Louis Pasteur (creyente, y ferviente de la Biblia), comprobó que en la naturaleza, en el aire y en la tierra había innumerables microorganismos que al encontrar una fuente de alimento como animales muertos y la tierra, comenzaban su desarrollo hasta llegar a ser visibles a nuestros ojos. 

La ciencia moderna, en especial los evolucionistas nos dicen desde pequeños que todos los seres vivos venimos del agua, está bien, ahora intenten sacar un gusano o lombriz de el hidrógeno y del oxígeno , es más, agréguele cualquier elemento. Así como la ciencia nunca logrará crear materia, mucho menos va a lograr crear vida. 

En recientes noticias he visto cómo la ciencia comienza disque a crear sus propios seres humanos a partir de modificar sus genes, pero no es que hayan creado seres humanos, sino que toman de las células (que tienen vida) el principal elemento para hacer sus experimentos. También se dijo que en Suiza unos científicos ya crearon el primer espermatozoide en un laboratorio, si, pero a partir de células madre (que ya tenían vida). Lo más curioso del caso es que al entrevistar a uno de los científicos que estaba a cargo dijo sin titubear que con el experimento se comprobaba que el alma no existía, que Dios no existía. Pero la realidad es que son palabras al viento, ya que el espermatozoide no fue creado a partir de elementos, sino de una micro vida predispuesta para una función, que al unirse con un óvulo y fecundar seguramente harán un ser humano, entonces tampoco crearon a un ser humano, sino que solo utilizaron otro método poco convencional al que Dios predispuso, es decir: la unión sexual de un hombre con una mujer. El crear vida estamos hablando de que de la materia muerta, elementos y demás, se pueda lograr una vida, se supone que las células están compuestas de aminoácidos que a su vez forman las proteínas, hasta ahora no se ha podido formar una célula a partir de lo que les menciono, no hay forma de crear vida, sino solo de reproducirla, que no nos quieran engañar. 

La vida como tal, no puede ser creada, sólo un ser poderoso pudo haberla hecho, no es honesto de parte de los científicos ateos decir que crean vida, cuando lo único que hacen es jugar con otra micro vida. Hasta ahora no hay más que una sola respuesta para esta pregunta ¿Quién hizo la vida, o qué comenzó la vida? Los ateos se quedan sin respuesta, los creyentes solo podemos decir que tenemos fe en que alguien más poderoso que nosotros fue el causante, la razón nos lo demanda. Para más detalle, te invitamos a ver el tema sobre EL ORIGEN DE LA VIDA. 

LA RAZÓN Y LA CONCIENCIA 

Llegamos a un punto en el que no podemos descartar a un ser superior, pero mucho menos cuando la razón misma nos deja sin respuestas al tratar de entender porqué somos los únicos seres con vida que podemos razonar, ni los changos que tanto se asemejan a Darwin, perdón, a nosotros los humanos tienen uso de esta facultad. 

Buscamos siempre en el mundo un animal capaz de sumar, de meter cosas por orden en una caja, etc. Pero ninguno de ellos tiene uso de la razón, lo hacen porque han sido entrenados por seres humanos, como los changos de la nasa. Se ha comprobado que los pericos ocupan el primer lugar en ser los animales más inteligentes, son hábiles para muchas cosas, inclusive hablan y contestan al ser humano con palabras entendibles, ya que estos animales tienen mayor capacidad de retención de sonidos y tienen la capacidad de reproducirlos o imitarlos casi a la perfección, pero no por ello hacen uso de una razón, ya que si uno le pregunta al perico que si le huelen las patas, y este no ha sido entrenado para responder aquella pregunta, a lo mejor te va a contestar con insultos (como comúnmente son entrenados), pero no tiene razonamientos para contestarte, no saben razonar lo que es el olor. 

De igual manera, si el universo es poco probable que se haya creado solo, y la vida aun abismalmente más improbable que sea obra de la casualidad, la razón es todavía más exageradamente loco pensar que de la materia surgieron los únicos seres racionales que conocemos y que somos nosotros mismos. 

Recuerdo una vez a un ateo que me decía: tú no tienes alma, tú fuiste formado por los tacos de puerco que se comió tu mamá, y el agua que bebió y todo lo que comió, tu vida se sostiene de las otras vidas que te comes. 

Está bien que los ateos piensen en lo que quieran para ser felices, pero que alguien me responda por qué nada de lo que comemos nos hace más o menos inteligentes, todos nacimos con un coeficiente intelectual diferente, y nada de lo que comas va a ser que tu capacidad de raciocinio sea más o menos. Hay vitaminas que generan mayor actividad cerebral, por tanto, hacen que tu cerebro funcione sanamente y aumente a lo mejor tu capacidad de retención (memoria, hasta los animales tienen) y te valla mejor en la escuela porque tienes tu cerebro trabajando óptimamente, pero no hay nada que te haga ser más inteligente ni un ser humano con mejores formas de razonar, eso se va haciendo con la preparación moral e intelectual que lleves, ahora bien, también las drogas destruyen tus neuronas y pierdes capacidad al accionar tu cerebro, al grado de que llegas a ser como un verdadero animal, pero esto no quiere decir que hayas perdido tu capacidad de razonamiento, sino que al tener un cerebro descompuesto obviamente opaca esa capacidad con la locura de la droga. 

LA MORAL Y EL AMOR 

Todos los seres humanos, como ya vimos tenemos una razón, pero esto no queda solo en eso, los seres humanos tenemos un sentido de moral en mayor o en menor grado, tenemos conciencia entre lo bueno y lo malo y por algo que no entendemos todos queremos que nos hagan lo bueno y no lo malo, no existe alguien que aunque sea muy exageradamente malo le guste que le hagan lo mismo que él hiciese. 

Cuando alguien mata tal vez digamos que está haciendo mal, o haciendo bien, desde el punto de vista que lo veamos cada quien en particular, pero no podemos dejar de mencionar que hasta un asesino sabe que alguien que mata está haciendo mal, qué tal que si a ese asesino le quisieran matar a su ser más querido, ¿diría que está bien? O a un ladrón cuando él mismo es robado ¿crees que pondría cara de contento? Lo cierto es que todos los seres humanos tenemos el sentido del bien y del mal, los animales no, ellos aunque maten aun a los de su misma especie no tienen conciencia de que están haciendo mal, sino que actúan por instinto. 

A esto lo podemos llamar la base de la ética, una ética universal, y una base ética tiene que tener a alguien por diseñador, las empresas, las corporaciones, las familias e individualmente los seres humanos formamos nuestras bases éticas para afrontar la vida y los quehaceres, pero todas ellas se rigen por esta base ética que aunque sean dos palabras “bien” y “mal” es algo universal y que todos los seres humanos queremos que se nos haga lo bueno y tenemos predisposición hacia lo bueno y no a lo malo, esto nos habla de que tomamos de un ser moral y orientado hacia el bien la moral del ser humano, que no deja lugar a dudas de que hemos tomado de alguien superior a nosotros este código moral o que alguien lo ha implantado en nosotros queramos o no. 

ATEOS ANTIGUOS Y CONTEMPORÁNEOS 

Alrededor del mundo en todos los tiempos han aparecido personajes que no creen o que al menos decían que no creían en la existencia de un Dios creador, varios de esos personajes dejaron un legado ateo, algunos dejaron frases que todavía siguen siendo el refugio de los que profesan no creer en Dios. 

La mayoría de los ateos famosos son hombres que los destacaba una soberbia poco común, así como un odio descarado por la Iglesia Católica en específico, me trae a la memoria las sutiles palabras de Diego Rivera, pintor y muralista mexicano: - “No hay ni dioses ni vírgenes, no sean tan estúpidos”. ”La religión es el patrimonio de los idiotas”. 

El vocabulario de este señor nos deja claro que algo le falta a su vida, luego nos llaman a nosotros los católicos los intolerantes. 

El ateísmo ha tenido un auge muy grande a partir de los movimientos marxistas, de la filosofía de Friedrich Nietzsche, Lenin y Freud, de estas ideologías han surgido inclusive formas de gobierno, como el comunismo, el socialismo, y el socialismo del siglo XXI que se caracteriza por su férreo ateísmo que se disfraza de estado laico. Uno de esos gobiernos que ya fracasaron, fue la URSS, que se caracterizó por oprimir al pueblo, y en especial que quiso oprimir y aniquilar a la Iglesia Católica. Se recuerda las palabras del primer astronauta de esta nación que llegó a la luna: - “no veo a ningún Dios por aquí”. Claro que este hombre nunca iba a ver a Dios porque Dios es espíritu. 

Friedrich Nietzsche era un férreo anticristiano, y especialmente contra lo católico, su filosofía es la más abrazada por los ateos, y por los que les gusta lo sátiro y grotesco, libros como los cuatro de Zaratustra hablaban principalmente de la muerte de Dios, Friedrich Nietzsche dijo: -ser cristiano implica odiar la inteligencia, el orgullo, la valentía, la libertad, el libertinaje del espíritu, odiar los sentidos, el gozo sensual, el placer en cuanto a tal. Y yo que soy cristiano le puedo responder que el cristianismo no odia la inteligencia, ya que la misma ciencia cuenta y ha contado desde siempre con científicos y hombres de gran sapiencia, San Agustín y Tomás de Aquino dan muestra de que no eran hombre tontos, su filosofía es ejemplo inclusive para quien no es cristiano. El orgullo definitivamente lo rechazamos, el orgullo implica pensarse más que los demás seres humanos, los títulos conseguidos y los logros son cosas terrenales que a lo mejor trascienden en la memoria de los demás, pero lo único que podemos tomar del orgullo es que verdaderamente somos hijos de Dios, y en mi caso particular, soy orgulloso de pertenecer a la Iglesia fundada por el propio Señor Jesús, el hombre más amado de nuestro planeta. La valentía Nietzsche la forja a partir de la rebeldía a lo que ya tiene orden, ya que su doctrina era un medio por el cual rechazaba explícitamente a la gente sociable que actuaba con ética y tradiciones cristiano-platónicas, para un cristiano la valentía está en hacer lo que verdaderamente vale la pena y ayuda a crecer en santidad, y con coraje defender la justicia y lo que es verdaderamente recto.

La libertad predicada por Nietzsche no es libertad sino libertinaje, el hacer todo lo que te plazca pero separado de los valores, para el cristiano el solo hecho de ser un verdadero cristiano es ser libre, porque no hay cadenas que nos aten a aquello que nos destruye como seres humanos. Y el Cristiano no odia el placer carnal, ni el placer en cuanto a tal, si creemos en Dios que nos ha hecho tal y cual somos con los sentidos que tenemos y el placer que podemos sentir por comer, por diversión, por el sexo (dentro de los planes de Dios), y por otros placeres, no creemos que entonces sentir placer sea malo. Si hay cristianos que se abstienen de esos placeres es para poner su cuerpo en servicio de Dios. 

Michel Montaigne filósofo francés decía poéticamente: - Oh insensato hombre que no puede crear un gusano y sin embargo crea dioses por docenas. Y no estaba tan herrado, el hombre no ha podido crear siquiera una vida como lo vimos anteriormente, solo alguien poderoso la pudo haber creado, aquí es donde entra a la razón el verdadero creador de los gusanos. 

Algunos otros personajes hablaban de los hombres religiosos como que somos analfabetas y salvajes, por ejemplo el matemático y metafísico Alfred North decía que la religión es el último refugio del salvajismo humano. Tal vez las religiones hemos tenido guerras entre nosotros, pero es porque algunos intentan sobrepasar el derecho de otros a creer lo que queramos, como los musulmanes quisieron convertir a todos los cristianos con la espada en mano, los conquistadores católicos y la inquisición también hicieron lo suyo ¿pero qué tal el comunismo y sus derivados señor North? Que ha querido ahogar la fe cristiana con la opresión y la violación de las garantías individuales, que ha ocasionado el holocausto de seres humanos no nacidos más grande del mundo, y que descaradamente se siguen dando muertes por no ser seguidores de un gobierno laicista ¿a eso como se le llama? ¿No es acaso un salvajismo más descarado? Los ateos no son especialmente humanistas señor North. 

Benjamín Disraeli un político británico afirmaba que donde terminaba el conocimiento, comienza la religión, y vemos que no es un argumento válido, ya que la religión cristiana como la que el señor Benjamín atacaba no se opone al conocimiento, ya que nosotros los católicos inventamos el sistema universitario, las grandes universidades del mundo fueron fundadas por sacerdotes, monjes o frailes católicos, y por si fuera poco inventamos el método científico, en específico fue Roger Bacon científico católico de la universidad de Oxford que a petición del papa Clemente IV escribió todas sus reformas científicas con las que se adquiere el conocimiento por medio del método por él establecido y que hoy es utilizado por todos los científicos. Donde termina el conocimiento nos puede remontar a que no existe si quiera una suposición científica de lo que pudo haber ocasionado el big bang, aquí es donde nosotros entramos con el fiat de Dios. ¿Qué más pudo haber pasado que sea razonable? Que un ateo me responda con razonamientos lógicos. Y ¿verdad que la ignorancia no hace creer en Dios señor Shakespeare? Porque la ignorancia es más grande que el conocimiento que llevamos, ignoramos más cosas de las que sabemos, por eso William Shakespeare que decía que la ignorancia hace creer en Dios debió ser un hombre con gran fe por llevar más ignorancia que conocimiento, pero incomprensiblemente era ateo. 

Volvemos a repetir que a Dios no se le puede comprobar por el método científico que hoy utiliza la ciencia moderna, pero tampoco se puede comprobar que no existe, ni siquiera existe un plan de cómo hacer un experimento de comprobación de la existencia o no de Dios. Además, ya que la ciencia está imposibilitada de otorgar todo el conocimiento, de darnos todas las respuestas, no puede estar por encima de la religión, ni la religión puede estar por encima de la ciencia, son materias muy distintas. 

Carl Marx sostenía una doctrina totalmente materialista, decía rechazar al cristianismo en nombre de la ciencia, cuando en la misma ciencia existieron y existirán grandes hombres de fe, el mejor ejemplo es Albert Einstein, también Isaac Newton, un hombre que por métodos modernos se ha comprobado que tenía un Iq de 190. La religión es el opio del pueblo, decía, respetamos su opinión, pero no se imagina cuanto le hace más bien al hombre tener una fe establecida con leyes morales que su inhumano y opresor sistema comunista creado por él. 

Comentaba un ateo que si Dios está en todas partes, ¿porqué no somos capaces de verlo aunque sea en el retrete? Esto además de ser ofensivo, es tonto, Dios es el presente permanente, en él no existe tiempo ni espacio, la omnipresencia que sostenemos nosotros los cristianos, significa que en cualquier parte está Dios, pero Dios no está en las partes. 

Conclusiones 

Lo concreto es que mucha gente cree en Dios no por torpes, desesperados, dementes, o idiotas como lo decía Diego Rivera, sino porque están convencidos de que algún poder superior obra en su vida, y porque ese ser superior no deja de manifestarse en la vida de todo el que lo desee. Y mucha gente no cree en Dios (o al menos eso dice) porque no le llama la atención los asuntos religiosos, les causa antipatía ser hombres religiosos, para ellos es una carga ser seguidor de alguna creencia. 

Ahora es cuando puedo lanzarte una pregunta ¿Qué es más razonable y científico: creer que no existe un Dios o que Dios existe? Si ya contestaste afirmativamente has dado el primer paso en la búsqueda de ese Ser. Y entonces queda comprobado que es más razonable tener fe que no tenerla. 

“el mundo es demasiado complejo y sus partes demasiado interconectadas como para decir que todo es obra de la casualidad” 

Allan Rex Sandage, astrónomo de Estados Unidos 

“porque me has visto creíste, bienaventurados los que no me vieron y creyeron”

Jesús de Nazaret, en su reprensión a Tomás 

“puedo saber que Dios existe con tan solo ver la perfección con la que está hecha mi mano”

Issac Newton, físico Británico 

“Si Dios no existe, podrás haber desperdiciado muchos años de tu vida, pero si Dios si existe y no creíste, ¡qué chin… te van a poner!” 

Joseph Kleeman, Catedrático de la Universidad del Valle de Atemajac, Guadalajara 

“Dios no dejará de existir tan solo porque tu no creas en él”

Jorge Lóring, Sacerdote Jesuita de España 

“Todo tiene un propósito, todo tiene un orden; está determinado. Pero está el otro lado del argumento, la teoría del azar, que dice que todo es simple coincidencia, el mero hecho de que existamos no es nada, mas que el resultado de una compleja pero inevitable serie de accidentes químicos y mutaciones biológicas. No hay ningún gran significado y ningún propósito (por el cual estemos aquí)” 

Nicolas Cage, representando a un astrónomo en la película “Presagio” 

“Ser ateo es un sentimiento, no una convicción”

Autor 

“La ciencia debe reconocer sus límites y su impotencia para alcanzar la existencia de Dios, no puede afirmar ni negar esta existencia”

Papa Juan Pablo, Audiencia del 10 de Julio 1985


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


¿Existe realmente el infierno?


¿EXISTE REALMENTE EL INFIERNO?
Por Lucrecia Rego de Planas 

El infierno es un estado que corresponde, en el más allá, a los que mueren en pecado mortal y enemistad con Dios. 

¿Qué es el infierno?

El infierno es un estado que corresponde, en el más allá, a los que mueren en pecado mortal y enemistad con Dios, habiendo perdido la gracia santificante por un acto personal, es decir, inteligente, libre y voluntario.

¿En verdad existe el infierno?

Jesucristo habla del infierno muchísimas veces en el Evangelio y expresa claramente su carácter de castigo doloroso y eterno.

¿Crees que si no existiera el infierno, Jesús hubiera empleado su tiempo, que Él sabía muy valioso, hablando de una mentira, algo ficticio, sólo para asustar a los hombres?

Jesucristo sabía lo que es el infierno y por eso vino al mundo: a librarnos de ese castigo, a enseñarnos el camino para llegar al Cielo.

Por otra parte, si el infierno no existiera, ¿qué sentido tendría la salvación? ¿A qué hubiera venido Jesús al mundo? ¿A salvarnos de qué?

No podemos escapar de creer que el infierno es algo real. Debemos tomar en serio la posibilidad de ser desgraciados para siempre. La existencia del infierno y de que es eterno, fue definido dogma de fe en el IV Concilio de Letrán.

¿Cómo es posible que exista el infierno si Dios es infinitamente misericordioso?

"Dios quiere que todos los hombres se salven" nos lo dice San Pablo en la primera carta a Timoteo. Esto nos puede llevar a pensar que si Dios quiere que todos nos salvemos entonces no debería existir el infierno. Pero el apóstol nos dice que Dios "quiere", no que Dios "afirma" que todos los hombres se salvarán. Es como si yo dijera: "quiero aprobar mi examen final", ese "quiero" no significa que aprobaré. De mí depende el que pase o no.

Muchas veces se oye entre estudiantes: "El profesor me reprobó". Pero no es verdad, el profesor no le reprobó, él se reprobó a sí mismo al no estudiar lo suficiente para pasar el examen. Y así sucede con Dios. Él no nos condena. Respeta nuestra libertad. De nosotros depende si queremos prepararnos para el examen final o seguir tan campantes esperando aprobarlo sin tocar un libro. Dios cuando nos crea, nos crea para que nos salvemos, puso dentro de nosotros unas leyes que debemos respetar y nos mandó a su Hijo para enseñarnos cómo respetarlas, pero no puede hacer nada si nosotros no queremos colaborar.

Si a un automóvil no le cambiamos el aceite, si en vez de ponerle gasolina le ponemos alcohol o agua, si no le revisamos el motor... seguramente se descompondrá. Lo mismo sucede con el hombre, si no respeta las leyes inscritas en su naturaleza, no podrá cumplir con su fin último que es la salvación eterna. Ojalá que todos nos preparemos para pasar el examen final, el más importante que haremos en toda nuestra vida, ante el tribunal de Dios, pues si lo pasamos podemos decir que nuestra vida ha tenido un sentido.

¿En qué consistirán las penas del infierno?

Así como en el Cielo disfrutaremos plenamente como hombres formados de cuerpo y alma, en el infierno también habrá dos elementos de sufrimiento:

El sufrimiento del alma por no poder ver a Dios, llamado pena de daño. Este sufrimiento se deriva de que los que fueron condenados ya vieron a Dios, con toda su belleza y grandiosidad, en el día del juicio y… ya no lo podrán ver jamás. Es el sufrimiento ocasionado por sentirse irresistiblemente atraídos hacia Dios sabiéndose eternamente rechazados por Él.

El sufrimiento del cuerpo o pena de sentido. Aquí se trata de un elemento material que causa un daño físico, un dolor intensísimo en el cuerpo. Para significar este gran sufrimiento, Cristo habla en el Evangelio de "fuego", y aunque no necesariamente es un fuego como el que conocemos en la Tierra, ésta es la imagen que comúnmente tenemos de las penas del infierno.

¿Puede un condenado arrepentirse?

¡Ojalá pudiera, pero ya no tiene esta posibilidad! El hombre que ha rechazado en su vida la amistad con Dios, ya no es admitido a ella.

En el momento de la muerte, el alma separada, por ser espíritu puro, queda fija para siempre en la posición a favor o en contra de Dios que tenía en el último momento de vida. Dios rechaza eternamente al condenado, pero no porque lo odie, pues su amor es siempre fiel, sino porque el condenado está eternamente cerrado a recibir el perdón. ¿Cómo poder perdonar a alguien que no quiere ser perdonado?

Esta conciencia de no admisión y el saber que ya no tiene remedio, que ya no hay posibilidad de conversión, hace que surja en el condenado el odio y el endurecimiento. Sufren por no estar con Dios, pero ese sufrimiento se transforma en envidia y en odio. Se convierten en enemigos de Dios.

Santa María Magdalena de Pazzi oyó una vez la voz de Dios que le dijo:

Entre los condenados reina el odio, pues cada uno ve ahí a aquél que fue la causa de su condenación y lo odia por haberlo llevado ahí. De esta manera, los recién llegados aumentan la rabia que ya existía antes de su llegada.

¿Podemos imaginar el infierno?

Si hacemos la operación inversa a pensar en el Cielo podemos darnos una idea aproximada acerca de cómo podrá ser el infierno, aunque será una analogía, pues el cuerpo resucitado no será un cuerpo como el que ahora tenemos, sino diferente, que ya no estará sujeto al espacio y al tiempo.

Para hacerte una idea de lo que es el infierno, imagina el lugar más horrible que puedas, quítale lo poco bello que le quede y llénalo de las cosas más repugnantes y aterradoras. Imagínate haciendo lo que más aborreces, sufriendo unos dolores indecibles en todo el cuerpo: contemplando imágenes espantosas; escuchando sonidos estridentes y desafinados; experimentando los sabores más amargos; sufriendo con los olores más desagradables y sintiendo en tu corazón los peores sentimientos: envidia, celos, remordimiento, rencor, odio. Después, rodéate de las personas más abominables que te puedas imaginar: orgullosas, envidiosas, egoístas, criticonas, sarcásticas, sádicas y degeneradas. Y lo peor de todo… te sientes irresistiblemente atraído hacia Dios y sabes que nunca podrás llegar a estar con Él. Piensa que en ese lugar estás aprisionado para siempre, sin posibilidad alguna de escapar. Esta puede ser una imagen semejante al infierno, pero debes tener la seguridad de que cualquier cosa que te imagines será mínima frente a la realidad, pues nuestra condición humana nos hace incapaces de imaginar un sufrimiento sin límites.

¿Hay alguien que realmente esté en el infierno?

Eso no lo podemos afirmar. Sabemos que existe el infierno con tanta certeza como sabemos que existe el Cielo. La Iglesia nos asegura que hay gente en el Cielo y que son aquellas personas que han sido canonizadas, pero nunca se ha hecho una "canonización al revés", que nos asegure que cierta persona está en el infierno.

Sin embargo, hay muchos santos a quienes Dios les ha concedido una visión del infierno y que nos han dicho: Ví almas que caían al infierno como hojas que caen en el otoño.

¿Puedo salvarme si me arrepiento en el último momento?

Es demasiado arriesgado pensar que puedes vivir como quieras y arrepentirte en el momento de la muerte, pues ese momento será muy difícil para ti.

Como dice la Madre Teresa: En el momento de la agonía, el hombre sufre tanto, que es muy fácil que se sienta invadido por la desesperación y la angustia, y estos sentimientos lo vuelvan incapaz de arrepentirse y recibir el perdón de Dios.

Será muy difícil que en el último momento tengas la fuerza y la valentía para arrepentirte, si viviste toda tu vida lejos de Dios. Sin embargo, si te empeñas en arriesgarte, es verdad que Dios te da la posibilidad de arrepentirte hasta el último instante de vida y puedes salvarte con ese único acto de arrepentimiento.

Algunas citas evangélicas sobre el infierno:

Mt 5,22: ...y quien dijere a su hermano "insensato", será reo de la gehena del fuego.
Mt 10,28: No temáis a los que matan el cuerpo… temed más bien a los que pueden arruinar el cuerpo y el alma en el fuego eterno.
Mc 9,43-48: ...más te vale entrar manco al Cielo, que entrar con las dos manos a la gehena, al fuego inextinguible.
Mt 13,50: ...y los echarán al horno de fuego; allí llorarán y les rechinarán los dientes.
Mt 25,41: Apartaos de mi malditos al fuego eterno.
Mt 22,13: ...atadlo y echadlo fuera a las tinieblas, donde habrá llanto y crujir de dientes.
Mt 25,30: ...y el siervo inútil será arrojado a las tinieblas.
Lc16,28: ...para que no vengan también ellos a este lugar de tormento…
Mt 25,46: ...e irán estos al tormento eterno.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:


http://es.catholic.net/op/articulos/7601/cat/395/existe-realmente-el-infierno.html


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES