jueves, 22 de octubre de 2020

"Todos somos hijos de Dios" ¿Una herejía del Papa Francisco? Descubre aquí la verdad


EL PAPA FRANCISCO HA LLAMADO «HIJOS DE DIOS» A TODOS LOS HOMBRES SIN DISTINCIÓN DE NACIONALIDAD, RAZA O CREDO

¿HA CAÍDO EN LA HEREJÍA EL PAPA POR DECIR QUE TODOS SOMOS HIJOS DE DIOS?
Por Jesús Mondragón (Saulo de Tarso)

Hace algún tiempo apareció un video don el Papa Francisco afirmó:

"En este abanico de religiones, hay una sola certeza que tenemos para todos: Todos somos hijos de Dios".

"Pero si sólo los bautizados domos hijos de Dios", exclaman escandalizadas muchas personas.

¿Constituye esta afirmación una herejía?

De entrada te digo que la respuesta es NO, el Papa no ha pronunciado ninguna herejía.

A lo largo de este artículo realizaré un estudio sobre lo que la Biblia nos dice al respecto y eso es que todos los hombres sí somos hijos de Dios. Demostraré que existen tres grados o niveles de filiación divina o de ser hijos de Dios y que grandes figuras como el Papa San Pío X, altamente venerado por los sectores más tradicionalistas, o Santo Tomás de Aquino, también reconocen esos tres niveles y que todos los hombres somos hijos de Dios, tal como lo ha expresado el Papa Francisco.

1- LOS HIJOS DE DIOS POR CREACIÓN

LA BIBLIA LLAMA HIJOS DE DIOS A TODOS LOS HOMBRES Y ÁNGELES, INCLUSO A SATANÁS

Deuteronomio 32,8-9
Cuando el Altísimo repartió las naciones, cuando distribuyó a los hijos de Adán, fijó las fronteras de los pueblos, según el número de los hijos de Dios; mas la porción de Yahveh fue su pueblo, Jacob su parte de heredad.

Estos hijos de Dios no son el pueblo de Israel, sino las naciones paganas. La Biblia hace una clara diferencia entre "los pueblos, según el número de los hijos de Dios" y su porción, su parte, su heredad, es decir Jacob, Israel.

Job 1,6
El día que los Hijos de Dios venían a presentarse ante Yahveh, vino también entre ellos el Satán.

Aquí los designados como hijos de Dios son los ángeles, incluido ¡Satán!

Juan 11,51-52
Esto no lo dijo por su propia cuenta, sino que, como era Sumo Sacerdote aquel año, profetizó que Jesús iba a morir por la nación y no sólo por la nación, sino también para reunir en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.

En este versículo, el Apóstol San Juan nos dice que Jesucristo moriría por la nación de Israel y no sólo por ellos, sino por los hijos de Dios dispersos, es decir, todos nosotros, los que no pertenecemos a la nación de Israel.

Todos los hombres, sin distinción de nacionalidad, raza y credo. Todos los ángeles, de luz o ángeles caídos, son hijos de Dios por creación.

2- LOS HIJOS DE DIOS POR ADOPCIÓN

En estos hijos de Dios, no están incluidas las personas de otras religiones, sino únicamente a los Cristianos católicos y protestantes cuyo Bautismo es válido, es decir, su Bautismo es trinitario, no sólo en el nombre de Jesús.

Juan 1,11-12
Vino a su casa, y los suyos no la recibieron.
Pero a todos los que la recibieron les dio poder de hacerse hijos de Dios, a los que creen en su nombre.

I Juan 3,1
Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!. El mundo no nos conoce porque no le conoció a él.

A ESTE SER HIJOS DE DIOS SE LE CONOCE COMO «FILIACIÓN ADOPTIVA». SOMOS VERDADEROS HIJOS DE DIOS POR ADOPCIÓN, NO POR ENGENDRAMIENTO

Somos hijos de Dios, es cierto, pero es importante aclarar que no somos hijos engendrados, sino hijos adoptivos, por eso se le llama "Adopción filial".

La adopción filial alcanzada por la fe en Jesucristo por medio del bautismo nos hace verdaderamente hijos, no sólo de nombre, sino de hecho.

Romanos 8,15
Pues no recibisteis un espíritu de esclavos para recaer en el temor; antes bien, recibisteis un espíritu de hijos adoptivos que nos hace exclamar: ¡Abbá, Padre!

Efesios 1,5
eligiéndonos de antemano para ser sus hijos adoptivos por medio de Jesucristo, según el beneplácito de su voluntad.

Gálatas 4,4-7
Pero, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la filiación adoptiva.
La prueba de que sois hijos es que Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre!
De modo que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad de Dios.

3- EL HIJO UNIGÉNITO DE DIOS

Unigénito significa, único hijo engendrado por Dios, hijo único.

Juan 3,16
Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Juan 1,18
A Dios nadie le ha visto jamás: el Hijo único, que está en el seno del Padre, él lo ha contado.

De modo que, el único que puede ser llamado Hijo de Dios con "H" mayúscula, en sentido pleno, es Nuestro Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho.

ENTONCES, LOS ÁNGELES, ¿SON HIJOS DE DIOS O NO LO SON?

La Biblia nos aclara que en realidad los ángeles no son hijos de Dios, al menos no hijos engendrados.

Hebreos 1,5
En efecto, ¿a qué ángel dijo alguna vez: Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy; y también: Yo seré para él Padre, y él será para mi Hijo?

¿SIGNIFICA ENTONCES QUE LA BIBLIA SE CONTRADICE?

—Primero, la Biblia llama hijos de Dios a todos los hombres.

—Después, llama hijos de Dios a los ángeles, incluido el diablo.

— A continuación, dice que nosotros los Cristianos somos verdaderamente hijos de Dios, pero sólo por adopción.

— Y finalmente, la Biblia dice que Cristo es el Hijo único de Dios, el unigénito.

¡Esto es como para volverse loco!

No, la Biblia no se contradice, todo, absolutamente todo lo que la Sagrada Escritura dice es verdad. Pero es muy importante poner atención a los matices para evitar las confusiones y malentendidos.

No existe contradicción alguna en la Escritura. Lo que sucede es que existen tres grados o formas diferentes de ser "hijos de Dios", por llamarlo de alguna forma.

1º- Todos los seres espirituales creados por Dios, hombres, ángeles, incluido Satanás, son hijos de Dios, no en el sentido unívoco, sino más bien análogo, en cuanto a haber sido todos creados por Dios. Esto podríamos llamarlo: hijos de Dios por creación o filiación por creación.

No son hijos engendrados
No son hijos adoptivos
Sí son hijos por creación

2º- Únicamente los que han recibido el Espíritu Santo mediante el bautismo de Nuestro Señor somos hijos adoptivos de Dios, por mediación de Cristo Jesús. Es lo que llamamos hijos de Dios por adopción filial. Esto excluye a las personas de otras religiones como budistas, hindúes, musulmanes etc.

No son hijos engendrados
Sí son hijos por creación
Sí son por adopción

3º- Sólo Jesucristo, es Hijo de Dios en el sentido pleno, unívoco y absoluto. Él es el Hijo único de Dios, el unigénito, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza que el Padre, por quien todo fue hecho.

No es hijo por creación
No es hijo por adopción
Sí es hijo engendrado, el único engendrado, el unigénito

Una vez visto esto a través de la Sagrada Escritura, podemos comprender que cuando el Papa Francisco ha hablado de la humanidad entera como hijos de Dios, sin distinción de nacionalidad, raza o credo, lo ha hecho atendiendo a la primera acepción que ya hemos visto de HIJOS DE DIOS POR CREACIÓN. Por lo que la supuesta herejía, sólo existe en la mente de las sectas, enemigos naturales de la Iglesia de quienes no podemos esperar otra cosa y de aquellos que se han hecho a sí mismos, sus propios Papas, católicos sectarios y esos que aunque se siguen ostentando como católicos, han dejado de serlo, tradicionalistas, sedevacantistas, benevacantistas, sedevacantistas de clóset etcétera.

EL CATECISMO DE LA IGLESIA CATÓLICA

En el numeral 238 del Catecismo de la Iglesia Católica nos dice Dios es "Padre" en cuanto es creador del mundo.

«238 LA INVOCACIÓN DE DIOS COMO "PADRE" ES CONOCIDA EN MUCHAS RELIGIONES. La divinidad es con frecuencia considerada como "padre de los dioses y de los hombres". EN ISRAEL, DIOS ES LLAMADO PADRE EN CUANTO CREADOR DEL MUNDO (Cf. Dt 32,6; Ml 2,10). Pues aún más, es Padre en razón de la Alianza y del don de la Ley a Israel, su "primogénito" (Ex 4,22). Es llamado también Padre del rey de Israel (cf. 2 S 7,14). Es muy especialmente "el Padre de los pobres", del huérfano y de la viuda, que están bajo su protección amorosa (cf. Sal 68,6).»

EL PAPA SAN PÍO X Y LOS TRES NIVELES DE HIJOS DE DIOS

En el numeral 24 del Catecismo de San Pío X de la Doctrina Cristiana y de Sus Partes Principales, el gran y santo Papa nos habla también de los tres niveles de filiación divina o de los hijos de Dios y al igual que el Papa Francisco, San Pío X asegura que todos los hombres somos hijos de Dios.

«24.- ¿Por qué se dice que Dios es Padre? - Se dice que Dios es Padre:

1º. Porque es Padre, por naturaleza, de la segunda persona de la Santísima Trinidad, que es el HIJO 
ENGENDRADO POR Él.

2º. Porque DIOS ES PADRE DE TODOS LOS HOMBRES que Él ha creado, conserva y gobierna.

3º. Porque finalmente, es Padre por gracia de todos los buenos cristianos, que por eso se llaman HIJOS DE DIOS ADOPTIVOS.

SANTO TOMÁS DE AQUINO Y LOS TRES NIVELES DE HIJOS DE DIOS

Santo Tomás, en su Comentario a el Padrenuestro, en el prólogo dice que llamamos a Dios «Padre» para insinuar el amor que nos tiene; y, para insinuar el amor del prójimo, oramos en común por todos, diciendo «Padre nuestro». A propósito de la palabra «Padre», explica los diversos niveles de paternidad, en que se basa la filiación nuestra. Señala, en este texto, tres niveles, LA CREACIÓN, LA PROVIDENCIA Y LA ADOPCIÓN. Por la creación («ratione specialis creationis»), Dios es Padre nuestro, porque nos ha distinguido de las otras criaturas haciéndonos a su imagen y semejanza. El texto bíblico que cita al respecto es Deuteronomio 32,6.

En In III Sent., d.4, q.1, a.2, qa II Santo Tomás de Aquino nos dice básicamente que sólo a la criatura racional le corresponde la FILIACIÓN POR CREACIÓN. Esta filiación se distingue de la condición de hijo adoptivo, que se adquiere por el don del Espíritu Santo. Esta nueva dignidad sobrenatural se diferencia de la anterior por el derecho a la herencia, que es la felicidad eterna; ésta, a su vez, presupone en el hombre una capacidad —la racionalidad— que le eleva por encima de los animales. En definitiva, concluye Aquino, la creación no otorga a las criaturas irracionales ni la adopción, ni la filiación; en cambio, a la criatura racional le da la filiación, pero no la adopción.

En Suma Teológica I, q. 33, a. 3c, Santo Tomás establece una analogía: la perfecta paternidad y filiación se encuentran en Dios Padre y Dios Hijo, respectivamente, porque les pertenece una misma naturaleza y gloria. Lo que dirá Santo Tomás sobre la filiación creacional respecto de Dios se basa en los distintos niveles de semejanza, natural y sobrenatural. Citando a Job 38,28 («¿Quién es el padre de la lluvia? ¿O quién engendra las gotas de rocío?»), dice que Dios es Padre de las criaturas irracionales que sólo portan una «semejanza de vestigio». Dios es Padre de la criatura racional que lleva en sí la imagen de Dios, según Deuteronomio 32,6 («¿No es él tu Padre, quien te poseyó y te hizo y te creó?»). Pasando ahora al orden sobrenatural, explica que Dios es Padre según la «semejanza de la gracia», de los hijos adoptivos, destinados a la herencia de la gloria eterna, según Romanos 8, 16-17 («El mismo Espíritu da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios; y si hijos, también herederos»). Finalmente, Dios es Padre de quienes llevan en sí la «semejanza de la gloria», que ya poseen la herencia de la gloria, según Romanos 5,2 («nos gloriamos en la esperanza de la gloria de los hijos de Dios»).

Las citas y comentarios de Santo Tomás, las tomé del libro, «HIJOS DE DIOS POR CREACIÓN» E «HIJOS DE DIOS POR ADOPCIÓN» SEGÚN TOMÁS DE AQUINO, Por ELISABETH REINHARDT.

Sólo quien no conoce la Sagrada Escritura, la Tradición Apostólica y el Magisterio de la Iglesia, puede irresponsablemente acusar al Papa Francisco de herejía y más aún, negar que TODOS LOS HOMBRES SOMOS HIJOS DE DIOS.

Romanos 8,20-21
La creación, en efecto, fue sometida a la vanidad, no espontáneamente, sino por aquel que la sometió, en la esperanza de ser liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la gloriosa libertad de los hijos de Dios.

PAX ET BONUM


Si deseas conocer más sobre tu fe católica, visita nuestra página de Facebook.


DESEAS APOYARNOS CON UN DONATIVO, DIOS TE BENDIGA POR SIEMPRE Estimado lector: ¡Gracias por seguirnos y leer nuestras publicaciones. Queremos seguir comprometidos con este apostolado y nos gustaría contar contigo, si está en tus posibilidades, apóyanos con un donativo que pueda ayudarnos a cubrir nuestros costos tecnológicos y poder así llegar cada vez a más personas. ¡Necesitamos de ti!
¡GRACIAS!

NOTA IMPORTANTE: La publicidad que aparece en este portal es gestionada por Google y varía en función del país, idioma e intereses y puede relacionarse con la navegación que ha tenido el usuario en sus últimos días.

Nuestros artículos están hechos para la evangelización y difusión de la verdadera fe católica y pueden ser usados, compartidos o publicados libremente en distintas páginas o foros, sin fines de lucro, siempre que se haga mención del autor del artículo, los créditos debidos y el nombre de ésta página, CATÓLICO DEFIENDE TU FE.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES