miércoles, 11 de julio de 2018

¿En dónde están sepultados los Apóstoles?

¿ EN DÓNDE ESTÁN SEPULTADOS LOS APÓSTOLES?

¿EN IGLESIAS CATÓLICAS O EN TEMPLOS PROTESTANTES?

¿CÓMO MURIERON LOS APÓSTOLES?
Por Saulo de Tarso

Aunque los datos históricos son escasos debido a la antigüedad, sabemos sin embargo, de qué murieron los Apóstoles de Jesucristo y sabemos también dónde están sepultados sus restos en la actualidad. Baste decir, que todos ellos reposan en Iglesias y basílicas católicas. Ninguna secta o grupo protestante, ha reclamado jamás poseer los restos mortales de ninguno de los Apóstoles, con todo y que cada una de las aproximadamente 70,000 sectas aseguran ser, la verdadera Iglesia de Jesucristo.

Lo cierto es que, las tumbas de los Apóstoles y sus restos, descansan como ya dijimos, en el seno de la única y verdadera Iglesia fundada por Nuestro Señor Jesucristo hace 2000 años, la Santa Iglesia Católica. No podía ser de otra manera. Así que sin más, procederemos a ver qué fue lo que sucedió con cada uno de los discípulos de Cristo y dónde están sus tumbas.

TUMBAS DE LOS APÓSTOLES

1 - San Pedro, en la Basílica que lleva su nombre.

2 - San Andrés, en la Catedral de Amalfi, Italia.

3 - Santiago el Mayor, en Santiago de Compostela, España.

4 - San Juan, en la Basílica de San Juan en Éfeso, Turquía.

5 - San Felipe, en la Iglesia de los Santos Apóstoles en Roma.

6 - San Bartolomé, enterrado en pedazos en Lipari, Italia. El emperador Otto II llevo parte a Roma y su cráneo a Frankfurt, Alemania.

7 - Santo Tomás, en Edesa, cerca de Mesopotamia, Turquía.

8 - Santiago el Menor, martirizado y cortado en pedazos. Sus restos descansan en la Iglesia de los Santos Apóstoles en Roma.

9 - San Mateo, según la Tradición, en Salerno.

10 - San Judas Tadeo, en la Basílica de San Pedro, Roma.

11 - San Simón el Zelote o el Cananeo, en la Basílica de San Pedro, Roma.

12 - Judas Iscariote, se desconoce

13 - San Matías, en la Abadía de San Matías, Tréveris, Alemania

14 - San Pablo, en la Basílica San Pablo extramuros, Roma.

¿QUÉ FUE DE LOS DOCE APÓSTOLES?

PEDRO

La Tradición le sitúa en Roma en el momento del Gran Incendio provocado por el emperador César Nerón (año 64), y crucificado poco tiempo después. Él mismo pidió ser crucificado de cabeza al considerarse indigno de morir igual que su Maestro. Sus huesos fueron encontrados debajo de la Basílica de San Pedro por un equipo de arqueólogos en 1946, en una tumba con una inscripción en griego que dice: "Aquí está Pedro", En 1968 se anunció que Pedro estaba enterrado bajo la cripta de la Basílica de San Pedro

ANDRÉS

Hermano de Pedro y el primero en ser llamado por Jesús, murió crucificado entre los años 60 y 63. Sus restos, probablemente los más viajeros de todos, se encuentran desde 1208 en la cripta de la catedral de Amalfi, a 40 km de Nápoles. Las reliquias de San Andrés fueron trasladadas desde Patrae a Constantinopla, y depositadas allí en la Iglesia de los Apóstoles, alrededor del año 357. Cuando Constantinopla fue tomada por los franceses a principios del siglo XIII, el Cardenal Pedro de Capua trajo las reliquias a Italia y las colocó en la Catedral de Amalfi, donde todavía permanecen la mayoría de ellas. San Andrés es honrado como patrono principal en Rusia y en Escocia. Las venerables reliquias de San Andrés permanecieron en Roma hasta junio de 1964, cuando por voluntad del Papa Pablo VI la cabeza fue devuelta en señal de amistad hacia la Iglesia ortodoxa al obispo metropolitano de Patras, donde hoy se conserva en la iglesia dedicada a san Andrés, edificada en el lugar que la tradición señala como el de su martirio. En 1969, Pablo VI entregó también una reliquia de san Andrés a la Catedral de Santa María de Edimburgo, donde se venera con otra donada por el arzobispo de Amalfi en 1879, tras el restablecimiento de la jerarquía católica en Escocia.

SANTIAGO EL MAYOR

Santiago el Mayor, hermano de Juan, decapitado en la pascua del año 44, por orden del rey Herodes Antipas, fue el primero que padeció el martirio. Sus reliquias se conservan en la basílica de Santiago de Compostela en España y su autenticidad fue proclamada por el papa León XIII, en 1884.

JUAN

Juan, el único apóstol que acompañó a Jesús al pie de la Cruz, fue el último Apóstol en morir. Sufrió el martirio en la isla de Patmos, donde escribió el Apocalipsis, sus verdugos no pudieron matarlo.
Tertuliano (años 160 – 220), en su De praescriptione haereticorum XXXVI, asentó que Juan padeció sin morir el martirio en Roma, en una caldera de aceite hirviente. Según este relato milenario de la Iglesia, el martirio habría tenido lugar aproximadamente entre los años 91 y 95. Juan habría salido ileso. El emperador Domiciano habría considerado este prodigio como una especie de magia y, no animándose a intentar otra clase de ejecución, habría desterrado a Juan a la isla de Patmos, de donde regresó a Éfeso a la muerte de Domiciano y ahí murió a la edad de casi cien años el año 100 después de Cristo. Sus restos se conservan en la Basílica de San Juan, en Éfeso, Turquía.

FELIPE

Predicó en Grecia, Siria y Frigia, en Anatolia. La tradición dice que fue enterrado cerca de donde murió. La tumba del apóstol Felipe, uno de los primeros discípulos de Jesús, fue localizada en 2011 en Pamukkale, la antigua Hierápolis (actual Turquía), donde según la tradición, murió crucificado alrededor del año 80. Si bien sus reliquias se conservan desde el año 561 en la iglesia de los Santos Apóstoles, en el barrio Trevi de Roma.

BARTOLOMÉ

Predicó en la India y Armenia junto a Judas Tadeo, y fue martirizado en lo que hoy es Azerbayán. La tradición nos dice que sus restos viajaron hasta Sicilia, y luego hasta Roma, donde llegaron a finales del siglo X y hoy descansan en la basílica que lleva su nombre. En Frankfurt afirman tener parte de su cráneo.

TOMÁS

Tomás predicó en la India, la tradición dice que fue vendido como esclavo al rey indio Gundafar. Una noche, Tomás predicó a la hija del rey las ventajas de vivir en castidad, por lo que fue apresado y fue liberado milagrosamente. Finalmente murió martirizado alrededor del año 72. Se cree que Santo Tomás sufrió el martirio en la costa de Coromandel, India, donde su cuerpo fue descubierto, con ciertas marcas de que fue muerto con lanzas y ese tipo de muerte es tradición en los países del Este. Sus restos permanecieron allí hasta el año 232, cuando fueron trasladados por un mercader a Edesa, en el sur de Turquía. En el año 1258, sus restos fueron llevados a la isla de Quíos, en el Egeo, y de ahí a Ortona, en Italia, donde siguen al día de hoy. El último reconocimiento de éstas reliquias se hizo en 1985.

MATEO

Según varias fuentes, luego de predicar en Judea, fue a predicar entre los partos y los persas, pero sobre todo en Etiopía, donde venció a dos magos que se hacían adorar como dioses y a los dragones que los acompañaban. Después resucitó a la hija del rey Egipo (o Hegesipo). Fue martirizado por oponerse al matrimonio del rey Hirciaco con su sobrina Ifigenia, la cual se había convertido al cristianismo por la predicación del Apóstol. Fue muerto a filo de espada alrededor del año 80 cuando estaba orando al pie del altar después de misa. El cuerpo de Mateo, recaudador de impuestos y primer evangelista, se conservó hasta el siglo XI en Nadabar y luego fue trasladado a la catedral de Salerno. Su cabeza se venera hoy en la catedral de Chartres, en Francia.

SANTIAGO EL MENOR

Fue el primer obispo de Jerusalén, con él queda a cargo la iglesia de dicha ciudad después de la dispersión de los apóstoles por el mundo. Se le conoce como "hermano de Señor", es decir, pariente cercano, se le suele representar con rasgos parecidos a Cristo. Según algunos, se le parecía tanto que fue por eso que Judas tuvo que darle un beso al Señor para que sus captores lo reconocieran. La tradición dice sobre su muerte hacia el año 62, que el sumo sacerdote Anás II le ordenó renegar de Jesús, pero Santiago, que estaba en lo alto del templo, aprovechando la concurrencia se puso a predicar el Evangelio. Al escuchar esto los fariseos y escribas se llenaron de ira y uno de ellos lo empujó desde lo alto. Santiago no murió de golpe, sino que fue apedreado mientras rogaba a Dios de rodillas por sus asesinos. Tardó tanto en morir, que finalmente es golpeado en la cabeza con una maza por un batanero. Sus restos reposan en la Iglesia de los Santos Apóstoles en Roma.

JUDAS TADEO

La tradición armenia le une a Simón Zelote en su peregrinaje por estas tierras, y por Persia. Una leyenda griega le convierte en el novio de las Bodas de Caná, por lo que sería pariente de Cristo. Judas Tadeo (tomó ese nombre, que significa "valiente", para diferenciarse de Judas Iscariote, que traicionó a Jesús). En su peregrinaje junto con Simón el Cananeo, recorrieron todo el territorio predicando, convirtiendo y bautizando a sus habitantes. Al entrar a la ciudad de Suamir, habían sido sorprendidos por dos hechiceros paganos llamados Zaroes y Arfaxat que les obligaron a adorar a sus dioses. Al negarse a adorar a sus dioses, ambos fueron sentenciados a muerte. Según la tradición, a Judas Tadeo le habrían aplastado la cabeza con una maza y se la habrían seccionado con un hacha o un shamsir, muriendo hacia el año 62 a 70. Sus restos permanecieron en un monasterio cercano al Lago Issyk Kul en el actual Kirguizistán hasta que fueron trasladados a Roma en el siglo XV. Hoy en día sus restos descansan en la Basílica de San Pedro de Roma.

SIMÓN EL ZELOTE

De todos los apóstoles, él es el menos conocido. La tradición nos dice que predicó la doctrina evangélica en Egipto, y luego en Mesopotamia y después en Persia, ya en compañía de San Judas. La tradición, recogida en los martirologios romanos, el de Beda y Adón, y a través de San Jerónimo y San Isidoro, nos dicen que San Simón y San Judas fueron martirizados en Persia. Afirma la leyenda que los templos de la ciudad de Suamir estaban recargados de ídolos. Los santos apóstoles fueron apresados. Simón fue conducido al templo del Sol y Judas al de la Luna, para que los adoraran. Pero ante su presencia los ídolos se derrumbaron estrepitosamente. De sus figuras desmoronadas salieron, dando gritos rabiosos, los demonios en figuras de etíopes. Los sacerdotes paganos se revolvieron contra los apóstoles y los despedazaron. Simón fue aserrado por el medio con una sierra. Sus reliquias descansan en la nave principal de la Basílica de San Pedro, junto con las de Judas Tadeo.

JUDAS ISCARIOTE

El Evangelio según San Mateo, afirma que se suicidó colgándose de un árbol. Sus restos no han sido nunca objeto de veneración, por lo que no se sabe donde están. El Apóstol San Pedro, cita en el libro de los Hechos 1,20; una profecía sobre Judas Iscariote del libro de los Salmos 109,8.13 "¡Sean pocos sus días, que otro ocupe su cargo...sea dada al exterminio su posteridad, en una generación sea borrado su nombre!" Y nada se sabe de los restos de Judas Iscariote ni de su tumba. Lo más probable es que terminaran en una fosa común en Jerusalén.

MATÍAS

El Apóstol número 13, sucesor de Judas Iscariote. Una antigua tradición dice que murió crucificado hacia el año 80 d.C. Según los Hechos de los Apóstoles, fue elegido apóstol después de la muerte de Jesucristo para sustituir a Judas Iscariote tras la traición de Judas a Jesús y su posterior suicidio. Las reliquias de Matías fueron, por encargo de Santa Elena, llevadas a Tréveris, en Alemania, donde se venera su tumba en la abadía dedicada al Santo. También hay reliquias en Roma (Santa María Mayor) y en Padua (Santa Justina), también en la iglesia de San Pedro en Lima, Perú.

PABLO

El Apóstol número 14. Escribió 14 cartas que forman parte del Nuevo Testamento y están dirigidas a las comunidades de gentiles, paganos convertidos por su predicación. Recibió la corona del martirio, muriendo decapitado bajo el gobierno de Nerón hacia el año 64 en Roma, es conocido como el Apóstol de los gentiles, el Apóstol de las naciones. Tras una serie de excavaciones realizadas en la basílica romana de San Pablo Extramuros desde 2002, un grupo de arqueólogos del Vaticano descubrieron en 2006 restos humanos óseos en un sarcófago de mármol ubicado bajo el altar mayor del templo. La tumba data aproximadamente del año 390. Mediante la técnica de datación por medición del carbono-14, pudo determinarse que los restos óseos datan del siglo I o II. En junio de 2009, el papa Benedicto XVI anunció los resultados de las investigaciones realizadas hasta ese momento y expresó su convicción de que, por los antecedentes, ubicación y datación, podría tratarse de los restos del Apóstol.

Únicamente éstos 14 hombres fueron auténticos Apóstoles de Jesucristo. El Papa y todos los Obispos del mundo son sucesores de los Apóstoles.

Pero de entre las miles de sectas surgidas del protestantismo, hoy en día, existen personas que tienen el atrevimiento de autonombrarse y lo que es peor, nombrar a otros "apóstoles". ¿Qué podemos decir ante esto?

II Corintios 11,13-14
Porque esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz.

Lucas 23,34
...«Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen»...


PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/



Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


1 comentario:

  1. Como no si Roma los mando a matar la primera iglesia se fundo en Jerusalén no en Roma lean la biblia libro de los Hechos

    ResponderEliminar

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES