¿Qué hacer cuando un perrito irrumpe en Misa?


A todos nos ha pasado: En medio de la Consagración o en el momento más profundo de la homilía, un perro callejero cruza tranquilamente toda la iglesia y se echa a descansar a medio pasillo. O peor aún, se pone a juguetear entre los feligreses.

Ante una situación así, ¿qué debemos hacer? El padre Sergio Román nos cuenta una anécdota y ofrece un poco de luz al respecto:

En mi parroquia hay un viejito que ha tomado como misión echar del templo a cuanto perro se atreva a entrar. Pipo es un perrito muy bonito, blanco si no fuera por la mugre, que acostumbra entrar a Misa en busca de un vecino amigo que lo mima. Ya lo conocemos y lo queremos (al vecino y al perrito).

El domingo pasado entró Pipo en Misa de niños y se los presenté. Les comenté que Pipo va a Misa todos los domingos. En ese momento llegó el viejito antiperros y lo corrió.

¡No exageremos! Ciertamente no es conveniente que las mascotas entren al templo porque molestan, pero también debemos tener en cuenta que algunas personas consideran a su mascota como de la familia y, también aquí, debemos ser tolerantes y educar mejor a nuestra comunidad para evitar la guerra en el templo de la paz.

Cuéntanos, ¿Qué hace la comunidad de tu parroquia ante una situación similar?

--

* El padre Sergio Román del Real, sacerdote emérito de la Arquidiócesis Primada de México, falleció el 9 de septiembre de 2021, y con sus letras acercó a miles de fieles a Dios.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES