La Virgen de Guadalupe aplastó la "maldición" que padecía el Club Atlas tras 70 años sin campeonato.



Sólo las personas que actualmente tienen alrededor de 80 años pudieron haber visto aquel partido de fútbol de la temporada 1950-51, donde el Atlas venció al Chivas 1 por 0, logrando sumar los puntos necesarios para obtener el único trofeo de liga que tenía hasta este domingo, y de la supuesta “maldición” que recibió aquel día el equipo.

Y es que, en aquella ocasión, un polémico penal en contra del “rebaño sagrado”, por una supuesta mano dentro el área cometida por Rafael Orozco, le permitió a Edwin Cubero anotar el gol que le dio al Atlas la victoria, convirtiéndose así en el primer equipo jalisciense en obtener un trofeo de liga.

Cuentan las crónicas que tras celebrar la victoria, el equipo rojinegro acudió ante la Virgen de Zapopan para agradecerle y ofrecerle su primer título.

No obstante, aquella derrota había dolido tanto a la escuadra del Chivas, que el portero del rebaño sagrado, el Tubo Gómez, lanzó una maldición al Altas: “Festejen, que no van a volver a ser campeones en 50 años. Es más, antes de que yo me muera no volverán a coronarse”, dijo el guardameta.

70 años después

Aquella supuesta maldición acompañó al equipo rojinegro durante 70 años, hasta este domingo 12 de diciembre, fiesta de la Virgen de Guadalupe, cuando la escuadra del Atlas enfrentó al León en la final de la Liga Mx, derrotándolo en penales 4-3 (global 7-6) y logrando así su segundo título de liga.

Antes del encuentro, el defensa central del Atlas, el peruano Anderson Santamaría, publicó en su cuenta de Instagram el altar que tiene en su casa a la Virgen de Guadalupe, junto con su playera de juego con el número 5, una Biblia y un crucifijo. “Feliz día, Morenita mía“, decía la publicación.




Los festejos con la Virgen de Guadalupe

Esta misma imagen se hizo presente en el campo de juego, una vez que la escuadra jalisciense venció al León. Se pudo observar cómo los jugadores del Atlas brincaban de alegría en torno a la imagen de la Virgen de Guadalupe, mientras que el zaguero central, Santamaría, oraba ante ella.

Santamaría corría de un lado a otro con la imagen de la Virgen del Tepeyac, elevándola hacia el cielo y agradeciéndole en todo momento el triunfo, así como una bandera del Atlas también con la imagen de la Morenita

Incluso, una vez que la escuadra rojinegra recibió el trofeo de la Liga Mx, por encima de éste, se podía ver la imagen de la Guadalupana, presidiendo el festejo por el segundo título, y el fin de lo que la afición consideraba una maldición.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES