Ella es Sor Eulalia, la última monja que queda en un Convento: "Es muy doloroso caminar por este enorme edificio yo sola"


Sor Eulalia, la única religiosa que hoy reside en el emblemático convento de las Petras de Cuenca, se enfrenta diariamente a la soledad en este histórico lugar. A sus 70 años, está al frente del monasterio de las madres justinianas canónicas regulares, fundado en 1509, sin la compañía de una comunidad que la respalde. El convento, situado frente a la catedral de esta ciudad manchega, ha visto cómo sus pasillos y recintos se vaciaban con el tiempo.

En una entrevista con un equipo de la Cadena Ser, Sor Eulalia compartió detalles de su rutina diaria. "Nos levantamos a las seis menos cuarto o antes", dijo, usando un plural mayestático que resuena en el vacío de las paredes del monasterio. La jornada de 'ora et labora' comienza temprano, pero la soledad se hace sentir profundamente. "Es muy doloroso caminar por este enorme edificio yo sola. Se echa mucho de menos a las hermanas con las que he convivido", confesó.

Para mitigar la soledad, Sor Eulalia cuenta con la ayuda de una trabajadora del convento. "Hay una mujer que viene a hacer algunas tareas de limpieza y que se queda a dormir por las noches", explicó. Sin embargo, esta compañía ocasional no llena el vacío dejado por una comunidad vibrante que una vez habitó el convento.

La situación de Sor Eulalia es aún más impactante a la luz de las reformas implementadas por el papa Francisco para la vida contemplativa. Según la instrucción vaticana 'Cor Orans', un monasterio solo puede gozar de autonomía real cuando cuenta con un mínimo de ocho religiosas de votos solemnes. Además, la mayoría no deben ser de avanzada edad y deben tener la capacidad para asumir las responsabilidades necesarias para el funcionamiento adecuado del convento.

Sor Eulalia, con más de medio siglo de vida religiosa, recuerda tiempos mejores. "La comunidad era bastante numerosa", recordó con nostalgia. "Seguían llegando vocaciones", reflexionó ante los micrófonos de la Ser, "pero con el paso del tiempo las mayores fueron falleciendo y ahora las jóvenes no quieren comprometerse y entrar a los conventos para dedicar una vida de clausura al Señor". La historia de Sor Eulalia es un reflejo de los desafíos que enfrentan muchos monasterios en la actualidad, luchando por mantener vivas sus tradiciones en un mundo cambiante.

16 comentarios:

  1. Esperemos que surjan más vacaciones, pidamos para que así sea. 🙏🏻🙏🏻🙏🏻

    ResponderBorrar
  2. Tenemos que Orar por más vocaciones.

    ResponderBorrar
  3. Y como puedo entrar ahi???????

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. busca en las redes el teléfono y comunícate con ella. Dios guiará tus pasos. Cuenta con mi oración y si gustas que te ayude a buscar mándame un mensaje solo WhatsApp al +52 2227340749

      Borrar
  4. Amén Amén Espíritu de Amor
    Por Qué lleguen más vocaciones el la vida Espiritual
    Que Así sea

    ResponderBorrar
  5. Chiquitunga, te pido intercedas a la Virgen María para que este convento sea bendecido con numerosas vocasiones por la gracia de Dios nuestro Señor. Y se vea ahí reflejado tu milagro, atravez de tu entrega a Dios por la vocaciones .

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. No será necesario abrirse al mundo, que tanto las necesita, la oración, es elemental, y se manifiesta, en el prójimo, en una lucha dura contra las adicciones por ejemplo, las jóvenes, los jóvenes, hacen su vocación de esa manera, Jesús, tuvo sus momentos de alejamiento, pero solo días, y siempre estuvo en oración, el mundo las necesita, afuera x el bien de ella y los demás, no, tiene sentido sufrir sola, cuando el mundo está hambriento de la palabra del señor, y ella tiene mucho que dar a los necesitados, Dios la bendiga, y deje de sufrir, la gente la necesita y tendrá multitud, vivir sola en un convento y gente sin hogar creo Dios, no es lo que quiere por eso se sufre

      Borrar
  6. Porque en vez de clusurarse , se dedican visitar enfermos ayudar niños y ancianos solo ,hacer algo no aislarse y solo orar hay tanta necesidad afuera .......con razon nadie quiere ir

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me parece bien acertada su opinión; como dijo alguien que es bonito la vida en clausura, pero se necesita verdadera vocación y no vas a encerrar jóvenes a orar tod el día habiendo necesidades en el mundo exterior, que se necesitan manos para el servicio de Dios y sobre todo llevar el "Mensaje de Salvación" (Sn. Marcos 16: 15 - 18) Es mi humilde opinión, yo lo estoy haciendo para la Gloria de Dios.

      Borrar
    2. Las monjas de clausura ofrendan su vida a Dios rezan por toda la humanidad es una vocación difícil de elegir hoy día por el ritmo de vida Dios gratifique a esta hermana 🙏

      Borrar
  7. También existe mucha crueldad dentro de estos conventos y falta de amor al prójimo. Pueda ser una forma en la Dios ya no quiere más sacrificios sin amor.

    ResponderBorrar
  8. La clausura es una vida preciosa si verdaderamente hay vocación. Si es verdad que hay desentendidos en la convivencia , como en todos los aspectos de la vida , pero se superan con la gracia de Dios 🙏.Dios las Bendiga Dios ha de qzerer que ese monasterio recibre vida. El mundo necesita estos plumones. Bendiciones!. ,🙏🙋🏻‍♀️

    ResponderBorrar
  9. Dios ha de querer que esté monasterio recobre vida. Dios la Bendiga 🙏🇦🇷🙋🏻‍♀️🙋🏻‍♀️

    ResponderBorrar
  10. Leyendo la historia de esta linda discípula de Jesús me sentí triste pero no será q Dios esta hablando para q su convento se habrá para religiosas de vida activa para servir alas necesidades de este mundo que tanto nos hace falta oír la palabra de Dios , hermana Eulalia el espíritu Santo la ilumine y llene su corazón de alegría siendo un nuevo instrumento para continuar una nueva misión 🙏

    ResponderBorrar
  11. Si muchas personas oramos para que se acerquen jóvenes con el interés de entrar a este convento,puede que deseen ingresaringresar. in

    ResponderBorrar

Publicaciones más leídas del mes

Donaciones:

BÚSCANOS EN FACEBOOK