Mostrando las entradas con la etiqueta Virgen de Fátima. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Virgen de Fátima. Mostrar todas las entradas

La película «Fátima» llega a Amazon Prime: millones podrán escuchar su mensaje desde este 13 de mayo



Este 13 de mayo y coincidiendo con la gran fiesta mariana llega una gran noticia para todos aquellas personas que quieran conocer mejor las apariciones de Fátima. Este viernes se estrena en Amazon Prime Vídeo Fátima, la película, la cinta dirigida por Marco Pontecorvo, y que relata fielmente la aparición de la Virgen a los tres pastorcitos e incluso el Milagro del Sol.

Amazon Prime Video es una de las mayores plataformas audiovisuales de contenido en streaming con cientos de millones de suscriptores, lo que podría llevar el mensaje de Fátima a miles de hogares, incluidos muchos no católicos.

Inspirada en los hechos ocurridos en Fátima durante la Primera Guerra Mundial, Fátima, la película está dirigida por Marco Pontecorvo (Tempo instabile con probabili schiarite), y protagonizada por Harvey Keitel (El Irlandés), Sônia Braga (Wonder), Goran Visnjic (Doctor Who), Joaquim de Almeida (Una vida a lo grande) y la española Stephanie Gil (El mejor verano de mi vida).

"La película tiene un mensaje universal de paz: la idea de que todos debemos cambiar nuestro comportamiento para terminar con la violencia y la guerra. Pero también es una historia humana acerca de una pequeña niña, la relación con su madre y cómo el cuestionamiento sobre la fe puede llevar a una fe aún mayor", explica el director de la cinta.

La cinta fue rodada en Portugal y narra la historia de Lucía y sus dos primos, Jacinta y Francisco, quienes presenciaron múltiples apariciones de la Virgen de Fátima. El día de su última visita, miles de creyentes presenciarán un milagro que será recordado hasta la actualidad.

Precisamente sobre el milagro del Sol, el director Pontecorvo aseguraba en una entrevista: “el Milagro del Sol lo presenciaron personas no creyentes y anticlericales, editores de periódicos, físicos. Hay muchos testimonios que afirman: ‘A pesar de que no creo, esto es lo que vi’. Decidí empezar por aquí. Algo, definitivamente, ocurrió. No sé cómo explicarlo, no soy físico. No sé si existe algún tipo de fenómeno en el aire que pueda hacer que el sol aparezca de modos distintos, dando vueltas y cambiando de color. Pero ese día era el 13, el día en el que se suponía iba a ocurrir un milagro. Por consiguiente, puedes no ser creyente, ¡pero hay demasiadas coincidencias!”.

“Creo que hemos conseguido algo que es creíble. Si no eres creyente, puedes pensar que es un fenómeno atmosférico que hace que el sol se mueva, gire y todo lo demás. Pero luego ves que hay demasiadas coincidencias, por lo que empiezas a creer. ¿Por qué ese día había algo frente al sol? ¿Por qué dejó de llover en ese instante? Y todo se secó rápidamente, el cabello y los vestidos de las personas presentes. Por lo tanto, sí, creo que sucedió un milagro”, añadía el director.

Del mismo modo, Pontecorvo explicaba cómo quiso reflejar a María: “era una mujer real. Quiero imaginármela así, creo que es mejor para nosotros y para los niños también. No tiene por qué estar flotando o tener un aspecto regio o espiritual. Se puede ser regio y espiritual aunque vayas descalzo”.

Por otro lado, consideraba que “también la naturaleza tiene una enorme importancia en la película. Es una protagonista más. Lucía encuentra a Dios en la belleza de la naturaleza, igual que encuentra a la Virgen María en ella. La Virgen María es, en cierto modo, parte de la naturaleza porque tiene el mismo tipo de belleza natural y sencilla”.

“La niña es capaz de disfrutar de todo ello y creo que, sobre todo en esta época nuestra, es muy importante saber disfrutar de las pequeñas cosas que Dios nos da a través de la naturaleza. Ella mira más allá, puede ir a otro nivel al que ninguno de nosotros puede llegar, pero sería importante para todos que diéramos ese paso”, agregaba.

Los secretos de Fátima o la necesidad de conversión



En la parábola conocida como «el hijo pródigo», el derrochador protagonista padece de hambre y desea comerse las algarrobas con que se alimentan los cerdos que se ha visto obligado a cuidar, para ganarse algo de dinero. El cerdo —dentro de la mentalidad judía en que Jesús predica con esta parábola— es un animal impuro que, aparte de algarrobas, también come bellotas de encina. Y precisamente en una encina se aparece la Madre de Jesús a tres niños pastores a las afueras de una aldea portuguesa, el 13 de mayo de 1917. Los tres pastorcillos eran Lúcia (once años) y sus primos Francisco (le faltaba un mes para cumplir nueve años) y Jacinta (siete años).

Sin embargo, no era la primera ocasión en que presenciaban un fenómeno fuera de lo natural. En el verano de 1915, Lúcia se había marchado con tres amigas para almorzar y rezar el rosario en un cerro a las afueras de la propia Fátima, dentro del concejo de Ourém. «Apenas habíamos comenzado [el rosario], cuando vimos, como suspendida en el aire, sobre el arbolado, una figura como si fuera una estatua de nieve que los rayos del sol volvían como transparente», relató años más tarde Lúcia al redactar la Segunda Memoria (noviembre de 1937). El extraño acontecimiento, de un hálito sobrenatural, se repitió al cabo de un tiempo, cuando la niña y sus tres amigas pastoreaban las ovejas.

En 1916 Lúcia, Jacinta y Francisco vivieron en tres ocasiones la aparición de un Ángel, que, según testimonio de la Segunda Memoria, era «un joven de unos 14 ó 15 años, más blanco que la nieve, el sol lo hacía transparente, como si fuera de cristal, y de una gran belleza». En la primera de estas veces, el Ángel se identificó como Ángel de la Paz y les pidió rezar con esta fórmula: «¡Dios mío! Yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman». La segunda vez se refirió a sí mismo como Ángel de Portugal y les conminó a orar y mortificarse intensamente; «Los Santísimos Corazones de Jesús y de María tienen sobre vosotros designios de misericordia, ofreced constantemente al Altísimo oraciones y sacrificios», les dijo. Durante la última aparición, el Ángel les dio a comulgar; a Lúcia la hostia y a Jacinto y Francisco el cáliz.

Este tipo de acontecimientos reforzó la piedad de los tres pastorcillos, y les inculcó un hondo sentido de la oración, la gravedad del pecado y la necesidad de sacrificios. Con esta actitud, Lúcia, Francisco y Jacinta vivieron las apariciones marianas que se sucedieron entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917. Cada aparición se produjo en día 13, excepto en agosto, cuando los niños fueron detenidos por el administrador municipal de Ourém, Artur de Oliveira Santos. Oliveira los sometió a aterradores interrogatorios, pues esperaba que el miedo hiciera desistir a los niños de sus actividades, que cada vez congregaban a más personas en la Cova da Iría. Por aquel entonces, Portugal se encontraba en un periodo de especial radicalismo anticlerical, del que participaba Oliveira. 

Sin embargo, el 13 de agosto unas cinco mil personas se arremolinaron en el lugar de las apariciones, y presenciaron una difusa nube de color ceniza en torno a la encina, lo que las reconfortó espiritualmente, como si se hubieran sentido próximos a la presencia de la Virgen. Por su parte, los pastorcillos, una vez liberados de la prisión de Ourém, pudieron gozar de la aparición mariana al cabo de unos días y en otro paraje: Valinhos.

El punto culminante sucedió durante la última aparición, en octubre. Miles de personas aseguraron presenciar cómo el sol describía una especie de baile. Además, en las horas previas había llovido torrencialmente. Durante aquellos meses, y también posteriormente, los niños fueron interrogados, con mayor o menor grado de dureza o dulzura, por sacerdotes y familiares. Y eso que los niños habían evitado contar gran parte de lo que se les había comunicado en aquellas apariciones. 

Quedaban más o menos próximas las apariciones decimonónicas de La Salette y Lourdes, fenómenos cuyos protagonistas también eran niños pequeños y humildes, analfabetos o poco letrados, pastores de ovejas.

La parte esencial de lo que se denomina el Mensaje de Fátima viene dada por la primera aparición, la del 13 de mayo. La Virgen les dice: «¿Queréis ofreceros a Dios, para suportar todos los sufrimientos que Él quiera enviaros, en acto de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?». Lúcia y sus primos responden afirmativamente, de modo que la Virgen les advierte: «Tendréis, pues, que sufrir mucho, pero la gracia de Dios será vuestra fortaleza». La pequeña Jacinta, en ocasiones aseguraba haber visto los horrores del pecado y del Infierno, así como los sufrimientos del papa —los tres niños prefierían usar la expresión «el Santo Padre».

Lúcia insistió toda su vida en esta idea: la Consagración de Rusia al Inmaculado Corazón de María, la Comunión reparadora de los Primeros Sábados, el rezo diario del rosario, la penitencia, la mortificación por los pecados de todos los hombres. Con esta actitud fallecieron Francisco (1919) y Jacinta (1920), beatificados por Juan Pablo II el 13 de mayo de 2000, y canonizados el 13 de mayo de 2017 (centenario de las apariciones) por Francisco. La devoción a Fátima ha sido notoria en muchos papas, como Pío XII o Woytila, cuya vida se salvó precisamente el 13 de mayo de 1981 tras el atentado de que fue objeto en la Plaza de San Pedro.

Hay que tener en cuenta que la parte principal de las Memorias de Lúcia las redactó en Tuy —donde profesó como monja dorotea, además de una temporada en Pontevedra— entre 1935 y 1941. Durante los años 20 había tenido otras apariciones, así como había escrito algunas cartas. Casi todo lo que Lúcia escribió lo hizo a instancias del obispo de Leiria, José Alves Correia da Silva. La monja, casi obligada y tras intentar evitarlo, acabó desvelando lo esencial de su experiencia mariana, de la cual destaca el llamado Secreto de Fátima, cuyas dos primeras partes sólo dio a conocer en 1941 y se publicaron en 1942. Esas dos primeras partes son la visión del Infierno y la profecía sobre lo que se ha entendido que fue la II Guerra Mundial y la invasión de Europa Oriental por parte de la Unión Soviética.

Aunque el Vaticano publicó en el año 2000 la Tercera parte del Secreto, resuenan aún las palabras de Joseph Ratzinger en 1985 (Informe sobre la fe). El cardenal bávaro reconoció a Vittorio Messori que él había leído la Tercera parte del Secreto, pero prefería no dar pábulo a especulaciones o interpretaciones sensacionalistas: «desde Fátima se lanzó al mundo una severa advertencia, una llamada ante los peligros que se ciernen sobre la humanidad; las apariciones marianas no hacen sino confirmar la necesidad urgente de penitencia, de conversión», y, citando las palabras de Jesús según el Evangelio de Lucas, añadía: «Si no os convertís, todos pereceréis». De la encina de Fátima brotan las bellotas que devoran los cerdos y que el pecador, iniciando su penitencia, desea comer; se saciará con la fiesta que le prepara el Padre.

Las 5 oraciones reveladas por la Virgen de Fátima



En 1917, la pastorcita Lucía dos Santos y sus primos, Francisco y Jacinta Marto, estaban trabajando como pastores en los rebaños de sus familias en un pequeño pueblo de la ciudad de Fátima, en Portugal. El 13 de mayo de aquel año, los tres niños vieron una aparición de la Virgen María que les dijo, entre otras cosas, que regresaría durante los próximos seis meses todos los días 13 a la misma hora.

María también reveló a los niños, en la segunda aparición, que Francisco y Jacinta morirían pronto y que Lucía sobreviviría para dar testimonio de las apariciones. Los niños recibieron varios mensajes, la mayoría llamando a la conversión personal. Pero entre lo revelado por la Virgen de Fátima también están cinco oraciones.

Estas son las cinco oraciones que les fueron dadas a los videntes de Fátima:

1. ¡Oh, Jesús Mío!

¡Oh! Jesús mío, perdona nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno, lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de Tu misericordia. Amén.

2. Oración al Santísimo Sacramento

Santísima Trinidad, te adoro, Dios mío, te amo en el Santísimo Sacramento.

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación de los ultrajes con los que El es ofendido. Por los méritos infinitos del Sagrado Corazón de Jesús y del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores

3. Oración pidiendo perdón

¡Dios mío, yo creo, adoro, espero y te amo! ¡Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan, no te aman!

4. Oración del Ángel

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, yo Te adoro profundamente y te ofrezco el Preciosísimo Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los Sagrarios del mundo, en reparación por las atrocidades, sacrilegios e indiferencias con lso que Te ofendemos, por los infinitos méritos del Sagrado Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, y por la conversión de los pecadores. Amén.

5. Oración para ofrecer sacrificios

Nuestra Señora de Fátima pidió decir la siguiente oración para ofrecer un sacrificio por los pecados.

¡Jesús, te ofrezco este sacrificio por amor a Ti, por la conversión de los pecadores y en reparación de los pecados que tanto ofenden a Tu Sagrado Corazón y al Inmaculado Corazón de María!

Imagen de Nuestra Señora de Fátima viajará a Ucrania en plena guerra



Una réplica de la imagen de Nuestra Señora de Fátima viajará directamente desde el santuario de Portugal a Lviv (Ucrania) pasando por Cracovia (Polonia). El viaje de la estatua fue socilitado por el arzobispo greco-católico de Lviv Ihor Wozniak.

“Con la Madre encontramos refugio en los momentos de dificultad. Por eso queremos dirigirnos a ustedes con un llamamiento por la paz”, expresó el rector del santuario de Fátima, padre Carlos Cabecinhans.

Al mismo tiempo, el padre Cabecinhas también recordó que "la oración por la paz es la misión de Fátima", y que "todos los días se hacen pedidos en el santuario para poner fin a la guerra y convertir a Rusia".

Por esta razón, el viaje de la imagen de Nuestra Señora de Fátima busca “ayudar a los ucranianos a encontrar esperanza y apoyo en Dios”.

La estatua será transportada primero de Lisboa a Cracovia, y allí será acogida y transportada a Ucrania por la comunidad greco-católica de Kiev. Se trata de la décimotercera réplica realizada según las instrucciones de Sor Lucía. La consagración de la primera imagen de Nuestra Señora de Fátima peregrina ocurrió en 1947.
La imagen peregrina

La idea de la peregrinación de la imagen de María nació poco después del final de la Segunda Guerra Mundial. Un párroco de Berlín sugirió entonces que la imagen de Nuestra Señora de Fátima visitara todas las capitales y ciudades europeas.

La figura original de la Virgen recorrió 64 países de diversos continentes en más de 50 años. Luego, las autoridades del santuario decidieron que la imagen no debía salir de Fátima con tanta frecuencia, sino solo en casos excepcionales.

Las copias de la primera estatua buscaron agilizar las visitas de la imagen de Nuestra Señora de Fátima para responder a todas las solicitudes alrededor del mundo.

¡Nuestra Señora de Fátima, ruega por nosotros!


Donaciones:

BÚSQUEDA POR TEMA

BÚSCANOS EN FACEBOOK

PUBLICACIONES POPULARES