Mostrando las entradas con la etiqueta la verdad. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta la verdad. Mostrar todas las entradas

La verdad sobre Constantino



LA VERDAD SOBRE CONSTANTINO
Por Frank Morera

En su libro “América en la Profecía” la autora del mismo y creadora del Adventismo moderno, Ellen G. White nos dice en el Prefacio, pág. 11.

"Al revelarme el Espíritu de Dios las grandes verdades de su Palabra y las escenas del pasado y de lo porvenir se me ordeno hacer un bosquejo de la Historia de la lucha en las edades pasadas".

En este libro de características proféticas (según la autora declara) ella nos dice en el Capitulo 3 página 50:

"A principios del siglo IV el emperador Constantino expidió un decreto que hacia del Domingo un día de fiesta pública en todo el imperio Romano. El día del sol fue reverenciado por sus súbditos paganos y honrado por los cristianos".

Al igual que la señora White todos los Protestantes han atacado a Constantino y lo han acusado de corromper a la Iglesia, haciendo de ella la religión oficial del Imperio Romano, claro que la señora White no es fiable como profeta ya que en el mismo libro "América en la Profecía" dice en las paginas 201, 208 y 209 que en el siglo venidero (Siglo XX o XXI) las Iglesias protestantes se unirían a la Iglesia católica y el catolicismo junto con los fieles ganados del protestantismo y el gobierno harían del Domingo un día obligatorio de descanso para todos y perseguirán a los que no lo observaran. Como profeta le fue muy mal pues a ocurrido todo lo contrario, cada día se observa menos el Domingo por el estado y el protestantismo cada día se aleja mas de la Iglesia Católica.

¿Por qué este odio a Constantino? ¿Cuál es la verdadera historia de este hombre que se le ha acusado nada menos que de ser el fundador de la Iglesia Católica?

Constantino fue el hijo de Constancio Cloro, gobernador de Bretaña, Galia y España como César y de Helena, mujer piadosa y profundamente cristiana.

A la muerte de su padre en el año 306 Constantino es aclamado como César en York, Gran Bretaña, no llegó a ser emperador único hasta que venció al ultimo de sus rivales, Licinio, en el año 323.

Su relación con el Cristianismo no estuvo clara hasta el año 312, cuando en su marcha hacia Roma para dar la batalla definitiva por la supremacía del imperio contra su rival Majencio, tuvo una visión en el cielo de una Cruz con estas palabras: "en este signo vencerás".

Constantino venció a Majencio en el puente Milvio cerca de Roma con una tropa muy inferior al numero de su oponente, que había confiado en los oráculos paganos de que ganaría la batalla.

En el año 313 Constantino y Licinio acuerdan en Milán asegurar la tolerancia hacia los Cristianos, acto conocido como el Edicto de Milán, aunque en realidad fue firmado en el Asia Menor. Este edicto terminaba la persecución de los Cristianos por el estado y es el que ha dado la pauta a personas sin ningún conocimiento histórico a decir que Constantino fundo la Iglesia Católica. ¿Qué decía este edicto?

El Edicto de Milán redactado por Constantino y Licinio en Milán y firmado en Nicomedia en junio del 313 decía en parte así:

"Durante largo tiempo ha sido nuestra intención que no solo no se negase la libertad de culto sino que todos tengan el derecho a practicar su religión tal como la elija. Por tanto, hemos dado ordenes de que tanto a cristianos como a todos los demás se le permita guardar la fe de su propio culto… a cerca de los Cristianos que se elimine todo aquello que pareciera injustificado o extraño a nuestra clemencia, y que de ahora en adelante todo aquel que desee observar la forma cristiana de culto le sea permitido hacerlo sin obstáculo alguno. Tu dedicación comprenderá que el permiso se ha dado también a otros que deseen seguir sus propias observancias y forma de culto, para que cada uno pueda tener potestad para escoger y practicar cualquier forma que escoja. Esto lo hemos hecho para que no parezca que hemos menospreciado ningún rito ni forma de culto en manera alguna."

¿Qué ha sucedido? Hagamos un poco de historia.

El imperio Romano fue por naturaleza propia tolerante con toda forma de culto y de adoración, fue política imperial traer el culto y los dioses de los vencidos y hacerlos parte de Roma. En el imperio florecían los cultos egipcios, persas, babilonios, griegos y Judío, junto a la religión oficial de Roma, e inclusive un culto al emperador. ¿Qué sucedió que el cristianismo fue tan cruelmente combatido? ¿Por qué tuvieron que morir decenas de miles de hombres mujeres y niños por proclamar su Fe?

La respuesta es sencilla: los demás cultos eran sincréticos y se fundían unos con otros, el Cristianismo sólo aceptaba el Dios de Jesús. Los demás cultos efectuaban cada año sin problemas de conciencia ninguno la adoración exigida de todo ciudadano al César al quemar incienso delante de una estatua del emperador y recitar "Cesar es Señor". Los cristianos se negaban y aducían que "solo Jesús es Señor", el estado, la religión oficial y la sociedad se sintió amenazada por esta nueva Fe. Al Cristianismo se le persiguió de forma aterradora, en el 303 (tres siglos después de la Ascensión de Jesús) comenzó la persecución mas severa que la Fe Cristiana había experimentado hasta el momento. Esta ocurrió bajo el Emperador Diocleciano y abarcó a todo el imperio, desde Gran Bretaña hasta el oriente, los cristianos fueron echados a las fieras, quemados vivos, torturados, exterminados en masa, ciudades enteras fueron rodeadas por los soldados imperiales e incendiadas con todos sus habitantes cristianos dentro.

Constantino detuvo este horror y proclamo algo parecido a lo que todo el mundo reclama hoy y que es parte de la Declaración de los Derechos Humanos, libertad religiosa y de conciencia para todos. ¿Por qué el odio a Constantino? ¿Cuáles son las principales inculpaciones y como contestarlas?

1) Constantino declaró al Catolicismo Religión oficial del estado y así comenzó la decadencia de la Fe Cristiana.

FALSO. El historiador Kenneth Scott Latourette en su libro "Historia de la Iglesia" Editado por "Casa Bautista de Publicaciones", en la pagina 132 dice:

"La política de Constantino fue de tolerancia. Él NO HIZO DEL CRISTIANISMO LA RELIGIÓN ÚNICA DEL ESTADO. Esto habría de suceder mas tarde bajo el dominio de emperadores posteriores. El continuó apoyando tanto al paganismo como al cristianismo. Como vimos anteriormente en el extracto del Edicto de Milán se proclamaba la libertad de culto".

2) Constantino hizo del Domingo el día de adoración oficial del imperio.

FALSO. El mismo historiador protestante Kenneth S. Laturette nos dice en la pagina 132 de su libro "Historia del Cristianismo" Editado por "Casa Bautista de Publicaciones" lo siguiente:

"El día de descanso de los cristianos fue por decreto puesto en la misma posición legal que los días de fiestas paganos".

3) Constantino realzó el poder de Roma como centro de la Iglesia católica.

FALSO. Es más, hizo lo contrario, trasladó la capital del Imperio a Bizancio, más tarde conocida como Constantinopla, haciendo de Roma una ciudad de segundo orden. Utilizó todo su poder político para que el Obispo de Roma se trasladara a su nueva capital. Cosa que el Papa no hizo y que siglos más tarde daría pie a la primera división de la Iglesia en la Ortodoxa y la Latina.

4. Constantino presidía los concilios.

FALSO. Según los estatutos del Imperio sólo el Emperador podía llamar a una reunión de tal magnitud donde se abarcara en Imperio en toda su extensión. Preocupado por la falta de cohesión de la Doctrina Cristiana y por las luchas intestinas de los diferentes grupos llamó a varios Concilios entre ellos el de Arles y el de Nicea, donde dijo las palabras iniciales y después se retiró dejando a los Obispos con el Nuncio del Papa Silvestre. Nuestra Doctrina y el Credo de Nicea que es la Fe de la Mayoría de las Denominaciones Cristianas surgieron de este Concilio, si fuera como dicen los Protestantes, toda la Doctrina Cristiana, inclusive la de ellos, estuviera totalmente viciada.

Constantino murió en el año 337 poco después de recibir el Bautismo.

¿Quién fue Constantino?

La mayoría de los historiadores serios están de acuerdo en afirmar que la conversión de Constantino fue sincera, su madre fue una santa mujer con una Fe firme y sincera en Cristo, una vez, con todo el poder imperial, hizo tantos favores a los cristianos que no se pueden abarcar en estas pocas paginas. Restauró las propiedades de culto cristianos desbastadas por las persecuciones, edificó grandes basílicas en el Monte de los Olivos, en Belén, sobre el Santo Sepulcro, sobre la tumba de Pedro, apoyó las caridades cristianas, fortaleció la institución del Matrimonio totalmente desacreditada en Roma, condeno la adivinación, prohibió el combate de Gladiadores y la crucifixión, fue un laico católico comprometido con la pureza de la Fe, para eso convocó varios concilios en calidad de representante máximo del imperio, advirtió a los otros emperadores que no persiguieran a los cristianos. El historiador también protestante, Dr. Timothy D. Barnes, en su libro "Constantino y Eusebio" en la pagina 275 dice:

"Después del 312 Constantino considero que su principal deber como emperador era inculcar en sus súbditos la virtud y persuadirles para que adoraran a Dios…"

Si nos quedara alguna duda, podemos ver en su mejor obra, sus hijos, que legado dejó. Dice Kenneth Laturrette en la página 133 de su "Historia de la Iglesia", pág. 133:

"Los tres hijos de Constantino que sucesivamente le siguieron en el trono, apoyaron de una manera más decidida la Fe Cristiana, que como lo hizo su padre. El tercero, Constancio, mandó que cesara la superstición y que la locura de los sacrificios fueran abolidas y quito" del senado la estatua de la diosa Victoria. Mandó que fueran cerrados los templos paganos, las procesiones y sus fiestas".

Decididamente Constantino terminó la cruenta persecución de los Cristianos y les dio un estatus igualitario en cuanto a las demás religiones del imperio.

¿Cómo era esta Iglesia que emergió de las Catacumbas y que sobrevivió la terrible persecución?

Características de la Iglesia que emerge protegida por el Edicto de Milán:

A) ¿Qué culto celebraba la Iglesia antes de Constantino y que este ya encontró organizada?

No era un culto de pandereta y milagros espectaculares. Dejemos que sea el Obispo Ignacio de Antioquía en su Carta a la Iglesia de Filadelfia en el año 107 DC quién lo diga:

"poned pues todo ahínco en usar de una sola Eucaristía; porque una sola es la carne de Nuestro Señor Jesucristo y un solo cáliz para unirnos con su Sangre. Un solo Altar así como no hay mas que un solo Obispo , junto a los Presbíteros y Diáconos consiervos míos".
B) ¿Cómo era esta Eucaristía? Dejemos que sea el Mártir Justino quien nos la describa en el año 155 DC, en su carta al emperador Antonino Pío.

Cualquier parecido a nuestra Misa 1845 años después NO es coincidencia.

"El día que ustedes llaman “día del sol” tiene lugar la reunión en un mismo sitio de todos los que habitan en la ciudad o en el campo".

Se leen las memorias de los Apóstoles y los Escritos de los Profetas, cuando el lector ha terminado, el que preside toma la palabra para incitar y exhortar a la imitación de tan bellas cosas. (esta es nuestra actual liturgia de la Palabra). Luego nos levantamos y oramos por nosotros y por todos los demás donde quiera que estén a fin de que seamos hallados justos en nuestra vida y nuestras acciones y seamos fieles a los mandamientos para alcanzar la salvación eterna (nuestra oración de los fieles hoy). Luego se lleva la que preside pan y una copa con vino y agua mezclado. El que preside los toma y eleva alabanzas y gloria al Padre del Universo por el nombre del Hijo y del Espíritu Santo y da gracias largamente porque hallamos sido juzgados dignos de estos dones (esta es nuestro ofertorio y la liturgia Eucarística).

Cuando el que preside ha hecho la acción de gracias y el pueblo ha dicho Amen, los que entre nosotros se llaman Diáconos distribuyen todos los que están presente este pan y vino Eucaristizados. (Nuestra Comunión). Porque no tomamos estos alimentos como si fueran un pan o una bebida común, sino que así como Cristo, Nuestro Salvador se hizo carne y sangre a causa de nuestra salvación, de la misma manera hemos aprendido que el que recita la Acción de Gracias (Eucaristía) que contiene las palabras de Jesús y que con que se alimenta y transforma nuestra sangre y nuestra carne es precisamente la carne y la sangre de aquel mismo Jesús que se encarnó".

Como vemos, los cristianos del Siglo II celebraban ya la Eucaristía tal como la celebra la Iglesia hoy.

C) ¿Cómo estaba estructurada esta Iglesia que salió de las Catacumbas?

Estudiemos lo que nos dice el Obispo Ignacio de Antioquía en su Carta a los Tralianos, año 107:

"Ahora que por vuestra parte todos habéis también de respetar a los Diáconos como a Jesucristo, lo mismo digo del Obispo que es prefigura del Padre y de los Presbíteros que representan el Senado de Dios y el Colegio de los Apóstoles si quitan esto NO HAY IGLESIA".

Como vemos era una Iglesia estructurada tal como hoy esta estructurada la Iglesia Católica.

D) ¿Qué día guardaban los Cristianos de la Iglesia de la persecución?

El mismo Obispo Ignacio de Antioquía nos lo relata en su carta a la Comunidad de Magnesia y ya vimos el testimonio de Justino Mártir en el inciso “B”.

"Ahora bien, si los que se habían criado en el antiguo orden de cosas vinieron a la novedad de la esperanza no guardando ya el sábado sino viviendo el Domingo, día en que amaneció nuestra vida".

Como vemos la Iglesia de la Prosecución ya guardaba desde el Siglo II el Domingo como día de Adoración.

E) ¿Qué nombre se le daba a la Iglesia de los Mártires que vivió la persecución?

El Obispo Ignacio de Antioquía es quien le da el nombre, recordemos que el nombre de Cristianos también se le dio por primera vez en esta ciudad. En su Carta a la Iglesia de Esmirna, año 107 se utiliza el nombre por primera vez y que más tarde quedará como nombre propio.

"Donde quiera que esta el Obispo, allí este la muchedumbre, de modo que donde este Jesucristo, este la Iglesia Católica. Sin el permiso del Obispo no les es licito celebrar la Eucaristía".

Vemos que a la Iglesia del siglo II ya se le conocía como Iglesia Católica, tal como se le conoce hoy.

F) ¿Quién era la fuente de autoridad de esta Iglesia que Constantino liberó de la persecución y la muerte?

En el año 95 estalló una gran disputa en la Iglesia de Corinto que ya Pablo la veía venir en sus epistolares necesario recalcar que la Iglesia de Corintos está en territorio Griego y que en esos años vivía en Éfeso, muy cerca de Corinto el Apóstol Juan, el amado del Señor. Los Corintios en contra de toda lógica, en vez de acudir a la autoridad del último Apóstol vivo se remiten al Obispo de Roma, un Obispo extranjero y aceptan su decisión, terminando el cisma tan pronto llega la respuesta del Papa Clemente, de cuya carta a los Corintios extraemos un párrafo. Véase con que autoridad escribe Clemente en el año 99 DC:

"Les escribimos para amonestarlos, ustedes los que fueron causa de sedición sométanse a sus Presbíteros y reciban su corrección con arrepentimiento. Mas si alguno desobedeciere las amonestaciones que yo les envío, sepan que se harán reos de un gran pecado y se expondrán a un gran peligro".

Confirmando este tema les expongo un fragmento de la carta del Papa Cornelio I a el Obispo Fabio de Antioquía, fechada en el año 251:

"Así pues, ¿no sabias que en una Iglesia Católica solo debe haber un Obispo al frente de la comunión?"

Como queda demostrado, en la Iglesia que existía antes de Constantino, el orden lo tenía el Obispo de Roma.

¿QUE REACCION TUVIERON LOS CRISTIANOS AL EDICTO DE MILÁN Y A CONSTANTINO?

El primer historiador de la Iglesia, el Obispo Eusebio de Cesárea, nos escribe sobre el año 316 lo siguiente:

"Las gentes perdieron ahora el temor de sus anteriores opresores y celebraron brillantes festejos. Resplandecía la luz por doquier y los hombres que antes andaban decaídos se saludaban ahora con rostros sonrientes y ojos gozosos. Con danzas y cánticos en la ciudad y en el campo, daban honor primero al Dios supremo, como habían sido instruidos, y luego al piadoso emperador y a sus hijos, amados por Dios. Se olvidaron las antiguas angustias, se desvaneció toda impiedad; se gozaba de las bondades presentes y se anticipaba las del porvenir".

Por este escrito emocionante vemos la alegría del pueblo cristiano por haber sido rescatados de la muerte y de la persecución por Constantino. Hubiera querido ver a los que hoy acusan al Emperador en esa época... ¿se disgustarían al saber que sus hijos ya no van a ser pastos de las fieras? Es muy fácil hacer un juicio 1700 años después sin conocimientos históricos y llevados por los prejuicios y la información manipulada.

En su libro número 10, Eusebio nos narra sus consideraciones sobre las medidas de Constantino, dejemos hablar al Obispo de Cesárea:

"Por ello cantare ahora el nuevo cántico, porque después de aquellas sombrías y horrendas escenas y narraciones (el martirio) he tenido el privilegio de ver y celebrar lo que muchos justos y mártires de Dios antes que yo desearon ver y no vieron, quisieron oír y no oyeron. Me encuentro absolutamente atónito ante la magnitud de la Gracia que nos ha dado y le ofrezco toda mi maravilla y adoración. A partir de ahora resplandeció sobre la Iglesia de Cristo por todo el mundo, un día sin nubes, radiante y bañado de rayos de luz celestial . De modo que los hombres quedaron libre de la opresión del tirano y rescatados de sus antiguas desgracias, reconocieron en diversas maneras que el Defensor de los piadosos era el Dios único y verdadero.Pero especialmente nosotros, los que habíamos esperado en Cristo, teníamos una dicha inenarrable al ver lugares que poco antes habían sido desbastados y que ahora revivían y como los templos volvían a levantarse desde sus cimientos a grandes alturas.

Luego vino el espectáculo por el que todos habíamos orado y anhelado fiestas de dedicación en las ciudades y consagración de las nuevas casas de culto, conferencias de Obispos y unidad entre los miembros del Cuerpo de Cristo. Había un poder del Espíritu divino infundido en todos sus miembros mientras los sacerdotes ordenados observaban lo sagrados ritos de la Iglesia cantando salmos y ministrando el Culto Divino todo bajo el símbolo de la Pasión del Salvador. Varones y mujeres daban gloria a Dios, el autor de su felicidad con todo el Corazón".


Finalmente tenemos este dato como resumen:

El Edicto de Milán (en latín, Edictum Mediolanense), conocido también como, La tolerancia del cristianismo, fue promulgado durante su gobierno en Milán en el año 313. En el momento de la promulgación del edicto, existían en el Imperio cerca de 1.500 sedes episcopales y ya habían pasado nada más y nada menos que 33 PAPAS:

1.-San Pedro (Simón Bar Jona)2.- San Lino, Toscana, (67-76).3.- San Anacleto (Cleto), Roma (76-88)4.- San Clemente I (88-97)5.- San Evaristo, Grecia, (97-105) 6.- San Alejandro I, Roma, (105-115)7.- San Sixto I, Roma (115-125)8.- San Telésforo, Grecia, (125-136)9.- San Iginio, Grecia, (136-140)10.- San Pío I,Aquileia, (140-155)11.- San Aniceto, Siria, (155-166)12.- San Sotero, Campania, (166-175)13.- San Eleuterio, Grecia, (175-189)14.- San Víctor I Africa (189-199) 15.- San Ceferino (199-217)16.- San Calixto I, (217-222)17.- San Urbano I (222-230)18.- San Ponciano (230-235)19.- San Anterus (Grecia) (235)20.- San Fabian (236-250)21.- San Cornelio (251-253)22.- San Lucio I (253-254)23.- San Esteban I (254-257)24.- San Sixto II (Grecia) (257-258)25.- San Dionisio (259-268) 26.- San Felix I (269-274)27.- San Eutiquiano (275-283)28.- San Cayo (Dalmacia) (283-296)29.- San Marcelino (296-304)30.- San Marcelo I (308-309)31.- San Eusebio, Grecia (309-309)32.- San Melquiades o Miltiades, Africa (311-314)33.- San Silvestre I (314-335)

Como ven, la Iglesia Católica y Apostólica existía tres siglos antes de el Emperador Constantino, tenemos los datos y fechas que dan históricamente constancia de esta absoluta verdad.

El Emperador Constantino no fue un santo, la Iglesia que canonizó a su madre Santa Helena, jamás intentó hacer lo mismo con su hijo, a pesar de todo lo que él hizo por ella, como hombre tuvo aciertos y errores, pero esta es la obra de Constantino, ¿Quién se atreverá a criticarla después de oír a la Iglesia que sufrió y permaneció fiel?

Para los que condenan a Constantino llevados por el odio a la Iglesia Apostólica les recuerdo el pensamiento de Marco Aurelio:

"quien comete injusticia se hace daño a si mismo".

Tengan Paz+

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

La verdad del fundador del comunismo: una vida de burdeles, borracheras y criadas


LA VERDAD DEL FUNDADOR DEL COMUNISMO: UNA VIDA DE BURDELES, BORRACHERAS Y CRIADAS 

El comportamiento de Karl Marx, el pensador que clamó contra la opresión y defendió a las clases obreras más desprotegidas, fue muy poco coherente con las ideas que desarrolló 

Karl Marx es el pensador que, posiblemente, más ha influido en la historia y la política de los dos últimos siglos, imprescindible para configurar el mundo tal y como lo conocemos hoy. Su obra es la responsable del surgimiento de ideologías tan importantes como el comunismo y el socialismo, que dio lugar a regímenes dominantes y longevos como la URSS de Lenin y Stalin, la China de Mao Tse Tung, la Cuba de Fidel Castro, la Camboya de Pol Pot, la Rumanía de Ceausescu o la Yugoslavia de Tito. 

Desde su muerte, obviamente, se ha hablado y escrito mucho sobre sus ideas, pero no tanto sobre si estas han sido coherentes con la propia vida de su autor. Resulta chocante pensar que el hombre quese alzó contra los obreros esclavizados e introdujo conceptos como la lucha de clases, la dictadura del proletariado y la importancia del trabajo llevara una vida de burgués y fuera, durante su juventud, un estudiante aficionado a los burdeles, las borracheras y los suspensos. Esa otra parte de su vida la recogen Malcolm Otero y Santi Giménez en «El club de los execrables» (Penguin Random House, 2018), donde cuentan el lado oscuro de otros de los personajes más idolatrados de la humanidad, como Churchill, Chaplin, Picasso, Hitchcock o Einstein. 

El de Marx tiene lo suyo. No hay más que ver dónde gastó su estancia en la Universidad de Bonn, muy lejos de las aulas. Se unió al Club de la Taberna de Tréveris, una asociación de bebedores de la que llegó a ser su presidente. Allí malgastó sus primeros meses con unos compañeros de batallas que, encima, le describían como un juerguista violento e infiel, muy poco preocupado por su formación. La situación tocó fondo cuando, en el primer semestre de 1836, las autoridades universitarias lo expulsaron por «desorden nocturno en la vía pública y embriaguez». 

La solución de la familia Marx, una familia de clase media acomodada, fue matricularle en Derecho por la Universidad Humboldt de Berlín y tampoco le fue muy bien. Sus estudios en leyes no le interesaron mucho (o nada), pero allí por lo menos comenzó a desarrollar su querencia hacia las ideas filosóficas de los jóvenes hegelianos. Finalmente se doctoró en la Universidad de Jena —conocida en el ámbito académico como un centro donde se conseguían títulos con relativa facilidad— con una tesis sobre el materialismo de Demócrito y Epicuro. 

«Más que los jóvenes millonarios» 

Marx nunca llegó a sentar la cabeza del todo. Durante su estancia en la Universidad de Berlín, donde pasó cuatro años y medio, fue encarcelado por alboroto y embriaguez y, además, fue acusado de llevar armas no permitidas. Llegó incluso a batirse en duelo y en el diploma que se le extendió la institución constaba que había sido denunciado en varias ocasiones por no saldar debidamente sus deudas económicas. En aquella época fue frecuente que su padre le llamase la atención por el mal uso que hacía del dinero que la familia le enviaba para su manutención. 

Prueba de ello es la carta que este le manda preguntándole por cómo era posible que, durante el primer año en la capital alemana, se gastara 700 tárelos, tres o cuatro veces más que cualquier otro estudiante de su edad. «Más que los jóvenes millonarios», le decía este. Era casi lo que ganaba un concejal del ayuntamiento de Berlín. «A veces me hago a mí mismo amargos reproches por haberte aflojado demasiado la bolsa y he aquí el resultado: corre el cuarto mes del año judicial y tú ya has gastado 280 táleros. Yo no he ganado todavía esa cantidad durante todo el invierno», añadía su padre en otra carta recogida por Antonio Cruz en «Sociología: una desmitificación» (Clie, 2002). 

Después de aquello, Marx se volcó en el periodismo. Se trasladó a la ciudad de Colonia en 1842 y comenzó a escribir para el periódico radical «Gaceta Renana». Allí expresó libremente unas opiniones cada vez más socialistas sobre la política, junto a unos compañeros de trabajo que le describían como un hombre dominante, impetuoso, apasionado y con una confianza sobredimensionada en sí mismo. 

Matrimonio aristócrata 

El pensador alemán ya se había casado conJenny von Westphalen, una baronesa de la clase dirigente prusiana que rompió su compromiso con un joven alférez aristocrático para estar con él. Otra cosa es que Marx le correspondiera con es debido. Lo primero que hizo este fue pedirle que pagara las deudas que había contraído de sus de juergas y afición a las prostitutas. Y ni aún así detuvo sus excesos. La dote de su esposa se esfumó rápidamente. En la misma noche de bodas perdió una buena parte del dinero que le había regalado su suegra. 

Obviamente, no se habló de estas cosas cuando, en mayo, un manuscrito del pensador alemán fue vendido por 523.000 dólares en una subasta celebrada en Pekín. Más de 1.250 páginas de notas que el filósofo de Tréveris produjo en Londres, entre septiembre de 1860 y agosto de 1863, como preparación para su obra cumbre, «El Capital», base de la ideología comunista. Fue precisamente durante su estancia en la capital británica, y mientras su propia familia sufría calamidades, cuando se pulió su propia herencia a base de borracheras. 

Durante esos años, Marx y su familia tuvieron que sobrevivir de las pequeñas ayudas que les brindaba su suegra millonaria y sus amigos. El propio Friedrich Engel, con quien el filósofo alemán escribió su famoso « Manifiesto comunista» en 1848, tuvo que regalarles una casa. Y a pesar de ello, no consiguió que llegara a su hogar la estabilidad económica que tanto ansiaban su mujer y sus hijos. Él mismo lo confiesa en una carta a su amigo, en la que reconoce que, a pesar de no tener que pagar ningún alquiler, sus deudas no paran de crecer. Esto no impidió que Marx veraneara en los mejores balnearios ni que mandara a sus hijas a estudiar piano, idiomas, dibujo y clases de buenas maneras con los mejores profesores de Londres. Todo ello, claro, pagado por Engels. 

Un yerno de «mala» familia 

Resulta sorprendente igualmente que el famoso pensador socialista, promotor de la lucha de clases, llegara a escribir otra carta en la que expresaba sus dudas sobre el marido de una de estas hijas. La razón: no tenía claro que fuera de buena familia. Una actitud no muy propia de alguien que pregonaba contra la opresión y defendía a las clases obreras más desprotegidas y desfavorecidas. 

Otra dato curioso es que, a pesar de las penurias económicas que arrastró, el autor del «Manifiesto comunista» tuvo una criada trabajando en su casa durante toda su vida. Su nombre era Helene Demuth y servía a familias ricas desde los diez años. Después de pasar por varias mansiones llegó a la de la baronesa Westphalen, la suegra de Marx. Cuando la hija de esta se casó con el pensador, les regaló a su sirvienta, que tuvo que seguir al matrimonio hasta París y Londres aunque solo hablaba alemán. 

Por su trabajo, Karl Marx no la pagaba ni un solo céntimo, a pesar que se encargaba de las tareas domésticas, de cuidar a sus siete hijos y de administrar los pocos recursos de la familia. Y por si no fuera poco, el filósofo mantuvo con ella una relación extramatrimonial. En 1850 dejó embarazada a su mujer y, aprovechando un viaje de esta a Holanda para conseguir fondos para la causa marxista, también a su criada. Él no lo reconoció, hasta el mundo de que le dijo a su esposa que el padre era su amigo Engels. Hasta le puso el nombre de su colaborador. 

A causa de esto, la mujer de Marx no podía ver a Engels. Marx mantuvo la mentira durante un tiempo, pidiéndole a su esposa que no le recriminara nada a su amigo, que no solo le regaló un piso, sino que asumió una paternidad que no le correspondía. Y cuando la señora von Westphalen por fin conoció la verdad, aquello se convirtió en una especie de herida familiar silenciada para los restos. «No se hablaba del asunto, en parte porque el hecho les parecía escandaloso a la luz de la moral burguesa imperante en la época, y en parte porque no se ajustaba a los rasgos heroicos e idílicos propios de un ídolo de las masas. Se borraron, pues, todas las huellas de ese hijo y, sólo la casualidad, preservó de la destrucción una carta que aclaraba el asunto», escribió el filósofo alemán Hans Blumenberg, en «Karl Marx en documentos propios y testimonios gráficos» (Salvat 1984). 

Pero ahí no acabaron las andanzas del fundador del comunismo. Además de su afición por los prostíbulos londinenses, cuentan Otero y Giménez que, mientras su mujer estaba convaleciente con varicela, intentó abusar de su sobrina. Todo ello mientras su familia sufría un revés tras otro. De sus siete hijos, solo consiguieron sobrevivir tres hijas. Y de estas, una murió de cáncer a los 38 años y las otras dos se suicidaron. Una de ellas, Laura, lo hizo junto con a su marido, Paul Lafargue, uno de los introductores del marxismo en España y autor del famoso «El derecho a la pereza». Habían pactado hace años ya que se quitarían la vida cuando su salud no les permitiera mantener su independencia vital y lo cumplieron pasados los 60 años. La otra, Eleanor, se envenenó a los 43 al descubrir que su compañero, el socialistaEdward Aveling, se había casado en secreto con una amante. 

Fuente, abc.es

Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook. 


Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días. 

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!


El espiritismo, una forma equivocada de buscar la verdad


EL ESPIRITISMO, UNA FORMA EQUIVOCADA DE BUSCAR LA VERDAD

Entrevista al exorcista Francesco Bamonte, sobre el espiritismo

«La superstición ofende a Jesucristo porque significa que no se confía suficientemente en Él», afirma el exorcista italiano Francesco Bamonte, autor de un libro sobre la acción oculta del maligno y las presuntas comunicaciones con el más allá.

El volumen, aparecido por el momento en italiano, y pronto en otros idiomas, que lleva por título «Los daños del espiritismo» («I danni dello spiritismo») es publicado por la editorial Ancora.

El padre Bamonte, religioso de los Siervos del Corazón Inmaculado de María, dedica su labor pastoral a ayudar a personas que han caído en las redes de magos o de un supuesto médium.

En esta entrevista concedida en exclusiva a Zenit, este autor de libros ya traducidos en inglés, castellano, francés y polaco, describe con precisión los daños físicos y psíquicos del espiritismo.

Con vehemencia, repite que «espiritismo y fe católica son irreconciliables».

--Usted es exorcista, ¿piensa que las personas que caen en prácticas de espiritismo buscan la verdad de manera errónea?

-Bamonte: Desde luego. Las prácticas de espiritismo son una vía equivocada de buscar la verdad. Esperan recibir informaciones auténticas sobre Dios, el hombre, el más allá, el pasado el presente y el futuro de lo que creen que son almas de difuntos. En realidad, generalmente no son más que trucos que en algunas ocasiones hacen entrar en contacto con el propio inconsciente. En otros casos, sin embargo, se entra en contacto con espíritus demoníacos que fingen ser almas de difuntos. Porque los fenómenos y las manifestaciones de espiritismo no son siempre trucos, ficción, sugestión, mecanismo psicológico o manifestación del inconsciente o creación de la psique con la que algunos querrían explicar algo fuera de la normal, incluido aquello demoníaco o sobrenatural.

Los casos de infestación y de posesión diabólica, en los cuales los sacerdotes exorcistas han tenido que intervenir después de una sesión de espiritismo, demuestran claramente cómo esta práctica es una vía privilegiada para una acción destructiva del demonio sobre personas.

--¿Qué es exactamente el espiritismo y por qué no es conciliable con la fe?

-Bamonte: Es la evocación de los difuntos, es decir, una práctica con la que, a través de técnicas y medios humanos, con o sin un médium, se intenta llamar a un difunto para hacerle preguntas. Cada vez que rezamos a Dios por nuestros difuntos, sin recurrir a una práctica espiritista, pedimos a los difuntos así como a los santos que oren a Dios con nosotros y por nosotros. Esta es la invocación de los difuntos, pero no la evocación, que sería lo que hacen en el espiritismo.

Los difuntos sólo se nos pueden manifestar por iniciativa libre de Dios, directamente y nunca mediante técnicas o medios como las sesiones de espiritismo. Con fines serios, Dios puede permitir a una persona difunta que se nos presente, por ejemplo para darnos un consejo o aunque sea para darnos una presencia de consuelo, para pedir sufragios o para agradecer sufragios recibidos.

Si por el contrario, somos nosotros quienes queremos provocar un encuentro con los difuntos mediante «evocación» con las técnicas espiritistas, ya desde el Antiguo Testamento Dios ha hablado claro al respecto y nos ha dicho que quien haga estas cosas lo abomina. Basta leer Deuteronomio 18, 10-12 o Levítico 19. 31.

--Las prácticas de espiritismo prometen consuelo y contacto con personas difuntas. ¿Qué se les puede decir, desde un punto de vista cristiano, a quiénes buscan esta aproximación con el más allá?
-Bamonte: Que lean la Biblia y vean que Dios prohíbe severamente esta aproximación con el más allá porque Él sabe que es falso y engañoso al sumergirnos en la oscuridad y desviarnos de la verdad y de la fe auténtica, abriendo camino a la intervención de los espíritus del mal.

Quien quiera sentirse cerca de sus seres queridos difuntos, que se confiese con frecuencia, vaya a misa, rece por ellos y esté totalmente disponible para lo que Dios disponga. Dios le dará con certeza la posibilidad de experimentar el gozo de sentirse en comunión con los propios difuntos queridos.

--¿Cuáles son los daños principales del espiritismo?

-Bamonte:Molestias físicas de todo tipo como dolores fuertes de barriga, en la frente, huesos, vómitos, ataques epilépticos, hormigueo en las piernas, ataques repentinos de calor o frío, sensación de angustia creciente, depresiones, continuos tics nerviosos, la imposibilidad de ingerir comida.

--Basta, basta. ¿Todavía hay más?

-Bamonte: Me refería sólo a las molestias físicas, pero hay todavía muchas más: no dormir ni de noche ni de día, no poder estudiar o trabajar. Estar agitado, tener pesadillas, miedo a lugares oscuros, sensación de ser agarrados por los brazos o como si alguien se nos sentara en las rodillas. También se experimentan bofetadas invisibles o mordeduras que no se ven, así como golpes en el cuerpo.

--Y, ¿los daños psicológicos?

-Bamonte: Pues fenómenos de automarginación del contexto social y cotidiano, estados de dependencia parecidos al alcohol o a la droga, pérdida de la racionalidad y de la libertad, disociación de la personalidad hasta llegar a sentir que alguien ha entrado en la propia persona y hay voces que se sobreponen a la oración y blasfeman e inducen al suicidio.

En relación a los daños sobre los lugares, podríamos decir que vienen señalados por fenómenos de movimiento de objetos sin ninguna causa sensible, timbres de puertas o instrumentos musicales que suenan solos de repente. También hay que señalar golpes en el tejado, en las paredes o en el suelo, y gritos y voces en el aire, ruido de pasos, visiones de sombras o presencias monstruosas.

--¿Qué es el así llamado espiritismo pseudocatólico?

-Bamonte: El intento inútil de conciliar la fe católica con el espiritismo. Por lo que acabo de decir se comprende cómo esto es absolutamente imposible.

--Sí, se comprende perfectamente. Pero no es raro encontrarse con cristianos algo supersticiosos. ¿Se puede corregir esta tendencia?
-Bamonte: La superstición es un pecado contra el primer mandamiento. Fe cristiana y superstición están en abierta contradicción, y sin embargo, no pocos cristianos tienen miedo del gato negro que cruza la calle, del aceite que se derrama, del número 13 o del 17, y llevan encima amuletos o talismanes para asegurarse buena suerte o alejar la mala fortuna. También hay muchos cristianos que en la puerta de la casa tienen una herradura de caballo. No es raro ver a católicos haciendo gestos como los cuernos con la mano o que cruzan los dedos en momentos particulares. Es también grave, sobre todo si se es cristiano, creer en horóscopos, consultar a los magos, dejarse leer la mano o practicar el espiritismo.

La superstición ofende a Cristo porque revela una falta de abandono y de confianza en Él. En la evangelización, en la predicación de la misa y en la catequesis, es necesario anunciar que el cristiano se fía sin limites de Cristo, que libera y salva al hombre de las fuerzas del mal que lo amenazan. Por el contrario, la superstición no sólo no lo libera ni lo protege de las fuerzas del mal sino que es una vía que le esclaviza para siempre.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:

http://es.catholic.net/op/articulos/2847/cat/19/el-espiritismo-una-forma-equivocada-de-buscar-la-verdad.html



Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



La verdad sobre el vudú


LA VERDAD SOBRE EL VUDÚ
Por: Vicente Jara

El vudú es una religión que practican distintas tribus africanas, así como miembros de países centroamericanos y suramericanos principalmente, provenientes de los esclavos africanos llevados a este continente durante la época de la esclavitud.

Introducción: etimología y definición religiosa
Vudú, o vodún, o vudún, (en inglés voodoo o voodou), es una palabra que significa “espíritu” en la lengua Fon y Ewe. Es el vudú una religión oriunda de la costa atlántica de África. La podemos situar en la actualidad en los países siguientes: Nigeria, Benín, Togo y Ghana. El vudú es una religión que practican distintas tribus como los Ewe, los Fon, los Mina o los Kabye, que se encuentran en estas regiones antes mencionadas, así como miembros de países centroamericanos y suramericanos principalmente, provenientes de los esclavos africanos llevados a este continente durante la época de la esclavitud.

El vudú como religión animista
Hemos de precisar que la religión vudú es una religión animista. Una religión es animista si cree que entidades no humanas son seres divinos o espíritus, o al menos participan o son poseedoras de principios o potencialidades divinas. El animista cree que no hay separación entre el mundo material y el trascendente, por lo que rocas, montes, plantas, animales, fenómenos atmosféricos, y demás entidades materiales tienen un alma o un espíritu, o manifiestan a dioses y espíritus de distintas categorías dentro de la jerarquía trascendente.

Influencia del vudú
El vudú ha sido el origen de muchas otras religiones y creencias que han surgido en las islas de América en la zona del Caribe, en regiones del sur de Norte América, o en Suramérica, como el vudú de Haití, el vudú de Puerto Rico, el vudú de República Dominicana, o el vudú de Luisiana. También del vudú de la hechicería negra, el denominado hoodoo.

Por otro lado, la mezcla sincretista del vudú con el catolicismo en América tras el descubrimiento o encuentro de ambos continentes, originó la santería ya en Cuba, o el candomblé en Brasil, ligando a los santos católicos con el panteón de dioses africanos, para mejor protegerse los esclavos africanos allí llevados durante la esclavitud de los colonizadores esclavistas, que les prohibieron sus antiguas prácticas, y así pasar desapercibidas sus creencias.

Y ello sin contar la influencia que ha tenido el vudú en todas las religiones y creencias tradicionales surgidas en África y que se extendieron por países como Angola o Congo.

Algunas aclaraciones: santería, candomblé, kimbanda, palo mayombe, etc.
La santería es un conglomerado de religiones y religiosidades de los yorubas de Nigeria con el catolicismo. Fue llevada a Cuba, Puerto Rico, La Española, Suramérica y también Nueva Orleans, Miami o Florida entre otros lugares por los esclavos negros traídos de aquellas zonas. La inmigración actual de estos países a Europa he llevado estas creencias a España, Francia, Alemania, Inglaterra, etc.

En palabras de José Luis Vázquez Borau, miembro de la RIES y experto en estas religiones africanas y afroamericanas, la santería “es una mezcla de los ritos yorubas, pueblo originario de Nigeria, y las tradiciones de la Iglesia católica, realizada en Cuba y que hoy está extendida por toda América, especialmente en Cuba, el Caribe, Haití, Puerto Rico, Venezuela, Florida de EE.UU., México, unos 300.000 en Nueva York y por Europa, también en España. En este sincretismo se puede ver como todas las deidades de los yoruba adoradas en santería han sido identificadas con santos católicos.” […] “Hace más de cuatrocientos años, cuando los comerciantes de esclavos llevaron a miembros de la tribu yoruba, junto con miembros de otras tribus, al Nuevo Mundo, fueron forzados a practicar, en el área de influencia de las coronas española y portuguesa, el cristianismo en la forma de catolicismo, obligándoles a aprender español como su lengua principal. Estaba, por supuesto, prohibido practicar su religión tradicional así que ocultaron sus orishas [sus dioses o loas] detrás de los santos y realizaron una fusión entre los elementos de su religión ancestral con la de sus amos católicos, practicando su religión a escondidas. Los yoruba llevaron con ellos la colorida mitología de su religión que, tras sufrir una transculturación, se dio a conocer en Cuba como la Regla de Ocha, y en Brasil como macumba y candomblé” (Entrevista en el programa “Conoce las sectas” de Radio María España, 6/12/08).

El candomblé se practica principalmente en Brasil, pero también se ha extendido desde ahí a Argentina, Colombia, Panamá, Uruguay o Venezuela. Es animista y surge a partir de los esclavos africanos traídos a estas regiones, implantando el culto vudú y de los orishas (que es más propiamente de las tribus yoruba, de ahí que su dios sea no tanto Mawu, como en el vudú africano atlántico, sino Olorum), que se hizo sincrético con el catolicismo. Tiene mezcla también de los dioses nkisis del Congo, por lo tanto bebe de tres fuentes: África atlántica, central y religión católica. Hoy en día hay un intento de despojar al candomblé de su rasgo católico, pero es algo que quizás ya forme parte propia de su culto.

La kimbanda tiene su origen en el curanderismo de Angola por parte de los médicos sacerdotes de esta zona africana. Pasó con los esclavos a latinoamérica y se cambió la fonética ya en umbanda o bien kimbanda. Se fue mezclando con otras creencias africanas que están ya diseminadas en latinoamérica y con tradiciones cristianas, orginando la macumba, que a veces se identifica con la kimbanda.

El palo mayombe se originó en las tribus bantúes del Congo y llegó a latinoamérica también, como el resto de las mencionadas, por los esclavos africanos. Se hizo sincrética con el catolicismo y se extendió fuertemente en Cuba desde donde se diseminó por los países cercanos. La mezcla del espiritismo de Allen Kardec en el siglo XIX supuso un nuevo giro dentro de las mezclas que ya tenía.

Kumina, obeah o hoodoo son otras denominaciones cercanas a la religión Congo, que la tienen como origen de religiosidades provenientes de esta zona africana.

Así, el hoodoo es una mezcla de religiones tradicionales africanas, vudú incluido, catolicismo, magia europea, satanismo y brujería.

Los dioses del vudú y sus creencias

Los vudú, tal y como hemos mencionado, etimológicamente son los espíritus, los cuales gobiernan toda la naturaleza. Sus dioses están muy jerarquizados y dominan todas las fuerzas de la naturaleza, las rocas, los árboles, las corrientes de agua, los lugares, los cruces de los caminos, pero también los clanes y tribus, las naciones y a las personas individualmente. Incluso los muertos dentro de la familia siguen también viviendo con los vivos y entre los vivos, a los cuales se les puede pedir ayuda y colaboración. La completa naturalidad con la que el practicante del vudú se mueve en el mundo que le rodea y con el que convive le lleva a un continuo trato de petición e intercesión con los espíritus, de ahí que haya sido tan fácil la asimilación de estos espíritus con los santos católicos en la formación de la santería y otras corrientes similares tal y como hemos dicho arriba.

En el panteón vudú el dios principal es un dios padre-madre, andrógino, el dios creador de todo, que tiene por debajo de sí multitud de dioses menores pero muy poderosos llamados loas (orishas para los yorubas y la santería). El dios creador es Mawu, o Nana Buluku, y sus dioses hijos son los encargados de los distintos lugares y territorios así como de las distintas expresiones naturales: animales, mares, ríos, bosques, etc. El dios creador andrógino tiene dos manifestaciones o expresiones: como Mawu es el aspecto femenino, y es la Luna, mientras que como masculinidad se asocia al Sol y se le denomina Lisa. A veces ambas expresiones son recogidas en algunas tradiciones como los hijos gemelos del dios creador.

Otro dios, hijo del creador, es Legba, que actúa como intermediario entre los demás dioses hermanos suyos y el dios creador padre-madre. Legba a veces es presentado como un joven pero en Haití tiene aspecto de anciano. Otro dios importante es Mami Wata, encargado de las aguas, o Gu, que regula el hierro y las armas, Sakpata, el encargado de las enfermedades, o Eshu el mensajero entre los dioses y los hombres, mantenedor de las relaciones entre ambos mundos, y por lo tanto el dios que regula el orden y la paz.

El paraíso se denomina Guinee o Guinea, lugar donde moran los dioses, y al cual al morir la persona irá tras pasar por el último cruce de caminos, donde el dios Guede habrá de dar o no paso al fallecido.

Los sacerdotes vudú se denominan houngan (si es hombre) o mambo (si es mujer), y practican sus creencias en sus templos llamados hounfour. Un bokor es una hechicero que sirve a los loas con las dos manos, es decir, que practica tanto la magia denominada blanca (para sanar y como protección), como la negra (para hacer enfermar, dañar o dar muerte).

En sus celebraciones, donde intervienen los dioses loas, éstos llegan a poseer a los participantes, manifestando así su presencia, que puede ser calmada o más agresiva, según el carácter propio del loa que posea al celebrante.

En tanto que en todo está lo divino, los rituales vudú están llenos de elementos naturales, plantas y animales, incluso con sacrificios animales como oblación a los dioses, y así es su acontecer cotidiano, en la salud, en la enfermedad, la vida y la muerte. Los fetiches o talismanes vudú son o bien estatuas o partes de animales que han sido secadas y que protegen y ayudan en casos de necesidad, enfermedad, heridas, o para mantener la salud y el vigor. Los brujos del vudú (bokor) dicen ser capaces de hacer hechizos contra enemigos para cumplir una venganza, pidiendo a los espíritus que sobre una persona o un grupo caiga la desgracia, el dolor, el daño o la muerte.

Ética

Recordemos que las bases del animismo son el naturalismo y el tribalismo. Es por ello que desde su teología y su panteón de dioses y espíritus subordinados al dios padre o supremo, su mundo de los antepasados o ancestros, con características mágicas y divinas también y en conexión con la familia, y toda la variedad de curanderos, adivinos, médiums, sacerdotes, hechiceros y brujos, unido a la unidad de vida entre lo natural y lo sobrenatural, con apena línea divisoria, podemos hablar de su código moral. Es por lo tanto con sus bases religiosas como se puede entender su ética, la ética del vudú.

La expresión ética de los vuduístas se manifiesta con reglas morales para mantener la comunidad, una ética comunitaria de honra y deshonra, generosidad y codicia, ayuda y solidaridad. Se castiga la difamación, denigrar a la propia familia, al clan, robar la mujer de otro o impedir injustamente a alguien cultivar la tierra, entre otros aspectos, siempre ligados a la naturaleza, la tribu y la unidad terrestre-celeste.

Antropología
Las partes fundamentales del hombre dentro del vudú haitiano (por nombrar uno de ellos) son el “corps cadavre” que es el cuerpo en sí, la sangre y la carne; el “n´âme”, que es el espíritu de la carne, de tal forma que permanece cuando el hombre muere, dando aún forma a su cuerpo, y que irá deshaciéndose conforme se pudre y pasa a la tierra; otro componente es el “z´etoile” o espíritu, que no reside curiosamente en el hombre sino en el cielo, siendo algo así como la estrella que alumbra y marca su destino; finalmente están el “ti bon ange” o pequeño buen ángel, y el “gros bon ange” o gran buen ángel. El “gros bon ange” lo tienen todos los seres que sienten y se adquiere en el momento de la concepción, pasando en el momento de la muerte a dios creador como una energía indiferenciada; en cambio, el “ti bon ange”, el pequeño buen ángel, es propio de cada uno, recoge nuestros conocimientos, acumula nuestras experiencias, es lo que modela nuestro carácter y forma de ser, y durante el sueño sale de nuestro cuerpo vagando y tomando contacto con espíritus, con antepasados, o viajando a distintos lugares; también en un susto grande puede saltar del cuerpo y luego volver a él, y puede ser el objetivo de los hechiceros de magia negra que intenten robarlo o poseerlo.

Un vudú, distintos vudús

Vista la extensa diseminación del vudú entre naciones, tribus, clanes y lenguas según la presencia de los diferentes seguidores de esta religión, podemos entender que presenta diferentes dioses, rituales, lenguas, expresiones, cantos y modalidades propias según sus zonas.

Ya mencionamos antes el vudú africano, el de Haití, el de Puerto Rico, el vudú de República Dominicana, o el vudú de Luisiana. Son todos ellos vudú pero presentan matices diversos. Así, sólo citaremos un poco más en extenso el primero y el último.

El vudú de Haití presenta elementos sincretistas entre el vudú africano y el catolicismo. Nace en el siglo XVI a partir de esclavos negros traídos a la isla de La Española (hoy Haití y República Dominicana). En su teología el dios principal es Bondye (buen Dios) y los dioses inferiores se denominan loas. El dios supremo está alejado de los hombres y éstos sólo se relacionan con los loas, nunca con Bondye.

El sincretismo apareció asimilando los loas con los santos católicos y así protegerse de la persecución de los colonizadores católicos contra sus creencias originarias. El loa más poderoso es Papa Legba, que protege los cruces al ser el intermediario entre hombres y el dios creador; también está Erzulie Freda o loa del amor; Simbi, que es el de la magia y la hechicería; Kouzin Zaka, que es el de la agricultura. El vudú de Haití subdivide los loas en 21 familias entre ellas Congo, Nago, Petro y Rada. Se suele a veces considerar a Rada como la magia blanca y a Petro como magia no tan blanca, pues sus loas no son calmados ni tranquilos como en la Rada, -ya que se identifican con la tierra patria originante africana, recuerdan al pasado y a los tiempos buenos allí vividos-, sino que son agresivos y furiosos, pues los loas Petro se identifican con la época de las cadenas, la esclavitud, la muerte y la lucha por la libertad.

El vudú de Luisiana tiene mucha mezcla católica, francesa, española y creole por parte de los esclavos africanos en la zona. Un elemento propio es el amuleto grisgrís, que es un pequeño saquito con aceite, uñas, pelo, hueso, piedras y objetos personales que se porta al cuello o va trenzado en la ropa ocultamente, y sirve de protección. Su origen está en el África sahariana, y tenía un sentido diabólico (un demonio ayudaba a protegerse de otro). Otro elemento que resalta mucho de este tipo de vudú frente a los demás es la importancia de las reinas vudú (que presiden las ceremonias y las danzas), el uso de elementos ocultistas, así como de los muñecos vudú, por los cuales y por medio de la magia simpática, se elaboran estos muñecos que simbolizan a la persona que se desea dañar, por lo que infligiéndole alfileres, o quemándolos o sometiéndolo a distintas acciones destructivas se pretende realizar el mismo efecto en la persona que simboliza, algo que también es propio del hoodoo. El vudú de Luisiana también da una gran importancia al espíritu de la serpiente Li Grand Zombie, que en definitiva es el espíritu de la serpiente Damballah, que ya está presente en el vudú de África, símbolo de la salud y de la unidad entre tierra y cielo.

Practicantes del vudú

Los practicantes del vudú en Nigeria son 14 millones, un 10% de la población. En Benín son alrededor de un millón, o sea, el 18% de la población. En Togo la mitad de la población sigue religiones tradicionales africanas, siendo el vudú la de mayor alcance con 2 millones y medio de seguidores. Un millón de vuduístas hay en Ghana, país de 23 millones de habitantes. Y sólo hablamos de vudú, no de otras religiones tradicionales africanas, muy presentes en estos países. Por otro lado, las encuestas en la población de estas regiones afirman que los que se catalogan como cristianos muchas veces son practicantes sincretistas tanto del cristianismo como de las religiones africanas, ya sea vudú u otra religión animista tradicional.

Aunque en Haití el 80% de la población es católica y el 16% protestante, se considera que el 50% practica el vudú. La población es de casi 10 millones de habitantes. En Puerto Rico es de menos del 1%, sobre una población católica en el 85% y 8% protestante, con 4 millones de habitantes. En República Dominicana los seguidores son alrededor del 1% o menos incluso, sobre una población con 87% de católicos y 4% de protestantes en un total de casi 10 millones de habitantes. El estado de Luisiana, con 4 millones y medio de habitantes, es católico en un 28% y protestante en un 60%, siendo el porcentaje de seguidores vuduístas de entre el 1 y el 3%.

En definitiva, podemos hablar de alrededor de unos 20 a 25 millones de seguidores de vudú en todo el mundo.

Los practicantes del vudú son casi siempre individuos de media y baja capacidad económica, social y cultural, aunque muchas veces ocurre que personas de clases media y alta con cultura occidental u occidentalizada mezclan sus antiguas tradiciones con creencias cristianas o islámicas a las que se han convertido, viviendo muchas veces en ambas esferas religiosas y practicando ya en público o en privado aspectos de una como de otra.

Durante la época colonial europea en los países africanos se intentó suprimir el vudú y las demás religiones tradicionales africanas. No obstante, la fuerte inserción en su mundo cultural y familiar ha hecho imposible esta desaparición. Hoy en día es creciente la restauración de este culto en todos los países que lo practican, habiéndose celebrado en el año 1991 en la ciudad de Ouidah (Benín) la primera Conferencia Internacional de vudú. Este dinamismo del vudú también se está viendo seguido por las religiosidades nacidas de él, como todas las formas del mismo o de la santería, que están viviendo una nueva expansión en las zonas del norte, centro y sur de América.

El bokor

Un bokor es un sacerdote vudú que practica la magia negra. El bokor usa de los loas Simbi Dlo, que es la serpiente marina, Legba el emisario, o Kalfou, que es el loa del cruce de los caminos y que puede dejar pasar la fortuna o la desgracia, es decir, que los demás loas o espíritus puedan cruzar y acercarse a alguien o a algún lugar. A Kalfou se le ha asimilado con Satanás, dentro del sincretismo del vudú y el catolicismo. Es un loa del alcohol y la pólvora, es decir, de la muerte violenta con las armas. Y finalmente, otro loa que es manejado y asiste al bokor en sus ceremonias negras es Baron Samedi, o Barón Sábado, que es el espíritu de la muerte, propio del vudú americano, no tanto del africano. Viste con sombrero de copa, traje de chaqueta negro, no tiene ojos y tiene tapones de algodón en los oídos. Su cara es blanca como una calavera. Está en los caminos esperando el paso de los muertos. Es un loa del sexo violento, sadomasoquista y cruel, es el espíritu de la prostitución, dios borracho y del rón, al igual que Kalfou en este aspecto. Barón Samedi es el dios del tabaco y también representa la vuelta a la vida, ya que puede negar a un muerto el paso a la ultratumba y volverlo a la vida, por eso es el loa de los zombis en Haití. Bajo él hay varios dioses que le sirven en sus trabajos con los muertos. Curiosamente, el dictador de Haití, Fraçoise Duvalier vestía como el Barón Samedi para mejor controlar y atemorizar a los ciudadanos.

El bokor también tiene capacidad para crear talismanes (protectores, por lo tanto magia blanca, contra la magia negra), o amuletos (atraen la buena suerte, por lo tanto, magia blanca simplemente).

El vudú y los zombis

El zombi (en inglés zombie) es una figura legendaria, habitualmente ligada al vudú, que se identifica con un muerto viviente, alguien que habiendo muerto vuelve a la vida por medio de ritos mágicos a partir de hechicería para someterlo como esclavo. Se considera que el sacerdote vudú de Haití, no tanto el houngan, sino el bokor, que practica magia negra, puede por medio de un ritual volver a la vida a un muerto reciente.

Se considera dentro de la mitología y la creencia vudú que un bokor puede crear zombis para tenerlos como esclavos él mismo o a petición de un tercero que solicita sus servicios de magia negra.

No está claro el que sea cierto que pueden crearse zombis, aunque la ciencia lo descarta como una leyenda urbana. El antropólogo y etnobotánico Wade Davis, famoso por sus estudios en este aspecto desde los años 70 del pasado siglo XX, viajó a Haití para estudiar los zombis y la sustancia que pudiera crearlos. Su conclusión es que inicialmente un principio activo, el llamado “coup de poudre” (es decir, golpe de polvo, que viene de la expresión golpe de rayo, o flechazo de amor, desde sus originales franceses modificados), induce a la víctima una muerte aparente. Ésta sería enterrada y dada por muerta. Posteriormente el bokor o algún ayudante suyo la desenterraría para darle un segundo principio activo como contraveneno, pero dejando anuladas algunas capacidades psíquicas del sujeto, siendo incapaz de disponer totalmente de su voluntad, quedando esclavizada por el hechicero bokor.

Para Wade Davis, tal y como lo relata en sus libros The Serpent and the Rainbow (1985) –en castellano traducido como “El enigma zombi” (1985)-, y Passage of Darkness: The Ethnobiology of the Haitian Zombie (1988), el ingrediente básico de la primera sustancia es la tetradotoxina (TTX), una toxina que se puede encontrar en el pez globo, típico del Japón y del Caribe. Se ha descartado que el principio de la zombificación sea la “datura stramonium”, que en Haití se encuentra en el denominado pepino zombi. La tetradotoxina es una neurotoxina y se encuentra en las vísceras de este tipo de peces, como el pez globo, que son los tetraodóntidos y los diodóntidos, si bien no en todos ellos. La toma de tetradotoxina produce una bajada en las constantes vitales al atacar la conductividad de las neuronas. El proceso que se produce es el bloqueo del sodio en la membrana neuronal, de ahí que no se alcance el nivel de transmisión adecuado de las diferencias de potencial entre ellas, por lo que las transmisiones nerviosas entre neuronas desaparecen. Esto produce en el organismo entumecimiento, hormigueo en las extremidades, la cara, fallo respiratorio, parálisis de distintos grados o general, llegando al colapso respiratorio y cardiovascular. Una cantidad de medio miligramo en sangre es suficiente para producir muerte inmediata. No hay antídoto para la tetradotoxina, si bien, y curiosamente, la “datura stramonium” tiene atropina, que puede ser usado de contraagente contra la tetradotoxina, aliviando un poco los síntomas del veneno TTX.

Se considera en el común popular haitiano que la sal es el principio segundo que haría volver a la vida zombificada al muerto, de ahí que en Haití a algunas personas fallecidas se les llene su estómago de sal, o bien directamente se les corte la cabeza antes de enterrarlas, y así evitar que un bokor las zombifique.

Ciertamente, la tetradotoxina no parece ser la causa capaz de producir los efectos de los zombis, tal y como los conocemos y han sido descritos, por lo que la comunidad científica (especialmente a partir del trabajo del neurólogo Terrence Hines, en Skeptical Inquirer 32:3 [2008], pp. 60-62) no considera la explicación de Wade Davies adecuada, tendiendo a considerarse que sea más bien una leyenda urbana donde se mezclan, eso sí, plantas y brebajes alucinógenos sobre individuos, sustancias capaces de producir estados de parálisis parcial o total, existencia de enfermedades psiquiátricas en algunos individuos de estas poblaciones y magia negra, junto con mitos y leyendas que han ido agrandando la verdadera realidad de los acontecimientos.

El vudú y los muñecos vudú

Los muñecos vudú y la magia simpática por la que se pretende hacer daño a la persona que representan no tienen su origen en el vudú ni en la santería, si bien las podemos encontrar en la hechicería más antigua, por ejemplo en Egipto o en la Grecia helénica. Ciertamente que hoy el comercio y el mercado que tan ligado está a estas creencias sobre todo en zonas depauperadas sirviendo de medio de supervivencia para muchas personas, permite que en cualquier región donde se practica el vudú uno pueda encontrar multitud de figuritas de este tipo. No obstante, y como decimos, no tienen su origen, que realmente es oscuro, en esta religión africana. Los muñecos vudú sobre todo podemos encontrarlos hoy en día en el hoodoo, como ya dijimos.

Lo que sí es propio del vudú africano son los “pwen”, que son objetos elaborados con distintos elementos, a veces con forma humana, de forma sencilla o más elaborada, casi como obras de arte, que sirven para atraer espíritus y tienen un efecto mágico y protector, y se pueden tener en lugares propios o ponerlos en altares, práctica propia de las figuras bocio y nkisi de centroáfrica.

A veces en Haití se colocan figuritas de forma humana cerca de cementerios manteniendo así la unidad entre lo terreno y el mundo de los muertos, como avisos y mensajes entre ambos mundos.

Vudú e Iglesia católica
El papa Juan Pablo II ha tenido varias reuniones con sacerdotes de religiones animistas africanas, así como del vudú, tanto en Togo en 1985 o en Benín en 1993, o en las Jornadas de Paz de Asís, por ejemplo, en la primera del año 1986.

Incluso en su obra Cruzando el umbral de la Esperanza decía: “parece que quienes las practican [animismo] se encuentran especialmente cerca del cristianismo”.

En el encuentro con un sacerdote houngan en Benín del año 1993 el Papa recordaba el Concilio Vaticano II donde se afirmaba la existencia de semillas de la Palabra en otras tradiciones religiosas, añadiendo también las palabras de S. Pablo donde el apóstol reconoce que es propio del cristianismo todo lo que es bello, verdadero, noble y justo que haya en cualquier lugar (Flp 4,8). Y acabó diciendo: “Usted está muy apegado a las tradiciones de sus antepasados, transmitidas a usted. Es legítimo reconocer a los antepasados que le transmite el sentido de lo sagrado, la fe en un Dios Uno y Bueno, su gusto para sus celebraciones, y la consideración de la vida moral y la armonía en la sociedad” (Discurso del Papa, L´Osservatore Romano, Febrero 6, 1993, p. 4).

Anteriormente en Togo (1985), Juan Pablo II decía: “La naturaleza, exuberante y maravillosa, este lugar de bosques y lagos, impregna las mentes y los corazones de su misterio, y orienta de una manera espontánea en el misterio de quién es el autor de la vida. Este es el sentimiento religioso que les motiva, y el alma, usted puede decir, a todos sus compatriotas. Que este sentimiento de lo sagrado, que siempre ha caracterizado el corazón del hombre creado a imagen de Dios, lleve a la gente a querer acercarse a este Dios Creador en espíritu y en verdad, a reconocerle y adorarle, para darle las gracias, a buscar su voluntad. Así, su oración y su conducta moral estarán inspiradas por el Espíritu de Dios mismo. El sentimiento religioso va a superar su miedo, porque creemos que Dios es bueno y que la naturaleza que viene de sus manos es buena. El temor vendría en cambio del mal que habita en el corazón del hombre, cuando el hombre se aleja de Dios. Sin embargo, el sentido de Dios, en sí mismo, puede estar lleno de paz, de respeto, de confianza y sumisión alegre” (Discurso del Papa).

Vudú y satanismo
El vudú ha sido asociado dentro de la cultura popular occidental con el satanismo, los zombis o muertos vivientes, y las muñecas vudú. Como acabamos de ver, todo esto es falso en gran medida, y simplemente es fruto de una serie de circunstancias catalizadas y llevadas a la mente del gran público occidental desde algunos comics, novelas y películas populares de las últimas décadas.

Por otro lado, hemos de afirmar que son conocidos los casos de noticias de vez en cuando de estafa ligados al vudú y la santería, a veces de extorsiones ocurridas en España y en otros países de Europa, e incluso en los países del Caribe o de Suramérica, donde cualquiera dice ser santero, sacerdote houngan o babalawo. En otras ocasiones hemos conocido casos de asesinatos relacionados con la santería, pero no tanto por verdaderos santeros, sino dentro de la cultura santera, es decir, aprovechando las circunstancias o los rituales se ha hecho daño, incluso hasta la muerte a alguna persona, siempre por intereses monetarios o de venganza. Esto ha llegado a su máxima expresión con el narcosatanismo mexicano, con tintes santeros y satánicos en los sicarios y traficantes de la droga, una realidad tampoco ajena a España, aunque no en este grado. No obstante, esto no es propiamente el vudú ni la santería, sino perversiones de ambas formas religiosas.

Los sacerdotes del vudú afirman que la mayoría o casi totalidad de los que se dicen sacerdotes vudú no lo son, sino que son embaucadores y charlatanes con conocimientos superficiales de la religión y que la usan en su provecho, cobrando sumas muy altas de dinero, cosa que nunca haría un verdadero sacerdote houngan o mambo, ni incluso un bokor, que siempre respeta a la persona que se acerca a él y no usa de sus poderes para aprovecharse de ella.

El vudú no es satanismo, no es magia negra, no es una religión de adoradores al Diablo. Es más, Satanás no tiene un significado propio y original dentro de esta religión. Ciertamente que en las mezclas del vudú original, como en la santería, han entrado manifestaciones satánicas, sobre todo en las mezclas más ligadas a la magia y la hechicería, como el hoodoo, ya mencionado. Es incorrecto por lo tanto denigrar al vudú y a sus sacerdotes afirmando que son practicantes de la magia negra. Cierto que los houngan y las mambo difieren de los bokor, aunque podríamos afirmar que un bokor es un houngan o una mambo que practica la magia con ambas manos, es decir, hace magia blanca y magia negra, por lo que todos los sacerdotes pueden ser bokor en algún momento.

No podemos dejar que decir que en verdad, en cualquier religión, los elementos de muerte y venganza están presentes y son usados contra los considerados enemigos, independientemente de cualquier religión, sea o no animista, sea o no vudú; lo encontramos en cualquier religión. Y esto mismo podemos encontrarlo en el panteón de dioses griegos y romanos, culturas que han configurado Occidente junto el judaísmo y el cristianismo. Así, en los relatos de Homero (Ilíada y Odisea) o de Virgilio (Eneida), podemos comprobar cómo las rencillas, peleas y batallas así como venganzas entre los dioses y los hombres se mezclan y son elemento connatural y normalizador dentro del orden social. La destrucción, el castigo, la venganza y la muerte son normales dentro del universo cultural y los patrones propios de Grecia o de Roma. Igual ocurre con cualquier religión y sus propios mitos, y así también dentro de las religiones tradicionales africanas, animistas, y dentro del vudú, donde según las circunstancias el houngan que practica magia blanca puede practicar la magia negra haciendo las veces de bokor. Sólo el cristianismo, por medio de Jesucristo, ha establecido un antes y un después en todas las religiones, depurándolas hasta la raíz, llevando el amor hasta sus últimas consecuencias con el amor a los enemigos. La destrucción y la venganza se disuelven en el amor hasta la muerte y el perdón. Así, sólo Jesucristo logra depurar la religiosidad del hombre y desintegrar incluso la magia, la cual, pretende doblegar a la divinidad queriendo usarla en provecho propio, ya sea para la sanación, la suerte, el éxito, el provecho personal, como en el caso de la magia blanca, o para infligir daño, dolor y muerte, como ocurre en la magia negra.

Vudú en España
Hagamos una mención particular a la práctica del vudú en España.

No podemos hablar propiamente de existencia de vudú en España. Los practicantes suelen ser población emigrante proveniente de países africanos y centro y suramericanos que han traído sus creencias a nuestro país y otros lugares de Europa. Más que vudú hemos de hablar de mezclas entre vudú y santería, hechicería, adivinación y videncia.

En España son conocidos algunos maestros o sacerdotes que se publicitan en las ciudades ibéricas desde hace varios años. Ofrecen ayuda de cualquier tipo, ayuda que va desde lograr una separación, o al contrario, la atracción personal, al trabajo, dinero, negocios, suerte, protección de casa o personas, mal de ojo, limpieza de personas o casas o negocios, exámenes, curar cualquier enfermedad, la impotencia sexual, etc. Se anuncian como videntes y astrólogos, y entre los más conocidos están el profesor Mamy, el profesor Fofana, el profesor Contama, el profesor Bachir, el profesor Alphaba, Karamba y Salim, el maestro Kabá, el maestro Hamidu o Sidigo Fati.

Este artículo fue publicado originalmente por nuestros aliados y amigos:


http://es.catholic.net/op/articulos/5733/cat/19/la-verdad-sobre-el-vudu.html


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.

https://www.facebook.com/defiendetufecatolico/

Nota importante: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

TU DONATIVO NOS HACE FALTA Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!



Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES